31/3/12

A vueltas con el lateral

Antes posición sencilla, recurso fácil, el que vale vale y el que no para lateral. Esos tiempos pasaron, ya no hay parches, cada posición cuenta y es que cada uno de los once titulares es tan importante como el anterior. Un lateral debe cerrar segundo palo, también ser fuerte en el 1vs1, tener proyección ofensiva para desdoblar a su extremo o para ayudar en la salida limpia desde atrás, si a todo eso suma centímetros para la estrategia será un diamante como lo es Lucien Owona. El camerunés era la incógnita de la temporada, todas las aptitudes para ser un tremendo central pero al que Pacheta ha reconvertido con acierto para el lateral diestro.

Lleva semanas con el tobillo renqueante, desde la previa de Vecindario. En Gran Canaria tuvo que dejar el partido, el Domingo ante el Albacete jugó infiltrado porque se trataba del choque más importante del curso. Cuatro amarillas, Pacheta vio la oportunidad de recuperar la articulación al cien por cien eximiéndole de jugar ante el Coruxo para conseguir casi dos semanas de paréntesis. Saque de banda en la izquierda, Owona cruza el campo de lado a lado para poner el balón en juego y perder tiempo, quinta cartulina del ciclo para proteger el tobillo y también para llegar limpio a la recta final de Liga y de playoff.

Sustituirle siempre ha sido un problema, Luisín ha puesto el listón muy alto y no hay un futbolista específico para la posición. Juanpa llegó como tal pero Pacheta le ha pasado al eje de la zaga, el segoviano ha perdido velocidad para defender el 1vs1 en banda pero al lado de Juanma se siente más seguro, la confianza del tanto ante el Sporting le permite incluso ser peligroso en la estrategia ofensiva, también la tuvo ante el Albacete. Reubicarle como lateral en Coruxo sería la opción más lógica pero Pacheta no parece por la labor, no quiere romper la pareja de centrales y eso que Negredo espera en el banquillo a pesar de haber sido indiscutible dos tercios de Liga.

Durante la semana han probado Teo y Aitor Sanz, otro que tuvo su oportunidad antes fue Pascual. El primero es proyección ofensiva y recorrido, no puede ser de otra forma tratándose de un volante puro, de los de toda la vida. Ya fue lateral en La Roda, en el general del partido no estuvo mal pues cumplió con lo que le pidió Pacheta pero quedó retratado a las primeras de cambio con un penalty que dejó claro el error de apostar como defensa por un futbolista que no acostumbra a defender dentro de su área. Aitor Sanz es indiscutible en mediocampo, el auténtico pulmón, todoterreno, el hilo conductor de todo pues es la figura omnipresente; nadie piensa que Jorge Rodríguez vaya a ser mediocentro en Coruxo pero con Pacheta nunca se sabe.

La opción natural es Álvaro Cuello, central diestro convertido en lateral zurdo al más puro estilo Maldini, rompe el tabú de que un defensa no puede jugar a pierna cambiada. El chaval está a un nivel altísimo, ahora mismo garantiza rendimiento allá donde juegue porque no olvidemos que su experiencia como dueño del carril izquierdo se reduce a estos meses en el primere equipo. Pasarle a la derecha es darle la facilidad para jugar en su lado natural, también para cubrir el otro costado con un Iván Candela que ante Sporting y Conquense demostró estar listo para ayudar. El avilesino es experiencia y sobriedad, nunca un sobresaliente pero tampoco de los que quedan en evidencia.

Son la apuesta Ovieditis, cambio de posición pero ganando firmeza en ambos lados; apostar por Jorge o Negredo conlleva desplazar a Juanpa al lateral y por lo visto hasta ahora el segoviano no da garantías en el costado. Álvaro Cuello está fuera de toda duda, Iván Candela es un opositor a la titularidad, un indiscutible al que las lesiones y la irrupción de un chaval con la fuerza de una estampida han desplazado de su puesto natural. Pacheta decide, no va a tirarse piedras contra su propio tejado pero el míster no es ajeno al error, nadie lo es. Intentará tocar lo menos posible, jugador por jugador es su idea aunque no siempre le salga bien, ha habido de todo y sea cual sea la apuesta el consenso no existe.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Jonás Sánchez

29/3/12

Emperador de la segunda línea

Titular indiscutible en el mediocentro, segundo máximo goleador en un equipo que vive de la segunda línea, Pelayo es otro de los beneficiados por la idea de Pacheta, nunca antes tuvo la presencia ofensiva de esta temporada. Pareja inseparable con Aitor Sanz, sin sanción o lesión por el medio ambos son fijos en el once azul; Falcón no aguanta ritmos de noventa minutos, Pascual ha caído en el olvido tras ser la sorpresa hace doce meses. Pero Pelayo no es lo que es por falta de competencia sino por mérito propio, el futbolista que más ha evolucionado del curso junto a Álvaro Cuello.

La paciencia tiene sus frutos, ahora se recogen años de aprendizaje, alternancia de minutos y titularidades, vivencias de vestuario para hacerse futbolista y no jugador de fútbol. Raúl le dio la alternativa hace cuatro años, vio algo en aquél chico del Juvenil para hacerle debutar en Copa del Rey ante la Ponferradina. Fue un año de palo y zanahoria, partidos en la poco exigente Tercera para formarse sin prisa pero sin pausa, tampoco debía pasar por delante de otros en la rotación porque el descaro no lo es todo. El chaval debe crecer alejado de los focos, la presión y el peso de los resultados son para los veteranos, Raúl supo hacer caso omiso del clamor de la grada para hacer valer su experiencia.

Tras el ascenso en Mallorca llegó Rubén García para complementarles a él y a Curro, tres futbolistas de tres perfiles distintos, el de Mario Prieto era el papel más claro. Con Pichi Lucas jugaban muchos minutos los tres juntos, ahí se empezó a ver al Pelayo llegador jugando de '8' y siendo vértice del mediocampo, alejado de la construcción para aprovechar la fiereza de su disputa y su ímpetu para entrar en carrera. Aquél era un equipo blando, faltaba físico y potencia, por eso Aulestia encajaba y por eso Igor Da Souza nos pasó por encima en la primera eliminatoria del playoff. Pero Pelayo como estilete es el legado de Pichi Lucas como entrenador del Real Oviedo.

No es un mediocentro al uso, no tiene pausa para mover de un lado a otro sino que es futbolista de ida y vuelta, vertiginoso, voraz. Disfruta en el estilo Pacheta porque el nivel de intensidad es altísima, disputa y presión, entrada desde segunda línea, el balón no hay que sacarlo desde atrás si robas en zona de 3/4, tampoco hay que tocar y tocar en busca de huecos si recuperas con el rival en plena transición defensa-ataque. Se empieza por fuera y se acaba por dentro, Xavi Moré y Nano fueron los más beneficiados de la llegada del míster pero es Pelayo quien más se aprovecha, es la referencia en los centros y remates una vez que Martins es quien se encarga de hacer el barrido para despejar el punto de penalty.

Las comparaciones son odiosas, Pelayo no es Michu. Comparten características pero el momento de su irrupción no fue el mismo, el impacto del crack del Rayo fue brutal, también necesario en 2003. La paciencia que tuvo después para llegar a Primera es el espejo donde se ha mirado y debe seguir mirándose Pelayo, con trabajo duro siempre llega el premio. Supo aguardar su momento, no tuvo prisa por hacerse indiscutible, otros se fueron por no esperar los tiempos de formación y ninguno está jugando más arriba que el Real Oviedo. Es el futuro capitán, tampoco debe tener prisa por llevar el brazalete ya que es algo más que un acto simbólico, conlleva una responsabilidad para la que se ha de estar preparado también como persona.

Ahora ya es referencia, con 21 años ha dado el paso adelante definitivo, aún le quedan muchos por dar por lo que su techo sólo se lo pondrá él, nadie más. Pieza fija de la columna vertebral, no hay nadie insustituible en un once del Real Oviedo pero sin Pelayo Pacheta perdería un signo de identidad del equipo. Juventud, calidad, espíritu de trabajo, oviedismo por bandera: Michu fue su espejo pero ahora él lo es para los que vienen por detrás. Pelayo es la fuerza del Requexón.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Jonás Sánchez

26/3/12

Cumpleaños feliz

Tarde de fútbol, ambiente de día grande en la ciudad por el 86 aniversario y la fiesta celebrada por Symmachiarii. Todo apunto para disfrutar y sufrir con el equipo, una oportunidad de entrar en playoff con la que ni se soñaba el miércoles después de caer en Cuenca. Partido cumbre, un Real Oviedo-Albacete siempre trae a la memoria tiempos mejores, dos equipos que no se pueden permitir vivir en la Segunda B, su sitio es otro. La suma de los factores propició que el Tartiere se vistiese con sus mejores galas, así siempre jugamos con uno más y es que los últimos diez minutos fueron nuestros.

Las sanciones van a ser un habitual en el tramo final, demasiados apercibidos para que se pueda repetir un once. Habrá que sobrevivir día a día, ganar al siguiente rival sin mirar a la grada, pero servirá también para enchufar a toda la plantilla, todos los futbolistas llegarán al playoff con ritmo competitivo en caso de acabar entre los cuatro primeros. Pacheta ya maneja las variables, ordenó a Owona forzar la quinta amarilla para no ir a Coruxo ya que Lucien sigue con problemas en el tobillo, ayer jugó infiltrado. Descanso y semana y media para que el camerunés se recupere al cien por cien.

Jorge Rodríguez por Aitor Sanz como novedad obligada, Álvaro Cuello y Nano volvieron a ocupar la banda izquierda mandando a Abasolo a la diestra y a Candela al palco. El gallego como mediocentro ya es una realidad, primera alternativa a la dupla titular. Falcón no tiene ritmo de noventa minutos, es el futbolista para pasar al 4-5-1 con marcador a favor. Pascual ha perdido la confianza del cuerpo técnico, nada se sabe de él desde su expulsión en La Roda, poco queda del futbolista indiscutible del curso pasado. Jorge Rodríguez fue el ancla, dominando la disputa y la segunda jugada para desempeñar función de líbero en mediocampo. Así Pelayo estuvo más suelto, más liberado para entrar desde segunda línea y disfrutar sobre el césped; la jugada del gol es de manual.

La salida fue arrolladora, volvió el Real Oviedo pasional, intenso y directo, el de las grandes ocasiones, el que da garantías de ascenso. Maniató a los manchegos, no quisieron el cuero los de Antonio Gómez pero el rodillo azul ya había salido de paseo. Presión en la salida, línea defensiva adelantada para facilitar recuperación y apertura a banda y de paso sacar a Calle de su zona de influencia, colosal el partido de Juanma ante la referencia del Albacete. El canario es imprescindible, nadie se esperaba su temporada como central, estamos posiblemente ante el mejor Káiser de toda la categoría y es que no fue casualidad que el vacío de las derrotas llegase con su lesión.

El peligro llegaba por todos lados, no podían irse los azules sin marcar antes del descanso y celebrar el tanto en el fondo de Symmachiarii, allí donde el aliento se siente más cerca. Las tuvo Martins, también Abasolo, tuvo que ser Pelayo en jugada marca de la casa, una entrada por la izquierda similar a la que terminó en el trallazo de Aitor Sanz para el 0-2 en el partido del Carlos Belmonte. Se buscó la sentencia en la reanudación con más insistencia que ante el Sporting B, sabía el equipo del riesgo de llegar a los últimos minutos con el marcador abierto. Paul la tuvo en sus botas, su falta de acierto condenó a un sufrimiento injusto para el equipo y para el propio Abasolo.

El esfuerzo se paga, la intensidad inicial se notó en los últimos veinte minutos. El equipo retrasó líneas para proteger a Lledó, entregó el balón a cambio de vivir juntos, todos para uno y uno para todos. Entró Jandrín para tener una baza a la contra, Falcón por Manu Busto para jugar con tres medioscentros y buscar superioridad por dentro, el cántabro terminó con la lengua fuera para dejar en evidencia a los pocos que aún mantienen que es un futbolista que no trabaja sin balón. Pacheta ha conseguido la implicación de todos, del primero al último creen en su mensaje y ésa es la tarea más difícil de un entrenador. Que se lo pregunten a García Tébar.

El aliento del Tartiere hizo el resto, victoria de valor incalculable. El 1-0 nos lleva al cuarto puesto, nos coloca un punto por encima del Albacete que en realidad son dos por haberle superado en el goal-average particular. De lleno en la lucha, ahora toca mantener la fuerza en Coruxo para no dar un respiro a los rivales, alguno se saldrá del guión. El Tenerife en modo autodestructivo con fractura entre cuerpo técnico, plantilla y afición; la del Albacete ha sido la tercera derrota en una semana; el Lugo seguirá siendo el rey del empate. Elevar un punto la fiabilidad lejos del Tartiere es la lleva para asegurar el playoff.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Jonás Sánchez

22/3/12

Morir y resucitar

Quien avisa no es traidor, tarde noche de resultados locos en el Grupo I, uno ya no se sabe si es un síntoma de fortaleza de todos los equipos o de debilidad de los grandes. Real Oviedo, Albacete, Tenerife y Lugo en el punto de mira, intermitencia de todos, parece que ninguno quiera el premio del playoff y es que sólo así se explica que los de Pacheta puedan dormir cuartos el Domingo vista la trayectoria de los azules en Febrero y Marzo. Ayer nuevo desastre a domicilio, uno más. No hay excusas, todo lo que sea achacar la derrota a factores externos será pasar por alto la raíz del problema.

No sale el equipo a mandar en Cuenca, alternancia en el dominio aunque las ocasiones claras brillaron por su ausencia en una y otra portería. Condicionados por las tarjetas, es extraño acabar con siete amarillas y una expulsión en un partido sin patadas duras igual que lo fue acabar con seis amonestados y un futbolista menos el Sábado ante el Sporting B. Pero hay que mirar más allá, hacer autocrítica y preguntarse por qué un capitán como Aitor Sanz es castigado con una tarjeta en el minuto 20 por protestar, una amarilla que en aquél momento ya le impedía enfrentarse al Albacete este Domingo pero que para más inri terminó convirtiéndose en una expulsión que mató a sus compañeros la última media hora.

Futbolista de jerarquía, experiencia, liderazgo, siendo capitán has de ser un ejemplo para compañeros, aficionados y niños, no puedes caer en un error de impotencia. Al árbitro hay que saber tratarlo, es un condicionante más del juego y del resultado y como tal has de llevarlo a tu terreno igual que paras el partido con ventaja en el marcador. "Arbi, la ha tocado él, es córner". Comentario tranquilo, el trencilla no va a cambiar su decisión pero lo tendrá en cuenta para la siguiente, todo vale. Prohibido gritar y hacer aspavientos, seguramente no haya mala intención ni falta de respeto pero los gestos ya pueden dar pie al árbitro a entender eso, también a que tenga una excusa si lo que quiere es sentenciarte.

Pacheta se señala como responsable por más que se asuste ante los colegiados, es pararayos de los futbolistas. Es incapaz de cambiar la dinámica a domicilio, Dr. Jekyll y Mr. Hyde adquieren una nueva dimensión en este Real Oviedo que lejos del Tartiere no muestra ni la sombra de su potencial. Juntó a Manu Busto y Abásolo, como ya se sabía los males endémicos del equipo van más allá de nombres propios o planteamientos porque es más mental que otra cosa. Urge el remedio, de nada servirán los tropiezos de Tenerife o Albacete, puede que ni la victoria el Domingo, si se vuelve a caer en Coruxo o Cantabria. Para entrar en playoff habrá que dar la talla fuera de casa y sumar de tres en tres también lejos de Oviedo.

Podrá no gustar el estilo, habrá que reprocharle al míster la imagen del equipo a domicilio, el descontento es lógico y es que se dejan escapar oportunidades únicas. Pero nunca debe aprovecharse una derrota para pasar facturas personales, ése parece el objetivo de unos pocos. Censurar el cambio de Negredo por Owona no tiene sentido, carece de él cuando con 0-0 y a falta de diez minutos sabes que Lucien tiene amarilla y el riesgo de quedarte con nueve hombres y condicionado para el partido ante el Albacete es palpable. Cuando no se gana hay que saber no perder, por eso el Lugo aguanta segundo y por eso el Real Oviedo está fuera de playoff. Repasemos trayectorias: ausencia de empates azules, acumulación de derrotas a domicilio, jugadas puntuales que han costado cuatro o cinco puntos con los que la perspectiva del grupo sería muy distinta. Los gallegos sumaron jornadas sin ganar pero no perdieron, arañaron de todos lados.

Vivos gracias a las derrotas de manchegos y canarios ante los suyos. El Atleti B de Pantic nos devolvió lo robado hace mes y medio, la derrota que invirtió la dinámica azul en la Liga. El Sanse remachó la proeza para abandonar la zona de descenso y dejarle el farolillo rojo a un Leganés que puede ser amigo de los de Pacheta el fin de semana. Irregularidad de ambos, los resultados normales nos dejaban heridos de muerte, ahora podremos dormir en playoff el Domingo de ganar al Albacete, un punto por encima más goal-average de vencer en el Tartiere. Nadie contaba con el Lugo, cuatro meses después volvieron a vencer los de Quique Setién en el fortín de Coruxo.

No importa nada más que el objetivo, hay que empujar mientras queden fuerzas, que nunca podamos cuestionarnos si se pudo hacer algo más. No será relevante el cómo lleguemos, tampoco la agonía, las eliminatorias son de otra pasta, allí no se vive de rentas ni importa el camino recorrido. Afición y plantilla, todos a una, a disfrutar del 86º aniversario desde mediodía para después llevar en volandas al equipo a la victoria. Se arrepentirán de perdonar la vida al Real Oviedo, no dejaremos escapar la oportunidad. Por lo civil o por lo criminal. Mente despejada, sólo una cosa. #GanarAlAlbacete. Ahora o nunca.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Lne.es

20/3/12

Campo de batalla, grupo I

Un playoff de nueve partidos, liguilla entre cinco equipos para decidir quiénes son los cuatro que ocuplan plaza de playoff y se jueguen su futuro en el mes de Junio. Es época de calculadoras, transistores, hipótesis, cuentos de la lechera que el grupo primero se está encargando de hacer inútiles. Cinco equipos, cuatro históricos fuera de sitio y una realidad como es el Lugo que ya la temporada pasada se quedó a las puertas del ascenso. Favoritos en cada partido, en ninguna jornada de las 29 disputadas hasta la fecha ha habido pleno de victorias de Castilla, Tenerife, Albacete, Lugo y Real Oviedo. Eso lo dice todo.

Los de Pacheta salen a rebufo, dos puntos por detrás de tercer y cuarto clasificados, a cuatro puntos del segundo que es el Tenerife. Aparece el pesimismo, al equipo le cuesta sacar los partidos adelante, el rodillo de Noviembre y Diciembre ya no aparece por el Tartiere y es que cada victoria cuesta un mundo, ya nunca se gana tranquilos y terminar con Lledó imbatido no es rutina. No es un mal característico, nadie suma fácil, todos los rivales se juegan algo y se dejan la vida sea quién sea el que está enfrente, poco le importa al Montañeros salir ante al Rayo B que ante al Sanse porque en su mente sólo entra el sumar tres puntos para la supervivencia.

Sorpresas cada jornada, ya he dicho que nunca hay pleno: el Castilla vs Sanse, el Albacete vs Toledo, el Tenerife vs Montañeros, el Lugo vs Sporting B, Real Oviedo vs Vecindario, todos pinchan ante rivales de la zona baja, podría dar diez ejemplos más en la segunda vuelta, nadie está a salvo de la quema. No hay lógica, por eso las calculadoras son castillos en el aire, nunca sabes lo que va a pasar el próximo Domingo; en 90 minutos pasas de ser la alternativa al líder a sentir el aliento del quinto soplándote en el cogote.

Pesa la baja de Xavi Moré en el ánimo oviedista, sin el pucelano hemos perdido chispa, estilo, calidad diferencial. Pero aun así el equipo dio la cara en la eliminatoria copera frente al finalista Athletic, venció al Tenerife y empató en Lugo mereciendo mayor premio. El equipo compite de fábula cuando está entre la espada y la pared, siempre lo ha hecho a lo largo del curso. El partido del Sábado fue el fiel reflejo de la identidad de la plantilla: salida brutal, descomprensión mental a los seis minutos viéndose 1-0 arriba y en superioridad numérica, vuelta a la intensidad de vértigo con el empate gijonés para diez minutos de aúpa en los que el marcador pudo ser incluso mayor.

Duelos ante Albacete, Castilla, Tenerife, Rayo B, también en el camino el filial del Getafe, tenemos el mejor calendario posible. Mayoría de duelos directos, seis puntos en juego cada partido, los tres que ganas tú y los tres que deja de sumar el rival, todo de cara para ganarles el goal-average particular a los que ocupan zona de playoff. Aquí el equipo siempre ha competido a la perfección, necesita de un estímulo enorme para dar una respuesta a la altura de la exigencia oviedista. Por eso Pacheta está tan seguro para las eliminatorias, por eso sabe que lo difícil es acabar entre los cuatro primeros.

El míster ha conseguido picar el orgullo de Manu Busto, no hay más que escuchar las declaraciones del cántabro para darse cuenta de que tienes ganas de hacer algo grande, de reivindicar su liderazgo. Las jornadas de banquillo le han dado descanso y frescura, el pequeñín puede ir a tumba abierta en los tres meses que quedan. También ha vuelto Abásolo: sensación de pasotismo, indiferencia, seguramente la Segunda B no sea un estímulo para su calidad pero ahora llega al gran escenario. El Real Oviedo será centro de todo estas nueves jornadas, se verá en partidos propios de Primera por el ambiente, por fin un reto para sí mismo.

Ganar al Conquense, y ver qué pasa. El Lugo visita una plaza complicada como es la de Coruxo, el Tenerife recibe al Sanse. Quizá los de Setién ganen a domicilio cuatro meses después de su última victoria como visitantes, quizá los canarios se dejen puntos en el Heliodoro como hace dos semanas. No lo podemos saber porque la lógica brilla por su ausencia. Y como brilla por su ausencia, lo único que debe estar en nuestra mente es ganar nuestro partido. La única cosa clara para el Real Oviedo es que depende de sí mismo para ser equipo de playoff. Vamos a conseguirlo.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h

18/3/12

El más duro, el más largo

Victoria agónica, sufrimiento hasta el fin, de nuevo el filial sportinguista se convirtió en el rival más díficil de la temporada para el Real Oviedo. Es así cada curso, todo lo que rodea al partido lo hace diferente, siempre son ellos los que salen en ventaja, sin nada que perder. Y es que el de ayer es el castigo más duro del año, el peaje a pagar por haber caído a las catacumbas del fútbol. Pero aún 10 años después, más de los 10.121 espectadores anunciados por el Club estaban en el Tartiere, niños que no han visto al Real Oviedo en Primera estuvieron ahí. El oviedismo sigue muy vivo en la ciudad y en Asturias.

Ayer no pesó el ambiente, el equipo salió enrabietado y dispuesto a maniatar a su rival, todo se puso de cara muy pronto. Penalty y expulsión, minuto 6 y 1-0 en el marcador, todo a favor para una noche plácida, de disfrute para todo el oviedismo que se juntó en el Tartiere. Nivel de activación correcto, jugadores mentalizados, otro día se hubiese fallado la repetición del penalty pero ayer la plantilla sabía lo que había en juego, no cabía el fallo. Pero algo de razón tenía el mago Helenio Herrera cuando dijo aquello de que se juega mejor con diez que once. Y no porque la afirmación sea completamente exacta sino porque la superioridad numérica desciende las pulsaciones, verlo todo tan de cara relaja al futbolista, es inevitable, el rival se crece según pasan los minutos. Ya ocurrió aquél 11 de Enero de 2004 contra el Engendro, cuando los bastardos consiguieron remontar el 1-0 de Cervero con un jugador menos.

Ya no se pisó a fondo el acelerador, se creyó que el 2-0 caería por su propio peso como fruta madura, de hecho estuvo a punto en acciones de Nano y Manu Busto. El rival espera, llegar con 1-0 al minuto 80 es un triunfo porque entonces se lanzarán a tumba abierta jugando con el miedo adversario. Faltó ambición para buscar el segundo y cerrar el partido, el marcador corto siempre es un peligro. Todo se agudizó tras el descanso, los de Pacheta cedieron metros y el Sporting B creció, se hizo con el cuero aunque no llevaba peligro a la meta de Lledó. El mal ya estaba hecho, se les había metido en el partido y cualquier acción aislada podía darles el empate, sobre todo estando el lanzador Juan Muñiz sobre el césped.

Con la expulsión de Nano la tortilla dio la vuelta por completo, el partido estaba 10vs10 pero el temor azul era tal que parecía que los que estuvieran en inferioridad fuesen los de Pacheta. Los nuestros buscaban que se jugase poco, muchas interrupciones, amagos de tangana, quedaba un mundo. Y el empate llegó en el único disparo a puerta del filial sportinguista, después de una acción a balón parado. No es fragilidad defensiva cuando el rival apenas crea peligro, pero algo falla cuando cada acercamiento se convierte en riesgo máximo, más de lo mismo que ante el Alcalá. Sobrevolaron los fantasmas el Tartiere, no sólo se tropezaba de nuevo ante el segundo equipo de nuestro máximo rival sino que el playoff podía alejarse definitivamente, se convertía en una noche de pesadilla.

Pero éste Real Oviedo se crece en los grandes escenarios, en las grandes ocasiones, ahí demuestra su grandeza por más que sea incapaz de dar buenos conciertos en los pequeños teatros. El público del Tartiere tenía ganas de aplaudir y rugió como nunca, como siempre; contagió a los futbolistas para superar el mal endémico de la zozobra tras encajar un tanto, diez minutos de guerra. El equipo volvió a ser valiente y atrevido cuando se vio entre la espada y la pared, da lo mejor de sí mismo cuando sabe que no hay vuelta atrás. Por eso Pacheta está tan seguro de dar la talla llegado el playoff, sabe que sus chicos están cómodos en los momentos de ahora o nunca.

Y llegó el error de Denis en la estrategia botada por Manu Busto, apareció el pequeñín en las fotos de los dos goles azules y apareció Juanpa en el segundo palo para insistir en el sueño del ascenso. Insistir, como hizo el segoviano para estar ahí esperando el fallo en la salida, como estuvo Nano en Luanco, como estuvo Teo ante el Alcalá. Exigir, apretar, insistir hasta el último día. Nueve finales por delante, nueve partidos para dejarse la vida, nueve partidos para llegar a lo bueno. Y es que "este equipo es una garantía de competir en playoff".

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Jonás Sánchez

15/3/12

Sporting B, primera final

La humillación hecha partido, el paso por los barrizales personalizado en un encuentro, visita el Tartiere el filial de nuestro eterno rival. No es un derby, nunca lo será por más que este día se esté convirtiendo en costumbre, siempre deseamos que el presente sea el último choque ante ellos. Los tres puntos más difíciles de la temporada, siempre lo son. Desde el descenso a Tercera únicamente les ganamos fácil en el primer envite, aquél 1-3 en el Molinón en la que se suponía iba a ser la única visita a Gijón para jugar contra su filial. Después han llegado victorias agónicas, empates tediosos y derrotas dolorosas, la última la más humillante de todas por ser en nuestra casa.

Sobreexcitación esportinguista, para ellos es el partido de sus vidas ya que son los 90' en los que se saben incluso más importante que los mayores, un choque que les puede abrir las puertas del primer equipo porque por un día club y afición les miran a ellos más que a nadie. Juegan contra el eterno rival, tienen el aliento de los suyos detrás y se crecen ante un ambiente que seguramente no volverán a vivir, el Tartiere siempre es una olla a presión y es que ese escudo es non grato en Oviedo independientemente de que sean o no los del primer equipo los que salten al césped. La clasificación nunca importa, ganarles siempre cuesta más porque nosotros tenemos todo que perder, ellos todo que ganar.

Una derrota nunca es positiva, siempre es más fácil corregir errores con la tranquilidad de la victoria aunque tendamos a ser conformistas en época de éxitos. Pero perder en Vecindario ha sido un toque de atención tremendo, el futbolista del Real Oviedo saldrá el Sábado con una activación brutal y es que se sabe en deuda con la afición azul por el patinazo canario. Objetivo #AcudeAlTartiere, alcanzar los 15.000 espectadores no es una químera, por una vez el Club ha puesto de su parte para facilitar una buena entrada. Con todo esto el aspecto mental ha de igualarse, la motivación ha de ser la misma en los azules que en los rojiblancos, que la calidad, la experiencia y el ambiente hagan el resto.

Pacheta debe encauzar esas ganas de victoria y aplauso, tan mala es la pasividad como el ansia y la precipitación, la virtud siempre está en el término medio. El equipo ha respondido en situaciones parecidas, desplazamientos masivos a Valdebebas, San Mamés y Lugo, los futbolistas supieron estar a la altura del ambiente. Ahora la grada no pesa, esto no es Tercera, quien más quien menos ya ha vivido choques de altura y la fuerza del Tartiere debe llevar en volandas en lugar de encoger las piernas, la asistencia ya no es excusa para los nuestros. Hambre y claridad de ideas, presión y pausa, disputa y lucidez, corazón y cabeza, la receta.

A los rojiblancos les gusta tocar el balón, aglomerar posesión, como buen filial se orientan a través de la pelota. Quitárselo es el primer paso, incomodar la salida es el medio para conseguirlo. Renunciarán al estilo, siempre lo hacen cuando llegan al Tartiere. También les pesarán las bajas de Mendy o Gálvez, de ahí la importancia de la pausa, defenderán en mediocampo, acumularán hombres atrás para vencer la segunda jugada si jugamos largo. Partido para Manu Busto y Abasolo, futbolistas especiales en zona de 3/4, asociados en forma como lo estarán Martins y Nano en la otra punta. El cántabro tendrá ganas de reivindicar no sólo su puesto en el once sino su liderazgo dentro del grupo, saltará al campo con la exhibición de hace dos años en la retina. El vasco buscará sitio tras tres partidos en el banquillo, consiguió dar síntomas de recuperación ante Celta B y Lugo, siempre había sido futbolista de grandes citas en el Real Unión.

El equipo ha de ser más horizontal, no fiarlo todo a la disputa. No ahora. El plan valía en Luanco y Alcalá, tampoco iba mal encaminado en Vecindario por el condicionante del césped. Evitar riesgos era el objetivo. Ahora entramos en las diez jornadas decisivas, después ya no habrá más, es un ahora o nunca y Pacheta lo sabe. Toca ser valientes como se fue en Valdebebas, la propuesta debe tener algo de riesgo, atreverse para que el futbolista vuelva a creer ciegamente en sí mismo y en los compañeros. Con confianza y fe este equipo es imparable, más aún con un Tartiere engalanado y dispuesto a empujar al máximo. Todos a una, un ascenso entre ceja y ceja. No debemos ver otra cosa.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Álvaro Campo

12/3/12

Nada perdido, todo por ganar

Derrota que duele, derrota que nos hace perder una oportunidad de oro y es que los pinchazos inesperados de Tenerife y Lugo no han sido aprovechados. De ganar al Sporting B el Sábado en el Tartiere se dormirá en puestos de playoff pero en esta guerra por los cuatro primeros puestos, igual que en un partido, quien perdona lo paga. El traspié preocupa, sobre todo después de escuchar al míster en rueda de prensa y es que Pacheta no se explicaba lo que había pasado en Vecindario. Dudas y malos síntomas en la segunda mitad porque no se compitió ante los canarios.

Todo va más allá del planteamiento y de la alineación, con Manu Busto se encajaron los tres tantos y no llegó el nuestro por más que estemos de acuerdo de que el cántabro es el futbolista diferencial de esta plantilla junto a Nano y Aitor Sanz. Los cambios obligados afectaron al equipo pero antes de las lesiones los canarios ya eran dueños y señores del partido, la inercia era local. Se pierde como bloque, se atacó mal y se defendió peor, tres tantos en contra en cuarenta y cinco minutos lo dicen todo. Lledó aguantó el 0-0 mientras pudo tras el descanso, daba igual; el partido ya estaba inclinado hacia el Vecindario, la sensación de fortaleza se disolvió como un azucarillo en agua y es que a diferencia de los partidos ante Marino y Alcalá, el rival esta vez sí vió la posibilidad de hacer daño.

Tres síntomas a erradicar para volver a ser los de hace dos meses, para volver a sentirnos indestructibles. Males endémicos que han acompañado todo el curso, van más allá de una plantilla corta o de las lesiones de Xavi Moré y Juanma. Virtudes y defectos, lo que es el Real Oviedo no va a cambiar ahora. El equipo es el mismo, los futbolistas también, lo que marca la diferencia es el aspecto mental.

1. El problema lejos del Tartiere es obvio, innegable, irrebatible. Un equipo tan fiable en casa no puede ser tan frágil a domicilio, no cuando no sufres de un factor externo que te condicione en el juego como le puede pasar al propio Vecindario, que cambia de superficie cada semana. Volver a creer, que aparezca el hambre, la seguridad y la confianza que desprende el equipo jugando en la Ería.

2. La fe que rodea al equipo con 0-0, el empuje hasta la saciedad que demuestra para abrir la lata se convierte en miedo cuando el rival se pone por delante, desaparece todo. Sin capacidad de reacción, no se recuerda la última remontada azul. Pacheta debe concienciar a los chicos, el partido sigue siendo el mismo porque siempre hay tiempo por delante. Nada se pierde en el minuto 70', igual que tampoco se gana. No se puede depender de anotar primero y nadar a favor de corriente.

y 3. Un partido que pierdes 1-0 en el 80' tiene que terminar en el área del rival, acoso y derribo en pos del empate. Nunca se puede permitir encajar dos más, volver a Oviedo con un 3-0 en contra duele sobre todo a la afición, también mina la moral del vestuario. Competir hasta el último minuto, morir exigiendo, ésa ha sido la obsesión de Pacheta desde el primer día.

Quedan diez finales por disputar, los diez partidos en los que se decide la Liga como mantiene Luis Aragonés; nada perdido pero todo por ganar. Alcanzar la regularidad es el objetivo de todos, no se clasificarán los cuatro mejores sino los que menos fallen, ahora no importa nada más que sacar cada jornada adelante. Mucho a mejorar, por fortuna los duelos directos marcarán nuestra suerte estos dos meses y ahí los de Pacheta siempre han competido bien, con garantías. Es el momento de empujar, de poblar el Tartiere, de anotar nuestro gol. Y de creer.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Jonás Sánchez

10/3/12

Ganar al Vecindario

Semana marcada por la polémica arbitral, casi no se ha hablado de otra cosa y es que la rueda de prensa de Pacheta el Domingo no dejó indiferente a nadie. Caló el discurso del míster, toda la afición con él, la sensación de impotencia en el Tartiere respecto a los colegiados viene de años atrás. En Luanco dijo el técnico que había que estar con él a todas aunque no se compartiese la idea, que había que anteponer el bien común y que después sería la hora de los reproches. La semana siguiente busca ganarse a todo el mundo, discurso popular, defiende a Club, afición y plantilla por encima de todo, da la cara por ellos sin importarle las consecuencias. Sabe que ése mensaje cala en la afición, que hay más para la causa que siete días atrás. Maestro ante los micros.

La exigencia es máxima, el error se paga caro porque la clasificación da un vuelco cada semana. Obligado sumar, no porque los rivales aprieten sino porque hacerlo supone distanciarse de ellos, siempre falla alguno. En Luanco se rompió la racha a domicilio, ahora toca acabar con el maleficio matutino y es que jugando a las 12h sólo se venció en el Cerro del Espino y Valdebebas, también al Tenerife en el Tartiere. Vecindario no será plaza fácil, allí pincharon Lugo y el propio Tenerife en poco más de un mes.

Césped sintético, seco, duro, bote irregular. La opinión generalizada es que la hierba artificial es la perfección de la natural, la evolución. Nada más lejos de la realidad. En Canarias se encontrarán los azules un césped que en poco se parece a una alfombra, curiosamente es el escenario perfecto para el juego directo de Pacheta y es que a más sequedad más bote, y a más bote más balón dividido, más disputa, más dificultad para el defensa porque la precisión en el golpeo y en el control es menor que en cualquier otro campo, la oportunidad es mayor para el punta.

Todo hace indicar que Rubiato y Martins volverán a repetir dupla atacante, no se podrá acusar al técnico de no ser consecuente y es que si apostó por ellos en Luanco debe hacerlo también en Vecindario, al menos según su idea. Con ellos no habrá duda sobre a qué va a jugar el Oviedo la mañana del Domingo: dos jabatos, dos fajadores, dos referencias para el lanzador Lledó y dos hombres fuertes en el balón dividido y en el cuerpo a cuerpo. Faltará precisión y pausa para bajar el balón, Manu Busto seguirá esperando su oportunidad desde el banquillo y es que el cántabro puede ser diferencial, en un césped donde todos sufren él puede ser distinto a todos.

Cambios obligados en defensa y centro del campo por la sanción a Pelayo; Pacheta recompondrá el once aunque queda la duda de si lo hará al completo o sólo jugador por jugador. Jorge Rodríguez gana enteros para formar en el medio junto a Aitor Sanz, Negredo volvería al eje de la zaga ocupando el sitio del gallego. De ser así quedará claro que el míster antepone la gestión de vestuario a todo lo demás, lo fácil sería amnistiar a Pascual tras su expulsión en La Roda y no tocar nada más pero acciones como aquellas no pasan por alto para un entrenador. Le costará al mediocentro recuperar la confianza de Pacheta, son los pequeños detalles los que marcan un curso. Falcón no es opción en Vecindario, físicamente será un partido exigente por la dureza del sintético y el toledano no está preparado.

Pascual señalado por el míster, Juanpa por la afición. Todas las miradas en él tras el paradón de Lledó ante el Alcalá, el hombre se agachó engañado por el punta madrileño y casi vuelan dos puntos del Tartiere. Sacarle del once sería señalarle como culpable por una acción desafortunada, absurda pero humana. Estuvo a gran nivel en Luanco, el Marino no chutó en todo el partido; el Alcalá lo hizo una vez, en la jugada mencionada con treta por el medio. Pacheta confía en el segoviano, no se tira piedras contra su propio tejado y es que por mucho que anteponga a sus chicos por encima de todo, nunca hará jugar a nadie que no le dé rendimiento.

Objetivo portería a cero, a partir de ahí esperar que la exigencia al Vecindario acabe dando sus frutos, gota a gota hasta que se parta la piedra, no es la última la decisiva sino todas las anteriores las que llevan al éxito. El tanto de Nano en Miramar y el de Teo el otro día son la demostración, el reflejo de la insistencia de este equipo. Porque si una característica define a este Real Oviedo es esa, sea más o menos brillante en la consecución. Y a un tercio del final de Liga hay que ir con esta idea hasta el último día.

#GanarAlVecindario

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: OVDSport.es

6/3/12

Óscar Martínez, navaja suiza

Hombre de área, oportunismo personalizado, llegó con el aval de una tremenda segunda vuelta con el Alavés la temporada pasada. Comenzó siendo referente ofensivo, goleador en pretemporada y en el debut en Butaque, también salvó los muebles en Vigo aunque la mala fortuna se cebó con él en forma de postes, tres o cuatro envíos a la madera que nos impidieron sumar puntos y que Óscar se destapase como artillero.

Referente del juego directo en los inicios, complemento de Martins después, sobre todo lejos del Tartiere; a Pacheta le sirve en cualquiera de los dos roles de la delantera. Aparecieron los problemas musculares, falta de continuidad, pero ahí estuvo en Valdebebas y Anxo Carro para abrir la lata en dos partidazos a domicilio. Busca su sitio para el sprint final, están los cuatro delanteros disponibles y Pacheta reparte minutos en busca de la pareja perfecta.


- Hola Óscar, muchas gracias por tu tiempo y por concederme esta entrevista.
- De nada, es un placer.

- Partido muy duro contra el Alcalá, el final casi de infarto con la mano salvadora de Lledó. Y todo llevado al extremo por el árbitro. ¿Cómo lo vísteis desde dentro?
- Pues un partido complicado, porque ellos tenian muy claro el partido que querían hacer: diez jugadores encerrados atrás y a la espera de una contra o una acción de estrategia como valores ofensivos. En la Segunda B son muchos partidos de este estilo, por eso coger una racha importante de victorias es complicado.

- El míster explotó en rueda de prensa contra el colegiado. ¿Habla en nombre del vestuario también?
- Bueno, no soy muy de hablar de factores que no puedes controlar, y el tema de los árbitros es uno de ellos. Es perder el tiempo, pero todos los que ayer estábamos en el Tartiere pudimos ver el arbitraje.

- Parece que sea muy fácil pitar en el Tartiere, son años de arbitrajes sin sentido, como si alguno quisiera sus cinco minutos de gloria. ¿Crees que es más fácil pitar según qué cosas en un Tartiere, Mendizorroza, Heliodoro, que en otros campos?
- El año pasado, en el Alavés, también se protestaba mucho a los árbitros. Es cierto, que no es lo mismo pitar en Mendi o en el Tartiere que en el campo del Vecindario, por ejemplo. Se sienten más protegidos y también saben que son partidos en los que se les mira con más detalle.

- Segunda victoria consecutiva, sin encajar goles. ¿Por qué a este equipo le cuesta tanto sumar si no mantiene portería a cero?
- Hoy en día es determinante no encajar goles, eso te garantiza un punto como mínimo. En Segunda B no hay jugadores tan determinantes como en Primera de esos que te pueden resolver un partido en una jugada. Por eso, si mantienes la portería a cero, en nuestro caso que siempre tenemos nuestras opciones ofensivas, suele ser sinónimo de victoria.

- Cierto sector de la afición echa de menos un 'plan B' cuando el equipo va por detrás en el marcador y se atasca, renunciar un poco al juego directo. ¿Es tan fácil como se cree cambiar el chip y decir "vale, ahora vamos a jugar así"?
- Bueno, a estas alturas, creo que todo el mundo tiene muy claro cómo es la manera de jugar del Real Oviedo y lo que su míster quiere. Los números están ahi y demuestran que el estilo funciona. Ojalá fuese fácil tener un 'plan B', pero somos lo que somos, con nuestras virtudes y nuestra multitud de defectos.

- Cuando el equipo está espeso es recurrente en rueda de prensa escuchar que "no hemos estado finos en las segundas jugadas". ¿Cómo se trabajan durante la semana? ¿Qué marca la diferencia entre estar bien o mal en esas disputas?
- Bueno, esa frase es mítica en el fútbol, uno de los muchos clichés que hay. Excusas puede haber tantas como jugadores, pero al final, cuando un partido no va bien, no es sólo por no coger 'las segundas jugadas'.

- En esta Segunda B, ¿cuál es mejor opción: ser sólido o brillante?
- La mejor opción siempre es ganar. Unas veces por solidez y otras una jugada aislada de un jugador que te da los tres puntos. A mí me gustaría pensar que la mejor opción es la de ser brillantes. Una juganda brillante resuelve un partido ante un equipo sólido.

- Empezaste como titular y haciendo goles, también con mala suerte con los postes. Llegaron los problemas musculares pero en los partidos cumbre ante Castilla y Lugo ahí estabas abriendo la lata.
- He pasado por muchas fases esta temporada, y por una u otra razón sin continuidad. En esos partidos pude marcar y además de manera temprana, pero lo importante fue que en esos dos partidos contra dos rivales fuertes, el equipo fue superior a ellos y demostró que vamos a estar ahí.

- En el estilo Pacheta, ¿sois compatibles Manu y tú? ¿Te sientes cómodo cuando te toca ser referencia aérea y fijar centrales?
- Con un buen jugador siempre es fácil ser compatible, y Manu lo es. Me siento cómodo jugando, y el rol que te toque en cada partido hay que aceptarlo e intentar hacerlo de la mejor manera posible.

- Últimamente no se asienta una pareja fija de delanteros. ¿Es bueno para la competencia interna, o malo para la continuidad?
- A estas alturas es complicado repetir alineación, se van acumulando tarjetas, lesiones... Lo importante es que el equipo siga sumando puntos y sigamos ahí en la lucha, independientemente de los jugadores que formen.

- Dicen que los delanteros del Real Oviedo tienen poco gol, quizá obviando el trabajo oscuro que ha de hacer un punta en el estilo Pacheta. ¿Habláis de esto entre vosotros, o con el míster?
- Los números están ahi, y son objetivos, no mienten. Pero, y sin que sirva de disculpa o excusa, el fútbol no es un deporte individual, y el éxito colectivo es el éxito de cada uno de nosotros.

- El grupo está loco: el colista Montañeros ha ganado consecutivamente a Tenerife y Rayo B, el Lugo se deja muchos puntos, el Castilla da síntomas de debilidad... ¿a quién mira el futbolista cada fin de semana?
- Al siguiente partido. Mirar más allá es absurdo. Estamos llegando a la parte final y cada jornada todos los equipos se juegan mucho: por seguir arriba o por salir de los puestos de abajo. Eso hace que se vean resultados como los que se están viendo, y más sorpresas que habrá, seguro.

- Y ahora el Domingo, #GanarEnVecindario. ¿Jugar a las 12h condiciona?
- Contra el Castilla también jugamos a las 12h y nos vino bien. Vamos a pensar en positivo y en #GanaralVecindario.

- Muchas gracias Óscar. Mucho ánimo para el Domingo y para lo que queda de temporada. Estamos con vosotros.
- Gracias a ti, ha sido un placer.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Jonás Sánchez y Lne.es

5/3/12

Domingo de recortes, Domingo intenso

Todo patas arribas, miras la clasificación de una semana a otra y siempre ves un vuelco, de aquí a Mayo puede pasar cualquier cosa y no se descarta a nadie para el liderato ni tampoco para quedar fuera del playoff. Es algo ya dicho, nunca ganan los seis de arriba y es que si cumples en tu partido sabes que siempre recortarás puntos; no importa con quién, un día será con unos y al siguiente con otros, siempre con alguien. No era una jornada favorable salvo el duelo directo del Heliodoro pero resulta que el Real Oviedo dormirá tres puntos más cerca del Castilla y del Rayo B, y recortando también otros dos a Lugo y Albacete.

Fuimos a Luanco entre la espada y la pared, una semana después estamos a tiro de piedra del segundo puesto y ni el liderato es descabellado, el Castilla está a siete puntos teniendo que visitar el Tartiere y el Anxo Carro, el Domingo recibe al Rayo B en Valdebebas en lo que será una prueba de exigencia para los dos filiales; uno por demostrar liderazgo, otro por mantener el nivel. Los de Pacheta dependen de sí mismos para optar a cualquier meta, incluido el primer puesto. Las matemáticas dicen lo contrario pero el día a día del grupo no. Si el equipo da la talla como debe darla y compite como hasta ahora en los duelos directos, es tan aspirante como los demás para acabar en lo más alto.

Mismo once ante el Alcalá que ante el Marino, Pacheta siempre repite después de una victoria, ya lo hizo en Vigo después de vencer en Lugo en Copa tres días antes por más que aquella fuese una alineación para salir del paso en el Anxo Carro y repartir minutos en el inicio de temporada. Jorge Rodríguez repitió con Juanpa en el eje de la zaga, Rubiato formó con Martins en punta dejando a Manu Busto en el banquillo por cuarta vez en los últimos cinco partidos. Apuesta común del míster la de repetir once, con sentido por premiar el buen partido de los que formaban pero que pierde fuerza cuando dejas fuera del equipo a un pilar como a Negredo o no tienes en cuenta el factor Manu Busto en el Tartiere, quizá el cántabro esté en pleno proceso de entrenamiento individualizado para tenerle al 100% en la hora de la verdad.

Cuando algo funciona Pacheta no lo toca; el equipo estuvo a buen nivel en Miramar, Jorge y Juanpa fueron sólidos en Luanco y no se concedieron ocasiones sobre la portería de Lledó. Pero Negredo no se merece suplencia por cumplir sanción, no ha salido del equipo por demérito individual ni por una lesión que la haya hecho perder ritmo competitivo. Pasó lo mismo cuando Dani Barrio fue expulsado en Gijón, el tiempo le dio la razón al míster pero el mensaje al futbolista no fue el apropiado. Lo de ayer queda aún más en entredicho por sacrificar a un futbolista de la columna vertebral por alguien sin continuidad durante el curso y fuera de sitio.

El Alcalá formando con línea de cinco atrás y cuatro en mediocampo, protegiéndose del juego directo azul y acumulando gente en pocos metros para ser fuerte en la segunda jugada. Rubiato y Martins para combatir el fuego con fuego: faltó fútbol para combinar, separar las líneas y abrir huecos en una zaga numantina. Partido físico, Pacheta lleva el estilo al extremo, va con su idea hasta el final como hizo en Copa del Rey ante Javi Martínez y Amorebieta. No se crearon ocasiones, tan sólo una de Álvaro que el lateral envió por encima del larguero. Pero el equipo insiste, aprieta, obliga; y en Segunda B el rival siempre concede cuando se le exige. Así llegaron los tantos de Miramar y así llegó el de Teo ayer.

Con diez volvió a cambiar el partido, el equipo dio dos pasos atrás para no perder lo ganado y es que el peligro más que el rival lo origina el marcador corto. Que se lo digan hoy a Lugo o Toledo sin ir más lejos. En superioridad el Alcalá no creó ocasiones, con eso hay que quedarse, marca el índice de solidez del bloque por más que Lledó tuviese que convertirse en Santo en la última jugada del partido. El Real Oviedo no será un equipo fluido pero es un equipo contra el que nadie quiere jugar, es lo que quiere Pacheta y lo que nos está llevando a pelear de tú a tú un ascenso.

Las siguientes jornadas comenzaron a disputarse en la rueda de prensa, Pacheta radicalizó el tono y puso los puntos sobre las íes. Se queja en la victoria para que no haya reproches ni se le acuse de pataletas, así el mensaje gana fuerza y credibilidad, llega más. Fue directo, sin rodeos, como su fútbol. Señaló y puso las cosas claras, "el árbitro miente en el acta". Levantó la voz, defendió el respeto de Club, afición y plantilla, se gana a todos dando la cara por ellos. La rueda de prensa era más necesaria por unir al entorno que por la influencia que pueda tener en los árbitros, sabe que más importante que nada es que vayamos todos a una.

Todo en un pañuelo, seis equipos en nueve puntos, del segundo al quinto nos separa únicamente un partido, un duelo directo. Queda lo mejor, el equipo recupera sensaciones y es que lleva dos jornadas sin encajar. Hay que cerrar los ojos y empujar, lo importante es sumar victorias y trabajar para que la brillantez vuelva lo antes posible. La tremenda racha de Noviembre y Diciembre comenzó igual que terminó el partido de hoy, con una mano salvadora de Lledó en la última acción ante el Conquense.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: lne.es y elcomercio.es