21/11/10

Real Oviedo 2-2 Cultural: nos vamos al pozo

Inicio de despropósitos, la tuvo Quique en mano a mano con Aulestia a los 25 segundos de partido y un minuto después Calzado evitó el gol de Miguel tras remate de cabeza. Fragilidad defensiva en los dos equipos, ambos demostraron el por qué de sus posiciones en la tabla y anticiparon que su lucha de aquí a final de Liga no será otra que la salvación agónica de categoría.

Sólo en un factor del juego el Real Oviedo ha mejorado respecto a la temporada pasada y ese es el balón parado ofensivo. Negredo y López Ramos ya habían mojado en la estrategia, hoy fue el turno de Pelayo en jugada característica, apareciendo en el primer palo llegando desde atrás para anticiparse al defensor estático de esa zona. Minuto seis, los azules por delante y todas las condiciones perfectas para nadar a favor de corriente y vislumbrar un partido tranquilo ante un rival débil.

José Manuel cambió el dibujo, 4-2-3-1 con Manu Busto por detrás de Miguel y dos extremos haciendo ancho el campo, Nano en izquierda y Jandrín en derecha. Buen debut del chaval, el único con el atrevimiento para encarar en el 1vs1, tuvo unas cuantas acciones dignas de mención a pesar de no estar el campo en condiciones para llevar el balón pegado al pie y encarar. Además, participó en la jugada del segundo gol con su pase a Aitor Sanz y se ganó la continuidad en el primer equipo. Las maneras del chaval son la única nota positiva del empate ante la Cultural, que se solapan con el mal partido de Manu Busto en su posición preferida.

El Oviedo renunció al balón, precipitación en el pase, la posesión era de los leoneses. Líneas muy separadas, Busto presionando a los centrales y Miguel por detrás en tierra de nadie, Pelayo salía y Aitor Sanz se quedaba, el equipo roto. Vergara recibía entre líneas como quería, la Cultural llegaba fácil al área de un inspirado Aulestia que salvó el marcador unas cuantas veces antes del descanso. En ataque atasco, Gonzalo y Richi incapaces de dar salida ni profundidad en los carriles, Nano sin desborde, el único que metió una marcha más fue Jandrín con Miguel siendo amenaza en el juego aéreo.

Misma tónica en la reanudación y empate de Mena en el rechace tras parada de Aulestia en el penalty. Inexplicable que el árbitro señalase pena máxima cuando Miguel no hace siquiera un gesto raro con las manos y el colegiado está a menos de dos metros de la jugada; como inexplicable que en un partido limpio haya tres expulsados, dos por parte oviedista. Nada justifica el resultado porque de hecho la Cultural mereció más premio, pero el nivel de los árbitros en esta categoría además de ser lamentable empieza a ser muy preocupante. Demos gracias de la autoexpulsión de Marín tras el 1-1 porque los de José Manuel estaban 'grogy' siendo once contra once.

Esta vez no hubo ni tiempo de desaprovechar la superioridad numérica porque Pelayo se fue a la caseta diez minutos más tarde. Falcón entró por Miguel, antes lo había hecho Perona por Nano. Despertaron los azules tras quedarse con diez, sólo con actitud lograron meter una marcha más y Perona hizo el segundo tras gran jugada de Jandrín y de Aitor Sanz. Salvable el partido del madrileño, en la tónica de sus últimas actuaciones pero insuficiente para un jugador que venía de ser indiscutible en el Unión de Irún. Fichó para marcar diferencias y cumplir no vale, lástima que si el equipo no acompaña él no pueda demostrar más.

Quedaba dejar correr el reloj, que pasase el tiempo y esperar la sentencia en una contra con Perona y Jandrín. El chaval tuvo que dejar su puesto cuando por fin iba a disponer de espacios; Manu siguió a pesar de no haber demostrado nada, los galones pesaron. Pudo llegar el tercero pero el cántabro se enredó antes de dar el último pase. Ahora mismo vive de rentas, tiene que aparecer ya y demostrar lo que demostró la temporada pasada, sobre todo porque no tiene recambio ni relevo en la plantilla ni tampoco en el filial.

Repetimos final de partido ante Peña Sport y La Muela, hoy tocó de nuevo el déja vù del Lemona. Centro lateral desde la derecha del ataque y Santi Santos que remata en el punto de penalty ganando el salto a Aitor. José Manuel metió centímetros con cuatro centrales desde que cogió las riendas pero el error es el mismo, endémico igual que la estrategia defensiva. Casi ni lo esperaba la Cultural, no tenían fe en el empate a pesar de haberse quedado con nueve el Oviedo por roja a Gonzalo. De nuevo regalo de un conjunto frágil, muy frágil. El Tartiere ya no es un fortín y los rivales conocen la debilidad, vienen a hacer sangre.

Empiezan los paralelismos con la 06/07, me negaba a creerlo. No se ve luz al final del túnel y lo peor de todo es que queda la sensación de que en Mayo perdimos una oportunidad única de volver a la LFP cuando lo teníamos todo de cara. Maldita aquella derrota en Tenerife cuando el Alcorcón estaba a tiro y maldita la eliminatoria ante el Pontevedra. No sólo el futuro pinta muy negro, también el presente.

Foto: RealOviedo.es

11/11/10

José Manuel, patata caliente

José Manuel entrenador, al banquillo el único que no apoyaba el cese de Pichi Lucas; el destino es curioso. Línea continuista, si apostaba por el berciano y creía en él no cambiará muchas cosas, sus declaraciones lo dejan claro. Pasará de director deportivo a entrenador, de enlace entre Club y plantilla a jefe, de amigo a dirigente y ése salto nunca es fácil. Los futbolistas son profesionales pero en las primeras semanas es imprescindible que la exigencia y la intensidad sean máximas, que no se pase ni una.

Ahora más que nunca serán la primera plantilla quien deba tirar del carro, nunca José Manuel apostará por el Vetusta para dejar en el banquillo y en la grada a sus fichajes de verano. Declaración de intenciones, dijo ayer en La Nueva España que “en verano intentamos meter futbolistas jóvenes y se vio que les faltaba algo”. Mentira para salir del paso, ¿qué demostraron los veteranos? Una pretemporada con mil ensayos, alineaciones sin continuidad, mucha carga física con prioridad sobre lo táctico, ¿qué conclusión se podía sacar sobre los chavales? Es en la competición cuando están demostrando que pueden ayudar. Pone como ejemplo a Pelayo, todos merecen la oportunidad que él tuvo.

Serán los que están, la puerta del ascensor está cerrada. José Manuel incide esta semana en el aspecto defensivo, ha trabajado los centros laterales y las ayudas. Prioridad portería a cero como dice él, algo que no se consigue desde la destitución de Raúl hace más de un año. Richi dejó buenas sensaciones ante el Lemona, merece continuidad ante el Guijuelo con los de siempre aunque no estaría de más la oportunidad para Gonzalo o Jorge en el perfil zurdo para ayudar en la salida.

Pelayo volvió por sus fueros el Sábado, dio un paso adelante tras su mal inicio de temporada y las lesiones y saltó a la titularidad. Aitor Sanz mejoró su versión en la primera hora de partido, se le vio más suelto en la distribución, fueron los mejores minutos del año pero lo que se recuerda y lo que al final refleja la clasificación son los resultados. Destino cruel para Pichi Lucas, ser destituido tras los mejores 45 minutos del curso. Castells es la otra opción, suma en lo defensivo y solidifica el centro del campo, suma centímetros en la disputa. Los tres parecen por delante de un Falcón que sigue sin aparecer y al que se echa de menos.

Nano va apareciendo, dejó detalles en Vitoria y estuvo más activo ante el Lemona. Jandro y Xavi Moré siguen desaparecidos pero se les necesita a ambos en la derecha para poder liberar a Manu Busto del corséde la banda. Debe dar un paso al frente el cántabro y volver a ser referencia, quien tire del carro cuando el bloque no funciona: Manu+10 como antaño. Sumar como sea, sobrevivir; sacar puntos para alejarse de los puestos de abajo y olvidarse del fantasma de la 06/07 que terminó en bochornoso descenso.

Perona gafado cara a gol, todo lo que entró al principio se le resiste ahora, ver puerta siempre es cuestión de rachas. Miguel ya cuenta, dolerá dejar a uno de los dos en el banquillo viendo cómo están los hombres de banda pero la prioridad es clara. Estudiar al rival, conocer el campo, elegir cómo jugar y decidir; será la primera patata caliente de José Manuel. Si el míster quiere a Manu Busto por el centro pero no ve para jugar ni a Moré ni a Jandro la solución es fácil, tiene al Vetusta a pocos metros. La debilidad de unos es la fortaleza de otros.

Foto: LVA

7/11/10

Se rompió la cuerda

Debacle que colmó la paciencia del Tartiere, una afición hastiada que ve cómo se pierden tres puntos en tres minutos. Pichi Lucas no quiso cambiar de primeras y cuando intentó el golpe de timón ya era tarde; no supo leer la situación a tiempo igual que en los partidos. Nadie recordará los buenos minutos ante el Lemona sino el varapalo final, un equipo roto a la deriva.

Nunca propuso soluciones, las ruedas de prensa iban de disculpa en disculpa, no había mensaje alguno. Seguir trabajando, tópico para escapar a la realidad y eludir el análisis, nunca hizo autocrítica pero no se cortó a la hora de señalar la responsabilidad de los jugadores como ya hiciera la temporada pasada. Un entrenador debe señalar en el vestuario y defender en la sala de prensa pero el berciano hace exactamente lo contrario.

La afición se las sabe todas, nadie está libre del fallo pero lo que se valora es la reacción posterior. No valen los paños calientes, las excusas o las respuestas esquivas, puedes equivocarte pero tienes que coger el toro por los cuernos. Pichi Lucas nunca supo calar en la '12' y sus declaraciones victimistas sólo sirvieron para tensar aún más la cuerda.

De lo que pasaba a ras de césped ya está todo dicho, todos conocemos las virtudes y los defectos del técnico berciano. Un conjunto sin identidad, mal trabajado tácticamente, sin disciplina de pizarra, débil en la estrategia y sin hechuras de equipo grande cuando tocaba nadar y guardar la ropa. Decisiones incomprensibles en la gestión de la plantilla le pusieron en la picota y el Consejo sabe que mantenerle contra la opinión pública es contraproducente para ellos. Ahora la pelota está en manos de Alberto: si pone un parche todo estallará. Si es capaz de renunciar a Mata y decide que es el momento de salir vivo, David Vidal será el hombre. Sarriugarte, Duque, Pablo Alfaro, la lista es larga pero nadie de los que valen la pena vendrá para ser marioneta.

Actualización: José Manuel nuevo entrenador del Real Oviedo. No tenemos ni un euro para traer a nadie, no les queda más remedio que exponerle a los focos y al grito del aficionado, es el momento de abrir fuego porque si no estos mangantes (que no magnates) nos hacen desaparecer.

3/11/10

Vetusta, ¿por qué no?

Quinta victoria en seis partidos, 16 puntos conseguidos de los últimos 18 en juego, el Vetusta es con 29 goles el equipo más goleador de la Tercera Asturiana y el segundo de toda la categoría a nivel nacional, sólo superado por el Racing de Ferrol (31) y empatado con el Ourense, dos históricos del grupo gallego. El filial oviedista entró el fin de semana por primera vez en puestos de playoff de ascenso a Segunda B, lugar en el que no se encontraba desde Mayo de 2003, cuando jugó la liguilla de ascenso a la categoría de bronce antes del descalabro institucional que dieron con la desaparición del Vetusta.

En dos semanas le llegará el Tourmalet a los guajes entrenados por Toño Velázquez y será ahí cuando se verán las posibilidades inmediatas del equipo a nivel competitivo. Candás, Langreo, Universidad, Avilés y Condal casi de manera consecutiva para cerrar la primera vuelta y poner al Vetusta en su sitio. Sea cual sea el resultado de esta ‘subida’ el objetivo principal de asentar al filial en Tercera y servir de fogueo para los chavales está más que cumplido; jugadores como Ernesto, Artabe, Pablo Espina, Carnero y sobre todo Jandrín ya han demostrado que la categoría empieza a quedárseles pequeña y llaman a la puerta de Pichi Lucas. En la segunda vuelta será el momento de darles minutos a los juveniles de último año para que compitan de verdad tras su año en el infierno en Liga Nacional.

El Vetusta es un equipo descarado, atrevido, sin complejos, sólo así se explica su bagaje goleador y la endeblez defensiva que muestra en ciertos partidos (quince tantos encajados son demasiados). El filial reúne muchas de las cualidades que le faltan al primer equipo y que el técnico berciano se niega a admitir dándoles la alternativa a los chavales. Que Carnero o Artabe aún no tengan sitio ante la presencia de Perona, Miguel, Negredo o López Ramos es más o menos entendible, pero que Ernesto, Jandrín, Pablo Espina o Jhony no tengan oportunidades en la primera plantilla es un despropósito que clama al cielo. Velocidad en la transición, profundidad, 1vs1, buen trato de balón y gol: eso son las bandas del Vetusta.

Mantiene el filial una base de temporadas anteriores y también se le da salida al Juvenil con la presencia de Artabe, Álvaro, Nico, Ernesto, Yosu, Jandrín, Moi, Davo o Aníbal (aún inédito), reforzados con la experiencia de ‘veteranos’ como Pascual, Pablo Carnero o Prosi, retornos como el de Jhony y la incorporación de algunos de fuera como Pablo Espina o Joaquín Peña. Tiene Velázquez a sus órdenes una plantilla jóven y capacitada para competir en Tercera, preparada para servir de sustento y refuerzo al primer equipo si se atreve a contar con ellos desde el cuerpo técnico.

Berto es el dueño de la portería tras hacer la pretemporada a la sombra de Aulestia. Nico se ha asentado como lateral derecho tras ser Raúl González el primero que apostase por él en el costado y Artabe es el auténtico Káiser como central cumpliendo con lo que se le exige tras su buen final de temporada pasada con los de Pichi Lucas. Pascual y Prosi ocupan el mediocentro con Yosu como alternativa, posición perfectamente cubierta con gente de garantías; el primero aporta trabajo y solidez, el segundo pone la gota de calidad e intenta que renazca en él el magnífico jugador que apuntaba cuando se fue al Madrid junto al hoy valencianista Juan Mata.

Precisamente de la cantera madridista llegó Pablo Carnero, ex compañero de Prosi en el tercer equipo merengue. ‘9’ puro, fuerte físicamente, rematador impacable, sale a gol por partido con el Vetusta y acecha al Pichichi de la Tercera Asturiana. Perfecto complemento para el juego que aportan en las bandas Jandrín, Jhony y Espina, no participa mucho en el juego colectivo pero se está destapando como un excelente finalizador. Moi en la recámara para la delantera, apuntó maneras en la pretemporada del primer equipo y lleva un par de tantos con el Vetusta. Hay profundidad de plantilla.

Los chavales lo bordan, la afición debe demostrarles su apoyo acudiendo al Tartiere o al Requexón cuando toque porque además da gusto verles jugar sin temor, sin miedo al fallo, sólo con las ganas de destaparse y agradar. Este equipo promete, y si en el Real Oviedo las cosas funcionasen normalmente, unos cuantos de estos chavales ya serían indiscutibles en Segunda B. Pichi, ¡atrévete con el Vetusta! Quizá te lleves una sorpresa … y salves tu cuello.