28/12/11

Bomba! Pacheta se viste de corto

Plantilla corta, necesidad de refuerzos en la retaguardia, dificultad para encontrar en alguien de fuera la implicación y la fe en el proyecto que ya tienen los que están dentro. El míster avisó en la rueda de prensa posterior a la victoria ante el Tenerife, los mejores refuerzos invernales serían los que ya estaban, recuperar a los lesionados de larga duración y meter en dinámica a los que no han tenido continuidad. Dejó a las claras que incorporar a alguien no era ni mucho menos una prioridad.

Jorge Rodríguez y Candela solidificarán la defensa, gracias a la irrupción de Álvaro Cuello el equipo ha aguantado pero una baja más y el bloque puede derrumbarse como un castillo de naipes. Los lesionados llegarán para Febrero, antes se necesitará un parche porque sin él el equipo andará por el filo de la navaja, cinco futbolistas para cuatro puestos. Se busca un central, Owona y Juanpa han sido opciones puntuales pero Pacheta les quiere en el lateral diestro, que ambos compitan por la titularidad para que la competencia interna crezca. El Vetusta no da garantías: el equipo de Velázquez está en puestos de descenso y es el más goleado de Tercera, no parece que ningún hombre de la defensa esté tirando la puerta.

Pacheta pensó en Pascual y Falcón como alternativas, llegó a probarles en el Requexón cuando Juanma estuvo en el dique seco la semana previa al empate frente al Getafe B, ninguno de los dos tuvo minutos como central pero la idea estuvo ahí, fue el origen de todo. El primero recuperó sensaciones en la semana grande por las bajas de Pelayo y Aitor Sanz en Valdebevas y ante el Tenerife; el segundo volvió en San Mamés tras su lesión pero su continuidad en el día a día sigue siendo una incógnita a pesar de contar con la confianza del cuerpo técnico. No es el momento de cambiarles su rol en el equipo, Pacheta lo sabe.

Las arcas aprietas, la tesorería no da para más con Alberto González al mando de la nave. Imposibilidad económica para fichar a nadie diferencial, también para meter en la dinámica del método Pacheta. El burgalés lo tuvo claro, él es el hombre. Se mantiene en forma, un ex futbolista en los banquillos siempre tiene el gusanillo de volver, no es raro ver al míster entrenar por su cuenta tras una sesión del equipo en el Requexón. Ha estado probándose, doble sesión en estas Fiestas para poner a prueba su cuerpo, las sensaciones son buenas y sabe que está apto para un papel secundario. Bajo ningún concepto será referencia ni protagonista, simplemente un apoyo de emergencia si las cosas vienen mal dadas.

Pacheta cubre dos posiciones, mediocentro y central. Toda una vida como pivote allá dónde fue, líbero ocasional en defensa espartana de cinco hombres con el Numancia. Conoce el método, a galones e implicación no le ganará nadie, confía en suplir la falta de velocidad con colocación e impetuosidad. No quiere ser Vialli, el italiano incluso se alineaba de titular en su etapa de entrenador-jugador en el Chelsea pero Pacheta quiere alejarse de ese perfil. Su rol seguirá siendo el mismo, sólo se vestirá de corto en caso de plaga de lesiones o necesidad imperiosa; la duda es si adelantará a Pascual en la rotación en caso de ausencia de Juanma o Negredo.

El Real Oviedo no tiene hueco para una ficha profesional, en caso de no haber baja de ningún miembro de la plantilla el refuerzo debería ser Sub-23. Los servicios jurídicos del Club se han puesto en contacto con la RFEF y ésta ha concedido un permiso especial, la historia y el nombre azul pesan, por una vez el privilegio es para nosotros. En contrapartida, siempre que Pacheta salte al césped deberá haber mínimo tres Sub-23 en el once, Dani Barrio tendrá la oportunidad de sentar a Lledó llegado el momento; Owona y Pelayo serán fijos con el míster de corto, Jandrín también subirá enteros e incluso Chamorro tendrá las puertas abiertas. La competencia será para todos, Pacheta matará dos pájaros de un tiro cuando descuelgue las botas.

Él mejor que nadie sabe lo que tiene que hacer, no pondría en juego prestigio y ascenso si no se viese capaz de superar el reto y ayudar al equipo. Medida temporal, salir del apuro en Enero y Febrero para volver a la normalidad después. Con Pacheta de central habrá jerarquía, hambre, intensidad, el método elevado al máximo exponente sobre el césped. No habrá relajación, no la permitirá; será una manera más de mantener la tensión de sus futbolistas, siendo uno de ellos les apretará aún más. Pacheta no miente cuando dice que van con todo, él predica con el ejemplo. Apuesta fuerte por el ascenso y con esto lo demuestra, hará todo lo que esté en su mano para que el Real Oviedo vuelva a la LFP. Es su misión.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h

13/12/11

Confianza ciega, Mr.Pacheta

Sufrió en el inicio, cayó en los mismos errores que otros entrenadores en el comienzo de curso, las derrotas ante Leganés y Toledo le hicieron perder el rumbo a pesar de que el equipo había hecho todo para ganar, esos dos días se encontró con dos rivales con 100% de efectividad ante Lledó y el mal fario de los postes. Quiso cambiar la esencia, no estaba cómodo Pacheta y la demostración era la ausencia de once fijo, cambios y más cambios de futbolistas y de idea en el esquema, todo buscando dar con la tecla adecuada antes de que fuese demasiado tarde.

El punto de inflexión llegó en el Cerro del Espino, alineación con un propósito totalmente contrario al actual, construirse a partir de la posesión juntando a Manu Busto y Abásolo en la mediapunta. A los veinte minutos vió el problema, decidió el cambio de futbolista y sistema para que el equipo consiguiese sumar tres puntos vitales, primera victoria del curso en Liga. El mensaje siempre fue el mismo, cuando despeguemos iremos como cohetes. Pacheta siempre creyó en la reacción y en su plantilla, al menos eso desprendía de puertas a fuera porque sabe que las críticas y los fallos se analizan en el vestuario, nunca expone a nadie si no es para ensalzarlo. Intentó que la afición no perdiese la esperanza aunque sabía que nadar contra corriente sería más difícil que en su llegada.

Recuperó directrices de la temporada pasada, presión intensa en primera línea, juego directo al punta en la construcción y al espacio para Xavi Moré y Nano tras recuperación. Intensidad máxima, la misma que exige en los entrenamientos; penaliza el esfuerzo a los nuestros pero también al rival, ni siquiera el Tenerife pudo asustar a Lledó a pesar del esfuerzo copero ante el Athletic 36 horas antes. La defensa adelantada, los azules muerden en la segunda jugada y achican; sin presión es un suicidio jugar con 40 metros a la espalda de los centrales, a principio de curso el centro del campo no llegaba a la disputa y el equipo quedaba expuesto, cada llegada rival se traducía en gol.

Las bajas le han ayudado a apostar por un once fijo, todos nos lo sabemos de carrerilla. Ausencia de debate, ideal para remontar el vuelo; ahora toca recuperar a los lesionados porque en la segunda vuelta el míster necesitará a todos. Dijo el Domingo Pacheta que no quiere refuerzos invernales, confianza ciega en sus futbolistas. Difícil conseguir que alguien nuevo alcance el grado de implicación de los que ya están, el míster va a muerte con los suyos, un nuevo mensaje para la plantilla. Jorge Rodríguez y Candela serán los mejores fichajes, que Óscar Martínez, Falcón y Abásolo encuentren regularidad en los entrenos será la guinda para aumentar la competitividad interna del grupo.

En el once no entrará nadie salvo por obligación, pero quien lo haga dará la talla porque la inercia del equipo es arrolladora; Jandrín ha conseguido que la baja de Xavi Moré no sea definitiva. Sabe Pacheta que la plantilla va con él, que todos tienen fe en su método; él también devuelve esa confianza cuando habla de no fichar. El día que Negredo baje el nivel Jorge Rodríguez se dejará el alma por ganarse el puesto; cuando Álvaro Cuello acumule amarillas Candela saldrá a reivindicarse; si se necesita parar el partido entrará Falcón para jugar con tres medioscentros y aportar pausa; cuando el físico de Nano diga “basta” ahí estará Abásolo para demostrar que aún puede sentirse futbolista. Paul es el que falta para la causa.

La motivación por las nubes, no puede ser de otra manera con el discurso de Pacheta. Convence al futbolista, le hace sentirse mejor que su par para empezar a ganar el partido en el duelo individual, ese 10%; los azules salen con la mirada del tigre. Rodillo, apisonadora, sin esa mentalidad no se puede concebir al Real Oviedo, el objetivo siempre es pasar por encima del rival. La afición va en volandas, el Tartiere echa el resto como hizo el Jueves para que el partido mueriese en área de Iraizoz, como hizo ante el Tenerife para que el corazón supliese al físico el último cuarto de hora. Discurso estimulante pero exigente, si se baja la intensidad cualquiera nos pinta la cara. Ahora que todo va como la seda Pacheta recuerda el punto de doce posibles del inicio o la derrota en Alcalá para mantener los pies en el suelo. Sin hambre no habrá Oviedo.

Todo en su mensaje tiene un por qué y un objetivo, no hay palabras vacías en rueda de prensa. Hay que leer entre líneas, siempre habrá justificación para personalizar la victoria en un futbolista, recuerda las derrotas porque sabe que el elogio debilita. Se gana a plantilla y afición, fe absoluta de todos en Pacheta y su método. Ha conseguido lo que ninguno, el oviedismo cree a pies juntillas en volver a la LFP, respeto a todos pero miedo a nadie, ni siquiera un equipo de Europa League encoje a los nuestros. Valentía, orgullo valor y garra por bandera, tenemos un capitán que nos guía.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h.
Foto: Lne.es

9/12/11

Real Oviedo 0-1 Athletic, ¡Viva la Copa!

Ambiente de gala, rugía el Tartiere, ganas de fútbol en el oviedismo, duelo entre dos históricos para honrar la Copa del Rey. Dos aficiones conviviendo en la previa, cantando al unísono, así el fútbol da gusto. El objetivo de los de Pacheta era competir ante el Athletic, seguir reforzando al equipo mentalmente para asaltar al Tenerife el Domingo, continuar ganándose a una afición que por primera vez en mucho tiempo cree que éste puede ser el año. Marcelo Bielsa sacó todo lo que tenía, mismo once que ante el Mallorca en Liga; la intención, sentenciar en la ida para rotar en San Mamés.

Salió el Oviedo valiente, no entiende otra manera de afrontar un partido independientemente del rival. El Athletic no invitaba a serlo, ni por futbolistas ni por sus últimos partidos; los leones se atascaron ante Granada y Mallorca, dos equipos que le cedieron balón y metros para plantar dos líneas muy juntas cerca de su área. Pacheta mandó a los suyos arriba, agobió la salida de balón de Javi Martínez con Martins y Rubiato, Nano y Jandrín encima de Iraola y Aurtenetxe para que no jugasen cómodos los hombres de Bielsa. Calco del inicio en Valdebevas, la defensa en mediocampo para jugar en pocos metros y evitar la transición fácil.

El ‘Loco’ sabía lo que se iba a encontrar, mandó a Muniaín entre líneas, recibir a la espalda de Aitor Sanz y Pelayo para generar superioridad en la zona ancha y lanzar las contras para De Marcos y Toquero al espacio entre Juanpa, Negredo y Lledó, así vino el único tanto vizcaíno. Velocidad vertiginosa del Athletic con balón, Íker y Ander Herrera siguen llevando el peso, son el futuro de los suyos porque tienen años por delante. La diferencia de categoría se notó en los detalles, no en el marcador. Los duelos individuales fueron para los rojiblancos, también ganaron las disputas y las segundas jugadas, casi siempre llegaron una décima antes que los nuestros.

Buscaron los de Pacheta ser verticales y directos pero se encontraron con la precipitación. Exceso de descarga sobre Martins y Rubiato, la batalla aérea fue para Amorebieta y Javi Martínez, dos colosos de 1’90 que disfrutaron en el Tartiere repeliendo balones como si fuesen auténticos muros. Miedo azul a buscar las bandas, el temor a perder el 1vs1 fue el origen de todo. Se sabían los nuestros inferiores al Athletic en la individualidad, una recuperación vasca con el equipo saliendo podía matar el partido a la contra por más que Lledó emulase a Molina siendo prácticamente más libre que portero. No estaban en el once ni Xavi Moré ni Manu Busto, aquellos que pueden decidir cuando el equipo no llega; sin ellos no hubo confianza para vencer el duelo personal.

El míster burgalés corrigió al descanso, el primer aviso lo dio Álvaro Cuello ganándole un balón imposible a Amorebieta para que Jandrín estuviese a punto de hacer el empate. Esa acción hizo creer, Nano empezó a ser profundo en la izquierda y Jandrín a demostrar que puede cubrir la baja de Xavi sin perder competitividad. Fue atrevido el chico, encaró a Aurtenetxe, perdió pocos balones, supo cuándo asociarse y dar pausa, salió reforzado de una prueba de nivel exigente para aumentar la profundidad de plantilla y confirmarse como realidad. Pacheta vió un resquicio en el Athletic, Manu Busto por Álvaro Cuello para que Nano tuviese metros por delante partiendo desde el lateral, el Real Oviedo a tumba abierta. Valientes, siempre valientes.

Los de Bielsa comprendieron que no sería un trámite, que si bajaban revoluciones el partido se complicaría. Muniaín siguió deslumbrando como asistente, Toquero, Susaeta y De Marcos las tuvieron a la espalda de Negredo y Juanma pero Lledó estuvo excelso, momento impresionante el del portero sevillano. Ander Herrera lo probó desde fuera, también la tuvo Íker en el segundo palo, los leones buscaron el 0-2 para tener colchón en San Mamés y ahorrarse sustos en el tramo final; una jugada podía cambiar todo, por algo la Copa del Rey es el torneo del KO.

El Oviedo era todo voluntad pero en la segunda parte Pacheta empezó a jugar el partido ante el Tenerife, el duelo importante de la semana. Minutos para Manu Busto y Pascual, respiro para Martins y Pelayo, pudimos ver el debut de Chamorro con el primer equipo, se está ganando la oportunidad el extremo al ser el que tira del carro en el Vetusta; cuando los demás acompañen el filial saldrá del pozo. El corazón pudo, la afición hizo jugar con 12 para poder encerrar al Athletic los últimos minutos; el partido acabó en el área de Gorka Iraizoz, Jandrín la tuvo en el último suspiro, hubiese llevado la locura a las gradas del Tartiere.

El oviedismo debe estar orgulloso del equipo, salir a jugarle de tú a tú al once titular del Athletic y no morir en el intento lo dice todo. Optimismo moderado, toca recuperar del esfuerzo para vencer al Tenerife el Domingo, asaltar la tercera plaza y presionar a Castilla y Lugo, seguir reafirmando el mensaje y el estilo Pacheta. No estará Xavi Moré en lo que queda de año, pero aparece Jandrín. Es su momento, su reválida, si mantiene el nivel de hoy habrá recambio.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h.

Fotos: Lne.es

6/12/11

Athletic Club, el Rey León

El bombo fue caprichoso, próximidad geográfica en todos los emparejamientos posibles entre equipos Champions-Europe League y Segunda B; nos privó de Barça y Madrid pero nos regaló al Athletic, una eliminatoria para honrar el torneo del KO. Los leones, equipo copero por antonomasía por más que sean los culés quienes encabecen el ranking de títulos tras la sequía de los rojiblancos de las dos últimas décadas. No hay equipo mejor para disfrutar de la Copa del Rey que el Athletic Club.

Están en pleno cambio, la filosofía Bielsa invade Lezama para hacerles más grandes aún. Un entrenador que con tiempo cambiará la historia, está sentando las bases de un Athletic que volverá a ser alternativa de poder si trabajan bien, si todos siguen al maestro argentino. Un fanático del fútbol, el ‘Loco’ fue capaz de cautivar a Guardiola con una charla de 12 horas en Chile cuando Pep soñaba con sentarse en un banquillo. Antes de aceptar el ofrecimiento de Urrutia Bielsa visionó cada partido del Athletic del curso pasado… dos veces; también de los futbolistas cedidos en Eibar o Albacete. Así supo lo que quería desde el primer día, lo que podía ofrecer cada futbolista, llegó a Bilbao con una idea de lo que quería y antes de ponerse el chandal ya trabajó para ello.

Marcelo Bielsa supone romper con el pasado y la historia, Caparrós supo amoldarse al estilo vasco y dejar buenos resultados, el listón está alto pero el argentino quiere dejar su sello. El Athletic ya no es referente aéreo, Fernando Llorente pasó de ser el centro del universo rojiblanco a sentirse olvidado en las primeras jornadas, necesitó su tiempo de adaptación. Los leones siguen siendo intensos, directos, tanto como su entrenador en cada sesión de Lezama, capaz de llevar el control al máximo exponente. Bielsa deja de lado el patadón, el Athletic es un equipo que presiona arriba, que va al choque, que disfruta en el cuerpo a cuerpo pero también al que le gusta jugar por abajo, tocar, buscar las bandas.

Muniaín ha entrado en otra dimensión, es el beneficiado y el eje de este Athletic junto a Ander Herrera. Íker para buscar superioridad por fuera, bien con asociación con Iraola en la derecha, normalmente a pierna cambiada en banda izquierda para buscar la diagonal hacia dentro. Ander mueve todo, ha conseguido que Javi Martínez no sea imprescindible como mediocentro y pueda ser un recurso como central para dar salida limpia de balón desde atrás. El ex – del Zaragoza organiza, distribuye, llega desde segunda línea, el fichaje perfecto para los leones. Gorka Iraizoz es otro reflejo de la metamorfósis, ha pasado de ser ‘simplemente’ un portero de reflejos a ser un jugador de campo más, obligación de jugar por abajo y empezar el ataque, su espejo es el papel de Claudio Bravo con Chile.

Íñigo Pérez pasó de descarte a indiscutible, se ganó al técnico cuando en un entreno de pretemporada en Lezama se mostró a disposición de Bielsa para continuar a pesar de tener la cabeza cubierta de sangre tras un choque. El capitán Gurpegui lesionado de gravedad, seis meses fuera; el ‘Loco’ quiere que siga en contacto con el grupo, no puede permitir que su capitán no esté así que le obliga a formar parte del cuerpo técnico mientras dure su recuperación. Marcelo Bielsa es especial también por estos detalles más allá de por su devoción hacia el fútbol. Iñigo Pérez pasará al lateral izquierdo con Amorebieta como central en el Tartiere, es el comodín del argentino, el chico para todo. Primero lo probó con De Marcos, misma voluntad del futbolista pero peor resultado, ahora se ha asentado en el centro del campo junto a Iturraspe con Susaeta volcado a la diestra.

No quiere confianzas el técnico argentino, respeta por igual al Barça de Pep que al Oviedo de Pacheta. Detallista al extremo, un ojeador del Athletic ha presenciado todos los partidos de los nuestros en el Tartiere desde que supo del emparejamiento. El análisis lo hace él mismo, delega pocas funciones, los partidos se grabaron en video para ser estudiados por el propio Bielsa. Si alguien espera un equipo rotado y relajado ante un Segunda B se equivoca, ningún equipo del ‘Loco’ puede permitirse la relajación porque él es el primero que se autoexige; después de a él mismo les toca a los futbolistas, el nivel de activación es siempre el máximo.

Para nosotros será un día de disfrute, sin presión, sin obligación del resultado. No confundir con falta de tensión, el Real Oviedo está obligado a salir a disputarle el partido al Athletic, a infundir respeto, a honrar la camiseta, el escudo y sobre todo a la afición. Desde la grada, apoyo los 90’ hacia los nuestros sin mirar al marcador, para los futbolistas esta eliminatoria también ha de ser un premio tras la victoria en Valdebevas. Igual que en Madrid, los de Pacheta han de ser valientes ante los de Bielsa, que los leones sepan que tendrán que ponerse el mono de trabajo para no ser la sorpresa copera de cada año.

Nuestro partido de la semana es el Domingo ante el Tenerife, el míster deberá gestionar minutos en la Copa para evitar la carga pues sólo hay 60 horas entre un choque y otro. Sudokus en la alineación, las bajas juegan en contra de Pacheta, proteger a Pascual, Pelayo, Xavi Moré y Manu Busto ante los leones debería ser prioridad, no más de 45 minutos por cabeza. Pero antes, divirtámonos con el Athletic de Bielsa; será un placer.

Publicidad: Ovieditis es el nuevo 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado todos los Lunes de 17h a 18h.

4/12/11

Grito azul en Valdebevas

Rugido feroz, demostración brutal, el Real Oviedo asaltó Valdebevas como si no existiese el mañana, con el orgullo el valor y la garra reflejado en los ojos de todos aquellos que se vistieron de corto y los que hacían que las gradas del Alfredo Di Stéfano parecieran las del Carlos Tartiere. Una victoria para proseguir la escalada, una manifestación de poder ante el mejor rival para que soñemos con el mes de Junio. Aún queda un mundo, la carrera es de fondo pero el derecho a la ilusión ya no lo puede robar nadie.

Lo dije en la previa, los de Pacheta debían ser valientes en Valdebevas porque el Castilla es un equipo que arrolla cuando se sabe superior. La consigna fue clara, la presión azul asfixiante, la primera parte de manual, los 45 minutos soberbios de Albacete llevados al máximo exponente. Martins sobre Nacho Fdez para anular la salida blanca, Óscar Martínez haciendo kilómetros sobre Gil y tapando conexión con el mediocampo. Ni un jugador blanco recibió cómodo en todo el choque, incansable el trabajo de Pascual y Aitor Sanz sobre Mandi y Álex, Xavi Moré y Nano a destajo para anular la profundidad de Casado y Carvajal y la posibilidad de 2vs1 en banda. Presión en campo contrario, defensa adelantada, trabajo descomunal de nuestros chicos en todas las líneas.

Nunca estuvieron cómodos los de Toril, sin la profundidad de los laterales y sin conexión entre líneas, los cuatro monstuos de arriba son menos. Los azules ahogaron al Castilla en cada balón, la segunda jugada, cada disputa, fue fruta prohibida para los blancos. Morata volcado a la izquierda y Jesé en la derecha para que el canario evitase a Owona y buscase el 1vs1 ante Álvaro Cuello, la esperanza blanca de falso ‘11’ para el cuerpo a cuerpo contra Lucien. El camerunés fue el único azul que pasó apuros en defensa, Morata tiene cuerpo para aguantar las embestidas, supo jugarle de espaldas y crear peligro, era el único rayo de luz para Toril aunque lejos de portería el fútbol de Morata pierde sentido.

El Oviedo a lo suyo, verticales y directos con balón, los dos primeros goles fueron dos calcos uno del otro. Aitor Sanz en la recuperación, pase al hueco para que Xavi Moré disfrutase en el 1vs1 y Óscar y Rubiato fusilasen a Jesús. Una y otra vez, nunca se podrá decir que los chicos de Pacheta no insisten, Martins peleó cada balón como si fuese el último, tuvo dos claras para ver puerta pero no estuvo brillante en la definición. Xavi participó en los tres tantos, asistente en dos, chispazos de genio en momentos cumbre, Nano se dejó ver más que el catalán. Muchos kilómetros para el andaluz, valiente Álvaro Cuello en sus incursiones por banda aunque atrás le tocase bailar con la más fea, esa fue la ambición azul en Valdebevas. El Oviedo se volcó en la izquierda para después matar por la derecha, supo cuándo y dónde atacar.

Mantener durante todo un partido el nivel de intensidad de la primera parte es casi imposible, si Pacheta consigue que los suyos aguanten 65’ a ese nivel serán soberbios. Con la renta de dos goles la presión retrocedió 15-20 metros, el Castilla podía iniciar jugada pero nunca tuvo facilidad para llegar, las líneas azules muy juntas para evitar peligro en zona de 3/4. Los de Toril avanzaban, no pusieron a prueba a Lledó más que cualquier otro pero la inercia era peligrosa, Morata ya hacía de las suyas cerca de la frontal y lejos de la banda izquierda. Entonces aparecieron Manu Busto y Rubiato para invertir papeles, el madrileño centrando con la zurda y el cántabro para hacer de cabeza el tercero. El mazazo en el momento justo, los blancos bajaron los brazos, quedaban 20 minutos para disfrutar del partido y del momento, para divertirse compitiendo. No confundir con relajación, Álvaro Cuello perdió la marca un segundo y Merchán hizo el 1-3 en el segundo palo. Se dio vida al Castilla, 15’ por delante que parecían un mundo.

Al contrario que en el Carlos Belmonte, el equipo no sufrió, replegó líneas buscando después a Nano y Manu Busto para la contra. Juanpa entró por Xavi Moré para cerrar la banda derecha, Casado estaba llegando a línea de fondo demasiado, Denis había entrado de refresco y Owona no tuvo su partido. Pacheta leyó bien el partido, perfecto entre semana y en el planteamiento de salida, acertó con los cambios porque todos dieron un plus al equipo. Jugamos con el reloj, así llega la pataleta de Toril en rueda de prensa cuando dice que el Real Oviedo tuvo suerte en momentos puntuales y que solamente supo parar el partido. Olvida en su juicio que el de hoy ha sido el choque en que el Castilla ha creado menos ocasiones de peligro, que su equipo solamente había encajado dos goles en el Di Stéfano y que hoy ha recibido tres.

Subidón de autoestima y salto en la clasificación, el Castilla a cinco puntos y el Tenerife a tiro de piedra de cara al partido del Domingo. Antes toca recibir en el Tartiere al Athletic, eliminatoria para disfrutar, para olvidar por unas horas la lucha de cada día, para revivir glorias pasadas. La prioridad es la Liga, la Copa del Rey es un premio para plantilla y afición. Que Pacheta reparta esfuerzos y vivamos un gran ambiente ante los leones, que podamos competir ante el Loco Bielsa y honrar el torneo del KO. El Jueves todos al Tartiere, lo merecemos.

Publicidad: Ovieditis es el nuevo 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado todos los Lunes de 17h a 18h.

Foto: FutbolAsturiano.es

2/12/11

RM Castilla, primer Tourmalet

El filial blanco quiere volver a ser grande, alcanzar el nivel de su rival azulgrana, que Valdebevas sea referencia en el fútbol nacional, repetir una generación como la ‘Quinta del Buitre’ es el objetivo a medio plazo. Red de ojeadores por todo el país, hay que ampliar horizontes si se quiere competir con una Masía internacional que aún va dos pasos por delante en el trabajo de cantera. No hay tanta diferencia de calidad en los chavales, simplemente en Barcelona se apuesta por ellos, hay paciencia y confianza, en Madrid no. Minutos de la basura en partidos decididos no son oportunidades, son rellenos; con Mourinho lo tendrán difícil para asomar.

El Castilla es otro desde que Toril se hizo cargo en Enero, desde entonces lleva números de campeón, dos derrotas en once meses. Trabajador nato, gran motivador, nunca es fácil manejar un filial con calidad y ego, falto de competitividad desde el último descenso. Exige a sus futbolistas tanto como a él mismo, no tuvo problema alguno en sentar a Jesé a principios de curso para que el canario diese un paso adelante en intensidad y diese al equipo lo que el técnico quería, que dejase de lado el ‘yo’ y adquieriese fundamentos básicos para empezar a trabajar a partir de ahí.

En portería tiene un bendito problema el filial blanco, Mejías y Jesús Fernández son dos porteros aptos para el puesto, Toril los rota en ciclos de dos partidos al igual que Luis Enrique hacía en el Barça Atlètic con Miño y Oier. El Domingo será Jesús quien esté frente a los nuestros, más ágil bajo palos, sólo ha encajado dos goles este curso, viene pletórico tras atajarle un penalty a Fer en el derby de la semana pasada ante el Atleti B. No es tan seguro en el juego aéreo como su compañero Mejías, el Oviedo puede aprovechar la estrategia. Ambos dan garantías, el Castilla es el equipo que menos tantos recibe de la Segunda B después del impecable Mirandés.

No hay portería a cero sin una gran defensa: Carvajal y Casado son los laterales, ambos profundos y rápidos, exigirán mucho a Nano y Xavi Moré pues a los dos les gusta incorporarse al ataque, desdoblar para buscar el 2vs1 en banda y apurar línea de fondo. Pablo Gil y Nacho Fernández son los centrales, complementos perfectos. El primero es un marcador férreo, rápido e intenso; el segundo es káiser, poderío aéreo y salida de balón, central con aspiraciones de Primera División que acabará en algún equipo satélite como Getafe o Benfica por la falta de confianza y paciencia de los de arriba.

El jefe en el centro del campo es Álex Fernández, campeón europeo Sub-19 el pasado verano. Auténtico pulmón, trabajador incansable, juega fácil lo cual a veces es muy difícil. Buen golpeo de balón, le gusta entrar desde segunda línea y buscar portería, será un peligro para Lledó desde media distancia. Después llegan los cuatro monstruos, Juanfran y Jesé son los puñales por banda, capaces de jugar por dentro o por fuera, imprevisibles por la variedad de recursos. El primero es ‘veterano’, 23 años, tiene un guante en la diestra, centros milimétricos a la cabeza de Joselu. Jesé es talento puro, descaro que a veces confunde con frivolidad, es un diamante por pulir y Toril lo sabe: maneja las dos piernas, se va por dentro y por fuera, intenso y veloz, cuando adquiera mecanismos y aprenda a jugar sin balón será carne de Primera. Ya decidió en el mini derby, Owona tiene su prueba de fuego porque el canario le exigirá en cada acción, saltarán chispas.

Arriba Morata y Joselu, la esperanza blanca y el pichichi del grupo. Morata se mueve entre líneas, rápido para la contra y hábil en el regate, tiene todas las cualidades para triunfar pero debe tener paciencia si quiere hacerlo en el Bernabéu. Mourinho le exige todo desde que le hizo debutar, debe arrasar en Segunda B cada semana si quiere la oportunidad. Joselu es hombre de área, un ‘9’ puro; define al primer toque, poderoso por arriba, juega de espaldas y espera la segunda línea, es la pieza ideal para el equipo blanco, el puzzle de Toril encaja a la perfección.

Estará cómodo el Castilla si se sabe superior, si es capaz de manejar el partido y la posesión, si somete al Oviedo. Si los de Pacheta asustan a Jesús los blancos cederán metros y ahí es cuando los chicos son débiles, tienen fútbol pero les falta ‘el otro’. Los nuestros deben salir a por el partido, igualar la intensidad y velocidad blanca porque de no ser así el Castilla es un equipo que arrolla por fuera para acabar por dentro. Aitor Sanz será clave, la falta táctica un recurso preciado. Sin Falcón ni Pelayo Pacheta debería mirar al filial para completar la lista, David González y Yosu tienen papeletas para ir a Valdebevas partiendo el primero con ventaja por lo visto ayer en el Requexón. Más que nunca será un día para ser valiente, para crecerse en la batalla. Hace dos años la remontada empezó allí, el Domingo se puede dar el espaldarazo definitivo a nuestra candidatura. Ahora o nunca.

Fotos: RealMadrid.com