30/1/10

Llega la hora de la verdad

El ansiado delantero ya está en Oviedo, la carencia en ataque finiquitada al menos por el momento. Ahora serán las actuaciones del jugador quienes deban zanjar el debate sobre la falta de gol del Real Oviedo.

El mercado no está cerrado, la baja de Larrea obliga a buscar un lateral derecho y los rumores apuntan a un trueque con el Celta con el defensa diestro Campillo y nuestro Nacho Méndez. La baja federativa que permita inscribir al nuevo fichaje está por decidir, todo hace indicar que será Sergio Villanueva quien abandone la nave azul o en su defecto se quede sin ficha.

Jorge Perona, nacido futbolísticamente en La Masía. Internacional en las categorías inferiores de la Roja (Sub-15, 16, 17, 18 y 19), Campeón de Europa de Selecciones con 16 años y máximo goleador de ése torneo y del Europeo Sub-18. Coetáneo de Pepe Reina, Andrés Iniesta, Víctor Valdés, Sergio García, Mikel Arteta y tantos otros, apuntaba maneras en el filial azulgrana e incluso llegó a debutar con el primer equipo del Barça en un par de amistosos, pero la suerte no le acompañó. Época turbulenta, baile de entrenadores que no querían arriesgar con los canteranos; todo ello hizo que una de las perlas de La Masía se tuviese que buscar las habichuelas en otro sitio.

En el Hércules no dispuso de muchas oportunidades y fue en el Lorca donde empezó a dar el rendimiento que se le presuponía. Clave en el ascenso a Segunda, problemas con el entonces entrenador Unay Emery le restaron continuidad y le devolvieron a Segunda ‘B’, donde promedió al menos una decena de goles por temporada en el filial del Levante, en el Alcoyano, y de nuevo en el Lorca. Los impagos descendieron al Club a Tercera y Perona fichó por el Sangonera, donde llevaba 11 tantos en lo que va de Liga.

Ahora llega a Oviedo dispuesto a ser la pieza que falta en el once de Pichi Lucas para dar ese salto de cualidad que permita competir de tú a tú por el ascenso. Es un delantero rápido, exquisita técnica y manejo de balón, golpea bien con ambas piernas. No es un killer nato ni un ‘9’ a la antigua usanza como se pedía desde varios sectores de la afición, pero para hacer goles no hace falta ser un depredador del área como Santillana, ésa no es la única receta para la gloria.

Volverá a formar pareja con Manu Busto como ya hiciera en Lorca. Ganaremos velocidad, rápidez en la circulación, movilidad … Jorge Perona puede aportar mucho a la delantera del Real Oviedo. Volverá a sentirse futbolista de élite, sensaciones que no tiene desde que abandonó La Masía puesto que en el Hércules nunca fue referencia. Mucha suerte chaval, espero que demuestres todo lo que llevas dentro.

Jorge no entrará en la lista ante el Atleti ‘B’, convocarle sin haber entrenado con la plantilla no tendría sentido alguno. Partido importantísimo, el vestuario debe aislarse del mercado, olvidarse de las altas y de las bajas para pensar únicamente en el choque del Domingo. Tres puntos vitales: ganando y haciendo bueno el 0-1 provisional de Toledo, el Real Oviedo se colocaría entre los cuatro primeros con permiso del Leganés. Llega la hora de la verdad, cada jornada será una batalla, todos se juegan algo y los puntos se venderán muy caros. Sumar de tres en tres en el Tartiere será obligado, arañar algo fuera con asiduidad nos llevará a puestos de playoff.

Volverá Rubén García, también Gonzalo será de la partida. Queda la duda de si Invernón recuperará su puesto en el once o si Pichi Lucas dará continuidad a Iván Ania en banda izquierda. El resto sin cambios, mismo once y mismo esquema que en Alcorcón, Jandro repetirá como delantero centro una semana más.



Nos visitará un viejo conocido, llega el día del retorno de Antonio Rivas. No nos abandonó en 2003, peleó como el que más para configurar una plantilla que saliese a competir y defender el escudo del Real Oviedo dignamente. Lo consiguió, nos ascendió en el segundo intento y será recordado por todos como el entrenador azul en los años de unión y de lucha por la supervivencia. Nunca le podremos agradecer lo suficiente lo que hizo por nosotros, demostrarle nuestro cariño antes y después del partido del Domingo es lo menos que podemos hacer. Pero cuando la pelota comienze a rodar sobre el césped del Tartiere, Don Antonio será un rival más en nuestro camino para volver a Segunda División y nuestras fuerzas deberán ir única y exclusivamente en una sola dirección.

Es el momento, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguir el ascenso. Si el objetivo no se consigue que no sea por no haberlo intentado hasta el final con todo lo que tenemos. Juntos podemos.

27/1/10

Entrevista al Príncipe Iván Ania

Zurda de seda, el hijo pródigo volvió a casa nueve años después para intentar devolverle al Club la grandeza que tenía cuando se fue. Parece que por él no pasen los años, sigue teniendo el mismo físico de aquella noche en la que tumbó a Las Palmas en la promoción y nos permitió vivir un año más en Primera.
Su calidad está fuera de toda, su implicación también. Es capitán, es la voz de la experiencia, uno de los guías del vestuario que nos permita alcanzar el objetivo marcado. Él es Iván Ania.

- Hola Iván, gracias por concederle tu tiempo a OVD Magazine.

- Imagino que aún con el partido de Alcorcón en la cabeza. Duele perder un choque así por falta de intensidad en una sola jugada, en el minuto 4, sobre todo teniendo en cuenta que el equipo había salido bien plantado.
- “El problema es que con un gol en contra tan rapido se te pone el partido muy cuesta arriba. El equipo se repuso, y rápido además. Creamos bastantes ocasiones de peligro pero no las pudimos materializar, y al final te vas con mal sabor pues al menos un punto sí que nos merecimos.”

- Ya se han regalado unos cuantos puntos por culpa de esas lagunas de concentración en momentos puntuales, me vienen a la cabeza el partido ante el Cerro Reyes y el Vecindario. ¿Es algo que habéis hablado ya en el vestuario? Son esos errores los que nos impiden estar entre los cuatro primeros.
- “Analizamos cada partido en el entrenamiento posterior, casi siempre los Lunes, así que somos conscientes en los aspectos donde debemos mejorar.”

- El Alcorcón no demostró más que el Real Oviedo el Domingo, el partido lo decidió un detalle una vez más, parece que siempre los tenemos en contra. Desde dentro, ¿qué crees que le faltó al equipo para haber sacado algo?
- “En la primera parte fuimos superiores al Alcorcón, pero en la segunda mitad quizás las ganas de empatar cuanto antes nos hiciesen precipitarnos un poco. Creo que la imagenque dio el equipo fue buena a pesar de la derrota.”

- En el plano personal me imagino que estarás contento por haber vuelto al once titular, aunque fuese por la sanción de un compañero. ¿Cómo te sentiste después de seis jornadas sin participar?
- “Me sentí muy a gusto en el campo, y a pesar de llevar tiempo sin tener minutos creo que no se me notó la falta de ritmo de partidos.”

- Imagino que no será fácil para alguien como tú, que ha sido titular allí en las categorías más altas, ver tantos partidos sentado en tu vuelta al Club. ¿Esperabas gozar de más confianza y minutos?
- “Cuando firmé sabía que se me iba a exigir mucho y estoy preparado para ello. Mi salida del equipo coincidió con la mejor racha de resultados en lo que va de temporada y no queda otra que aprovechar las oportunidades cuando se presenten para intentar gozar de minutos.”

- ¿Cuándo surgió la idea de volver a casa? ¿Quién apostó por ti para que jugases en el Real Oviedo este año?
- “Siempre dije que algún día me gustaria volver, así que cuando me llamaron no lo dudé en ningún momento. José Manuel fue quien se puso en contacto conmigo, pero no creo que fuera él sólo quien apostase por mí. Me imagino que contaria con la aprobación de más gente del Club.”

- ¿Es cierto que ya te ofreciste a la dirección deportiva tras tu temporada en el Lorca, coincidiendo con el segundo descenso a Tercera?
- “Fue un momento en el que yo buscaba equipo, pero la presencia de Carrasco como entrenador hacía imposible que pudiera regresar puesto que habíamos tenido una serie de problemas en Tenerife cuando él era secretario técnico del Club.”

- ¿Qué ha cambiado en el Club, en el Requexón, mientras has estado fuera? Más allá de la categoría, claro.
- “Las instalaciones han mejorado mucho respecto a como eran antes: ahora hay más campos, mejores vestuarios aunque el Club ahora tiene menos trabajadores que entonces. En algunos aspectos el Real Oviedo sigue teniendo la infraestructura de un club de Primera.”

- Has jugado 178 partidos oficiales con la camiseta azul. ¿Cuál es el momento que recuerdas con más cariño de todos ellos? ¿Y el peor día como oviedista?
- “Los mejores, el día del debut en Primera y el recibimiento de esta temporada en el primer partido de Liga. El peor, sin duda, el del descenso en Mallorca.”

- ¿Qué te pareció lo ocurrido en el verano de 2003? Tenías amigos en el vestuario pero también sufrirías por ver al equipo de tu corazón caer a los abismos.
- “Sólo deseaba que apareciera el dinero para que el Club se mantuviera en al menos Segunda B.”

- ¿Seguías la actualidad deportiva en aquella temporada 03/04? ¿Cómo viviste desde fuera toda la trama del ACF y todo lo que ocurrió ese año?
- “Era algo inviable pretender que un club como el Astur sustituyera a un histórico como el Real Oviedo con una masa social tan grande.”

- De todas tus experiencias fuera, la más duradera fue la de Tenerife, donde estuviste dos temporadas. ¿Cuál ha sido el sitio donde te has encontrado más a gusto y donde más disfrutaste del fútbol?
- “En Oviedo sin ningún tipo de duda. Los años en Primera fueron muy bonitos.”

- ¿Y el mejor jugador con el que has coincidido en un vestuario?
- “Peter Dubovsky.”

- Volviendo a lo de ahora. El equipo empezó mal la temporada, los puestos de abajo estaban cerca y el nerviosismo afloró en la afición. Ahora hacemos la goma con los puestos de playoff, nos falta ese pequeño paso en la clasificación para entrar con los mejores. ¿Cómo de factible ves jugar las eliminatorias de ascenso en Junio? ¿Has visto algún rival a lo largo de la temporada del que digas “ellos están un peldaño por encima de nosotros”?
- “No tengo duda que nos meteremos entre los cuatro primeros. La mejor plantilla del grupo es la nuestra, pero aún debemos mejorar cosas. Ningún rival fue superior a nosotros en lo que va de temporada.”

- ¿Cómo son los entrenamientos con Pichi Lucas? Sabemos que procura meter mucho balón en las sesiones.
- “Muy amenos y exigentes. El balón es el protagonista, hacemos rondos, posesiones, partidos en espacios reducidos, centros y remates, tiros a puerta, …”

- ¿Hay alguna sesión o día programado para trabajar las jugadas de estrategia? Creo que no se saca el mayor provecho a las acciones a balón parado, y más con un lanzador como tú y en una categoría como esta.
- “Los viernes ensayamos las faltas y córners. Tenemos varias jugadas de estrategia.”

- ¿Qué compañero te ha sorprendido más gratamente como futbolista? Sois muchos los que tenéis experiencia en categorías superiores.
- “Aulestia Gonzalo y algunos más podrian jugar en categorías más altas y dar buen rendimiento.”

- Un objetivo colectivo y personal para lo que queda de temporada.
- “Colectivo el ascenso; y en lo personal, ayudar lo máximo posible en ese ascenso que será beneficioso para todos.”

- Por último, mándale un mensaje a la afición.
- “Dar las gracias por el apoyo incondicional y transmitir tranquilidad, porque estoy convencido desde que empezó la pretemporada de que jugaremos las liguilla y subiremos. No he tenido dudas en ningún momento.”

24/1/10

Alcorcón 2-0 Real Oviedo: los regalos se pagan

Nuevo palo, el Real Oviedo sigue sin ser capaz de dar el paso adelante cuando tiene la oportunidad de reafirmarse entre los candidatos al ascenso. Nueva visita al campo de un líder y nueva derrota, mucho más dolorosa la de hoy por la forma en que se produjo que la sufrida en Las Palmas ante el Universidad.

La diferencia entre unos y otros fue simple. El Alcorcón sabe competir, los carbayones no. Poco importa hacer méritos, de nada sirve salir con la mentalidad adecuada y dispuesto a asustar al rival si en su primera aproximación hacemos dos regalos para que rubriquen el 1-0. Primero Rubén González le deja un espacio precioso a Ernesto para que cuelgue la pelota desde el costado, algo que seguramente le dijesen ya en alevines que no puede permitir nunca. Después laguna de concentración y error en la marca: Dani Hedrera bien como hombre libre en el primer palo, el desajuste viene después; Jorge Rodríguez sin marca y Javi Barral cubriendo al punta y sus 190 centímetros de altura. Lo que pasó lo sabemos, Ernesto centra desde la izquierda y David Sanz remata sin oposición en el salto desde la frontal del área chica.

Un regalo para ir a contracorriente el resto del partido. El Oviedo apretó, se hizo con el control del balón mientras el estado del ¿césped? lo permitió. Buenas llegadas por banda derecha de Xavi Moré, también por la izquierda en combinaciones de Javi Barral (señor partido hoy del lateral zurdo) y de un Iván Ania activo que fue de gran ayuda en estos primeros minutos a la hora de aguantar la posesión y mejorar la circulación. Nos topamos con Juanma, gran portero con experiencia en Primera en un Atlético de Madrid devorador de futbolistas. El Alcorcón no hizo la más mínima concesión, los de Pichi Lucas tuvieron que ganarse cada metro en el campo de Santo Domingo.

Podemos dar gracias de que el árbitro le perdonase la expulsión a Rubén González cuando no iba ni media hora jugada. El lateral no está a la altura de sus compañeros, la voluntad no es suficiente y en todos los partidos cumbre queda en evidencia. En dirección inversa va Dani Hedrera, que aun estando por debajo del nivel de Gonzalo y Jorge va cumpliendo sin alardes en las últimas semanas. Al jerezano le está pasando factura el mal inicio de cara a la luz pública, pero su partido en Alcorcón fue más que correcto y debe ser una opción más a tener en cuenta a la hora de confeccionar un once.

Desaprovechamos las acciones a balón parado una vez más. Llevábamos las de perder en todas esas jugadas por la inferioridad en centímetros, pero sin poner bien el cuero en el corazón del área las conclusiones no son más que hipótesis. Ni Curro ni Manu Busto fueron capaces de superar el primer palo en saques de esquina, tan solo Iván Ania en el primero que se botó. El Alcorcón daba sensación de peligro en cada córner, aunque después en la práctica no remató ninguno a puerta; el Real Oviedo no asusta, para el rival un saque de esquina o una falta lateral es un alivio. Mal que se viene repitiendo a lo largo de la temporada, sólo dos goles en jugadas de estrategia, ni siquiera se ven movimientos ni jugadas distintas independientemente de que la pelota acabe o no en la portería.

Tampoco funcionaron los cambios
. Obligado el primero por una mala elección del once titular, invertidos en orden los otros dos. El partido no estaba para Rayco, no rodaba la pelota por abajo y no teníamos espacios a la espalda de los centrales. Nos pasamos los segundos cuarenta y cinco minutos pateando al juego directo pero fue el canario el elegido y no Miguel. Con el avilesino, esté más o menos entonado, hubiésemos tenido al menos una baza en los últimos 30’. Con Rayco lo único que se consiguió fue alejar del área a Jandro y desperdiciar casi un cuarto de hora mandando pelotazos a los dos pequeños y a Iván Ania, que bastante tuvo con proteger la pelota y forzar faltas en zona de 3/4.

Algunos pondrán el grito en el cielo, pedirán cabezas y saltarán las alarmas de que este equipo no está hecho para ascender. No hubo diferencia entre Alcorcón y Real Oviedo más que la concentración máxima, la misma que nos faltó ante Toledo en el Tartiere, en Cerro Reyes y en Vecindario. Tres regalos, seis puntos que nos penalizan para entrar en puestos de privilegio, que nos obligan a nadar a contracorriente durante toda la temporada. Habría que añadir el presente de hoy porque el 2-0 llegó en el descuento con el equipo volcado y con la balanza decantada a un lado.

El equipo fuerte es aquél que no concede
, al que para ganar se tiene que sudar. Hasta que el Real Oviedo no comprenda esto, no podrá no sólo ascender sino meterse en puestos de playoff. Cuando lo haga, si es que lo hace, será tan candidato como el que más porque los dieciseis equipos que peleen por el ascenso en Junio estarán capacitados para ello. Los detalles decidirán las eliminatorias y si los azules los dominan podrán ser caballo ganador como cualquier otro.

Pre-Partido Alcorcón - Real Oviedo

Partido en la cumbre, reválida para que el Real Oviedo termine de demostrarse a sí mismo que luchar por el ascenso no es una quimera. Enfrente el Alcorcón, sin factor sorpresa desde que eliminase al Real Madrid en 1/16 de la Copa del Rey. Poco importa que el técnico Anquela intente pasar el favoritismo y la presión a los azules, todos saben que hoy por hoy su equipo es el rival a batir hasta que alguien demuestre lo contrario.

Poderío en el juego áereo, puntos en la estrategia, presión adelantada, intensidad máxima desde el minuto uno: esas son las señas de identidad del Alcorcón, un equipo que supo adaptarse antes que los demás a los innumerables cambios en su plantilla durante el verano. Con estas premisas, puedo afirmar sin temor a equivocarme que independientemente del resultado, el de hoy no será un partido cómodo para el Real Oviedo. Sufren los de Pichi Lucas ante equipos que presionan la construcción de los centrales; también lo hacen en las acciones de estrategia defensiva, talón de Aquiles en muchos choques de esta temporada.

Alineaciones limitadas por las bajas. Las ausencias de Rubén García e Invernón sobresalen: uno es pieza clave, el otro está en un momento dulce de forma y mejorando su rendimiento día a día tras un inicio poco esperanzador. Pichi Lucas tiene dos opciones a la hora de elegir un once inicial: cambiar jugador por jugador, apostar por lo que ha dado resultado e intentar ganar la batalla del ritmo; o por otro lado, condicionar al equipo en función de los puntos fuertes del rival. En el término medio está la clave, saber conjugar ambas fórmulas llevará al éxito porque apostarlo todo por los extremos casi nunca es sinónimo de victoria.

En defensa existe la duda de si apostar por el grupo consolidado (Rubén González, Gonzalo, Jorge, Javi Barral) o si por el contrario confiar en la figura de Dani Hedrera para ganar centímetros y poder combatir mejor en las jugadas de estrategia. El jerezano ha tenido un rendimiento muy irregular a lo largo del año pero cumplió sin excesivos problemas en un partido comprometido como el de la semana pasada ante el Guadalajara. En el caso de que Hedrera fuese titular, uno de los dos centrales, normalmente Jorge Rodríguez, pasaría al costado diestro.

En el centro del campo dos jugadores conocen su rol: Curro y Xavi Moré. El resto es una incógnita. La pareja del extremeño en el mediocentro saldrá de la pugna entre Pelayo y Mario Prieto. El chaval debería llevar ventaja: abarca mucho más terreno, tiene mejor fondo físico, guarda mejor la posesión y sobre todo, es más útil que el capitán a la hora de sacar el balón. Será clave este punto ante la presión del Alcorcón, los dos medioscentros deberán mantener la posesión y tocar si no queremos entregarle el control del partido al equipo de Anquela. Pichi Lucas debería dejar de lado su fijación con Mario Prieto: ya le ha dado oportunidades y no las ha aprovechado, el tiempo de experimentos se acabó.



Manu Busto es otro fijo. Ha marcado en tres de los últimos cuatro partidos, empieza a enseñar en Oviedo todo lo que demostró en Lorca. El rendimiento ha llegado cuando el cántabro ha dispuesto de continuidad como segundo punta, alejado de la banda izquierda. Condenarle hoy al costado no es buena idea, un buen entrenador debe saber que lo que funciona no se debe tocar y en el último mes y medio ha quedado claro cuál es el puesto de Manu Busto.

Las opciones en la izquierda, Iván Ania y Jandro. El primero aporta calidad diferencial a balón parado, puede decidir el partido con un golpeo. Su presencia en el once ayudaría a incrementar la posesión y salvar la presión del Alcorcón, se maneja como pocos en el juego a uno y dos toques por lo que las salidas por banda serían una opción más a la que recurrir antes que al juego directo. Ensancha el campo: ampliar las dimensiones del Estadio de Santo Domingo es clave, a mayores espacios más facilidad. La experiencia es un grado, y tras unos cuantos partidos sin contar para el entrenador, Iván Ania saldría dispuesto a demostrar a todos que quien tuvo retuvo.

Jandro será titular, sus últimos partidos le hacen merecedor de un puesto entre los elegidos. Lo que se desconoce es si lo hará en el puesto de ‘9’ o como volante zurdo en detrimento de Iván Ania. En banda se disuelve, no ha encontrado la chispa, la arrancada ni la confianza en el regate para ser un hombre de referencia en esa posición. Se ha adaptado bien al puesto de delantero centro y cumple de sobras como ‘pívot’, en el juego de espaldas a portería y en las caídas a banda. Su presencia arriba mete una velocidad más.



Si Jandro juega en la izquierda, el puesto de delantero centro será para Miguel. Sería la apuesta de los centímetros, colocarle en las estrategias defensivas como hombre libre en el primer palo anularía unas cuantas opciones para el Alcorcón. Pero visto el rendimiento que dio ante el Guadalajara, poco más podría aportar el bueno de Miguel en un partido como el de hoy. Aún está al 60%, le faltan un par de marchas, ritmo competitivo y chispa. Ralentizaría la transición defensa-ataque, imposibilitaría en gran medida la presión arriba de los azules y condicionaría demasiado el juego de un equipo que ha aprendido a vivir sin su ‘9’. Ni siquiera confío en que pudiese ser referencia en caso de recurrir al juego directo, no creo que esté preparado para la exigencia del Alcorcón.

La apuesta Ovieditis es la siguiente: Aulestia, Gonzalo, Dani Hedrera, Jorge Rodríguez, Javi Barral; Xavi Moré, Pelayo, Curro, Iván Ania; Manu Busto; Jandro.


Conjuga altura, velocidad y toque. Un partido de fútbol no se juega con once futbolistas sino con catorce, las bazas de Miguel, Rayco, incluso Mario Prieto pueden ser importantes dependiendo del devenir del choque. Todo está en manos de Pichi, esperemos por su apuesta.

Os animo a todos a comentar el partido desde aquí, un pequeño paso para innovar Ovieditis, para seguir creciendo.

21/1/10

Uno de los nuestros, Yeray

Yeray es uno de esos futbolistas que calaron hondo en la afición azul; pero la afición azul también caló en él. Una muestra más de la grandeza del Real Oviedo es la manera en la que engancha a futbolistas de fuera, como el bueno de Yeray, tan oviedista y tan sufridor como el que más a día de hoy. Estoy completamente seguro que fue él quien más lamentó la forma en la que los de Pichi Lucas perdieron dos puntos en Vecindario, el destino fue cruel con el canario ese día.
A continuación la entrevista con un verdadero símbolo del oviedismo, alguien que representa como pocos el orgullo, el valor y la garra, también la pasión y el sentimiento azul. Grande viejito.


- Bueno Yera, ya han pasado unas semanas desde que te enfrentaste al Real Oviedo en Vecindario. ¿Cómo fue la experiencia?
- “Sinceramente, fue una putada (risas). Aunque suene mal así fue, recuerdo que en los primeros minutos lo pasé mal, un poco desconcertado. Luego vi que mi equipo ‘el Vecindario’ (risas) se estaba matando y no era justo que yo no hiciese lo mismo. Durante el partido no hubo jugadas duras pero sí recuerdo haber hablado con algún jugador del Real Oviedo y comentar que contra otro rival me hubiese comportado de una manera distinta en algunas acciones. Después llegó la jugada final, me hacen penalti y el encargado de tirarlos soy yo, por lo que no me parecía bien dejarle el marrón a otro de tirar un penalti en el minuto 94. Lo tiré y creo que me insulté a mí mismo al meterlo (risas). Al acabar el partido fui con los Symmachiarii (con los que estuve el dia anterior) y se me saltaron las lágrimas; pero ellos me dieron ánimos y me dijeron que no me preocupase, que lanzar ese penalty era mi obligación. Más tarde los llevé al aeropuerto y cuando los dejé me fui a mi casa a pedir perdón por el facebook (risas).”



- ¿Piensas a menudo en el partido de vuelta? El recibimiento después de lo de la ida puede ser genial … sólo espero que no nos quites dos puntos al final (risas).
- “La verdad es que sí que he pensado bastante en ese momento, y a día de hoy te comento que pienso disfrutar del partido más que en Vecindario, no quiero sufrir otra vez. Voy a mi casa, a jugar en mi campo y con mi gente, intentaré disfrutar y ojalá que pase lo que pase no influya en que el equipo esté en la liguilla de ascenso, que es lo que todos queremos. Luego me quedare un par de días en casa de Vili (risas). Esto aún no se lo he dicho, pero es que Covadonga, su mujer, cocina como nadie, y además los quiero mucho; en Oviedo eran como los padrinos de mi hija Ainara.”

- Tienes que contarnos qué os da la afición azul para que jugadores de fuera como tú, como Luismi, como Aldeondo y tantos otros sintáis al Real Oviedo tan dentro.
- “La ilusión que tiene la gente, el sentirse orgulloso de ser del Real Oviedo y decirlo bien alto aun estando en Tercera. Eso es muy grande. La lucha por no desaparecer, cuando otros se hubiesen dado por vencidos mucho antes. Esta gente siguió luchando por un sentimiento.”

- Eres un oviedista más en el exilio, como tantos otros. ¿Sigues la actualidad del equipo a diario? ¿Ves algún partido via Internet?
- “Veo la pagina oficial y la de Oviedin casi a diario, y he visto la mayoría de los partidos que han puesto en Internet.”

- Tenías cartel en Segunda cuando aceptaste la oferta azul para jugar en Tercera División. ¿Por qué el Real Oviedo? ¿Alguien te aconsejó fichar?
- “Hubo dos cosas que me hicieron decantarme por el Real Oviedo y no por otro equipo. La primera fue que hablé con Aldeondo y con Fradejas antes de fichar; habían sido compañeros míos y me dijeron que todo lo que rodeaba al equipo era impresionante y que se estaba construyendo una plantilla para subir sí o sí. Y la segunda, la imagen que vi 20 días antes en TV donde después de no haber conseguido el ascenso en el último partido ante el Arteixo, la afición saltó al campo y se llevó a los jugadores a hombros agradeciéndoles todo lo que habían hecho aun sabiendo que el año siguiente volvían a los barrizales.”

- Nos decía Aitor que cuando llegó en 2003 no había ni agua caliente en las duchas. A ti por suerte no te tocó vivir esas penurias, así que cuéntanos un poco cómo era entrenar en el Requexón.
- “Te comento que lo mejor del Requexón era sin duda alguna el grupo que formábamos todos, y cuando digo todos me refiero a los jugadores, cuerpo técnico, trabajadores del club … todos éramos una familia. No recuerdo ni un roce en todo el año, todo era sumar: Waldo, Marcelino, el Chispa, Chan, etc … todos estábamos en el mismo barco. En las buenas estábamos juntos y en las malas mas nos ayudábamos.”

- Cuando llegaste la guerra con el ACF ya estaba prácticamente ganada y la tensión ya no era la misma que en 2003. Pero ¿cómo vivía el vestuario la semana previa a un partido ante ellos? Hicimos historia viendo un partido de nuestro equipo fuera de casa en nuestro propio campo.
- “El partido de casa fue especial, había ganas y tensión por ganarlo, pero fue más normal de que que yo pensaba. Ahora, el que jugamos en el PARQUITO del parking del Tartiere, ése sí que tenía tensión. La gente en el Tartiere, el tifo de Symmachiarii con Astérix y el romano, los cuatro gatos que eran ellos diciéndonos de lo último, todo era distinto. Jugué ese partido con toda la intensidad del mundo, disfruté mucho: los dos goles de vaselina de Darío, el de cabeza de Cerve, todo fue grande. La grada de Symmachiarii estaba llena una hora después del partido para darnos una ovación … ¡joder que recuerdos! La verdad es que sois la hostia.”

- La de aquella temporada era una super plantilla pero había cierta irregularidad en la Liga y la afición no las tenía todas consigo después de lo que había pasado con el Arteixo en el playoff anterior. ¿Os pesaba la excesiva presión por el ascenso?
- “La verdad es que lo llevamos muy bien todo el año, nunca nos pusimos nerviosos, se llevó con responsabilidad y tensión, pero con toda la naturalidad que nos daba el estar apoyados por tanta gente. Todo fue muy bien, pero en la liguilla el partido de Coruxo nos dejó tocados, ellos eran duros, muy defensivos y no pudimos hacer gol, nos vinimos muy jodidos para Oviedo. Fue una semana extraña, aún recuerdo la chharla de Rivas el jueves en el Tartiere, fue el momento más duro de la temporada, pero aun con dudas lo sacamos adelante y a partir de ahí, todo fue sobre ruedas.”

- Y después llegó el partido de Ávila. Cuando todos estábamos preparados para sufrir hacéis el partidazo del año y nos regaláis un 1-5 para celebrar el ascenso con siete días de antelación. Yo nunca sentí tal alegría como aquella, y menos en un campo de fútbol. ¿Cómo preparastéis el partido? Recuerdo que la alineación de Rivas fue bastante sorprendente ¿Qué os dijo el míster en el vestuario?
- “Ese fue el día más feliz de mi vida en un campo de futbol, un desahogo, una locura, qué felicidad. Todo salió bien, y eso que empezamos fallando bastantes oportunidades de gol. Pero llegó el gol de MICHU ( qué grande eres cabrón ) y todo lo demás vino rodado: golazo de JON en jugada de JUANCHI, falta de LUISMI, un golito mío y el último de ALDEONDO, que se fue en moto desde el centro del campo. Una locura, FRADEJAS con la cámara, LAFUENTE en el césped llorando, y mucho más. La verdad es que fue una pasada, indescriptible con palabras.”

- Y a la semana siguiente la fiesta mayor. ¿Qué recuerdas con más cariño de esa noche?
- “Lo que recuerdo con más cariño fue cuando después de un día desaparecido encontré a mi hermano, que había salido con los Symmachiarii y no supe de él hasta las 4 de la tarde (risas). Todo fue impresionante: la gente en la calle desde por la mañana con las camisetas del equipo, el campo lleno dos horas antes, el tifo del fénix, el de “bienvenidos al infierno”, los goles de NACHO, el camión, la gente en la Plaza America, el llenazo en la Escandalera, las canciones en el balcón del Ayuntamiento, Cervero rompiendo con la cabeza el techo de la Dolce Gabannna (risas). Chiquita locura viejo.”

- ¿Sigues manteniendo contacto con algún compañero de aquella etapa?
- “Con muchos: Jon, Rubén, Ballester, Michu, Benjamin, Cervero, Darío, y muchos más. Ya te dije que había muy buen rollo entre todos.”

- Te quedaste una temporada más y después unos ‘lumbreras’ desmantelaron la plantilla. Estuviste en varios equipos de las Islas (Villa de Santa Brígida, Lanzarote, ahora Vecindario), pero llama la atención tu aventura en Austria en el Josko Ried. Cuéntanos cómo surgió eso, porque según me dijo un ex – compañero tuyo, tomaste la decisión en una tarde (risas).
- “(Risas) Es verdad, lo decidí en una tarde. Me lo ofrecieron a las tres de la tarde hora canaria (risas) y a las 9 estaba en el avión; mi mujer me dio el visto bueno y a correr, me apetecía hacer una locura como esa. Y salió impresionante, lo jugué todo, los estadios eran los de la Eurocopa, las aficiones eran una locura, me adapte muy bien a un ritmo mucho más alto de competición, la verdad es que me volvi a sentir futbolista y eso estuvo muy bien. Fíjate como nos caló a todos el Oviedo, que en el ultimo partido en Austria nos jugábamos la U.E.F.A. contra el Sturm Graz ( coincidía en horario con el partido en Mallorca ) y yo hasta media hora antes del partido estaba hablando con Vili, que estaba en la isla. Tiene cojones, estaba más nervioso por lo que pasaba en Mallorca que por lo que me jugaba en Austria.”

- Allí coincidiste de nuevo con Nacho Rodríguez. Menudo peligro llevabáis los dos, y no sólo en el terreno de juego (risas).
- “(Risas) La verdad es que lo pasamos muy bien los dos. Para ellos los españoles después de la Eurocopa somos la hostia y todo el mundo nos trataba genial. Fue una experiencia única.”


- ¿Cómo es el nivel del fútbol austriaco? El ambiente, las gradas llenas en los campos, la pasión de la afición, la pasión … te recordaría un poco a Oviedo.
- “El nivel es bastante alto, por ejemplo el Red Bull Salzburgo ( al que le meti un gol (risas)), ha quedado 1º en el grupo de la Europe League del Villarreal ganando los seis partidos jugados. Y como te dije antes me volvi a sentir un futbolista de verdad, por todo, instalaciones, estadio, afición, trato de la gente, muy parecido a lo que vivi en Oviedo pero en alemán (risas).”

- Y ahora, tres temporadas después de partir, te vuelves a cruzar en nuestro camino. ¿Cómo ves al Real Oviedo? ¿Crees que tiene serias opciones de ascender aun con la dificultad que entraña conseguirlo en caso de no ser primero de grupo?
- “Creo que el Real Oviedo tiene un equipazo, uno de los mejores de la categoría. Pero no es fácil juntar tantos jugadores nuevos y hacerlos funcionar en poco tiempo, es ahora cuando se están viendo los frutos, es ahora cuando el equipo funciona como tal. No será fácil, pero creo que se meterán en liguilla seguro ( por favor, que sea antes de que el Vecindario juegue en el Tartiere (risas)). Luego subir es muy complicado, recuerdo que la Cultural Leonesa estuvo nueve años seguidos jugándola con unos equipazos increíbles y no consiguió subir. Esto demuestra que es muy difícil, pero si estamos juntos afición y equipo seguro que será mas fácil.”

- Imagino que ya estarás haciéndote a la idea de tener que volver al Carlos Tartiere vestido de blanquinegro. ¿Te imaginas volver a pisar ese césped vestido de azul, o es una etapa ya cerrada?
- “No la veo cerrada porque esto da muchas vueltas y por mí no seria, eso seguro. Ojalá se diese; es más, me ofrecí a volver cuando el equipo bajó a Tercera porque eran momentos duros y me hubiese gustado poder ayudar, pero no lo creyeron oportuno, cosas de fútbol. Recuerdo que ese año casi rompo la pantalla del ordenador cuando el árbitro nos puteó con la tarjeta a Curro después del golazo, pero afortunadamente al año siguente se volvió a subir.”

- Para terminar la entrevista, mándale un mensaje a la afición.
- “MUCHAS GRACIAS POR CÓMO SOIS CONMIGO. EN EL TIFO DEL PRIMER AÑO EN LA LIGUILLA DE TERCERA SE PODIA LEER “UN DIA TUS HIJOS, Y LOS HIJOS DE TUS HIJOS PREGUNTARAN POR ELLOS” REFIRIENDOSE A LOS JUGADORES. YO PIENSO LO MISMO PERO AL REVÉS: “UN DIA MIS HIJOS, Y LOS HIJOS DE MIS HIJOS ME PREGUNTARAN POR USTEDES” Y PODRE CONTARLES QUE YO VIVI LO GRANDE QUE SOIS Y LO GRANDE QUE ES EL REAL OVIEDO. UN ABRAZO GIGANTE, QUE NUNCA MUERA EL ESPIRITU DEL 2003.
MAS AZUL QUE LOS PITUFOS, YERAY ORTEGA.”

- Ha sido un placer Yera. Con oviedistas como tú da gusto formar parte de la familia azul.

Los intocables de Pichi

El Real Oviedo de los años 30 al que la Guerra Civil privó de los títulos, con la delantera eléctrica de Casuco, Gallart, Emilín, Lángara y Herrerita. El de la 62/63, con Girón, Joao Jorge, Paquito y Sánchez Lage. La plantilla del último ascenso a Primera con Carlos Muñoz, Zubeldia, Hicks, Sañudo o Tomás. La que se clasificó para la UEFA, con Jankovic, Viti, Luis Manuel, Jerkan o Gorriarán. Y la de mediados de los 90, con cracks de la talla de Jokanovic, Prosinecky, Rivas o Cristóbal, por enumerar algunos de los futbolistas representativos de aquellas plantillas. Antes se decía que para que un equipo fuese grande el aficionado debía saberse la alineación de memoria, y así era.

Pero el fútbol ya no se cita de carrerilla. Es la época de las rotaciones, del estudio de los partidos, del análisis del rival y la alineación condicionada; repetir once de una semana a otra parece algo imposible. Aún así, todo buen equipo que se precie debe tener una columna vertebral reconocible, unos jugadores que doten de identidad al equipo allá donde vaya. Los tiene el Barça de Pep Guardiola, los tuvo el ManU de Ferguson y Cristiano, también el Chelsea de Mourinho. En el actual Real Oviedo fue Raúl González quien perfiló el esqueleto y es Pichi Lucas quien le da forma y lo consolida.

Seis jugadores fijos en la alineación titular, previsiblemente serán siete en las próximas semanas con la reincorporación de Miguel tras dos meses de baja. Aulestia, Gonzalo, Jorge Rodríguez, Rubén García, Curro y Xavi Moré, una columna vertebral que nada tiene que envidiar a ninguna otra de la Segunda B. Muchos de ellos han jugado en categorías superiores, todos cuentan con años de experiencia en estas lides y si ellos mantienen el nivel bastará con que el resto de compañeros cumpla con lo mínimo exigible para que el Real Oviedo sume muchos puntos en la clasificación.

Vital el triángulo defensivo. Hasta el partido ante el Universidad de Las Palmas, el conjunto azul era el menos goleado del grupo y uno de los mejores de Segunda B en ese sentido. Chocan esos números con la idea futbolística del equipo y con el perfil de jugadores con los que cuenta Pichi Lucas. El Real Oviedo asume muchos riesgos, no está bien trabajada la transición ataque-defensa pero aún así seríamos el equipo menos goleado de la categoría con diferencia si no existiesen los saques de esquina. Hemos de dar gracias a ese triángulo defensivo: Aulestia, Gonzalo y Jorge están rindiendo a un nivel superlativo en el plano individual; sin ellos el objetivo de la temporada sería diametralmente opuesto. Los tres son necesarios, cuando uno falta el equipo se resiente … no quiero pensar qué pasará si algún día se tienen que ausentar dos.

Sobre Oinatz no puede haber lugar a dudas: reflejos felinos, primer atacante en la salida de balón, infranqueable en el 1vs1 y seguro en los chuts lejanos. Difícil sorprenderle desde media y larga distancia porque no intenta blocar, sino que despeja siempre al lateral eliminando la opción de rechace. Ha salvado innumerables puntos esta temporada, sobre todo en acciones de mano a mano donde se ha convertido en un especialista del achique de espacio y la salida. Se le recrimina cierta fragilidad en el juego aéreo, pero si el resto del equipo mantuviese el nivel en las jugadas de estrategia Aulestia no sería discutido; está demasiado expuesto en ese tipo de acciones y aún así cumple sin estridencias a pesar de no ser uno de sus fuertes.

Tampoco Gonzalo necesita presentación. Es el Káiser azul, un capitán y central para muchos años, no creo que se exagere cuando se le cita entre los mejores fichajes de la última década. Rey de la anticipación, seguro en el corte y expeditivo en el juego aéreo. Su mejor cualidad es que hace mejor a su pareja; ni Jorge ni Dani Hedrera mantienen sin Gonzalo el nivel que demuestran cuando coinciden con el burgalés. Con Jorge forma una de las mejores parejas del Grupo II de la Segunda B; el gallego es más expeditivo, se complementan a la perfección pues el ex del Pontevedra es quien asume más responsabilidades a la hora de sacar la pelota jugada desde atrás, sea en corto o en largo. Sufren con metros a sus espaldas, ninguno de los dos es excesivamente rápido pero ambos saben que ése es uno de los precios que hay que pagar por jugar en el Real Oviedo.



Ellos mantienen de pie al esqueleto, pero quienes de verdad le proporcionan una identidad al equipo son los medioscentros. Cuando uno ve a Rubén García y a Curro en el centro del campo sabe que está ante un equipo que se mueve al compás del balón, que entiende el fútbol a través del buen trato con la pelota. ¿Si es lo más adecuado para esta categoría? Con un trabajo táctico adecuado se pueden compatibilizar ambas cosas, el equipo está yendo a más y preveo una segunda vuelta mucho mejor que la primera en lo que a resultados se refiere siempre que las lesiones respeten a estos ‘intocables’.

Curro no es el mismo de la temporada pasada; los toques de atención y la competencia por un puesto en la plantilla dieron resultado, le recuperaron para el fútbol competitivo. Llegó a la pretemporada con peso idóneo, en buena condición física, y sobre todo, con la actitud de luchar por la titularidad. Sorprendió verle en los primeros partidos haciendo el desgaste de un stopper, sprints de 40 metros para recuperar posición y buen sentido táctico. Quizá el trabajo veraniego le esté pasando factura ahora, es imposible mantener un pico de forma durante meses. Pero basta con apreciar que ya no amasa la pelota en exclusiva, que es capaz de moverse sin balón y desentenderse de la posesión, no utiliza la diagonal en largo como opción principal si no como un recurso más.

Rubén García comenzó sembrando dudas; el rendimiento que dio en León hizo que la exigencia fuese máxima con él, estaba siendo discutido e incluso llegó a probar el banquillo en las primeras jornadas. Pero entonces llegó el choque ante el Racing B, donde demostró a todos cómo ha de jugar un mediocentro, impartió un cursillo acelerado de fútbol mientras estuvo en el campo y se ganó la confianza de la parroquia azul. Cuando superó la lesión se convirtió en indiscutible: es él quien hace jugar al equipo, lleva el timón, decide cómo y cuándo. Juego a pocos toques, velocidad en la circulación, desplazamiento en corto y desmarque continuo. Con el paso de los partidos ha perdido el miedo al riesgo, asegura menos en el pase y sus compañeros lo notan. Si él está al nivel, el Real Oviedo tiene muchas posibilidades de ganar. Reconozco queRubén García es una debilidad personal.



Y por último Xavi Moré, el último en acoplarse a la columna. Jugador diferencial, sólo con verle controlar un pase en largo sabes que la Segunda B no es un sitio, que el catalán es un lujo para la categoría. Contacta con la pelota una vez donde los demás necesitan tres toques, encara en el 1vs1 como un extremo de los de antes y aporta profundidad por banda derecha como ningún otro. Hablar de Moré es hablar de arrancada, velocidad, desborde y técnica. Se perdió el primer tercio de Liga; la ausencia de pretemporada y pequeñas lesiones le apartaron del equipo; nunca sabremos que habría sido de Raúl de haber podido contar con Xavi en el inicio de Liga. Un gol suyo supuso el punto de inflexión en la temporada, se ha convertido en la referencia ofensiva del equipo de Pichi Lucas y la sociedad con Miguel promete ser apasionante,como ya demostraron en pretemporada ante el Marino en el debut como azul (ese día amarillo) del ex – jugador del Valladolid.

El siguiente en la lista es el ‘9’, Miguel no tardará en ser uno más de la columna, como tampoco Manu Busto si recupera las sensaciones que le encumbraron en Lorca. Sólo falta que ellos suban el nivel para que este Oviedo sea capaz de todo, quedan 18 finales por delante y la que se disputará ante el Guadalajara será la primera. Con los intocables a punto todo es posible; prioridad mantener los pies en el suelo pero sabiendo que no se debe renunciar a nada.

Artículo publicado en el número 2 de la revista OVD Magazine.

Fotos: Álvaro Campo

17/1/10

Real Oviedo 3-1 Guadalajara: vuelve la ilusión

Victoria de la unión, victoria de la ilusión del oviedismo. Se empieza a escalar el Angliru, ganar al Guadalajara era obligado antes de la visita al líder Alcorcón y teniendo pendiente aún el partido de Toledo; una derrota hubiese supuesto descolgarse de los puestos altos, pero sobre todo un mazazo para el equipo por caer en el segundo duelo seguido ante un rival directo. Este Oviedo debía demostrarse así mismo no sólo que sabe competir ante los de arriba sino que sabe ganarlos.

Primeros minutos de tanteo iniciales, idénticas sensaciones que en el Salto del Cabello pues los azules se ven incapaces de monopolizar la posesión y de trenzar jugadas con más de cuatro o cinco pases. Pero como ocurriera en Toledo, la fortuna que escaseó durante toda la Liga se alió de nuevo con los de Pichi Lucas, y en la primera jugada ‘seria’ llegó el 1-0: buen centro de Manu Busto a pierna cambiada, Invernón peina hacia atrás para superar a la pareja de centrales y la pelota que se acerca a portería con trayectoria inversa a lo normal por el toque de cabeza de Armando. Sorprende que un portero con la experiencia y la veteranía en Primera División de Álvaro Nuñez se confíe en esa acción; en el área pequeña el portero ha de ser incuestionable. Duda en la salida el uruguayo y Jandro cumple de nuevo a la perfección en el papel de killer, atento a cada balón suelto para remachar.

El gol dio tranquilidad a los de Pichi Lucas pero también exceso de confianza. El Guadalajara llevó el choque a su terreno: duelo trabado, poca circulación de balón, posesiones cortas, mucho juego directo. Los de Félix Arnaiz presionaron la creación azul muy arriba, ni Dani ni Jorge se sentían cómodos para salir con la pelota, y con Rubén García y Curro obligados a recibir siempre de espaldas, el recurso fácil fue el del pelotazo a Jandro, que se vio en una y mil batallas aéreas saliendo bastante bien parado. Las bandas brillaron en la primera mitad por su ausencia, ni los volantes participaron ni los laterales intentaron salir de la cueva. Buen planteamiento de los visitantes, dibujo muy anárquico pero efectivo: cuatro defensas fijos más dos medioscentros tapando a sus pares oviedistas; los jugadores de banda y los de arriba con libertad de movimientos, no era extraño ver sobre el césped del Tartiere un 4-2-3-1, un 4-2-4 ó un 4-4-2 en apenas unos pocos minutos.

El Real Oviedo no estaba cómodo, Pichi Lucas se desgañitaba en la banda pero el problema era de concepto y no de actitud. Quizá Manu Busto debía haber retrasado aún más su posición para generar superioridades en el centro del campo durante unos minutos, volver a monopolizar en zonas lejanas al área visitante y recuperar la confianza para entonces imprimir velocidad a la circulación. El Guadalajara no llegaba con peligro, sensación falsa de bienestar azul; los manchegos demostraron en la ida que son capaces de hacer daño con muy poco.

El empate se veía venir, no por ocasiones sino por la sensación de conformismo local. Jugada Premier League, saque de banda al corazón del área, Dani Hedrera será señalado por la mala prolongación hacia atrás; la culpa en el gol es de Jorge Rodríguez por dormirse en el marcaje a Alain, permite que le ganen la espalda y en distancias cortas medio segundo tarde en la reacción marca la diferencia. Después llegó la demostración de por qué el fútbol es grande: el 1-0 perjudicó al Real Oviedo, el 1-1 le espoleó.


Javi Barral dando profundidad por banda y justificando las credenciales con las que llegó de Alcorcón. Tras un centro suyo Manu Busto avisó, obligó a Núñez a demostrar lo gran portero que fue. En el córner, gol de laboratorio y del que Pichi Lucas se sentirá orgulloso. Siempre he reclamado más trabajo en las acciones a balón parado porque dan muchos puntos, ante el Guadalajara hubo premio. Si hoy los azules dormimos cerca del playoff es gracias a este tanto de pizarra del cántabro, espero que no sea el último del equipo. La reválida llegará la semana que viene ante el rey de la estrategia.

30 minutos para aguantar, objetivo dormir los tiempos y cerrar el partido con una contra. Estaba el choque para Rayco pero Miguel había entrado justo antes del 2-1, y con Manu Busto en estado de gracia el cambio debía esperar. Pudo sentenciar el cántabro en un par de acciones pero el linier parecía tener un muelle en el brazo. La línea defensiva manchega estaba muy adelantada y el final se intuía. En el descuento el destino premió al canario con el tercero, se acabó la sequía. Digna de elogio la definición del canario ante Núñez: carrera de 80 metros con el balón controlado, otro en su lugar hubiese intentado la vaselina lejana para superar la salida del guardameta, para librarse de la carrera del defensa perseguidor y para olvidarse de la fatiga; también pudo optar por el pase a Manu Busto para esconderse de la presión. Pero no, se plantó ante el portero uruguayo, quiebro perfecto y definición con pierna izquierda para que el Tartiere se viniese abajo. Ha de ser importante Rayco en su papel de revulsivo, sobre todo en partidos con el marcador de cara y el contrario volcado hacia el área de Aulestia. Esperemos que el gol le dé la confianza que necesita.


Han sido dos días intentos en la capital del Principado. El “no” de Michu a los vecinos, la victoria sobre el Guadalajara, el resto de resultados del Grupo II … todo salió de cara. Afición y equipo fueron uno, se respira ambiente de ilusión y los puestos de privilegio están más cerca que nunca a falta de finiquitar el duelo de Toledo.

El Domingo seguirá el Angliru ante el líder Alcorcón. Examen sin dos titulares como Rubén García e Invernón, ambos se caen por sanción. Los detalles marcan el destino, Armando se perderá el duelo clave por una protesta al árbitro; ya no es un chaval para perder los nervios, el colegiado estaba calado y debería haber mantenido la calma en momentos de tensión. Se perjudican así mismo porque es el primero que quiere jugar ante el Alcorcón, y también al equipo, ahora mismo estará tirándose de los pelos pero otros compañero entrará en el equipo con la misma ilusión y las mismas ganas. Curro deberá dar un paso adelante, Pelayo afianzarse durante la semana. Llega el momento para Iván Ania, el ‘Príncipe’ debe asumir los galones.

Fotos: Magazine Oviedista

13/1/10

OVD Magazine


A partir de este Viernes día 15 también podréis leerme en la revista OVD Magazine, publicada por la Asociación Espíritu 2003.

En este segundo número, además de mi sección de entrevistas a jugadores y ex-jugadores azules y el espacio 'Esto es Fútbol', podréis encontrar las colaboraciones que acompañarán a OVD Magazine a lo largo de sus distintas tiradas, como las de Pedro Zuazua ('El fútbol con letra entra'), José Mangas ('Jugadores que dejaron huella') y las de Clara Fernández y Nacho del Valle ('La realidad del Club').

OVD Magazine es una revista digital, podréis recibirla gratuitamente en vuestro correo electrónico, todos los Viernes antes de partido en el Carlos Tartiere, suscribiendoos en la Web de Espíritu 2003.

Aquí

Espero que sea de vuestro agrado. La revista nace con mucha ilusión, muchas ganas, y sobre todo, mucho oviedismo. Hablad de ella a vuestros conocidos, recomendadla; OVD Magazine puede ser un nuevo punto de encuentro para los oviedistas.

7/1/10

El desborde tiene un nombre: entrevista a Xavi Moré

Jugador diferencial en Segunda B, referencia del ataque oviedista en el último mes y medio. Su gol en Valdebebas será recordado como el que anotó Xavi Hernández en un campo familiar para Moré, el de Zorrilla, para salvarle la cabeza a Louis Van Gaal. Con el catalán sobre el campo, Pichi Lucas dispone de un hombre de banda que aporta profundidad por la derecha, desborde, uno contra uno ... su fútbol es el remedio a las defensas cerradas que plantean los rivales.

Con un sólo gesto demuestra que la categoría se le queda pequeña, en un control orientado deja ver más calidad técnica que muchos de los jugadores a los que se enfrenta. Es un lujo tenerle en el Real Oviedo, y también en Ovieditis.

- Hola Xavi. Muchas gracias por dedicar tu tiempo a Ovieditis, es un placer.
- “Igualmente, aquí me tenéis para lo que queráis.”

- La derrota del Domingo fue dura, se hicieron méritos para al menos empatar pero en cambio nos trajimos un 3-0 para casa. ¿Cómo está el vestuario?
- “Fue un resultado engañoso y abusivo para los méritos que hicimos, pero claro, en el fútbol lo que cuenta es el gol y hoy por hoy nos cuesta un poco crear ocasiones claras, y el otro día las que tuvimos no las aprovechamos. De todos modos no fue una derrota que doliese como otras porque ante el Universidad jugamos muy bien y dominamos prácticamente todo el partido. Seguimos en la línea ascendente del último mes y medio, que es realmente lo que importa.”

- Se marcó el partido ante el Universidad como clave para asaltar los primeros puestos y como el momento idóneo para dar un golpe encima de la mesa. Ahora estamos obligados a ganar todo en lo que queda de Tourmalet (Toledo, Guadalajara, Alcorcón y Atleti ‘B’) si queremos seguir la estela de los de arriba.
- “Hombre, ganar todo sería fabuloso. Es difícil porque todos son equipos punteros, pero si queremos estar arriba como tú bien dices hay que intentarlo, o por lo menos puntuar en todos; eso nos dejaría seguir la estela de los cuatro primeros. Tenemos que estar tranquilos (afición, prensa, consejo, equipo), muy tranquilos, porque mientras sigamos ahí agazapados tendremos posibilidades de entrar y como bien hemos comprobado todos, en la primera vuelta tras un inicio nada esperanzador hemos remontado el vuelo y estamos sextos. Esto es una maratón y no llega el que más esprinta sino el que mejor regula.”

- Personalmente estás en un momento dulce, te estás convirtiendo en la principal baza atacante y se te ve con mucha confianza.- “La verdad es que me encuentro muy bien físicamente y sobre todo de cabeza, que creo que es lo principal en un jugador. Los extremos también tenemos rachas y ahora mismo tengo mucha confianza en el uno contra uno.”

- Llegaste a Oviedo de repente, tu nombre no había salido en casi ningún medio cuando nos enteramos de tu fichaje. ¿Cómo fueron esas negociaciones? ¿Qué otras ofertas tenías?
- “Fueron unas semanas bastante difíciles para mí personalmente, lo pasé bastante mal. Contactaron conmigo a mediados de Julio y yo les comenté que el Oviedo era mi primera opción (por potencial social y deportivo) y que esperaría su contestación. Tenía varias ofertas, por qué no decirlo, mejores económicamente, pero la solera de un equipo como el Oviedo, su campo y su afición tiraban mucho. Por una razón o por otra, la respuesta del club se demoró mucho y yo en ese momento ya había rechazado varias propuestas por recalar aquí, así que me empecé a poner bastante nervioso. Dos días antes de firmar por el Oviedo estuve a punto de hacerlo por otro equipo, pero el director deportivo (hablamos de primeros de agosto) me aseguró que todo estaba hecho. Esperé y cumplió su palabra. Fue un mal trago pero no hay de lo que esté más orgulloso que la decisión de jugar en el Real Oviedo, en este equipo me siento jugador de Primera.”

- Extraña verte en Segunda B cuando tanto en Valladolid como sobre todo en Castellón demostraste tener nivel de sobra para jugar al menos en Segunda División. ¿Crees que el hecho de debutar en Valladolid con tu padre como entrenador ha perjudicado a tu carrera? O al menos, a tu etapa como blanquivioleta.
- “En Valladolid no creo que me influyese mucho pero sí en la etapa en la que coincidimos en Castellón, en esa temporada me pesó como una losa ser el hijo del entrenador y bajé bastante mi nivel; además la afición no se portó muy bien conmigo. Con todo ello, habiendo jugado 80 partidos en Segunda División no tuve la oportunidad de seguir en ella y terminé recalando en el Pontevedra.”

- Los comienzos aquí fueron difíciles; llegaste sin haber realizado pretemporada y encima te encontraste con problemas físicos antes del comienzo de Liga. Debutaste ante el Atleti ‘B’ y también jugaste ante el filial del Racing, pero después desapareciste de la última convocatoria de Raúl y la primera de Fermín cuando parecía que estabas cogiendo el ritmo competitivo. ¿Qué pasó, hubo algún otro tipo de problema? Nadie entendió que no entrases en el equipo en esos partidos.
- “Los primeros momentos fueron difíciles. No realicé pretemporada y a la semana me pasó factura con una roturilla en los isquiotibiales. Se juntaron el hambre con las ganas de comer. Me acababan de fichar, no jugaba, no podía entrenar y la gente preguntaba por mí... Cuando me recuperé de la lesión tocaba coger la forma y coincidió con aquellos partidos que mencionas, el no jugarlos fue una decisión consensuada con el cuerpo técnico para no forzar la máquina, ya que se jugó miercoles - domingo. No hubo problema alguno con Fermín ni con Raúl, al que le debo mucho de mi presencia en este club, él apretó mucho para que yo viniese.”



- El equipo fue a más a partir del momento en que mejoraste tu rendimiento, y la recompensa fue el gol en Valdebebas; el punto de inflexión de la temporada a mi juicio. Hemos cogido inercia ganadora a pesar del último traspié en Las Palmas. ¿Con qué objetivo se afronta la segunda vuelta?
- “Yo creo que el objetivo es el de la regularidad, puedes perder o ganar pero que la tónica sea el buen juego y las victorias. Como he comentado anteriormente, no hay que ponerse nerviosos, quedan 19 partidos de los que tenemos que sacar 34 ó 35 puntos, algo que veo muy factible vista la progresión del equipo.”

- Ahora que nos hemos enfrentado a todos los equipos del grupo, ¿cuál crees que es el más peligroso?
- “Yo creo que es el Alcorcón, ha sido de los pocos equipos que ha venido al Tartiere a jugar y a ganar. Otros equipos teóricamente fuertes se han metido atrás y han decepcionado. Quizá el Puertollano sea la sorpresa.”

- Desde la llegada de Pichi Lucas el equipo ha mejorado en el trato con la pelota, la fluidez en el juego es mayor y se crea más peligro, pero aún así nos sigue costando hacer gol. ¿Qué crees que falta ante la meta contraria? El Domingo hubo porcentajes de más del 60% de posesión pero apenas se chutó a puerta.
- “El equipo es con diferencia el que más juego despliega en el campo de toda la categoría, pero la pegada arriba hasta ahora está siendo nuestra asignatura pendiente. Si el domingo pasado hubiésemos marcado un gol el partido hubiera sido nuestro seguro, el Universidad estaba metido atrás y les hubierámos doblegado. La realidad es que no fue así y el Uni con dos únicas llegadas en la segunda nos marcó dos goles.”

- Se supone que ante el Toledo Miguel volverá al once, o al menos a la convocatoria. Como extremo que eres, te vendrá de perlas tener una referencia como él en el área, ya lo vimos en tu debut en pretemporada ante el Marino de Luanco. ¿En qué crees que gana el equipo con su presencia?
- “Tener un jugador como Miguel en el área cuando se centra es un seguro de vida. Nos da mucha llegada por bandas ya que se impone a las defensas y abarca mucho espacio, e incluso en ocasiones hace buenos los centros que no lo son. Se volverá a complementar con Manu, Rayco o Jandro a la perfección.”

- Compites por un puesto como titular con Jandro, que por exigencias ha jugado muchos minutos como punta. ¿Qué puedes decirnos de él como compañero, como jugador y como rival por la titularidad?
- “Jandro es una persona genial, la verdad es que tener compañeros como él es un privilegio. Competimos teóricamente por el mismo puesto pero para nada ello ha deteriorado nuestra relación, todo lo contrario: es uno de los compañeros con los que mejor me llevo, y como he dicho, una buenísima persona tanto dentro como fuera del terreno de juego. Me parece un jugador muy interesante y además joven, tiene un buen futuro por delante.”



- La polivalencia es un grado, y más en categorías donde la lista de convocados se reduce a 16. Jandro apreta por banda derecha, ¿te encontrarías cómodo jugando en banda izquierda a pierna cambiada? ¿Qué te parecería jugar en esa posición?
- “Sí que me encuentro cómodo en banda izquierda, he jugado bastante en esa posición. Pero mi experiencia me dice que bajo el nivel en la izquierda, sobre todo a la hora de desbordar, aunque es interesante buscar el recorte hacia dentro para disparar a puerta. La verdad es que con tal de jugar juego hasta de central (risas).”

- Tanto Gonzalo como Rubén destacaron el buen ambiente y la implicación del vestuario. ¿Podrías decirnos quién es para ti el líder del grupo por una parte, y con quién tienes mejor relación por otro?
- “Hombre, por defecto Mario como capitán tira mucho del vestuario, su veteranía hace que tire del grupo tanto en los buenos momentos como en los difíciles. Después Gonzalo, Jorge, Ania o Curro, que son jugadores con mucha experiencia. Personalmente, me llevo muy bien con Ruben González, Jorge Rodríguez, Curro y Jandro.”

- Para finalizar, mándale un mensaje a la afición.
- “El mensaje que le mando es de tranquilidad y paciencia; cuando hay que estar entre los cuatro primeros es al final de Liga, y de nada sirve meterse ahora si luego te desinflas al finalizar la temporada. También decirles que nos vamos a meter en Play-off seguro.”

- Muchas gracias por la entrevista Xavi. Es un lujo tener en el blog a alguien que le marcó un gol a Casillas rompiendo la cintura de Roberto Carlos (risas). Sigue como hasta ahora, eres uno de los intocables y uno de los jugadores que nos da esperanzas para lograr el ascenso.

3/1/10

Universidad Las Palmas 3-0 Real Oviedo: decepción

El Oviedo fue incapaz de cerrar con buen broche una irregular primera vuelta que puede ser vista con el vaso medio lleno o medio vacío dependiendo de quién sea el observador. La derrota por 3-0 ante el Universidad de Las Palmas es tan injusta como clara en cuanto a las conclusiones que se deben sacar del resultado y del partido.

A día de hoy los azules no pueden competir por el primer puesto, y no precisamente por déficit de calidad si no por pegada y empaque. Los canarios anotaron dos goles en sus dos llegadas de la segunda parte, cedieron totalmente la iniciativa al Real Oviedo para correr detrás del balón y mantener a cinco hombres en las inmediaciones de su área para proteger al guardameta Santi Lampón; ni siquiera buscaron un contragolpe que matase el partido mucho antes, si no que se encontraron con el segundo tanto tras un error infantil de Rubén García en la transición.

Los partidos se ganan haciendo goles y al Real Oviedo le cuesta horrores marcar, sobre todo cuando tiene que atacar a un equipo que se encierra con 10 futbolistas de campo en 40 metros. Se paga una mala planificación, un solo ‘9’ en la plantilla que ni siquiera es goleador (Miguel) y tres segundos puntas que no están viendo puerta (y a pesar de ello Manu Busto es el máximo artillero del equipo con cinco tantos). Lo fácil ahora sería recriminar a José Manuel el fichaje de Rayco pero el gran canario venía con un buen currículum a sus espaldas; el desastre viene en que esta plantilla no tiene un killer del área, pero sí cuatro cromos repetidos mientras adolecemos de un matador.

El mercado de invierno nunca es garantía de nada, y menos en este Club. Pero si de verdad se quiere aspirar al ascenso y no conformarse con luchar por la cuarta o tercera plaza, el equipo necesita al menos un par de fichajes. Sobre el césped, además de carecer de instinto asesino, se peca de previsibilidad: la única opción de desborde que tiene el RO sobre el campo es Xavi Moré; Pichi Lucas lo sabe pero el rival también, sólo es necesario un 2vs1 para cortar la vía por la que los azules pueden hacer daño. En banda izquierda no existe un regateador, ni nadie que apure hasta la línea de fondo para colgar el balón o dar el pase de la muerte, no existe profundidad en ese costado.

Armando Invernón ha estado cumplidor en las últimas semanas pero es obvio que no está al nivel de su compañero en banda derecha. Iván Ania puede dar mucho más, pero el físico no acompaña y parece no estar para 90 minutos; aún así, su ostracismo con Pichi Lucas es inexplicable, y más teniendo en cuenta que se trata de un jugador que en una acción a balón parado o en una jugada aislada puede decidir un partido. La opción de emergencia en el carril del ‘11’ está siendo Manu Busto, que adolece de chispa para desbordar y que siempre busca el interior. Tanto pecado tiene el no contar con un goleador como el no contar con un extremo zurdo de garantías.

La receta para desactivarnos es fácil: ayudas en defensa al lateral izquierdo y pivote entre líneas para evitar que Manu Busto se gire, planteamiento 4-1-4-1 y a correr. Sin Miguel no existe recurso del juego aéreo, y sin extremo zurdo no hay alternativa para ensanchar el campo. Un adversario de calidad como el ULP o como a los que nos enfrentaremos en las próximas semanas (Alcorcón, Guadalajara) nos creará problemas con muy poco, no tanto en ataque (que también), si no en defensa. A la estrategia se le insulta una y otra vez en cada lanzamiento de córner o falta lateral: saque de Curro al primer palo para que un defensa despeje con facilidad o envío muy bombeado al segundo palo buscando a Gonzalo pero con toda la ventaja para el portero rival. No entiendo la fijación de Pichi Lucas en que sea el extremeño quien bote este tipo de acciones cuando está dejando clara su incompetencia en este sentido. La plantilla cuenta con lanzadores como Iván Ania, Manu Busto, Xavi Moré o incluso Rubén García, hay variantes para salirnos un poco de la rutina y probar cosas nuevas.



Desde el banquillo hay muchas cosas a mejorar, además del entrenamiento de las jugadas de estrategia. La lista de convocados de hoy fue una pantomima: 17 futbolistas, cuatro medioscentros, un volante zurdo tocado e Iván Ania quedándose en Oviedo. Entre los que se vistieron de corto, tres cartas iguales (Rayco, Manu Busto y Villanueva); meter a Chicho fue contraproducente, y no por la aportación del mierense pero sí por el embudo que se formó en ataque al pasar a Manu Busto a la banda izquierda. El Oviedo no necesitaba un cambio de jugador por jugador entre líneas si no alguien que aportase profundidad y desborde en el flanco zurdo.

Hoy el vaso se ve medio vacío, pero quedan 19 jornadas por delante y todos nosotros hubiésemos firmado hace mes y medio sumar trece de los últimos dieciocho puntos posibles habiendo jugado cuatro partidos a domicilio. Llega la cuesta de Enero, recuperamos a un activo importante como Miguel y es la hora de dar el ‘do de pecho’. Tres puntos valen mucho en esta categoría, encadenar una serie de buenos resultados te mete arriba del todo y más cuando te enfrentas a rivales directos en las próximas semanas.

El juego no es malo, falta lo que todos sabemos pero os animo a que me citéis a dos equipos que fuesen superiores o que hiciesen más méritos que el Real Oviedo para llevarse la victoria. A uno lo tenemos claro, el único rival que intentó jugar al fútbol de tú a tú; el resto se dedicó a buscar el juego directo, a esperar nuestro error individual. Concentración y pegada, ésa es la receta para salir de aquí. No hace falta mucho más, y no porque la Segunda B sea dura, si no por eso precisamente, porque esto es Segunda B y no la Champions League.