28/12/12

Césped artificial para el Tartiere

Fue la primera urgencia que apreció Arturo Elías en su reciente visita a la ciudad. Conoció futbolistas, empleados, palpó muy de cerca el sentir de la afición azul pero también apreció las deficiencias en las instalaciones, que a día de hoy son un lastre para la puesta a punto del ambicioso proyecto que el Grupo Carso tiene para con el Real Oviedo. Carlos Tartiere y Requexón, los dos campos de batalla en la inversión mexicana en el Club, más allá del par de refuerzos que se esperan para la primera plantilla.

"A este césped no se le puede llamar ni cancha". Fueron las palabras de Arturo Elías tras salir por el túnel de vestuarios del Estadio de la Ería. Un problema que no por antiguo deja de ser de urgente solución. Las deficiencias vienen desde el primer día, el Tartiere era un patatal aun con el equipo en Primera División. La ubicación no permite que penetre la luz suficiente, la humedad es abrumadora; las raíces no arraigan y los tapes de césped se levantan en cada frenada, en cada sprint. Cualquier cosa menos una superficie para la práctica del fútbol de alto nivel.

21/12/12

Peligro, Cervero en el área

La dificultad de abrir una tercera etapa, también la de cubrir las expectativas de todos aquellos que ven en Diego Cervero a algo más que un futbolista. Oviedismo a prueba de bombas, él y solo él puede reunir a más de mil personas en la presentación de un futbolista en Segunda B. Fichado por sentimiento y rendimiento, pichichi del Grupo II la temporada pasada y máximo goleador de la categoría durante los tres años de estancia del Real Oviedo tras el ascenso en Mallorca. Consenso, indiscutible, el retorno el hijo pródigo que vuelve a casa convertido en un hombre.

Reválida para los de Sarriugarte en O Vao, tocaba visitar al Coruxo. Los gallegos son la revelación del curso, con permiso del sorprendente Fuenlabrada. No conocía la victoria el Real Oviedo en sus visitas a O Vao, ni siquiera en aquel playoff de ascenso y que llenó de dudas al conjunto de Antonio Rivas tras el 0-0 de la ida en tierras gallegas. Salamanca y Avilés ya cayeron en tierras viguesas, el Tenerife no pudo pasar del empate. Eso, unido a la irregularidad oviedista lejos del Tartiere hacía del duelo del Domingo un examen de fin de trimestre.

Lección aprendida, las dimensiones y el estado del césped de O Vao no fueron un hándicap para los chicos de Sarriugarte, más bien al contrario. La iniciativa y el dominio fueron azules desde el primer momento, estamos hablando de los mejores cuarenta y cinco minutos del Real Oviedo en lo que llevamos de temporada. Javi Casares por detrás del '9' como ocurriera ante el Real Madrid 'C', Diego Cervero en punta como referencia de todo: juego de espaldas, objetivo de descarga y disputa. Ha costado cuatro meses pero ya podemos hablar de un equipo que empieza a girar sobre su figura.

5/12/12

Manu Busto y Josep Señé, ¿sociedad limitada?

Cada convocatoria de Sarriugarte se espera con espectación, con casi toda la plantilla disponible todos no caben en una lista de dieciséis. En LFP cada entrenador dispone de dieciocho futbolistas, Pacheta se quejaba de no poder utilizar todos porque no veía justo prescindir de un jugador que ha entrenado bien durante la semana y que puede ser de ayuda a lo largo de los 90'. La realidad es que en Segunda B más que en otro sitio, el partido empieza con la citación; elegir dieciséis futbolistas teniendo en cuenta al rival y los condicionantes del mismo. La lista marca el plan para el Domingo.

Plantilla de veintiún futbolistas, si acaso la defensa será la zona de más fácil elección porque el cuarto central juega con el Vetusta. El resto ha de pelear y competir por un sitio, Sarriugarte tiene el que para muchos es un bendito problema. Dibujo fijo de 4-2-3-1, podrá cambiar algún nombre, como en Tenerife, pero la disposición sobre el césped es siempre la misma con Félix en el banquillo. Simplifica todo, dos por puesto y a correr. Genera competencia interna, pero de jugador con jugador, no va más allá. Más que otra cosa, la fijación da lugar a incompatibilidades que no tienen porqué serlo.

Al Real Oviedo le cuesta llevar la iniciativa, mandar y someter, abrir defensas cerradas es la asignatura pendiente de un equipo que se sigue buscando a sí mismo. Mediocentro inamovible, sin lesión o sanción la pareja que forman Aitor Sanz y Cerrajería será indisoluble. Capacidades y aptitudes más que conocidas, a partir de ellos habrá que buscar la manera de encontrar solución a las debilidades del colectivo. En Tenerife se echó en falta un futbolista entre líneas, alguien capaz de aparecer en zona de tres cuartos, dar continuidad al ataque, buscar superioridades y confirmar el control que se tenía sobre los locales. Fue al entrar Manu Busto cuando por fin vimos una conducción en zona decisiva, que 'casualmente', llevó al gol del empate.

2/12/12

Punto es punto, caído del cielo

1. Espadas en todo lo alto, duelo de los dos gallitos del grupo con el Avilés como invitado de excepción, en la tarde de hoy quizá se incorpore alguno más a esa zona de privilegio. Rivalidad creciente por los recientes duelos y los objetivos enfrentados; los cánticos escuchados en el Heliodoro, la demostración. Tensión máxima en la segunda mitad de un partido con más de tres puntos en juego por repercusión y autoconfirmación en el trabajo y las ideas de unos y otros.

2. Sarriugarte prioriza en el inicio protegerse de las embestidas que buscar el daño al Tenerife. Álvaro Cuello como lateral zurdo para amarrar a Suso, y no en la derecha para buscar la debilidad de Raúl Llorente junto a Javi Casares. David Fernández ocupó ese costado, correcto, sin alegrías ni fisuras graves en un puesto que le expone. Baquero volvió como central zurdo, pareja de Mantovani para salir en largo desde atrás e intentar buscar con diagonales el 1vs1 de los futbolistas de banda. Colosal el argentino, rey de la anticipación para no dejar recibir ni una sola vez a Aridane en toda la primera parte, cortando de raíz cualquier posibilidad de conexión con Luismi Loro.

1/12/12

Reválida en el Heliodoro

Nerviosismo en las filas azules, los silbidos del Domingo ante el Guijuelo hacen mella en un Sarriugarte que no se esperaba ser discutido a estas alturas del curso. Las estadísticas no son una carta blanca, la exigencia siempre es máxima y lo es aún más con una plantilla de garantías y en un grupo de lo más flojo en la categoría. Declaraciones fuera de tono en el Requexón, defensa de su trabajo más que de los suyos; reivindicarse a través de los errores de otro es ilícito y de mal compañero, innecesario. Ceñirse a los números, a partir de ahí se le podría debatir o no pero esos no engañan a nadie, ése debía ser el discurso.

La batalla del Heliodoro, segunda visita del Real Oviedo a Tenerife en pocos meses. Hoy, como en Mayo, necesidad azul de dar un golpe sobre la mesa para reivindicar trabajo y trayectoria. Partido en la cumbre, seis puntos de diferencia entre unos y otros, ambos llamados a ser la referencia del Grupo I y a pelear por un liderato que facilita el camino hacia la LFP de manera ostensible. Mayor urgencia para los de Sarriugarte, verse a tres partidos de distancia con tanta Liga por delante sería un golpe en la línea de flotación de una afición con nuevas esperanzas tras la ampliación de capital.

Los tinerfeños son líderes sólidos desde el comienzo, en Mareo llegó la primera derrota de una trayectoria hasta entonces inmaculada. Números prácticamente perfectos, sobre todo en el Heliodoro, aunque el fallo de Naya desde los once metros privase al Avilés de sacar un valioso botín de la isla. Mantiene el bloque de la temporada pasada, Aridane y Luismi Loro como referencias goleadoras, Suso en banda diestra como elemento desequilibrante, Sergio Aragoneses y Tarantino como emblemas de la retaguardia. Plantilla para aspirar a todo, Álvaro Cervera en el banquillo para resarcirse de su descenso a Segunda con el Racing y tras su buen papel en Huelva durante la mayoría del curso.