31/8/12

Fuenlabrada, round one

Volvía la Copa del Rey, recuerdo dulce de la temporada pasada pero normalmente esquiva en el destino oviedista. Equipo y afición con ganas de fútbol tras la victoria en Avilés, semana complicada para Sarriugarte por eso de enfrentarse dos veces al mismo rival en apenas cuatro días y en el mismo escenario. Plantear un partido pensando en ganar el inmediato y el siguiente, priorizar el inicio liguero pero también esquivar la Copa Federación, y por qué no, soñar con otra eliminatoria mágica allá por el mes de Diciembre.

Mismo once que el que debutó el Domingo en el Suárez Puerta con la salvedad de Óscar Martínez y Jairo Cárcaba en los lugares de Manu Busto y Diego Cervero. Doble '9' de Sarriugarte para jugarle al Fuenlabrada, descanso para el cántabro de cara a tenerle en las mejores condiciones para el segundo envite. Practicámente nulas las rotaciones del técnico vasco, si salva el próximo duelo ante los madrileños saldrá airoso, si aparece el tropiezo el aficionado se acordará de los que no jugaron. Extrañan las ausencias de Señé y Aquino, ni siquiera se visten de corto y tras haber sido el catalán uno de los mejores en pretemporada.

Tanto rápido de Óscar Martínez, llegar y besar el santo. Volvió el gallego en la primera parte a una función anterior, juego de espaldas a portería y disputa aérea, Jairo Cárcaba nunca encontró su sitio ni supo cómo buscarlo, el doble '9' se pisó mutuamente. El gol bajó las pulsaciones oviedistas, el balón pasó a ser propiedad de los chicos de Cosmin Contra. 4-4-2 en repliegue defensivo, el Fuenlabrada jugaba cómodo por dentro en mediocampo para después buscar el 1vs1 en banda, Javi Cantero fue el más castigado. Soberbios Baquero y Mantovani al cruce para evitar que los madrileños se acercasen a Dani Barrio, también cuando los visitantes jugaron directo buscando a Diego.

Incómodos los azules, las disputas y balones divididos eran para ellos, la intensidad individual y colectiva bajó un punto con el primer tanto. El equipo concedió metros pero los dispuso a la espalda del Fuenlabrada. Jandrín volvió a tener su momento corriendo al espacio, magistral sin balón pero incapaz de desbordar en 1vs1 o ganar línea de fondo para colgar un buen centro. Confianza y paciencia, Sarriugarte debe mantener e inculcar fe al chaval para que la seguridad en la toma de decisiones aparezca; ahí estará la diferencia. En la izquierda Javi Casares, sin brillo ni chispa para inquietar, dejó los detalles de lo que puede dar e hizo el segundo en jugada de estrategia. Fue raro vivir un partido en el Tartiere sin sufrimiento en los minutos finales.

Tras el descanso llegó la reactivación azul, defensa adelantada y líneas juntas para jugar en campo del Fuenlabrada, Manu Busto al mando. Buenos minutos de Iván Rubio en banda derecha, juego asociativo para hacer la posesión aún más oviedista, desparpajo para intentar dar profundidad en una especialidad que no es la suya. Será titular el Domingo, la sanción de Pascual le coloca en el once, la opción Cerrajería debería descartarse de inicio con un solo entrenamiento a cuestas. Será un Real Oviedo distinto, más capacidad en 3/4 y apoyos en corto, pero sin desplazamientos en largo para buscar 1vs1 en banda.

180 minutos de competición azul, cero tantos encajados. El Fuenlabrada se fue sin poner a prueba a Dani Barrio en el primer envite. Brillante y replegado a partes iguales en ambos partidos, la nota positiva es que ni en Avilés ni anoche en el Tartiere se temió por el resultado. Es sólo un boceto del Real Oviedo de Sarriugarte, queda mucho por camino por recorrer. Crecer con victorias siempre resulta más fácil.

Foto: Jonás Sánchez.

26/8/12

Debut soñado, fuera maldición

Dominio, iniciativa, mando y pegada en la primera parte; solidez defensiva y picardía en la segunda para cerrar el partido. Buen comienzo azul en el Suárez Puerta, primer debut liguero con victoria en el reciente transitar oviedista por la Segunda B. Misión cumplida, tres puntos para empezar en la zona alta y no nadar contracorriente como de costumbre, importante enganchar al oviedista perdido estos años. Momentos de brillantez en los primeros 45' para ilusionar a todos.

Sorpresas en la convocatoria, no se vistieron ni Aquino ni Señé, sí lo hicieron Óscar Martínez y Jairo Cárcaba para tener dos '9' en el banquillo. El Jueves y el Domingo habrá duelos frente al Fuenlabrada; ha de haber minutos para todos, Sarriugarte debe introducir en dinámica a los máximos posibles. Jandro volvió al extremo diestro de inicio, Javi Casares fue el desequilibrante en banda izquierda para amargar a Héctor en el 1vs1. Manu Busto recordó al de los mejores tiempos en la primera mitad, tenerle siempre aporta un plus.

Había que salir a mandar, no dejar crecer al Avilés ante los suyos, entrar en un intercambio de golpes era peligroso porque son un equipo veterano pero con calidad. Cortar la conexión Juan-Abraham era el objetivo, gran trabajo de la segunda línea azul para evitar que los locales trenzasen más allá de mediocampo. El primer tanto ayudó al plan, el equipo retrocedió unos metros para ganarlos en ataque a la espalda de Boris y Tornavaca. Allí lanzó Pascual a Jandro, peligroso yendo al espacio pero inberbe en el 1vs1. En la izquierda Javi Casares la quería al pie, hizo estragos por dentro y por fuera, ganó línea de fondo y miró a portería. Gran partido, su gasolina no duró los 90' pero supo trabajar como el resto para que el partido no se le hiciese largo a Sarriugarte.

Acostumbrados a ver a Manu Busto volcado a la izquierda, ayer dejó todo ese perfil a Javi Casares para hacer daño por la diestra, la diagonal a la espalda de Boris fue un puñal a la aspiración del Avilés. Perfecto Cervero como hombre boya, partido para sus compañeros que no para él, el gol 100 se queda para el Tartiere. Ellos cuatro se bastaron, no hubo profundidad de los laterales como en pretemporada, tampoco Aitor Sanz y Pascual pisaron el borde del área. Había que minimizar riesgos, acumular hombres para facilitar transición defensiva y evitar la contra local con Abraham y Geni.

Sufrirá el Avilés en el inicio, la veteranía penalizará tras la pretemporada, siempre tardarán un poco más que el resto en alcanzar el tono para competir. Tienen calidad individual, recursos y variantes, no deberían ser un equipo que luche por la salvación. Juan es su futbolista, báremo y calidad diferencial, Dani Barrio puede dar fe de su golpeo. Gran actuación del meta gijonés, acabar con las dudas en la portería es un paso vital para el equipo, acallar el run run de la grada para que el chico siga creciendo en confianza.

La segunda mitad fue otra, Chiqui de Paz movió pieza con la entrada de Miguel y Naya. Sabemos de lo complejo de defender al primero, por arriba puedes molestarle pero pocas veces ganar el salto, siempre va a provocar balones sueltos en su zona de influencia. Allí estaban Naya para cazar y Geni para la diagonal hacia dentro, Abraham estirando la lona para buscar a Owona. Tocaba ponerse el mono de trabajo, saber sufrir para no pasar apuros. Buen partido de la retaguardia: Baquero fue el sosiego, Mantovani estuvo en todas para confirmar lo que ya decían en las Baleares.

Faltó pausa para ajusticiar a la contra, Manu Busto se perdió cuando quiso jugar a un toque; cuando no lo hizo abusó de la conducción. No había banquillo para matar a un Avilés volcado, entraron Óscar Martínez para sumar minutos y ayudar en el balón parado, Iván Rubio para ganar un hombre en la zona ancha que luego se perdió con la injusta expulsión de Pascual. Jairo Cárcaba no tuvo tiempo, de salir en el 80' la cosa hubiese sido distinta; más que anecdótico su cambio es una declaración de intenciones de Sarriugarte: el chico va a tener partidos.

Buen primer paso, jugar entre semana es perfecto si vas sumando victorias. Ahora Félix ha de enganchar a todos, plantear dos partidos distintos ante el Fuenlabrada para evitar fatiga física y mental, nunca es fácil enfrentarse al mismo rival en tres días. Los que no estuvieron ayer han de sentirse importantes y tener su oportunidad para ganarse el puesto, la competencia interna tiene un ganador mayúsculo: el equipo.

Foto: Irma Collín

24/8/12

Suárez Puerta, primera estación

Nuevo inicio de temporada, mismas ilusiones. El objetivo es alejar fantasmas, escapar a esa tradición que dice que el Real Oviedo es incapaz de ganar su primer partido de Liga en Segunda B desde que transita por las catacumbas del fútbol español. Sacudirse la presión, verse arriba desde el comienzo para no nadar contracorriente el resto del curso, también para enganchar al oviedista que dejó de pisar el Tartiere y al que se necesita más que nunca.

Incógnitas en la alineación de Sarriugarte, todo es nuevo. Ya avisó el técnico vasco la semana pasada que el once del Suárez Puerta no sería el mismo que el que salió en Lasesarre el pasado Sábado ante el Barakaldo. Dani Barrio y la línea defensiva parecen seguros, también Aitor Sanz y Diego Cervero para completar la columna vertebral. Por tanto, cuatro dudas en el once azul: mediocentro, extremos y mediapunta. Cualquiera puede jugar, todos han tenido su momento durante la pretemporada.

Enfrente el Avilés, equipo veterano y curtido en mil batallas, futbolistas otrora de Primera y muchos ex-oviedistas para garantizar el morbo y la tensión del duelo. Ambiente hóstil en el Suárez Puerta, la ausencia de la afición azul se entiende porque no puede tolerar que se abuse de su fidelidad, mucho menos con el fin de pagar la compra de una plaza que deportivamente no se merece. Los de Sarriugarte son el rival a batir, en un duelo regional esas ganas de triunfo se multiplican; todos quieren ganar al Real Oviedo.

Jeffrey y Boris serán los centrales avilesinos, solvencia aérea y colocación, se sentirán seguros si Chiqui de Paz ordena jugar en cuarenta metros pero sufrirán lo indecible si se ven obligados a adelantar la línea defensiva. Adelantarse en el marcador debe ser prioridad azul, condenarles a salir de la cueva para castigar su lentitud en el giro, diagonal hacia dentro de los extremos para dejar en evidencia su falta de velocidad, los años no perdonan. Manu Busto o Señé deberán castigar al espacio, Cervero atraerles a zona de 3/4 para que la segunda línea azul encuentre el zarpazo. Viendo la lista quizá Jefrrey salte al centro del campo y Salva pase al eje de la zaga para minimizar el debe de velocidad.

Su fútbol pasa por Juan, futbolista de banda reconvertido a mediocentro al pasar la treintena, uno de muchos. Gran visión de juego, facilidad para el toque en corto y el pase en largo, pero dificultad para abarcar la zona ancha y en el repliegue defensivo. Será el lanzador para Abraham, en su lado cargará su fútbol el Avilés. Abraham, futbolista de sala, control y técnica de otro deporte, buscará el 1vs1, posee chispa y arrancada para superar a su par en ese primer metro. La apuesta de Sarriugarte para nuestro extremo izquierdo marcará el partido: Jandro para las ayudas defensivas a Javi Cantero o Casares para obligar en transición defensiva a Abraham y desgastarle para el ataque.

Naya es la referencia, Geni se mueve por detrás. El primero marca diferencias dentro del área, sabe desmarcarse e ir bien al espacio, tiene esa punta de velocidad en espacios cortos para ser peligroso cerca de portería. Geni será el llegador, si Abraham gana línea de fondo tendremos un problema porque además de terminar todas las jugadas, es especialista en hacernos goles; aún duele su doblete en Mendizorroza o su tanto que nos dejó fuera de la Copa del Rey en Vallecas con Rivas en el banquillo.

Salir a mandar, hacerles daño en su transición defensa-ataque para crear inseguridad en su salida, para aislar a Naya y sacar a Abraham del partido. Si los de Sarriugarte se adelantan, ceder iniciativa, conseguir metros a la espalda de Boris y Jeffrey para castigarles yendo al espacio. Especial énfasis en la estrategia defensiva, tienen futbolistas para hacer daño a balón parado. Manejar los tiempos, saber cuándo y dónde. Somos el Real Oviedo. Desde el primer día.

Foto: El Comercio.

21/8/12

El mejor fichaje, Xavi Moré

Casi siete meses desde aquel fatídico 22 de Enero. Salto del Caballo, visita a Toledo con las miras en el segundo puesto, la batalla por el ascenso no había hecho más que empezar con el Real Oviedo bien colocado para el banderazo de salida. Xavi Moré volvía a la convocatoria tras la rotura fibrilar que le apartó de la eliminatoria copera ante el Athletic tras ser el artífice de la victoria azul en Valdebebas. Entró a los 32' en sustitución de Jandrín, fue la carta de Pacheta para no perder ni un minuto en á búsqueda de un empate que no llegó. Tras el descanso llegó la fatalidad, un mal gesto en el apoyo rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha y quebró más de un sueño.

Nunca se sabrá que habría sido de la temporada sin aquél minuto fatal en el que Xavi salió y volvió a entrar al césped para instantes después decir adiós al curso. Diferencial como nunca, en su tercer año por fin pudo tener una pretemporada al uso y el resultado no se hizo a esperar. Goles en el primer tramo para ser la individualidad al rescate del colectivo; asistencias en el segundo para ser el estandarte del estilo oviedista. Era su momento, líder en el campo y referente fuera de él, respetado por compañeros y afición en pos de un ascenso que se truncó.

Ayer fue un día especial, por fin el vallisoletano puede sentirse uno más. Alta médica, que no deportiva, para poder trabajar día a día con sus compañeros y a la intensidad que le marque Félix Sarriugarte. Con el inicio de la Liga empieza su pretemporada particular, puesta a punto personalizada para entrar en dinámica de partidos a un mes vista. Para otros futbolistas un trabajo ingrato, para él será un placer el esfuerzo físico tras siete meses de dolor, rehabilitación, y gimnasio de la mano de Barreto. Tan sólo ellos conocen el calvario por el que ha pasado Xavi, imposible pensar en su recuperación sin la labor del bueno de Manuel.

Un mes para apretar los dientes, un mes de sufrimiento pero con balón de por medio para hacerlo ameno. Un mes para dar un paso adelante día a día, para acercarse al nivel de sus compañeros y para recuperar sensaciones en cada golpeo, en cada regate; un mes para afianzar esa rodilla en cada apoyo antes de la competición. Sin prisa pero sin pausa, la paciencia que se ha tenido hasta ahora para cumplir los plazos de recuperación no se deben tirar por tierra al ver cerca la meta, que se lo digan a Sergio Canales tras recaer de la misma lesión en su segundo partido de corto.

Será importante en los planes de Sarriugarte, las bandas siguen gozando de una importancia capital por más que la idea de Félix sea antagónica en las formas a la que tenía Pacheta. Buscar situaciones de 1vs1 en banda, ganar línea de fondo y hacer ancho el campo, eso no cambiará. Xavi Moré volverá a encontrarse con un contexto acorde a sus características, un contexto en el que explotar sus virtudes al servicio de todos; Xavi volverá a disfrutar haciendo lo que más le gusta, y nosotros con él. Bienvenido amigo, te hemos echado de menos.

Foto: lne.es

17/8/12

Código Sarriugarte

Ciclo nueva vida nueva, la llegada de Félix Sarriugarte supone un cambio en la figura del nuevo comandante azul para el nuevo curso. Perfil parecido al de Pacheta en lo que a trayectoria se refiere: ambos ex-futbolistas de primer nivel y con breve pasado como entrenadores en Primera División; la diferencia respecto al burgalés son los años de Félix como técnico en Segunda B al mando de Bilbao Athletic y Sestao River. Distintos en las formas, en la manera de transmitir el mensaje, también en la percepción; ahí es donde llega el cambio.

Hombre de la casa, conoce al entorno y a la afición, sabe cuál es la presión y la exigencia que se encontrará en el Real Oviedo; la ha vivido desde dentro como futbolista y también desde fuera cuando visitó el Tartiere como entrenador del filial vizcaíno. Nadie mejor que un oviedista que ha conocido la realidad azul desde los dos puntos de vista para anticipar sus movimientos a lo que pueda llegar desde más allá del vestuario. Respetado por su pasado a las órdenes de Irureta, uno de los nuestros para identificar a todos con el equipo desde el primer instante.

Pausado, sereno, calmado, no se muestra incómodo ante los medios pero da la impresión de que si de él dependiese las ruedas de prensa no tendrían cabida. Quiere vivir ajeno a los focos, transmitir al futbolista el aire de tranquilidad que se respira alrededor del nuevo Real Oviedo. No tiene la obligación de ejercer como portavoz, tampoco de atraer ni convencer a nadie con un mensaje insistente porque la realidad de la afición es distinta a la de hace tres meses. No se marca objetivos, no dará titulares, quiere paz para los suyos pero al fin y al cabo ésa siempre dependerá de los resultados.

Nueva propuesta futbolística, cambio de cara respecto al juego directo del pasado curso. En pretemporada se está viendo a un equipo que quiere salir con el balón jugado desde atrás, los porteros tendrán un papel importante en la construcción y Baquero apunta a indiscutible en el primer tercio para dar salida desde el perfil zurdo. Balón al piso que dicen los argentinos, asociaciones en corto, superioridad en izquierda para entrar por derecha y viceversa; la recuperación de Pascual es otra de las notas de la pretemporada, Sarriugarte le tiene en estima como quaterback del mediocampo.

Importancia capital de las bandas: ganar línea de fondo, entrar por los costados, esta plantilla acumula hombres de garantía en los extremos, podría jugar cualquiera en prácticamente cualquier equipo. Mucho trabajo sin balón, líneas juntas y defensa adelantada para comprimir y robar rápido, cuanto mejor sea la defensa mejor y más efectivo será el ataque. De ahí la importancia del fichaje de César Diop para el centro del campo, su relevancia va más allá de su capacidad para construir con balón y mover de un lado a otro.

Sigamos a Sarriugarte, trabajo en silencio, sin estridencias. La experiencia de cursos pasados también ha de servirnos a nosotros, sin prisas pero sin pausa. Paciencia en el inicio, empezar bien sería un plus importante pero Roma no se construyó en un día. Comienza una nueva vida, vamos a ayudarle a dar sus primeros pasos.

Foto: RealOviedo.es

9/8/12

Transferibles, no hay retorno

Semana de incorporaciones en el Real Oviedo. Llegaron Javi Cantero, David Fernández y Aarón Bueno, un problema burocrático separa al mediocentro César Diop de convertirse oficialmente en futbolista carbayón, aunque mientras ya se entrena con los que serán sus compañeros. En Córdoba afirman que el central Astrain también estará a disposición de Sarriugarte el nuevo curso, calidad de cedido aunque no ocupando ficha Sub-23. Antes de salir dejen entrar y cubrir necesidades, esta fue la máxima del cuerpo técnico. Con la de Astraín serían 19 las fichas senior ocupadas, tres más de las permitidas por la RFEF.

Tres futbolistas centran la atención de todos, el Club les ha declarado transferibles y les ha dado libertad para buscarse destino lejos de Oviedo. Negredo, Juanpa y Martins, los tres titulares durante buena parte de la campaña pasada ya no cuentan para Sarriugarte. Deméritos deportivos, urgencia por liberar fichas, todo suma para que sean los elegidos para abandonar el Real Oviedo. La salida del franco-senegalés parece un hecho, lleva días con todo arreglado con el Albacete y ahora toca que cada parte intente arañar lo máximo posible en un acuerdo beneficioso para todos los bandos.

El caso de Negredo y Juanpa es distinto. Ambos futbolistas entrados en la treintena, contrato suculento y mayor dificultad para que otros igualen las cantidades que les asegura el Real Oviedo. El Requexón tiene todas las comodidades para un futbolista de la categoría, la ciudad tiene todo para disfrutar, nada les invita a salir salvo la previsible falta de minutos. La declaración de intenciones no deja dudas, quieren luchar por el puesto y cambiar la idea del cuerpo técnico; al fondo de la cuestión está todo lo ya expuesto.

Señalados por la afición, su actuación frente al Real Madrid el primer día no ayudó a mejorar el ambiente. En los juicios de valor no existe el ayer, el fútbol no tiene memoria. El ensañamiento es mayúsculo, hablar de ellos como ex-futbolistas con la Tercera como única salida es un error, ambos fueron titulares en un equipo que aunque no cumplió objetivo se quedó a puertas del playoff. No entran en los nuevos planes, no tienen sitio, pero no olvidemos que Negredo fue fijo en las alineaciones que nos llevaron a ganar en Carlos Belmonte, Valdebebas y escalar hasta la segunda posición antes de Navidad.

Ambos pudieron denunciar cuando tuvieron oportunidad, decidieron dar tiempo al Real Oviedo a pesar de que su compañero Lledó les mostró que denunciando cobrarían lo adeudado en tiempo récord. La culpa fue de quien no les pagó, pero más denuncias hubiesen puesto en aprietos el futuro de nuestro Club. En ese sentido, con sus logros y sus fallos sobre el terreno de juego, el comportamiento de Negredo y Juanpa fue ejemplar y comprensivo. No merecen la lapidación de la opinión pública aunque de sus salidas dependa la confección de la presente plantilla.

El Real Oviedo ha de ser una institución señorial, tratarles como a uno más mientras dure su estancia en el conjunto azul. Entrenar con el resto de compañeros como están haciendo es un gran gesto, otra cosa dejaría nuestra imagen por los suelos. Los partidos pueden ser un buen escaparte, ¿por qué no? De ahí a que futbolistas descartados tengan más minutos que otros que sí contarán para Sarriugarte o incluso que chavales del Vetusta que opositan al primer equipo, hay un mundo. En Pola de Lena Martins fue el segundo cambio, Negredo inclusó portó el brazalete de capitán; no parecen las mejores señales para indicarle a alguien que no tiene sitio.

La línea entre el buen trato y el desprecio es muy fina, manejar el asunto tampoco es fácil para un cuerpo técnico que debe conjuntar una plantilla prácticamente nueva a dos semanas del inicio liguero. La economía compromete todo, pagar un finiquito es un lujo que no está al alcance del Real Oviedo; casi tanto como mantener al día a futbolistas que no van a tener oportunidades por overbooking. Urge solución rápida, aligerar vestuario debe ser la única prioridad para Fermín y Toño Velázquez.

5/8/12

Opositando al primer equipo

Una prueba más en Lugones, ensayo para que Sarriugarte saque conclusiones sobre lo que puede pedir a los suyos, también para que los aficionados vean algunas pinceladas de lo que quiere ser el nuevo Real Oviedo. El Municipal de Santa Bárbara fue un hervidero sobre altas y bajas, los nombres bailaban de un lado a otro pero antes de entrar deben dejar salir. Negredo y Martins son los llamados a abandonar la nave, quizá haya alguna otra sorpresa. Los que están por llegar completarán una plantilla de garantías y de dos hombres por puesto.

Sirve la pretemporada para que el entrenador saque conclusiones, para que sepa lo que puede y no puede exigir a unos y a otros, para estudiar y crear asociaciones entre futbolistas, para que los nuevos fichajes tomen contacto con sus compañeros. Apuesta Sarriugarte del 4-2-3-1, simple punto de partida; mucho más importante que la disposición inicial será la idea por la que apueste el técnico vasco. A falta de un mediocentro, ayer era día para probaturas, también para que algún secundario diese un paso adelante en busca de la confianza del jefe.

Los azules saliendo en corto desde atrás, ni siquiera Dani Barrio sacó en largo desde portería por más que la referencia sea Diego Cervero. Juanpa y Baquero a los lados, tirando a los laterales diez metros más arriba. El Real Oviedo volcado a la izquierda, inicio del ex del Cádiz, búsqueda de 2vs2 en banda con Lennin y Diego Rúa, junto a Pascual atraían al Lugones para que éste último se hartase a buscar el 1vs1 de Jandro en la diestra a base de diagonales. Función ‘quaterback’ para Pascu, le vino como anillo al dedo para aprovechar su golpeo de balón.

Aún así llegaron más los de Sarriugarte por izquierda que por derecha, Diego Rúa sigue reivindicando su oportunidad con los mayores dando un clínic de profundidad: 1vs1, desborde, asociación, también carrera al espacio. Ganó línea de fondo y puso buenos centros, la jugada del 1-2 fue de manual. Apuntó maneras ante el Real Madrid, ayer confirmó el descaro ante un rival menos exigente pero que participará en la misma división que el Vetusta. Es el descubrimiento de la pretemporada, su irrupción en pretemporada puede conllevar incluso algún cambio en la composición final de la plantilla. Tuvo en Lennin al socio perfecto con balón, su asociación promete alegrías en un filial que no quiere repetir errores pasados.

Chapi era el otro chaval de inicio, futuro inquilino del lateral diestro. Su apodo lo dice todo: corta estatura, tren inferior poderoso, fuerza y potencia, nunca da un balón por perdido. Lleva años en boca de todo el Requexón, tras un año de toma de contacto éste debe ser en el que se confirme como realidad para el Vetusta. Todos tienen la obligación de dejar al filial lo más alto posible en Tercera, deben hacerlo si se quieren ganar el sitio con los mayores porque a los de casa siempre se les exige un plus más para llegar. El Lugones buscó su perfil para hacer daño pero Chapi no sufrió en defensa: infranqueable 1vs1, no perdió ningún duelo individual y eso ya dice mucho.

Con media hora por delante salió Jairo Cárcaba para sustituir a Cervero, nunca es una tarea fácil. Otro que apuntó buenas maneras en el amistoso ante los de Mourinho, la probable salida de Martins le coloca como tercer espada para el puesto de ‘9’, minutos sin presión para el que debe ser el delantero del futuro. La exigencia la tendrá en el filial, allí deberá apuntar a los registros que se le suponen tras ser pichichi en División de Honor con el Roces. Altura y físico imponente, poderío aéreo, anotó el quinto con un salto incontestable. Juego de espaldas a portería, posee cuerpo para proteger cualquier balón y descargar fácil, esa faceta ya la conocíamos. Ayer le vimos correr al espacio, superar en velocidad a su par con zancada y potencia.

La pretemporada es un examen para ellos, una toma de contacto para el resto. De momento sobrepasan las expectativas, nadie esperaba el salto de calidad. Jairo Cárcaba, Diego Rúa, Chapi y Lennin destacaron sobre el resto pero no fueron los únicos. Coutado vio puerta jugando por detrás del punta, fue enlace para Pascual y Rubio; Efrén se desplazó al lateral ayer pero será el Káiser del Vetusta, quién sabe si alternativa central al primer equipo. Todos ellos aprueban con nota, Sarriugarte sabe que puede contar con ellos y Palacios se frota las manos porque los chavales vienen pisando fuerte.

Foto: Dawlad.