5/8/12

Opositando al primer equipo

Una prueba más en Lugones, ensayo para que Sarriugarte saque conclusiones sobre lo que puede pedir a los suyos, también para que los aficionados vean algunas pinceladas de lo que quiere ser el nuevo Real Oviedo. El Municipal de Santa Bárbara fue un hervidero sobre altas y bajas, los nombres bailaban de un lado a otro pero antes de entrar deben dejar salir. Negredo y Martins son los llamados a abandonar la nave, quizá haya alguna otra sorpresa. Los que están por llegar completarán una plantilla de garantías y de dos hombres por puesto.

Sirve la pretemporada para que el entrenador saque conclusiones, para que sepa lo que puede y no puede exigir a unos y a otros, para estudiar y crear asociaciones entre futbolistas, para que los nuevos fichajes tomen contacto con sus compañeros. Apuesta Sarriugarte del 4-2-3-1, simple punto de partida; mucho más importante que la disposición inicial será la idea por la que apueste el técnico vasco. A falta de un mediocentro, ayer era día para probaturas, también para que algún secundario diese un paso adelante en busca de la confianza del jefe.

Los azules saliendo en corto desde atrás, ni siquiera Dani Barrio sacó en largo desde portería por más que la referencia sea Diego Cervero. Juanpa y Baquero a los lados, tirando a los laterales diez metros más arriba. El Real Oviedo volcado a la izquierda, inicio del ex del Cádiz, búsqueda de 2vs2 en banda con Lennin y Diego Rúa, junto a Pascual atraían al Lugones para que éste último se hartase a buscar el 1vs1 de Jandro en la diestra a base de diagonales. Función ‘quaterback’ para Pascu, le vino como anillo al dedo para aprovechar su golpeo de balón.

Aún así llegaron más los de Sarriugarte por izquierda que por derecha, Diego Rúa sigue reivindicando su oportunidad con los mayores dando un clínic de profundidad: 1vs1, desborde, asociación, también carrera al espacio. Ganó línea de fondo y puso buenos centros, la jugada del 1-2 fue de manual. Apuntó maneras ante el Real Madrid, ayer confirmó el descaro ante un rival menos exigente pero que participará en la misma división que el Vetusta. Es el descubrimiento de la pretemporada, su irrupción en pretemporada puede conllevar incluso algún cambio en la composición final de la plantilla. Tuvo en Lennin al socio perfecto con balón, su asociación promete alegrías en un filial que no quiere repetir errores pasados.

Chapi era el otro chaval de inicio, futuro inquilino del lateral diestro. Su apodo lo dice todo: corta estatura, tren inferior poderoso, fuerza y potencia, nunca da un balón por perdido. Lleva años en boca de todo el Requexón, tras un año de toma de contacto éste debe ser en el que se confirme como realidad para el Vetusta. Todos tienen la obligación de dejar al filial lo más alto posible en Tercera, deben hacerlo si se quieren ganar el sitio con los mayores porque a los de casa siempre se les exige un plus más para llegar. El Lugones buscó su perfil para hacer daño pero Chapi no sufrió en defensa: infranqueable 1vs1, no perdió ningún duelo individual y eso ya dice mucho.

Con media hora por delante salió Jairo Cárcaba para sustituir a Cervero, nunca es una tarea fácil. Otro que apuntó buenas maneras en el amistoso ante los de Mourinho, la probable salida de Martins le coloca como tercer espada para el puesto de ‘9’, minutos sin presión para el que debe ser el delantero del futuro. La exigencia la tendrá en el filial, allí deberá apuntar a los registros que se le suponen tras ser pichichi en División de Honor con el Roces. Altura y físico imponente, poderío aéreo, anotó el quinto con un salto incontestable. Juego de espaldas a portería, posee cuerpo para proteger cualquier balón y descargar fácil, esa faceta ya la conocíamos. Ayer le vimos correr al espacio, superar en velocidad a su par con zancada y potencia.

La pretemporada es un examen para ellos, una toma de contacto para el resto. De momento sobrepasan las expectativas, nadie esperaba el salto de calidad. Jairo Cárcaba, Diego Rúa, Chapi y Lennin destacaron sobre el resto pero no fueron los únicos. Coutado vio puerta jugando por detrás del punta, fue enlace para Pascual y Rubio; Efrén se desplazó al lateral ayer pero será el Káiser del Vetusta, quién sabe si alternativa central al primer equipo. Todos ellos aprueban con nota, Sarriugarte sabe que puede contar con ellos y Palacios se frota las manos porque los chavales vienen pisando fuerte.

Foto: Dawlad.