25/7/12

Real Oviedo 1-5 Real Madrid

Presentación ante el favorito a todo, aún sin los de la Eurocopa son temibles por la influencia de Mourinho en el banquillo. Partido para comprobar a flor de piel la ilusión desbordada por la llegada de una luz en el panorama futuro del Real Oviedo; 17500 espectadores en el Nuevo Tartiere para impresionar a todos. Entrenamiento magnificado, dos partes diferentes, por más que los azules saliesen con los mismos tras el descanso. Alguna pincelada de lo que quiere Félix Sarriugarte para los suyos en el nuevo curso, también errores ya conocidos de la temporada pasada.

1ªPARTE

- Castilla, dueño del balón: eran los chavales de Toril, Adán y Granero representaban a la primera plantilla en el once inicial. Facilidad pasmosa para mover de un lado a otro, de derecha a izquierda o viceversa, no importaba. Intercambio de posiciones entre Granero, Mosquera y Álex Fernández, uno siempre recibiendo a la espalda de Aitor Sanz y Pascual.

- Presión azul ineficaz: descoordinada, cada uno por su cuenta, lógico tras una semana de entrenos. Inferioridad numérica en mediocampo, desbordante el Real Madrid con situaciones de 2vs2 en banda. Los azules perseguían al hombre, ahí resaltan las diferencias de categoría y nivel. Ese medio segundo para sacar un metro en la salida, para ganar el balón dividido, para aguantar un cuerpo a cuerpo sin caer al suelo, ese medio segundo que separa a la élite del resto.

- Defensa lenta, línea adelantada: paraíso para que Morata demostrara ante sus jefes que es alternativa válida en el equipo blanco, hizo lo que quiso con los centrales carbayones. Juanpa salía a la marca, Denis y Lucas eran cuchillos entrando al espacio. Negredo fuera de todo, lento en el giro, sobrepasado por completo. Lucien Owona regala el primer gol, siguen las carencias con balón.

- Dani Barrio, líbero: función escoba, salió al paso de Morata y Lucas para evitar el mano a mano ante su portería. Ágil bajo palos, creciente en las salidas por alto. Riesgo máximo por la endeblez defensiva, el césped fue haciéndole perder confianza en el juego de pies hasta que Di María le arañó el cuarto gracias a ese medio segundo para meter la puntera en la presión.

- Jugar en corto, prioridad Sarriugarte: buscaron los azules rasear el cuero, costará coger hábitos tras el estilo Pacheta. Dani Barrio buscaba a Juanpa, Negredo nunca se ofreció y cuando intentó jugar regaló el tercero. Dos medioscentros más Manu Busto, el cántabro venía a buscar y Pascual rompía, los tres fueron creciendo con el paso de los minutos. Cervero referencia en el juego de espaldas, que no referencia aérea. Destacó más lo que el equipo quiso hacer que lo que hizo.

2ª PARTE

- Martins como falso ‘7’: recurso ya comentado en el blog, la de cal y la de arena. Imberbe e ineficaz buscando el pasillo interior y dejando el exterior para Owona; puñal y eléctrico cuando buscó ser profundo por fuera, fue quebradero de cabeza para Ríos. Tuvo el premio del gol que tanto se le resistió el curso pasado, la insistencia en la presión tuvo recompensa. Veremos si la apuesta del franco-senegalés como extremo fue un recurso por la falta de efectivos o se convierte en opción a medio plazo para Sarriugarte.

- Mejora sin balón, cortocircuito blanco: más hambre, más sueltos, como si el 0-3 hubiese liberado a los oviedistas. El césped no ayudó a la defensa blanca, tampoco a Jesús en la acción del tanto azul. El equipo robaba en zona de 3/4, el peligro llegaba por la premura en la recuperación. Cervero y Martins espoleaban al Tartiere, Manu Busto hacía de las suyas entre líneas. Las tornas cambiaron en los segundos 45’ aunque Di María cerrase con un doblete.

- El Vetusta aportó buenos minutos: buen escaparate para Jairo Cárcaba, reivindicado como ‘9’ para el filial, tras su año de adaptación está ante su momento para ser referencia y alternativa con los mayores. Jandrín, Rúa, Efrén o Jaime, todos dieron la talla ante Higuaín y Cía. Palacios tiene mimbres para una buena temporada con los chicos sin apuros anteriores.

- La sentencia, contra letal: un reflejo de unos y otros, no por los que estaban sobre el césped sino en general. Falta lateral a favor de los azules, todo termina con el quinto de Di María tras la contra de 4 vs Chapi en la transición blanca. Sirve como lección, para los chavales un aprendizaje y una experiencia inolvidable; para los mayores, carga de minutos y prueba de nivel.

Foto: lne.es

12/7/12

Futuro a la vista

Ha costado lo que no está escrito, pero esta afición lo ha vuelto a hacer. El ciclo de Control Sport en el Real Oviedo ha llegado a su fin de una vez por todas. Nunca habrá palabras para agradecer lo suficiente la labor de la APARO, de Symmachiarii y de Espíritu2003 en pos de la salvación de nuestro equipo, también la del Alcalde Agustín Iglesias Caunedo que desmarcándose de los pasos de su precedesor, ha apostado por el futuro del Real Oviedo y se ha posicionado del lado de sus legítimos dueños, la afición. La hoja de ruta ha sido un éxito.

Oviedistas en el Consejo, Toni Fidalgo al mando para asegurar estabilidad y gestión en estos meses, que el optimismo desmesurado no haga perder el norte. Sabino López como vicepresidente, los enormes Juan Ramón González y Pedro Zuazua como consejeros. Y Pablo Álvarez de Linera como secretario. Un consejo de oviedistas y para oviedistas en espera de la deseada ampliación de capital. GRACIAS A TODOS.

No gastar una peseta que no se haya generado, ésa es la idea de Fidalgo. Quique Pina ya habló tras reunirse con el Alcalde de la importancia de alcanzar un gran número de socios para invertir en la primera plantilla. El dinero de la ampliación no es seguro, nadie lo garantiza. El Real Oviedo no se puede hipotecar en el primer equipo pensando que va a recibir una cantidad y después no llegar a ese objetivo. Ahora es el momento del aficionado, toca demostrar con hechos que lo nuestro no tiene adjetivos, una vez más. Abonarse en masa, objetivo 15.000 socios para un poder incomparable en la Segunda B. Engalanar el Tartiere ante el Real Madrid, formar colas, atraer gente y publicidad, todo suma.

Después acudir a la ampliación, no caer en el error de 1992 que nos ha llevado hasta aquí. Se necesita el dinero pero también restar poder accionarial a Alberto González, que sigue estando ahí. Cada acción costará 10'75 euros, no habrá excusa. No tengo dudas de que estaremos a la altura del Real Oviedo y de los que ya han hecho posible que tengamos la oportunidad única de proporcionarle un futuro mejor a nuestro Club.

Hoy es el primer día del resto de nuestra historia.

VOLVEREMOS

8/7/12

Adiós y suerte, gracias Pelayo

Imposible la felicidad completa en el Real Oviedo, el día siguiente de la vuelta del hijo pródigo fue el de la confirmación de la salida de la última joya del Requexón, el espejo para los que venían por detrás. El sueño de una plantilla con un buen puñado de exponentes de la casa se esfuma, hubiese sido precioso ver a dos referentes de distintas generaciones convivir en un año quién sabe si mágico. Pelayo acepta un contrato por tres temporadas con el Elche, jugará en Segunda con 21 años, la apuesta es ambiciosa pero también arriesgada, el chaval ha sido valiente en su decisión.

La exigencia es máxima, en Elche será un desconocido para el aficionado, deberá justificar sus minutos desde el primer momento. Competencia extrema, no se ha ido a un Club cualquiera sino a un candidato al ascenso a Primera, un equipo que se quedó a las puertas en 2011 y que no ha estado a la altura este curso. Esa decepción obliga más, las negociaciones por el portero César y el extremo Vicente dicen mucho de la ambición de su proyecto. Pelayo será uno más, ningún privilegio viniendo de donde viene, sabe que tendrá que sudar y trabajar cada oportunidad a las órdenes de Fran Escribá.

Baja sensible para el nuevo proyecto azul, el chaval tenía todos los ingredientes para ser un indiscutible en el equipo, que no titular por decreto, nadie tiene ese privilegio. Calidad fuera de duda, emperador de la segunda línea, segundo máximo goleador de la plantilla desde el mediocentro; Pelayo es fortaleza y llegada, el factor sorpresa en ataque. Ocupaba plaza Sub-23, esas piezas tan codiciadas por la limitación de 16 fichas 'senior'. Y a todo esto añadir el factor sentimental, la implicación con el Real Oviedo, el amor y el respeto a unos colores y un escudo. Pelayo sabía dónde y para qué estaba, con él y con la vuelta de Cervero el oviedismo estaba asegurado en el vestuario.

El tiempo dirá si es o no el momento de irse, hablar sin conocer todos los condicionantes es irresponsable. Hasta el 11-J todo en torno al Real Oviedo son suposiciones, rumores e intenciones, después de la Junta quedará todo más definido. Si el plan sale como debe y Quique Pina es nombrado gestor deportivo, la ilusión será desbordada; el murciano es sinónimo de éxito como ya demostró en Ciudad de Murcia y Granada. Recalará en Oviedo con ambición y proyecto, nuestro club tiene todo lo que debe tener para llegar en volandas a Primera con una buena gestión. Cuando el proyecto se confirme será momento de valorar la decisión de Pelayo.

Si se cumple la hoja de ruta hablaremos de precipitación de Pelayo, con Quique Pina se abrirían las puertas de un retorno a Segunda, una plantilla de garantías y la oportunidad para Pelayo de recorrer todo el camino hasta la cima con el equipo de su vida. Con 21 años siempre hubiese tenido la oportunidad de salir más adelante, el camino más largo tiene recompensa si no cejas en el empeño. Si por el contrario la Junta y la ampliación de capital son un fracaso, es obvio que el chaval habrá tomado la decisión correcta porque comprometer tu futuro a un Real Oviedo a la deriva es romántico pero carente de lógica.

Pase lo que pase a partir del miércoles, hacia Pelayo sólo podemos tener gratitud y respeto. Sentimiento indiscutible, sabemos que siempre será uno de los nuestros. Nos obligará a tener un ojo en Elche como ya lo tenemos en Málaga, Madrid o Londres, uno más para la causa y para propagar el trabajo del Requexón por el planeta fútbol, Mata lo ha hecho internacional.

¡¡MUCHA SUERTE PELA!!

Foto: Jonás Sánchez

4/7/12

El retorno del '9'

El día ha empezado con el mejor de los despertares: el ídolo Diego Cervero vuelve al Real Oviedo. Su nuevo contrato dice que por dos temporadas, nosotros esperamos que sea por y para siempre; que nunca más vista otra camiseta que no sea la azul, que nunca más le inviten a salir, que llegue hasta donde le permita su fútbol pero siempre con nosotros. Porque su figura es mayor que la de un delantero goleador, mayor que la de un futbolista. Diego personaliza mejor que nadie que yo haya visto el orgullo, el valor y la garra del oviedista.

Dos veces le mostraron la puerta, primero un Consejo inepto y después otro incalificable; y dos veces ha vuelto al rescate del Real Oviedo cuando la situación es angustiosa. La primera, tras un penoso descenso a Tercera que quedará grabado por siempre como el mayor borrón en la historia de nuestro club. La segunda lo hace como referente de una nueva etapa: será la imagen del cambio, de la ilusión, del despegue, del renacer de las cenizas. Para ello habrá que seguir delegando, cada acción es importante para derrocar a Alberto González el 11-J y enterrar la era más negra en la historia de nuestro Club.

Diego Cervero no necesita carta de presentación. Es lo que cualquiera de nosotros desearía ser. Cuando marca, marcamos todos; cuando esprinta, esprintamos todos; cuando llora, lloramos todos. Futbolista que conecta con la grada de manera inimaginable, líder y emblema dentro y fuera del vestuario, Aitor Sanz deberá ir entregando el brazalete que con tanto honor ha llevado porque su legítimo dueño ha vuelto para quedarse. Diego es la representación de la afición en la plantilla, un chico que pase lo que pase ya se ha convertido en eterno del oviedismo como antes lo fueron Herrerita, Lángara o Carlos.

Pero más allá del simbolismo de la vuelta de Diego Cervero al Real Oviedo, estamos hablando del fichaje del máximo goleador en Segunda B de las tres últimas temporadas, 'pichichi' del grupo II en los dos últimos cursos con el UD Logroñés. Un refuerzo tremendo, que unido a la más que probable gestión deportiva de Quique Pina, vislumbra un futuro ilusionante con el único objetivo del ascenso a la LFP como campeón de grupo de una vez por todas. Estamos ante las semanas más importantes para futuro del oviedismo desde 2003.

Delantero centro, '9' de área a la antigua usanza, referencia aérea, resolución en la estrategia ofensiva y defensiva, juego de espaldas, definición de primeras y trabajo incansable. Ése es el Diego Cervero futbolista. Deseoso de comprobar su conexión con Xavi Moré en banda diestra, el catalán será su mejor socio desde el extremo cuando se recupere de su lesión. El entendimiento con Manu Busto llegará solo, los buenos futbolistas encuentran la manera de coexistir y el talento del cántabro es descomunal.

Faltan otras piezas, aún se ha de ganar la batalla de la Junta de Accionistas y volcarse en la ampliación de capital para asegurar el futuro económico del Real Oviedo. Es la oportunidad de que la afición se haga con un porcentaje importante de acciones, de asegurarse voz y voto en el devenir del Club. El toque de ilusión lo pone Cervero, todos estamos, y lógicamente le incluyo a él también, como un niño con zapatos nuevos. El día en que nos preocupemos únicamente de lo que pasa en el césped está cada vez más cerca.

¡BIENVENIDO A CASA DIEGO!