31/1/12

Lledó, el guardián silencioso

No se lleva las portadas, esas son para Xavi Moré, Manu Busto, Pelayo, ayer para Nano por su golazo y momento de forma o para Abasolo por su reconciliación con el Tartiere. Pero todo empieza en Lledó, primer atacante igual que Martins es el primer defensor del equipo de Pacheta. Presente en siete de las nueve victorias consecutivas en el Tartiere, un único gol encajado en toda la racha, números cantan. Con él dentro el equipo fue un cohete por más que Dani Barrio no fuese culpable del mal inicio, quizá con el chaval la inercia positiva fuese la misma, nunca lo sabremos.

Empezó como el resto, seis tiros a puerta y seis goles en contra en los dos primeros partidos, Leganés y Toledo tuvieron máxima efectividad ante puerta y eso hunde la moral de cualquiera. Dani Barrio salvó al equipo en Copa, Pacheta le dio confianza en Liga buscando el estado de gracia, buscando dar con la tecla para que todo fuese como el curso anterior. Lledó mantuvo el tipo a pesar de verse relegado a la suplencia por un chaval que en principio no debía hacerle sombra. Supo aceptar su papel y esperar su oportunidad, siempre antepuso al equipo y a su compañero, nunca una mala cara, un lujo tenerle compitiendo por el puesto como reconocía Pacheta.

Volvió ante el Conquense para ser salvador, su parada en el descuento valió tres puntos sin los que no se entendería la reacción azul. Después de eso ya hizo suya la portería por méritos propios aunque el mensaje de Pacheta a sus chicos no fuese el ideal: “salva un punto aunque conlleve tu expulsión y serás recompensado con el banquillo”. El Real Oviedo no está para premios individuales aunque el precio a pagar fue injusto, la próxima vez puede que Dani Barrio se lo piense dos veces antes de meter la mano fuera del área aunque vaya en perjuicio del equipo. Quien dice Dani Barrio dice cualquier otro, el futbolista es egoísta por naturaleza aunque en la actual situación no parece que haya nada que temer. El tiempo ha dado la razón a la decisión del míster pero no a sus formas. Lledó ya es tan indiscutible como el que más.

Héroe ante el Conquense, sostuvo al bloque en el Carlos Belmonte cuando el Albecete inclinó el campo hacia su portería en la segunda parte. Dos partidos para ganar la confianza de todos, dos partidos para que el equipo hiciese creer que el sueño era posible. Lledó fue decisivo, también ante el Coruxo en una primera parte complicada, siempre ahí. No es fácil ser portero de este Real Oviedo: o no te llegan en 89’ o lo hacen por oleadas, no existe el término medio. No es lo mismo, difícil ser un muro cuando siempre te ponen a prueba pero aún más intervenir en frío tras todo un partido de calma. Transmite seguridad, sobriedad, maneja los tiempos con el marcador a favor, la voz de la experiencia.

Primer atacante de Pacheta, suele ser el que lanza al equipo arriba buscando la prolongación de Martins, empujando a Negredo y Juanma al mediocampo para juntar líneas. Función de hombre libre como lo era José Molina en el Atleti del doblete, no es normal ver a un portero botar una falta a 40 metros de su área. Eso dice mucho de la ambición del míster pero también de la confianza en el golpeo de Lledó, un mal gesto es medio gol pero ni un error del andaluz con el pie hasta el momento. No son los suyos despejes sin destino, sabe lo que se hace y cada chut tiene un fin, nada al azar. Ahí sigue instrucciones de Pacheta: prioridad de buscar al punta e iniciar juego ofensivo, pero complicación ninguna en caso de duda. Si no exige a sus centrales, menos a su portero.

No concede segundas ocasiones a los rivales, misma sobriedad con las manos que con los pies. Bloca cuando tiene oportunidad como en el descuento ante el Tenerife en el Tartiere, no tiene problema en mandar el cuero a córner sabiendo de la fortaleza aérea de los suyos, ya lo vimos ante todo un Athletic. Nunca compromete ni a Juanma ni a Negredo, dentro del área nadie es apagafuegos porque Lledó no duda, está inmenso en todo lo que hace.

Ya las ha visto de todos los colores, muchos años de fútbol le convierten en líder del vestuario, capitán sin brazalete como lo son Negredo, Candela o Falcón. La voz de la experiencia, sabe cuándo animar y cuándo toca poner a los suyos en alerta. Sus compañeros le respetan y le escuchan, la complicidad con todos es total. Sus carreras tras los goles ya son legendarias, casi fue el primero en abrazar a Martins tras su chicharrazo ante el Coruxo, el Domingo también estuvo en la celebración cuando Juanma llevó a hombros a Abasolo. Detalles que fortalecen el vestuario, el ambiente es inmejorable por victorias y por piña, el grupo va en la misma dirección independientemente de que uno juegue y el otro espere la oportunidad. Todos juntos son el rodillo.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Lne.es

28/1/12

Jandrín y Abasolo, el gran reto

La mala noticia del pasado fin de semana no fue la derrota en el Salto del Caballo sino la grave lesión de Xavi Moré. Se cumplieron los peores pronósticos aunque la esperanza de un simple esguince nos mantenía expectantes. Seis meses de baja para el extremo catalán, adiós a lo que queda de temporada regular y también al playoff de ascenso. El equipo deberá jugarse el todo por el todo sin el referente, sin el futbolista que refleja a la perfección el estilo Pacheta, el que sujetó al bloque en las primeras semanas de duda. Crecer sin Xavi Moré, un desafío más. Por si ascender no fuese por si mismo una gran montaña a escalar.

Avisa José Manuel de que no hay urgencia por fichar, por una vez comentario acertado. No puede mostrar ansiedad el Real Oviedo por encontrar sustituto en el mercado, eso solamente acerca medianías y encarece el precio. Si viene alguien debe igualar o al menos acercarse al nivel mostrado por Xavi, de otra forma es innecesario. Pacheta va a muerte con los suyos, tampoco las arcas recomiendan un esfuerzo más si el que llega no da el salto de calidad respecto al resto. No hay límite en el calendario, al ser un lesionado de larga duración el Real Oviedo puede dar de baja la ficha federativa de Xavi Moré en cualquier momento para incorporar un futbolista. Mientras se peina el mercado, Jandrín y Abasolo lucharán por el puesto. Oportunidad para el chaval pero también para el vasco, lucha de futuro y presente.

El primero ha sido la alternativa en los meses de Diciembre y Enero, titular desde la eliminatoria copera ante el Athletic, minutos y partidos importantes para su desarrollo. El colectivo no se resintió del cambio, siguió sumando victorias en Liga salvando la derrota en Vallecas, dio la talla ante los leones de Marcelo Bielsa y volvió con fuerza de las Navidades. No fue decisivo Jandrín, no era momento para exigirle responsabilidades más allá de sacrificio defensivo y abrir el campo, no estando Manu Busto, Nano, Martins y el resto de veteranos allí. A partir de ahora la cosa cambia, Jandrín deberá hacer más que cumplir el expediente, no le queda otro remedio. Mayor profundidad, ganar el 1vs1 para que la única baza azul no esté en la banda izquierda.

El público mantiene el nivel de exigencia al jugador sin mirar el DNI; puede que incluso suba el listón con los del Requexón. El socio es soberano pero ha de saber que cada cosa tiene su momento. Pelayo empieza a ser indiscutible en su cuarta temporada con el primer equipo, antes las vio de todos los colores y alternó titularidades con épocas de pocos minutos. Todo eso va en la fase de aprendizaje. El papel de Jandrín aún es complementario, crecer a la sombra de Xavi Moré, pulir defectos poco a poco, ganar músculo y tren inferior para ser diferencial a medio plazo. Con la lesión del catalán deberá matricularse en un curso acelerado de madurez, tendrá que trabajar muy duro, sesiones extra de campo y de gimnasio si quiere salir vivo de la reválida porque todos los ojos estarán puestos en él.

El examen le viene demasiado pronto a Jandrín pero las cosas hay que afrontarlas según te vienen, puede que marque su futuro. Pacheta lo sabe, es consciente de que el chaval no puede ser el centro de los focos, por eso Abasolo apunta a titular ante el Celta B en el Tartiere. Medida para descargar de presión a Jandrín pero también para intentar recuperar a Paul, quizá la última oportunidad del vasco. Ya no hay excusa en el plano personal, el Gobierno indultó al futbolista por lo que la pena de cárcel queda en nada salvo que el chico vuelva a delinquir. Puede volver a centrarse en su profesión, tiene cinco meses por delante para volver a sentirse futbolista, para justificar su fichaje y recuperar su calidad; cinco minutos para ganarse el indulto más difícil, que no es otro que el del Carlos Tartiere.

Tendrá que ponerlo todo de su parte, adaptarse de una vez al estilo del míster: dejar las conducciones, ser directo y profundo pegado a la banda, estirar la lona rival para que sea más fácil jugar con espacios. Pacheta por su parte puede ganar con Abasolo un nuevo cromo, el de futbolista que aporte toque y pausa por dentro cuando el rival anule el estilo, el que sea capaz de jugar en zona de 3/4 cuando las líneas estén estiradas, un amigo para Manu Busto en la asociación. Dependerá del compromiso de Paul y sus ganas de reivindicarse, puede que hasta de su amor propio. Mañana comienza el reto.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: elcomercio.es

23/1/12

Toledo, otra vez

Jornada propicia, el empate del Castilla ante el Conquense en Valdebevas daba alas a los azules para recortar la distancia con el líder. El domingo le salió perfecto a los de Toril, aumentaron un punto respecto a Lugo, Real Oviedo y Tenerife. Queda mucha Liga, el filial blanco comienza a dar signos de debilidad por más que los de Pacheta no estén aprovechando la oportunidad de acercarse al primer puesto. 18 jornadas dan para mucho, la batalla será larga y ganará el mejor fondista.

Enfrente el Toledo, presente el fantasma del 0-3 y también el de jugar a las 12h a domicilio, siete puntos de dieciocho posibles con el horario matutino. Ganas de mandar y vengarse como ante el Leganés hace una semana, pronto el partido se convirtió en un cúmulo de imprecisiones por ambos equipos. El árbitro no colaboró en nada, cortó excesiva e innecesariamente el juego durante todo el choque, no se dio cuenta de que la Segunda B es categoría de contacto y lucha, hay que dejar jugar sin permitir la barra libre. Centros del campo inexistentes, pausa nula, continuidad ausente, todo apuntaba a gol partita, quien primero marcase tenía muchas papeletas para sumar los tres puntos.

David Sanz fue el factor diferencial toledano igual que lo fue en la ida. Referencia aérea, sabe jugar de espaldas, perfecto para la segunda línea, difícil de marcar. Estiró al bloque oviedista, hizo retroceder a Negredo y Juanma por lo que los de Pacheta jugaron en muchos metros, separación entre líneas, demasiado espacio para que abarcasen Aitor Sanz y Pelayo. Ni uno ni otro llegaron a ningún sitio, ni ayudas ni segundas jugadas; sin ese botín el Real Oviedo es manso, no hay peligro si no vence la disputa ni roba en la salida del rival. Con el Toledo replegado confundió verticalidad con precipitación, a los azules les faltó pausa para llevar el partido a su terreno.

El tanto encajado, nuestra propia medicina. Fenomenal David Sanz de espaldas para Dani Alonso, Pelayo se despista en la marca, no llega a tapar donde nunca se puede dejar un metro; el gol fue reflejo de la primera parte azul. El ex – Alcorcón hizo largo al Oviedo, Alonso y Carlos llevaron el peligro entre líneas, jugaron cómodos los toledanos en 3/4. Carlos tuvo que ver la roja en la última jugada de la primera parte, el línea no se atrevió a señalar el piscinazo evidente por ser la segunda amarilla para el extremo. Una tarjeta lo es independientemente de la situación, un despropósito más.

Antes del descanso había entrado Xavi Moré por Jandrín para que la calidad individual decantase la balanza donde no llegaba el colectivo. Sólo hizo falta ver la cara del chaval al ser sustituido para saber que no era un cambio obligado; le tocó vivir la cara amarga pero el míster no mira el DNI a la hora de sacrificar, antes lo hizo con otros. No tuvo suerte el catalán, no pudo en el 1vs1 y se retiró cojeando poniendo en un puño el corazón del carbayón. Primera exploración confirma el esguince de ligamento, mal menor. De seis a ocho semanas de baja, habrá que sobrevivir sin él. Paul Abásolo se ha encontrado con la oportunidad, debe dar un paso adelante si quiere ganarse el indulto del Tartiere.

Con Óscar Martínez los de Pacheta ganaron presencia en el área de Saavedra, Manu Busto pegado a la diestra para poner su guante al servicio del colectivo. Las hubo de todos los colores, de nuevo la pelota no quiso entrar ante el Toledo al igual que en el partido del Tartiere. En los últimos 20’ los de Pacheta sí se parecieron así mismos, también ayudó que los manchegos renunciasen al balón y apostasen por defender en los últimos veinticinco metros de campo. No hubo suerte, no siempre la insistencia tiene premio porque a veces el destino también debe castigar los malos inicios. El Real Oviedo fue incapaz de jugar a lo que sabe durante una hora de partido y lo pagó caro.

El playoff vuelve a ser cosa de seis, todo en un puño. El Castilla se distancia pero ya no es intratable: Alcalá y Conquense sacaron algo de La Fábrica, Marino y Vecindario les dieron sustos. El Lugo lleva dos triunfos en siete partidos, será obligada la victoria dentro de dos semanas en el Anxo Carro. El Tenerife ya es sexto, habrá que ver cómo reacciona al cambio de entrenador, que no despierte la bestia dormida porque tiene plantilla para más de lo que está haciendo. Queda un mundo, cada jornada depara sorpresas, el viaje será movido. Toca no rendirse, fe ciega, optimismo absoluto. Juntos podemos.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Lne.es

19/1/12

Entrevista a David González

Su nombre sonó con fuerza para llegar de la mano de Pegaso, Richard era su máximo aval para volver a la disciplina azul, la pieza que faltaba en el centro del campo oviedista. La operación Pegaso se frustró, nos quedamos sin cambio accionarial, Richard nunca llegó al banquillo pero David lo tenía todo hecho para firmar por el Real Oviedo. Fue entonces cuando José Manuel decidió que la ficha del primer equipo fuese para Pascual y que David González reforzase al Vetusta. Una idea distinta a la original, mismo escudo en la camiseta, y el objetivo de debutar siempre ahí.


- Hola David, muchas gracias por tu tiempo para Ovieditis.

- Muy buenas, un placer hacer esta entrevista para tu blog oviedista.

- Es obligado preguntarte por la situación del Vetusta porque la afición empieza a preocuparse. ¿Cómo está el vestuario después de la derrota ante el Llanes?
- Pues puedes imaginarte, nada más acabar el partido el vestuario estaba hundido y muy jodido. Somos conscientes de la situación, de lo que representamos y de lo que nos estamos jugando. Se podría decir que el partido era una primera final para alcanzar el objetivo y en la que de alguna manera fallamos. Pero ahora ya no podemos lamentarnos más y nos toca preparar el partido contra el Uni, que va a ser muy complicado. Fue una lastima perder el otro día; las dos veces que llegaron hicieron dos goles. Seguimos en esa dinámica en la que a la mínima que cometes un error lo pagas muy caro.

- Esta vez no hubo efecto Fermín, dos derrotas con el nuevo entrenador y el equipo no reacciona. ¿Dónde está el problema?
- Eso nos gustaría saber a nosotros. Entrenamos muy bien, preparamos los partidos igual, salimos a ellos con ganas de ganar y de revertir la situación. Hay que ser objetivos, ha habido partidos en los que no hemos estado a la altura, pero en otros merecimos muchísimo más premio y acabamos perdiendo. Hasta nuestros propios rivales nos lo comentan, pero eso no nos sirve de nada, no es un consuelo. Lo que hay que hacer es ganar cada partido, que al final es lo que cuenta. En este deporte priman los resultados y lo demás es secundario.

- Hubo bajas importantes en verano pero la plantilla da para más que para pelear por no descender a Preferente, al menos sobre el papel. ¿Tanto cuesta pelear cada partido cuando te metes ahí abajo? ¿Qué no sale que otras veces sí?
- Está claro que plantilla no es para estar donde estamos, por lo tanto algo estaremos haciendo mal. Por ejemplo, nos está costando un mundo hacer gol; pienso que en cuanto metamos alguno de esos que ahora no nos quieren entrar la suerte cambiará. Y en defensa encajamos goles que no sabes cómo pueden acabar dentro de tu portería. El otro día contra el Llanes, que es el más reciente, el equipo estuvo muy bien defensivamente, presionando e impidiendo sus salidas a la contra, que era una de sus bazas. Pero en un rechace al borde del área la empalan y entra por la escuadra; y después, con empate, una falta lateral, que fue el único peligro serio que llevaron en todo el partido, acaba en gol y se llevan los 3 puntos. Como ya dije pagamos muy caros los errores que cometemos. Somos un equipo muy joven y a veces quizás pequemos de falta de veteranía; muchos otros rivales saben jugar con ella y en una categoría como la Tercera el empaque juega un papel importante.

- Ocho puntos son muchos aunque quede toda la segunda vuelta. ¿Es difícil no obsesionarse con la clasificación y el ansia por salir del descenso?
- Son bastantes puntos, es verdad. Pero en una liga de tres puntos por victoria en un par de jornadas puede variar todo un montón. Como bien dices es difícil no obsesionarse y pensar que no podemos seguir en esta dinámica. Somos conscientes de ello y de lo que nos estemos jugando. Espero que saquemos pronto un par de buenos resultados y nos quitemos esa presión que tenemos ahora para que cambie todo esto. Desde luego y aunque suene a tópico estamos trabajando muy duro y creo que no nos merecemos estar en una situación como la que estamos. Pero es lo que hay y lo tenemos claro, asi que trabajaremos aún más para cambiarla.

- Al Vetusta no le apuntan los focos pero casi tan vital es que salve la categoría como que ascienda el primer equipo. Tener al filial en Preferente rompería toda la cadena para los chavales que vienen por detrás. Es una presión extra.
- Está claro que es así. No hay que comparar qué clasificación es más importante para el club, cada equipo tiene unos objetivos y el nuestro pasa por la permanencia. Sabemos que el filial de un club como el nuestro no puede bajar de ninguna de las maneras porque es perjudicial para todos: para nosotros que somos el presente de este filial y también para todos los demás que vienen desde abajo. Hay gente que duda o no confía en este equipo, que ya nos ven como descendidos o ven la permanencia casi imposible, pero ni yo ni el resto de mis compañeros lo vemos así. Aún quedan muchos partidos y estamos convencidos de que al final de Liga celebraremos la permanencia.

- ¿Ha cambiado algo Fermín en la idea de juego o en la dinámica del día a día respecto a Velázquez?
- Bueno, es evidente que cada entrenador tiene sus maneras de trabajar y su forma de ver el fútbol. Fermín quiere cambiar algunos aspectos del juego y estamos trabajando para ello, intentando que se vea cuanto antes. Ya estamos a mitad de Liga, y algunas cosas que trabajarías en pretemporada toca hacerlas ahora con el cambio, pero hay poco tiempo así que cuanto antes las captemos y las llevemos a cabo será mucho mejor.

- También han llegado Catú y Chus Hevia. ¿Qué nos puedes decir de sus primeros días con vosotros?
- Catú ya jugó el otro día los noventa minutos y Chus salió en la segunda parte; son dos jugadores que nos van a aportar muchisimo. Catú el otro día bajo mi punto de vista se marcó un partidazo. Tiene muchos partidos en 2ªB con 21 años y eso quiere decir algo, nos va a aportar mucho atrás y va a ser un fichaje buenísimo. Y en cuanto a Chus, ya lo conozco desde pequeño, puede jugar en cualquier posición arriba, ha militado en equipos de mucho nombre y siempre ha rendido en todos. Además, a pesar de no ser delantero centro tiene mucho gol; el otro día ya hizo el primero de penalty y seguro que marcará muchos más. Estoy convencido de que ambos nos darán muchisimo y ayudarán, junto a los que ya estábamos, a revertir la situación del equipo.

- Sufrir con el Vetusta como nunca, y sin embargo, el primer equipo con las mejores sensaciones desde el descenso a las catacumbas. No debe ser fácil para ti pasar de uno a otro, cambiar el chip.
- La verdad es que no cuesta en absoluto. En ambos equipos hay unos vestuarios con unos jugadores, cuerpos técnicos y demás personal muy familiares y cercanos. Todos nos ayudamos unos a otros y en este caso yo me debo al club, así que cuando me requieren arriba trabajo con ellos al máximo para poder aportar lo que necesiten y cuando no, lo hago en el filial encantado. Los del filial disfrutamos viendo lo bien que le están yendo las cosas al primer equipo y esperamos seguir disfrutando así; yo personalmente estoy seguro de ello. Y por otro lado te aseguro que los componentes del primer equipo sufren por nuestra situación en el filial, siempre están pendientes y preocupándose por nosotros. Esperemos celebrar a final de temporada juntos el ascenso del primer equipo y la permanencia del Vetusta.

- Cuando firmaste la primera opción era reforzar al primer equipo con la llegada de Richard, pero después José Manuel decidió que esa plaza fuese para Pascual. ¿Te decepcionó tener que conformarte con el Vetusta cuando la idea era otra más ambiciosa?
- Para nada, yo sabía que si como dices no venía Ricardo, yo jugaría en el filial, y para nada me decepcionó. Es más, al final creo que me ha venido bien. Venía de pasarlo muy mal el año anterior por culpa de un par de lesiones, no estaba mentalmente fuerte en esos momentos y no tenía la confianza en mi mismo que puedo tener ahora. Me vinieron muy bien esos tres últimos meses del curso pasado en el filial para volver a recuperar esa autoestima que por unas cosas u otras habia perdido de alguna manera.

- Estuviste en la lista en dos partidazos como los del Athletic y el Tenerife en el Tartiere, pero finalmente la oportunidad llegó ante el Sanse. ¿Fue tal y cómo lo esperabas?
- Los dos partidos que mencionas primero, más el de Valdebebas que también estuve en el banquillo, fueron increibles. No sólo por los partidos que eran y el rival de enfrente sino por el ambiente que se vivió en ellos. La afición se volcó en esos partidos con el equipo y te aseguro que a pie de campo era increible ver y sentir el ambiente que hubo. La afición se merece la alegría a final de año. Ellos ya han demostrado que son de Primera y ojalá que cuanto antes el equipo también lo sea.

- Tienes mucha competencia en el mediocentro. Pelayo y Aitor están increíbles, Pascual recupera el nivel poco a poco desde Valdebevas y en Falcón siempre se confía en que vuelva. ¿Ves opciones a corto plazo de ser uno más del primer equipo?
- No pienso en ello sinceramente, la competencia es muy grande. Aitor, personalmente, creo que es un privilegio que lo tengamos aquí. Para mi es jugador de Primera División y un espejo donde mirarse, tanto futbolísticamente como a nivel humano. Pelayo y Pascual son otros dos ejemplos. Pelayo es el que está jugando ahora y solo hay que ver sus números para darse cuenta del temporadón que se está marcando. Me alegro muchisimo por él porque la temporada pasada, igual que yo, no tuvo un año tan bueno como él quisiera, lastrado por las lesiones; pasó momentos difíciles y duros. En cuanto a Pascual, hace un año estaba en el filial y acabó la temporada siendo fundamental para el primer equipo. Tiene una visión de juego y un desplazamiento en largo espectaculares y cuando ha jugado lo ha hecho muy bien. Y Falcón espero que se cumpla lo que dices y vuelva, es increíble la mala suerte que está teniendo. Además es un jugador que vive por y para el fútbol, se cuida como nadie y no se merece para nada lo que está viviendo. Ahora vivo el día a día, suelo entrenar con ellos así que intentaré aprender lo que pueda de los cuatro, y si el mister en algun momento decide que esté con ellos iré a ayudar e intentar hacer todo lo que pida. Mi objetivo y sueño es algún día consolidarme en el primer equipo, así que a trabajar para ello, no hay más que eso.

- ¿Te ha dicho Pacheta algo en especial? El año pasado os pedía que tiráseis la puerta…
- Él siempre dice que los del filial que queramos subir tenemos que tirar la puerta. A nivel personal alguna vez sí que ha hablado conmigo, pero no han dejado de ser aspectos deportivos o sobre qué quería que hiciese. Conversaciones normales que un jugador tiene con su entrenador.

- Muchas gracias por la entrevista David. Mucho ánimo para lo que queda de temporada, sigue trabajando por una oportunidad pero sobre todo, para sacar al Vetusta del pozo.
- Muchas gracias a tí, hay que trabajar para ello y para salvar al Vetusta. No te quepa duda que tanto yo como el resto de jugadores que lo formamos lo haremos.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: lne.es

16/1/12

Centenario, Magu Busto

Primer partido de la segunda vuelta, ganas de revancha por la derrota en Butarque, llegaba el Leganés al Tartiere con ganas de sorpresa. Son los madrileños un equipo calcado a lo que éramos nosotros la temporada pasada: buenos futbolistas, plantilla para pelear por cotas altas pero metido en la lucha del descenso, el colectivo no aparece. Eso les hace peligrosos, la calidad individual siempre está ahí, el día que menos lo esperas pueden soltarse como hicimos nosotros en Irún hace poco más de un año. Dijo Pacheta que los de Orué son el equipo que mejor juegan por dentro de toda la categoría.

Los nuestros tenían ganas de fútbol y de victoria, había uno con un estímulo especial. Cuando Manu Busto tiene esa motivación extra es imparable, un futbolista que lleva al bloque a otro nivel, es diferencial. Recuerda al mejor Dubovsky, cuando el cántabro tiene esas ganas sabes que algo va a pasar. Cumplía cien partidos como oviedista, cifra redonda que merecía una buena guinda. Tenía ganas de reivindicarse, los incomprensibles pitos de hace una semana en el Tartiere dolieron, por más que fuesen una minoría se hicieron notar y Manu tenía ganas de mostrar la excelencia.

Pacheta se hizo jefe del vestuario a través de él, lo primero que hizo cuando llegó fue demostrar que no había fijos dejando a Busto en el banco ante el Eibar y no llevándoselo a Tafalla. El mensaje era claro: sin trabajo entre semana no se juega, hay que correr como el que más, no hay intocables. Igual que en el reino animal, para demostrar mando y liderazgo vas a por el más grande y más fuerte para demostrar galones a la manada; con el correctivo al ‘10’ la plantilla entendió el mensaje de Pacheta. Cuando Manu cambió el chip el míster le premió, fue indiscutible en lo que quedaba de Liga y se hizo importante con goles aunque no encontrase el nivel del año anterior y no estuviese cómodo en el nuevo estilo.

Puso el listón demasiado alto en su primera temporada, la gente le exige en base a aquello pero debemos entender que ese nivel no fue normal, era sobrehumano, digno de Primera División y no de Segunda B. Un futbolista que hacía lo que quería cuando le daba la gana, que ganaba cada partido, que era infinitamente superior a todos, parecía por encima del bien y del mal. No recuerdo una superioridad tan aplastante en ningún futbolista azul que hayan visto mis ojos. No le importaba jugar entre líneas o partir desde la izquierda para acabar por dentro, marcaba las diferencias allí donde fuese. Entre él y Xavi Moré nos llevaron al playoff, llegaron fundidos y el Pontevedra se sabía la lección, ninguno fue resolutivo y el oviedismo se llevó el chasco en el Tartiere.

El curso pasado todo salió mal, nunca encontró su sitio ni el equipo tampoco. Fuera de forma, bailaba entre la izquierda y el centro sin asentarse en ningún sitio, si el colectivo no acompaña Manu Busto no carbura. Necesita de un bloque alrededor para ser la referencia, para sentirse cómodo, para poder volar. Con Pacheta tuvo que cambiar el chip, adaptarse a un fútbol que no es el suyo, un estilo en el que el balón no gira en torno a él y en el que no es protagonista en la creación. Ha aprendido a ser directo, a conducir menos, a recibir y buscar la apertura como primera opción, a seleccionar regates. No necesita golazos como los que le hizo al Sporting B para ser indiscutible.

Ayer era su día, está cómodo en Oviedo e implicado con el Club, quiere devolver el cariño a todos, tiene el ascenso entre ceja y ceja y sabe que éste va a ser el año. Dos goles y tres asistencias en la manita al Leganés, el pase a Nano para hacer el segundo de la tarde es el reflejo del cambio individual y colectivo. Máximo goleador del equipo, también máximo asistente porque no han sido pocos los goles a balón parado, todos los córners botados por el cántabro. Referencia en la estrategia como en los mejores tiempos, de tener más acierto desde la frontal estaríamos de nuevo en números escandalosos.

Necesitaba su partido, marcar la diferencia por encima del resto, sentirse capaz de todo. El equipo es un rodillo, pero si Manu Busto alcanza un nivel de excelencia parecido al que tuvo a final de la 09/10 será imparable póngase quien se ponga por delante. Pacheta lo sabe cuando dice que el pequeñín nos lleva a otra dimensión, no hay otra realidad; ni Castilla, ni Tenerife, ni Lugo ni Albacete tienen a un futbolista como el nuestro. No hay dependencia, es la mejor señal de cara al playoff. Pero si a este le da por ‘jugar’… cuidao eh.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: La Voz de Asturias.

6/1/12

Todos somos Manuel Lafuente

No acostumbro en Ovieditis a hablar de asuntos extradeportivos, a mí me gusta el fútbol y soy feliz, supongo que como todos, cuando alrededor de nuestro Club sólo se habla de alineaciones, futbolistas, tácticas y rivales. La excepción hace la regla y lamentablemente hoy es uno de esos días en los que no debemos pasar por alto un nuevo atropello hacia nuestro corazón y nuestro sentimiento, el atropello a uno de nosotros.

El Supremo desestima el recurso presentado por Manuel Lafuente y el resto de consejeros del Real Oviedo que estuvo a su lado y les obliga a hacerse cargo de las deudas del Club con ex futbolistas que ni siquiera merece la pena mencionar, al negarse estos en su día a aceptar el aval solidario para evitar el descenso azul a Tercera División. En total, Lafuente y los demás deberán pagar más de un millón de euros, añadiendo los intereses que se hayan podido generar desde 2003.

Una patada más al sentido común, una muestra de cómo funciona la Justicia en este país; una Justicia que condena a Manuel Lafuente por evitar la desaparición del Real Oviedo, pero que permite campar a sus anchas a un personaje como Alberto González, endeudado con Hacienda y Seguridad Social, con acciones pignoradas por el Banco Pastor por valor de un millón de euros, con embargos y subastas sobre sus posesiones. Ejemplos hay muchos más, estamos hartos de leer en prensa casos de corrupción en políticos y empresarios, también de ver a dirigentes hundir a clubes deportivos con total impunidad. Pero al final el castigado es el que no especuló, el que no se enriqueció a costa de nadie, el que perdió dinero y arriesgó patrimonio para salvar al Club de su corazón y también a su afición.

Impunes quedan los que llevaron al Real Oviedo a un callejón sin salida mucho antes de que Lafuente se hiciese cargo, los que acumularon más de 6000 millones de pesetas de deuda no responden ante nada. Tampoco el 'auténtico dueño' de las acciones, un Celso González que según la misma Justicia Española tenía como testaferro al propio Manuel Lafuente durante esos años. ¿Cómo es posible que los auténticos culpables, los que se lucraron a costa de una pasión, se vayan de rositas?

Por eso no se puede pasar alto, la sentencia es una patada más a la afición, al Espíritu del 2003, a los oviedistas. Porque Manuel Lafuente lo es, es uno de los nuestros. Nunca podremos agradecerle lo suficiente lo que hizo por nosotros. Sin él, hoy no tendríamos Real Oviedo. Por eso te damos las gracias Presi.

Todos somos Manuel Lafuente.

2/1/12

2012, doce meses, doce deseos azules

Cada primero de Enero nos llenamos de ilusiones y esperanzas renovadas, fechas de propósitos y deseos para que el nuevo año sea mejor que el anterior. Más allá de los retos personales de cada uno de nosotros, que seguro que son muchos, he elaborado una lista con los doce deseos de Ovieditis para el Real Oviedo de cara a 2012.

1. Ascenso a Segunda. Innegociable, anhelo de todo el oviedismo y objetivo irrenunciable de esta campaña. El equipo de Pacheta ofrece garantías, ha superado el mal inicio y salvo el patinazo en Vallecas ha protagonizado dos meses espectaculares, venciendo en Albacete y Valdebevas, también al Tenerife en el Tartiere y plantando cara al Athletic de Bielsa en Copa del Rey. Ha de ser el año del retorno a la LFP.

2. Cambio accionarial. No por imposible (según lo visto) vamos a dejar de desearlo. Que por fin 2012 sea el año en que el Real Oviedo pierda de vista a Alberto González para siempre, el pasado Enero estuvimos a punto de conseguirlo. Que se alejen de nuestro Club personajes que nunca se debieron relacionar con él, que desaparezca el oscurantismo y lleguen nuevos aires. De nada servirá que se aparte Alberto González si nos colocan a otra marioneta similar.

3. Alivio económico. Deseo que va de la mano del anterior. Sin los actuales al mando, que quien llegue traiga el sentido común por bandera. Que nos pongamos al día en los pagos con Hacienda y Seguridad Social, que no haya sustos veraniegos por impagos a futbolistas. Que la imagen del Real Oviedo vuelva a ser la que era no hace tanto, independientemente de la categoría deportiva.

4. Salvación del Vetusta. Segundo objetivo deportivo de lo que queda de temporada. Bajo ningún concepto debe el filial descender a Preferente, se echaría por tierra el trabajo de años y el puente entre cantera y primer equipo se vendría abajo. La papeleta vuelve a ser para Fermín, apagafuegos oficial del Club. Que tengan suerte él y los chavales, estamos con ellos.

5. Resurgir de las categorías inferiores. El oviedismo ve a una generación de chicos azules triunfando en España y en Europa, ahí están Michu, Cazorla, Mata o Adrián. En el primer equipo Pelayo y Álvaro Cuello son los referentes del Requexón, Jandrín y Chamorro asoman la cabeza pero aún así la representación sigue sabiendo a poco. El deseo es que el DH vuelva a pelear por cotas altas como siempre hizo, que los demás equipos del Club disputen de tú a tú sus respectivos campeonatos con el rival de siempre. El futuro pasa por ellos y para el Real Oviedo más que para nadie; si la cantera funciona no hay que gastar en traer de fuera.

6. Lavado de cara en el Requexón. A nivel de instalaciones pero también de la gente que allí se encuentra, a 2012 debemos pedirle que vuelvan referentes de lo que es el amor por el Real Oviedo para que no se pierda el sentimiento azul en los más pequeños. En el Requexón se debe enseñar fútbol pero también oviedismo, es la manera de que la llama siga viva. Y por pedir que no quede, si ya de paso aparece el dinero de los pixels para cambiar el sintético, mejor que mejor.

7. Recuperar el trato con las Instituciones. El cambio de Gobierno en Asturias debía suponer también la recuperación de la coordialidad que nunca se tuvo que perder entre Real Oviedo y Principado. Más allá del necesario patrocinio en la camiseta, el Club debe volver al lugar que le corresponde, que no es otro que la igualdad de consideración de todas las Instituciones públicas respecto a los dos equipos representativos de la región.

8. Éxito para los ídolos exiliados. A 2012 le pedimos que todos los oviedistas repartidos por la geografía española y europea sigan triunfando como hasta ahora. Que Cazorla y Mata sean Campeones de Europa en Polonia y Ucrania, quien sabe si acompañados por Michu o Adrián, que si siguen por el mismo camino no tardarán en vestir la Roja. Que Saúl Berjón sume minutos en Alcorcón, que Esteban ascienda al Almería, que Cervero sea pichichi con el Logroñés, que Yeray se salve con el Vecindario.

9. Unidad azul. El buen momento deportivo debe servir para enganchar a todo el oviedismo, que a los 7000 de siempre nos acompañen el resto y ya no se bajen del barco. Que prensa y demás medios vayan en la misma dirección que el equipo, que la directiva se limite a no poner trabas al ciclón azul, que futbolistas y cuerpo técnico sientan el cariño y el empuje incluso por las calles de Oviedo. Será más fácil.

10. Llenar el Tartiere. Objetivo de nuestro técnico en pretemporada, ahora también es el nuestro. Que la imagen que dio el Estadio de la Ería ante el Athletic no sea una excepción, que todos los que vengan aprieten y lleven en volandas al equipo igual que los que estuvieron ante el Tenerife. Un Tartiere hasta la bandera que apriete y anime a los nuestros hasta el fin, será mucho Tartiere.

11. Salud para toda la familia azul. Que no haya tragedias, que no suframos lesiones de gravedad en los equipos ni que un chaval del Requexón pase por un trago duro. Que no tengamos pérdidas irremplazables como la de Tensi, que ya anima como uno más en un cielo repleto de azul.

y 12. Ganar al Sanse. Empezar el año con victoria para seguir presionando a Castilla y Lugo, no mirar más allá del siguiente partido. Seguir siendo duros, seguir igual de intensos, sacar el rodillo para sumar tres puntos. E insistir en la idea. #GanarAlSanse.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h