23/1/12

Toledo, otra vez

Jornada propicia, el empate del Castilla ante el Conquense en Valdebevas daba alas a los azules para recortar la distancia con el líder. El domingo le salió perfecto a los de Toril, aumentaron un punto respecto a Lugo, Real Oviedo y Tenerife. Queda mucha Liga, el filial blanco comienza a dar signos de debilidad por más que los de Pacheta no estén aprovechando la oportunidad de acercarse al primer puesto. 18 jornadas dan para mucho, la batalla será larga y ganará el mejor fondista.

Enfrente el Toledo, presente el fantasma del 0-3 y también el de jugar a las 12h a domicilio, siete puntos de dieciocho posibles con el horario matutino. Ganas de mandar y vengarse como ante el Leganés hace una semana, pronto el partido se convirtió en un cúmulo de imprecisiones por ambos equipos. El árbitro no colaboró en nada, cortó excesiva e innecesariamente el juego durante todo el choque, no se dio cuenta de que la Segunda B es categoría de contacto y lucha, hay que dejar jugar sin permitir la barra libre. Centros del campo inexistentes, pausa nula, continuidad ausente, todo apuntaba a gol partita, quien primero marcase tenía muchas papeletas para sumar los tres puntos.

David Sanz fue el factor diferencial toledano igual que lo fue en la ida. Referencia aérea, sabe jugar de espaldas, perfecto para la segunda línea, difícil de marcar. Estiró al bloque oviedista, hizo retroceder a Negredo y Juanma por lo que los de Pacheta jugaron en muchos metros, separación entre líneas, demasiado espacio para que abarcasen Aitor Sanz y Pelayo. Ni uno ni otro llegaron a ningún sitio, ni ayudas ni segundas jugadas; sin ese botín el Real Oviedo es manso, no hay peligro si no vence la disputa ni roba en la salida del rival. Con el Toledo replegado confundió verticalidad con precipitación, a los azules les faltó pausa para llevar el partido a su terreno.

El tanto encajado, nuestra propia medicina. Fenomenal David Sanz de espaldas para Dani Alonso, Pelayo se despista en la marca, no llega a tapar donde nunca se puede dejar un metro; el gol fue reflejo de la primera parte azul. El ex – Alcorcón hizo largo al Oviedo, Alonso y Carlos llevaron el peligro entre líneas, jugaron cómodos los toledanos en 3/4. Carlos tuvo que ver la roja en la última jugada de la primera parte, el línea no se atrevió a señalar el piscinazo evidente por ser la segunda amarilla para el extremo. Una tarjeta lo es independientemente de la situación, un despropósito más.

Antes del descanso había entrado Xavi Moré por Jandrín para que la calidad individual decantase la balanza donde no llegaba el colectivo. Sólo hizo falta ver la cara del chaval al ser sustituido para saber que no era un cambio obligado; le tocó vivir la cara amarga pero el míster no mira el DNI a la hora de sacrificar, antes lo hizo con otros. No tuvo suerte el catalán, no pudo en el 1vs1 y se retiró cojeando poniendo en un puño el corazón del carbayón. Primera exploración confirma el esguince de ligamento, mal menor. De seis a ocho semanas de baja, habrá que sobrevivir sin él. Paul Abásolo se ha encontrado con la oportunidad, debe dar un paso adelante si quiere ganarse el indulto del Tartiere.

Con Óscar Martínez los de Pacheta ganaron presencia en el área de Saavedra, Manu Busto pegado a la diestra para poner su guante al servicio del colectivo. Las hubo de todos los colores, de nuevo la pelota no quiso entrar ante el Toledo al igual que en el partido del Tartiere. En los últimos 20’ los de Pacheta sí se parecieron así mismos, también ayudó que los manchegos renunciasen al balón y apostasen por defender en los últimos veinticinco metros de campo. No hubo suerte, no siempre la insistencia tiene premio porque a veces el destino también debe castigar los malos inicios. El Real Oviedo fue incapaz de jugar a lo que sabe durante una hora de partido y lo pagó caro.

El playoff vuelve a ser cosa de seis, todo en un puño. El Castilla se distancia pero ya no es intratable: Alcalá y Conquense sacaron algo de La Fábrica, Marino y Vecindario les dieron sustos. El Lugo lleva dos triunfos en siete partidos, será obligada la victoria dentro de dos semanas en el Anxo Carro. El Tenerife ya es sexto, habrá que ver cómo reacciona al cambio de entrenador, que no despierte la bestia dormida porque tiene plantilla para más de lo que está haciendo. Queda un mundo, cada jornada depara sorpresas, el viaje será movido. Toca no rendirse, fe ciega, optimismo absoluto. Juntos podemos.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Lne.es