28/5/12

Orgullo del Requexón

Convocatoria de Del Bosque para la Eurocopa, Adrián fuera de la lista en favor de Pedro, Negredo y Fernando Torres, el país es un clamor. El Sábado debutó en la absoluta con gol y penalty provocado ante Serbia, el Domingo se quedó fuera de los 23 elegidos para la gloria de alcanzar el triplete jamás conseguido por nadie en toda la historia: encadenar Eurocopa-Mundial-Eurocopa de manera consecutiva. Su oportunidad llegará en los Juegos Olímpicos de Londres, todos los deportistas sueñan con esa cita por ser algo especial, por la mística que rodea el fuego olímpico. Tiempo tiene Adrián para escribir su historia con la Selección, el futuro de La Roja está garantizado.

Temporada tremenda en el Atleti, llegó sin hacer ruido tras el descenso del Deportivo y terminó por ser uno de los intocables de Simeone, antes ya lo había sido de Manzano tras un arranque fulgurante. Le cuesta ser el '9' referencia, sus registros goleadores en A Coruña así lo demuestran. Con Falcao en el Manzanares todo fue diferente, los colchoneros ganaron un auténtico depredador del área y también a un Adrián letal entre líneas, poderoso en el 1vs1 y con un cambio de ritmo que pocos tienen en el fútbol español. Soldado pretoriano para el Cholo, trabajador en banda derecha para ayudar a Juanfran y los medioscentros en fase defensiva, diagonal hacia dentro para sentirse como pez en el agua en ataque. Destaca como goleador y como asistente, tras Falcao y junto a Diego y Arda Turan ha encontrado el hábitat para convertirse en grande.

Revelación de la temporada, el título honorífico sería suyo de no haber surgido la figura de un tal Michu. Gladiador en Vallecas, auténtico símbolo de la pasión y de la resistencia del Rayo por seguir un año más entre los grandes. Cuarto máximo goleador nacional de la Liga, se quedó a dos tantos de Soldado y a uno de Rubén Castro y Llorente, el mal tramo final pasó factura pero jamás emborronará un curso sobresaliente. Único mediapunta del 'top-ten' de realizadores, su posición aumenta el mérito. Estilete de Sandoval desde la segunda línea, desde el primer momento el técnico le dio la libertad con la que no contó en Vigo y los resultados llegaron de inmediato. Anotó el gol más rápido encajado nunca por el Real Madrid en el Bernabéu, aquél día hizo doblete ante Casillas. Mereció la llamada de Del Bosque para la preselección, otros con menos estuvieron presentes pero el salmantino mira más allá del último curso. Los grandes de la Premier le buscan, el hermano de Sir Álex ya estuvo en Vallecas como representante del ManU. Todo lo bueno que el destino le depare a Michu será insuficiente.

Atleti Campeón de Europa League, Rayo Vallecano un año más entre los grandes, el Málaga de Santi Cazorla no iba a ser menos. Cuarto puesto histórico para los malacitanos, saborearán la Champions por primera vez en su historia de superar la fase previa. Santi llegó como emblema, el mayor desembolso del jeque para que los de Pellegrini dieran el salto de calidad necesario para convertirse en un gallito de la Liga. Timonel en los comienzos, Cazorla empezó marcando diferencias pero la irregularidad del Málaga le pasó factura en el intermedio, no conseguían asentarse en los puestos altos y conjuntar la lista de talentos se hacía difícil, el asturiano necesitaba alguien más entre líneas para hacer buena la propuesta de Pellegrini. Llegó la sociedad con Isco y los boquerones se dispararon, Santi encontró un socio para acompañar su fútbol y termina la temporada de la mejor manera posible. La Eurocopa es suya por méritos propios, con la Selección la imagen siempre es impecable, se entiende a la perfección con todos, igual le da Silva que Iniesta o Xavi, la calidad se encuentra mutuamente.

Falta el último, la guinda del pastel, todo un Campeón de Champions League. Juanín Mata emigró a Londres en busca de retos y títulos, nunca pensó en levantar la 'Orejona' a la primera y menos tras los meses oscuros, a nivel colectivo, con Villas-Boas. El portugués fue su valedor, le dió el '10' y la titularidad, iba a ser el eje del nuevo Chelsea pero cambiar el ADN de los blues con la vieja guardia presente fue algo imposible de conseguir para el ex del Porto. El rendimiento de Mata era sobresaliente, goles, asistencias y fútbol para despertar del letargo a Stamford Bridge en una temporada muy triste del Chelsea. Todo se apoyaba en su figura, faro único de los londinenses, por algo Mata ha sido elegido como el mejor jugador blue de la temporada. Sin opciones en la Premier y vivos en Europa por inercia, la llegada de Di Matteo devolvió el poder a los veteranos, todos se conjuraron para alcanzar la gloria tantas veces esquiva. Desaprovechado ante Barça y Bayern, fue más lateral que mediapunta, en esos tres partidos vivió más sin balón que con él. Los focos para Drogba, sin Mata sosteniendo al colectivo hasta Mayo no se hubiese llegado a ningún sitio.

Los cuatro son el orgullo del Requexón, la muestra de lo que podíamos haber tenido en casa de no haber descendido al infierno en 2001 y después a las catacumbas en 2003. Dos ya son fijos en la mejor selección del mundo, los otros dos no tardarán en serlo de seguir en la misma línea porque ambos ya han demostrado de lo que son capaces. No son años fáciles para el oviedismo, pero ver a algunos de los nuestros triunfar tan alto es una pequeña gran victoria para una afición necesitada de alegrías. Saboreamos sus triunfos como si fueras los nuestros igual que ellos ansían el ascenso a LFP como propio, el video de ánimo que grabaron para toda la plantilla en pos del playoff puso la piel de gallina. El mayor sueño, ver a los cuatro juntos vistiendo la camiseta del Real Oviedo; la categoría será lo de menos porque nos la darán ellos.

25/5/12

La despedida, Mr.Pacheta

Las prioridades son otras, el día a día del oviedismo no mira al plano deportivo sino al judicial, convocar lo antes posible la Junta de accionistas, delegar en la APARO y en Symmachiarii para poder superar el poder de Alberto en la misma. Todos juntos contra él, Ayuntamiento y Celso ya han confirmado que irán con nosotros, sólo falta Paco Gómez por pronunciarse. Es la hora y nuestro momento, nunca hemos tenido más cerca el fin de Control Sport en el Real Oviedo y tampoco la posibilidad de cambiar algo en la SAD con la reducción y posterior ampliación de capital. Las fuerzas de todo el oviedismo han de ir centradas en un frente común, #porelROCFéchalos

Pero el día de ayer nos dejó una despedida, no por esperada deja de ser una lástima, aunque el míster deje una puerta abierta los tiempos dicen otra cosa. Pacheta se va para dejar sitio a alguien nuevo, a un entrenador que cuente con el consenso y la tranquilidad para trabajar con su estilo desde el primer día, alguien que empiece de cero. Con el burgalés ya no era posible, la división entre la afición sobre su figura era palpable, más allá de realidades, fanatismos y fobias. De quedarse sería juzgado a las primeras de cambio, un mal inicio de Liga le condenaría echando por tierra meses de planificación y trabajo. En Oviedo no existen los proyectos ni la paciencia, no con José Manuel al frente de la dirección deportiva y tampoco con el equipo fuera de la LFP por décimo curso consecutivo.

Pacheta siempre será el técnico que salvó al Real Oviedo del descenso a Tercera y el que volvió a generar una ilusión inusitada por volver a Segunda. Sus primeros meses fueron colosales, más del 90% de los puntos en juego para llevar al equipo desde el puesto de promoción de descenso a la octava plaza que daba derecho a disputar la Copa del Rey. Ideas claras, mensaje directo, el famoso "ganar al Eibar" caló en el oviedismo y consiguió que el Tartiere se centrase en la batalla por la salvación porque de nada servía la lucha contra Alberto González si el equipo daba con sus huesos en Tercera. Liberó al futbolista, potenció virtudes y despejó la mente de los suyos, mensaje positivo ante la adversidad para convencer a los chicos, exigencia tras la victoria para obligar a ir a por más. Diez victorias y dos empates en trece partidos para disparar la ilusión del oviedismo de cara al nuevo curso, empezando desde la Jornada 1 nada podía salir mal.

Consiguió que en la ciudad sólo se hablase de fútbol, ése fue su gran pecado y su condena. Discurso dirigido al futbolista y al aficionado, directo y claro, machacante y repetitivo. Con las victorias llegó a todos, involucró del primero al último en el estilo Pacheta. Con las derrotas llegaron las dudas, las ruedas de prensa pasaron a ser examinadas con lupa para buscar causas e incongruencias cuando las palabras ante los medios no son más que otra táctica cualquiera para ganarse al futbolista y convencer al vestuario. Mensaje positivo en los momentos difíciles, toques de atención en las victorias para mantener la activación y el nivel de intensidad lo más altos posibles. Fue el único rostro visible durante todo el curso, el manager total; Pacheta abarcó tanto campo en el día a día que nadie miró a José Manuel y Vaca, tampoco al desaparecido Alberto González. El míster fue el pararrayos perfecto para los mangantes, quizá fue él mismo quién lo buscó en pos de la unidad deportiva aunque después el boomerang de su discurso se volviese en su contra.

El estilo es bueno o malo en función de las victorias, los juicios de valor al final siempre dependen de si la pelota entra o no en la portería, el fútbol no tiene memoria ni perspectiva. No hay excusa para justificar el fracaso, Pacheta se equivoca al no llamar a las cosas por su nombre porque no hay gloria en la derrota, no para el Real Oviedo. Pero culpas y responsabilidades las justas, tan alejado está el que no las ve como el que atribuye al entrenador más de lo que le corresponde. Tiene razón el burgalés cuando dice que el fútbol ha sido injusto con su equipo, decisiones polémicas y situaciones de 1vs1, que normalmente son goles cantados y que este curso se tradujeron en fallos, penalizaron en demasía. La frontera fue de tres puntos, de acertar Manu Busto ante el Coruxo u Óscar Martínez ante el Montañeros seguramente estaríamos compitiendo ahora mismo. Mención aparte para la lesión de alguien tan imprescindible como Xavi Moré, futbolista bandera del estilo y la idea del entrenador, su baja fue el principio del fin.

Ahora aparecen los debates, algunos sostienen que había futbolistas para jugar a otra cosa. En Diciembre no había oposición al estilo, por eso digo que el fútbol no tiene memoria. Sin Xavi Moré el equipo se quedó cojo, se volvió más largo y menos profundo para no sobrecargar a Nano, aún así el andaluz llegó fundido al mes de Abril por lo que más que nunca se fió el éxito a la segunda jugada más que a la profundidad por banda. Se perdió una seña de identidad, con el camino que se había emprendido se jugó a lo que ya había. Resultó cuanto menos curioso que primero se defenestrase a Manu Busto y sobre todo a Abásolo por su fútbol pausado y en apariencia parsimonioso para después ensalzarlos como alternativa al estilo que proponía Pacheta. El cántabro fue titular en más de 30 partidos de Liga, el vasco vivió la segunda vuelta en la misma irregularidad que en la primera.

El legado de Pacheta en lo deportivo nos deja a Pelayo afianzado como llegador con todas las de la ley, a Nano recuperado para la causa como un puñal en banda izquierda, a Juanma como el central total de la categoría, y a Álvaro Cuello como el lateral zurdo para muchos años. Asegurarse la continuidad de todos ellos será el primer paso para que el nuevo proyecto empiece con buen pie, perderlos sería tirar al traste el camino recorrido esta temporada, insuficiente pero en parte aprovechable. Caminos separados, que el nuevo entrenador tenga el mismo apoyo que tuvo Pacheta pero esta vez desde todos los sectores, si algo nos ha quedado claro en estos dieciocho meses es que cuando todos vamos unidos somos prácticamente imparables. Al mister desearle mucha suerte allá donde vaya, darle las gracias por la ilusión generada y lamentar que el final no fuese el feliz que todos esperábamos. Seguro que nuestros caminos se cruzarán en el futuro, ojalá que en lo más alto posible.

Foto: La Voz de Asturias

19/5/12

Semana I, comenzar a trabajar

Una semana desde el varapalo en San Sebastián de los Reyes, mañana tocará ver los playoffs por televisión. Brutales las eliminatorias entre campeones, también duelos como el Badalona-Tenerife, Lugo-Eibar o Jaén-Ponferradina. Una lástima, veo los cruces y sigo sintiendo que el Real Oviedo podría competir con garantías ante cualquiera de los aspirantes, el ascenso no era una químera, la oportunidad perdida es enorme. Toca afrontar la realidad, un mes de ventaja respecto al resto para planificar el nuevo curso siempre que la situación extrapodertiva lo permita. El cambio accionarial es la prioridad, pero olvidar la planificación deportiva sería condenatorio un curso más.

No es tiempo de nombres, aún es pronto. Futbolistas inmersos en playoffs de ascenso a Segunda y Segunda B, otros en la batalla por la permanencia en la División de Plata. Para saber qué fichar primero tienes que tener claro lo que necesitas, lo que implica analizar lo que ya tienes, evaluar su rendimiento y estudiar su continuidad. Las renovaciones se han de afrontar cuanto antes, conocer la disposición de los futbolistas para el Ascenso 4.0 para que en caso de respuesta negativa se pueda trabajar en las alternativas con el mayor tiempo y tranquilidad posibles. Marcar prioridades: Juanma, Nano, Pelayo y Álvaro Cuello van por delante de todos, hay mimbres para dar continuidad a la plantilla.

Conocer el nombre del nuevo entrenador será el siguiente paso, Pacheta se pronunciará la semana que viene sobre su futuro aunque todo hace indicar que estará lejos de Oviedo y del Tartiere. Errores y aciertos, siempre será el entrenador que salvó al Real Oviedo del descenso a Tercera y el que volvió a generar ilusión por ascender a Segunda. Su discurso genera división, quiso centralizar las miradas para que en la ciudad sólo se hablase de fútbol, las derrotas hicieron que el efecto fuese en su contra. Partidarios y detractores se hacen notar, más allá de sus cualidades como entrenador no parece que el panorama sea el adecuado para su continuidad, el míster necesita consenso y paz social. Cuando Pacheta se pronuncie sobre su futuro será el momento de analizar su paso por el Club y lo que ha hecho en sus casi 18 meses en Oviedo.

La situación económica condiciona todo, Alberto González, Vaca y José Manuel han convertido al Real Oviedo en un caos. Se adeudan tres mensualidades a la plantilla, se avecinan denuncias por impago a la vuelta de la esquina aunque Symmachiarii se ha comprometido con los chicos si éstos no van a la AFE, todo por la salvación del equipo. No es el escenario ideal para seducir a un jugador interesante ni para convencer a otro de que se quede, tampoco se puede suspeditar una planificación deportiva a alcanzar los playoffs porque después vienen los problemas. Con los actuales dirigentes al mando no habrá ascenso ni futuro ninguno, más pronto que tarde romperán la cuerda porque en quiebra técnica ya estamos en el punto de no retorno.

Plantilla corta, concentrar caché y calidad en menos futbolistas con el fin de aumentar competitividad interna y ganar individuales que deciden partidos. Para ello necesitas un Vetusta fuerte como el de la temporada pasada, un filial en el que uno-dos jugadores por línea puedan alternar con los mayores y así servir de sustento ante lesiones o picos de baja forma en el primer equipo. Pacheta lo intentó este curso con Jandrín, Chamorro, David González o Jairo Cárcaba, solamente Álvaro Cuello pudo quedarse y es que el resto tenían que certificar la permanencia en Tercera. El papel del Vetusta y el Requexón también serán estudiados en el blog más adelante porque por ellos pasa el futuro del Real Oviedo a corto y largo plazo. El mes de Junio se presenta largo e intenso en todos los ámbitos del oviedismo.

Dani Barrio, Lucien Owona, Aitor Sanz, Pascual, Xavi Moré y Manu Busto tienen contrato en vigor para el curso que viene, el cántabro alcanzó los objetivos individuales para prorrogar su estancia por una temporada más. Otros como Negredo, Candela, Óscar Martínez, Juanpa, Martins y Rubiato también firmaron 1+1 pero aún no se conoce si alcanzaron o no las cláusulas de su contrato. De todos ellos tan sólo Martins tuvo continuidad durante toda la Liga por lo que es de esperar que el franco-senegalés también haya renovado automáticamente más allá del 30 de Junio. A partir de ahí, conocidos quiénes son los futbolistas con contrato garantizado, analizar campos de mejora y establecer prioridades para renovar a unos y reforzar posiciones con otros de fuera.

Foto: ElComercio.es

14/5/12

Fracaso sin remedio

Tarde de transistores, como las de los buenos tiempos. Jugábamos en Matapiñonera y en Coruxo, dos partidos que iban de la mano porque una victoria gallega daba alas a los de Pacheta; por otro lado, el triunfo azul salvaba matemáticamente a los vigueses con lo que el empate valía a Coruxo y Albacete. Todos vieron los toros desde la barrera en O Vao hasta el minuto 85, certificada la victoria del Sanse había que hacer un gol para amarrar la permanencia. La jornada fue curiosa, prácticamente más goleadas que en el resto de Liga, todos los de abajo sumaron los tres puntos en pos del milagro.

Fracaso oviedista, no admite otra calificación el resultado final. No es que el Real Oviedo no haya logrado el ascenso, es que ni siquiera ha peleado por él, eso se hace en los playoffs, unos duelos a los que no llegamos. Siempre nos quedará la duda de este equipo en las eliminatorias, salvo la debacle de Tenerife los de Pacheta fueron superiores a todos los rivales directos pero la realidad es que los azules no han merecido jugar la post-temporada. Y no lo han hecho porque lejos del Tartiere los números son deleznables: una victoria en toda la segunda vuelta y un punto de veinticuatro posibles ante los últimos ocho clasificados. Incomprensible que los mismos que ganaron en el Carlos Belmonte y Valdebebas fuesen incapaces antes los rivales de la zona baja.

Saltaron los futbolistas al césped de Matapiñonera igual que el aficionado: incrédulos, sin fe en el milagro. Esa falta de hambre es la que marca la diferencia, el Sanse se jugaba la vida porque sabían que una derrota les condenaba a Tercera o a la eliminatoria por la permanencia. El partido no tuvo historia, nunca dio la sensación de que los de Pacheta podían llevarse los tres puntos para soñar con la proeza. No hay nada reseñable, fue el calco de lo que ha sido una segunda vuelta atroz lejos del Carlos Tartiere. Los madrileños corrieron más y mejor, pegaron cuando tuvieron que hacerlo para tumbar a Lledó y finiquitar el ocaso oviedista. Personalizar la derrota en errores de uno u otro no sirve de nada, las opciones se perdieron antes de la última jornada.

El balance es negativo, no cabe duda. No se alcanza el objetivo por incapacidad y errores propios, no por grandeza de los rivales. No hay ninguna gloria en la derrota, menos si sumas catorce durante todo el curso. El palo es demasiado duro y demasiado reciente, los análisis vendrán más adelante porque toca bajar pulsaciones y no perder perspectiva. Se ha fracasado, pero algunas cosas se han hecho bien, algún futbolista es válido para intentarlo de nuevo el año que viene, no hay que romper con todo porque el caos económico tampoco permite fichar dieciséis jugadores como ha hecho el Tenerife. Seguirá o no Pacheta, todo apunta a que el mister proseguirá su carrera en otro sitio. La única verdad es que el ascenso a Segunda será inviable mientras Alberto González, Vaca y José Manuel sigan dentro del Real Oviedo. Acabado el fútbol, empieza el partido por la supervivencia.

Foto: Nacho Felgueroso

2/5/12

Toro por los cuernos, primer paso

Todo estalló en el Heliodoro, rueda de prensa desafortunada e innecesaria, error de Pacheta en el post-partido. Después de una derrota nunca puedes señalar al vestuario, hasta el Domingo no lo había hecho nunca el burgalés. Sales ante los micrófonos aún con las pulsaciones altas, el técnico es una persona visceral como reconoció Aitor Sanz en el Requexón, nada es excusa. Los trapos sucios se lavan en la caseta, es entendible la frustración del míster por las ocasiones falladas a lo largo de todo el curso, o porque las lesiones, sanciones y la baja de forma de algunos te obligan a ir a Tenerife con Jandrín de inicio, Jairo Cárcaba en la convocatoria y un lateral izquierdo improvisado; pero esa frustración no justifica las declaraciones del Domingo.

No hubo ataque a los delanteros, tampoco malintención. No se acordó de un Diego Cervero que bajó ningún concepto podía vestir de azul este curso, tampoco señaló a los futbolistas porque fue Pacheta el primero que apostó por ellos. Echar de menos un delantero de veinte goles fue un lamento a la falta de acierto, no un dardo envenenado. Son los goles que garantizan cuatro puntas como los nuestros, nunca antes Martins había hecho un tanto en Liga, Rubiato lleva dos aunque también ha sido el que menos continuidad ha tenido durante el curso. La pelota no entra, ninguno de los puntas ve puerta, nunca antes se había fallado en 1vs1 lo que se ha fallado esta temporada: Manu Busto vs Coruxo; el cántabro y Óscar Martínez vs Getafe B; el propio Óscar vs Montañeros; Rubiato y Martins vs Tenerife. Son situaciones francas, normalmente el equipo hubiese tenido cuatro o seis puntos más aún sin 100% de efectividad.

La polémica sale de ninguna parte, el comentario más inocente es al que se le saca más punta. Rubiato cae en la trampa, habla ante la prensa en lugar de hacerlo en el vestuario, reunión de plantilla y entrenador para que Pacheta explique las declaraciones si es que han sentado mal al grupo y después salir a entrenar, representan 86 años de historia. El madrileño no tiene perdón, a diferencia de su entrenador él lo hace en frío, con tiempo para medir las consecuencias de sus actos. Tampoco tiene sentido que se queje del estilo, gracias a él ha seguido en el Real Oviedo y ha sido titular por ejemplo en La Catedral. La falta de acierto no la marca la exigencia e intensidad del entrenador, a final del curso pasado Jorge Perona, Miguel, Borja Rubiato y Carlos Cuello fueron los '9' de Pacheta, todos vieron puerta de forma regular cuando fueron titulares. La razón que podía tener la pierde por una pataleta impropia de un profesional.

son censurables las excusas del míster cuando habla de presupuestos e incapacidad para competir con el Tenerife. El Real Oviedo es el cuarto club que más dinero destina a la confección de la primera plantilla, por lo tanto entrar en playoff es una exigencia y no una aspiración, no conseguirlo es un fracaso que después será excusable o no. Si crees que con los medios a tu alcance el fin es utópico, no aceptas el puesto de entrenador; cuando asumes un cargo lo haces con todos los condicionantes, no puedes aceptarlo y después poner paños calientes si no alcanzas el objetivo. Pacheta debe saber que entrenar a este equipo implica pelear por el ascenso a todos los niveles y hasta las últimas consecuencias.

Queda conjurarse, hoy vuelven los entrenos. Salir ante los medios, demostrar unidad en la caseta para trasladar esa unión a la afición de cara al partido ante el Rayo B. El Tartiere ha de jugar a favor de los nuestros, las opciones siguen siendo reales aunque no dependamos de nosotros mismos. Albacete tres puntos por encima, Atleti por delante al ganarnos el goal-average particular; el triple empate nos beneficia, seríamos cuartos de acabar los tres con los mismos puntos. Que colchoneros y carbayones hagamos pleno con una derrota manchega en las dos jornadas que quedan no es ninguna químera. Todos a una, apurar las opciones hasta el último momento para que la conciencia quede tranquila, que no haya que lamentar dejadez y que después aparezca un resultado que nos hubiese metido en el playoff. Hacer nuestros deberes y esperar el fallo. No seríamos los primeros que resucitan después de haber estado muertos.

Foto: Lne.es