28/2/13

Encrucijada Sarriugarte

Entrenador en el ojo del huracán, mirar al banquillo es el tópico más recurrente en el mundo del fútbol cuando vienen mal dadas, igual que cuando se justifica una derrota en base a la falta de actitud de los futbolistas que han saltado al césped. Cuerpo técnico y plantilla han de convivir con la crítica y el debate; unas veces será justo, otras no tanto, pero la exigencia va acorde a la entidad, la historia y la necesidad imperiosa (y vital) por salir de la Segunda B.

Tópico unas veces, justificado en otras, la realidad es que se mire por donde se mire el entrenador es el mayor responsable de los resultados de un grupo. Capataz, líder y dirigente, cabeza visible de todo un equipo y su trabajo, cuando uno se sienta en el banquillo ya sabe lo que le espera. Ganan los futbolistas y pierden los entrenadores, la injusticia es así en el Real Oviedo y en todos los sitios. Basta con mirar a los dos grandes de nuestro fútbol:  la manera de menospreciar los títulos del Barça diciendo aquello de que "esa plantilla no necesita entrenador". Ahora que su jefe está ausente por enfermedad, el Camp Nou se tambalea.

Para ser un buen líder has de dominar todos los campos, controlar el mensaje y saber transmitirlo. El éxito de un entrenador va más allá de sus conocimientos sobre el juego porque el fútbol cada vez abarca más campos. El Real Oviedo cumple los requisitos por masa social, cobertura informativa, también por historia. Tan importante es lo que se hace como lo que se dice, de puertas adentro y de cara al exterior. Igual que un técnico seduce a su vestuario y le convence de que su camino y sus formas le van a llevar al triunfo, ha de hacer lo propio con afición y medios. Será la manera de que todos vayamos a una, casi tan importante es un 'hábitat' como el otro.

26/2/13

Michu, the Capital One

Escenario inmejorable, la tradición británica al servicio del fútbol y Wembley como la casa oficial de todos. 82.597 espectadores llenaban el templo londinense para ver una Final de Copa de la Liga entre un modesto equipo galés y otro de Cuarta División (Third Division); ejercicio de cultura futbolística. El Swansea ante su gran día, segunda oportunidad para llevar el primer título oficial a sus vitrinas tras el anterior intento por la FA Cup, que se remontaba a 1926. Y en el año de su centenario.

Favorito el equipo de Michael Laudrup, no había duda alguna por más que enfrente estuviese el Bradford, viviendo un sueño tras haber dejado en la cuneta, entre otros, al Arsenal. Equipo revelación en la Premier, los 'cisnes' son el híbrido perfecto entre el estilo histórico de las Islas y el toque personal de un técnico tan elegante en los banquillos como lo era sobre el césped. Equipo doctorado en la ida de semifinales ante el Chelsea, el 0-2 en Stamford Bridge confirmó como realidad lo apuntado durante los primeros meses de competición. Los galeses también asaltaron el Emirates semanas antes,  
que se ande con ojo el Teatro de los Sueños porque es la pieza que les falta.

25/2/13

Agonía con premio

1. Ausencia de lesionados, minutos para Gálder Cerrajería sobre el barro del Tartiere. Sin duda alguna, la mejor de las noticias en la tarde de Domingo. Sin novedades en el estado del césped, así será mientras duren unas lluvias que no dan ni la más mínima tregua. Sobrevivir una semana sin bajas que añadir a la lista es un suspiro de alivio para un equipo que necesita a todos cuanto antes, más por la unión del vestuario y el 'todos a una' que otra cosa.

2. Llegaba el Rayo 'B' como antepenúltimo de la tabla, con ocho bajas y cinco juveniles en la lista de dieciséis. Víctima propicia en cualquier otro tiempo que ayer se convirtió en un enemigo de nivel y una montaña que escalar a base de insistencia, empuje y aliento. Los vallecanos cedieron cuando ya veían la luz al final del túnel en forma de puntito para la salvación. Doloroso destino para un equipo que puede irse del Tartiere con la cabeza alta.

20/2/13

Lucien Owona, difícil rotación

Llegada llena de sombras en su día, los precedentes de fichajes extranjeros no ayudaban en época de José Manuel; todos nos acordamos de Franco Fasciana, por decir uno. Llegó a Oviedo con problemas en su pasaporte pero el aval de haber pasado por la cantera del PSG. Sin documentación en regla no había ficha, ni del primer equipo ni del Vetusta. Mantener al futbolista en la ciudad durante tantos meses aumentaba el nivel de exigencia para cuando después pudiese vestirse de corto.

Planta de central, carencias tácticas que le desplazaron al lateral derecho por decisión de Pacheta. Aprendizaje a base de dar una de cal y una de arena, tan pronto sacaba el aplauso del Tartiere por un tackle feroz o una disputa prodigiosa que infundía el pánico por un mal control o un despiste en la marca. Partido a partido fue creciendo con el equipo, logró ser lateral que se atrevía con las subidas, llegó incluso hasta a doctorarse como central en San Mamés ante el Athletic. La inercia final fue la que fue, pero las bases estaban sentadas para un curso mejor que el anterior.

17/2/13

Desastre hecho costumbre

1. La humillación hecha costumbre, el desastre a la orden del día después de diez años de mediocridad y sinsabores. Alegrías puntuales para que sigamos en el camino, para que ninguno se baje del barco. Pero día a día tenebroso, afición expuesta a reveses impensables y a ofensas impropias a la historia de un Club que hace mucho que dejó de ser lo que era más allá de sus fieles.

2. Podríamos hablar de Tenerife como isla maldita si las derrotas fuesen exclusiva canaria. Cuando los traspiés se repiten uno tras otro y sin remedio debemos hablar de costumbre. Seis derrotas en trece partidos lejos del Tartiere, números impropios de un candidato al ascenso que echan por tierra una inmaculada trayectoria como locales. Y es que si alguna vez la historia juega a nuestro favor, es cuando la pelota rueda en la Ería.

14/2/13

Carlos Tartiere, urge solución

Problema recurrente en los últimos doce años, el césped del Tartiere ha sido un quebradero de cabeza desde el día de su inauguración. Pasto indigno, tan solo un paréntesis de dos-tres temporadas tras la visita de la Selección Española allá por 2007, todos recordamos la alfombra que recibió al equipo de Luis Aragonés allá por el mes de Septiembre de aquel año. La situación actual es insostenible, hasta llegar al punto de que entre lo que se ve cada quince días en la Ería y el fútbol, cualquier parecido es pura coincidencia.

Sarriugarte lleva meses de quejas ante la prensa, quizó dejamos pasar en Navidad la oportunidad de ser más directos que nunca en la denuncia. Vivimos unas Fiestas sin lluvias, aunque todos sabemos que un problema como el del Tartiere no se soluciona en tres semanas. Fue el primer reclamo de Arturo Elías en su visita al Real Oviedo, detectado el problema pero sin tiempo para la solución. Motivo de inocentada en Ovieditis, el césped sintético sigue siendo un 'tabú' pero visto lo visto al menos ha de ser unas de las opciones sobre la mesa.

12/2/13

Íker Alegre, dueño zurdo

Fue discutido en los inicios, de nuevo el pasado en el punto de mira como ya ocurriera con tantos futbolistas con pasado o relación esportinguista. Avalado por el cuerpo técnico, buena temporada con el Real Unión, indiscutible en banda izquierda y buen registro goleador en un equipo que compitió en el siempre difícil grupo vasco, y que como el Real Oviedo, se quedó a las puertas del playoff. Entró de lleno en la política de austeridad veraniega, futbolista de vuelta a su tierra con menor aspiración económica que otros en su puesto.

La sombra de Nano es alargada, el andaluz dejó el listón muy alto tras temporada y media sobresaliente a las órdenes de Pacheta. Cuando se quedó sin fuerzas el equipo perdió su sustento, el sueño del ascenso empezó con Xavi Moré y acabó cuando Nano no pudo más. Exigencia máxima para Íker Alegre, empezar con la misión de hacer olvidar a otro nunca es tarea sencilla, menos en un equipo que siempre aspira al máximo y en el que la necesidad va a más a cada año que pasa.

11/2/13

El barro, demasiado enemigo

1. La línea entre el éxito y el fracaso es más fina que nunca. Hace una semana el Real Oviedo llegó a ser líder provisional durante un buen puñado de minutos en su partido en Alcalá; ahora los azules ven como la diferencia respecto al Tenerife es de siete puntos. Tres partidos de distancia, un mundo que no es tanto porque dos semanas tontas te acercan al objetivo o te separan definitivamente. La Liga regular es muy larga, y muy dura; para todos. Pero el margen de error se hace cada vez más pequeño...

2. Duelo directo ante el Salamanca, cuentas pendientes por la dolorosa derrota de la ida y por el comportamiento de algún que otro personaje que no merece su minuto de gloria a costa del Real Oviedo. Victoria matutina del Tenerife ante el Leganés en el otro duelo estrella de la jornada, ambos serán los rivales de aquí a finales de Mayo, quién sabe si lo serán también en las eliminatorias. Resultado que obligaba a los de Sarriugarte a sumar los tres puntos para no perder la estela del primer puesto, objetivo irrenunciable de la Liga regular.

3/2/13

En Alcalá, la cara 'B'

1. Alineación que se hacía sola para jugar en El Val, las bajas condicionaban todo. Diego Cervero y Manu Busto por lesión, el césped del Tartiere se empieza a tomar sus primeras víctimas porque el esfuerzo y el desgaste muscular son muchísimo mayores sobre el barro. Íker Alegre por cinco amarillas, el hombre más en forma de la plantilla obligado a un descanso forzoso que nunca viene bien estando en racha. Las ausencias, dificultad añadida para visitar un campo en el que los azules sólo consiguieron ganar una vez; en la primera eliminatoria de Copa del Rey tras el ascenso a Segunda B, aún con Raúl en el banquillo.

2. Tres bajas y tres alternativas, por eso digo aquello de que la alineación se hacía sola. Fran Sol como recambio del '9', oportunidad para confirmarse como recambio de Diego Cervero; su aval, 32 goles la temporada pasada en Tercera. Pepe Díaz para jugar como segundo punta, para eso se le fichó en Enero visto el rendimiento del equipo con Javi Casares como agitador de la ofensiva por dentro. Y éste en banda izquierda, a pierna cambiada, dos estacas en los costados con Xavi Moré en la diestra. Futbolista por futbolista para mantener la idea que tan buenos frutos ha dado el último mes y medio.

3. Sarriugarte incumple la máxima y mete mano en el dibujo y en el sistema. Entra Héctor Simón en el mediocentro, el futbolista creador por el que todos añorábamos. El problema es la incapacidad manifiesta para decidir entre Aitor Sanz y Cerrajería, si lo que se quiere es primar lo que aporta Héctor Simón. Como no decide, el técnico vasco sacrifica a Fran Sol, desplaza a Pepe Díaz como referencia y se pasa a jugar a otra cosa. Fran Sol como alternativa en el banquillo, a su lado Jandro y Señé en Oviedo. Gálder a la mediapunta como ya pasara en Salamanca o Tenerife.