29/2/12

Nano, el puñal zurdo

Nano, el máximo exponente del estilo Pacheta ahora que el infortunio nos ha privado de Xavi Moré. El andaluz pasó de señalado a clavo ardiendo, es el jugador franquicia y el que marca el éxito del planteamiento; si Nano aparece el partido cae por su propio peso. Hace unas semanas Quique Setién se preguntó qué hacía en Segunda B, todos lo hacemos visto su rendimiento y es que gracias a él se mantienen las señas de identidad. Está en estado de gracia, cinco goles este curso y todos sin Xavi Moré en el equipo, Nano ha dado un paso adelante en ausencia del pucelano.

Llegó para ser referencia, su trayectoria en Cartagena y Cádiz avalaban a un futbolista importante, fichado para el ascenso. Las expectativas eran muy altas, la pretemporada las aumentó y es que algunos en el Tartiere aún recuerdan el golazo a Kameni en el partido de presentación ante el Espanyol. No dio la talla en el inicio, no consiguió ser referente en los primeros partidos y después todo se hundió. Le costó adaptarse al norte, al grupo vasco, no disfrutaba, desprendía sensación de pasotismo y eso el oviedista no lo perdona porque castiga al que da sensación de indolencia igual que ensalza al luchador por encima de todo.

Cambió de actitud, competía y lo intentaba todo aunque la dinámica del equipo hacía imposible cualquier demostración individual. Se iba a la deriva con José Manuel, cada partido era un despropósito del colectivo y el ansia se apoderaba del futbolista, la cabeza y el corazón iban más que las piernas. Con Pacheta todo dio un giro de 180º en una semana, Xavi y Nano fueron los más beneficiados con la llegada del burgalés: juego directo, presión en la salida del contrario, búsqueda del espacio a la espalda del lateral o del 1vs1 en banda, ahí los dos se desenvolvieron como pez en el agua aunque fue Moré quien se llevó más portadas por su racha cara a portería.

Ambos indiscutibles en el nuevo curso, Nano incluso tuvo que reciclarse y adaptar sus virtudes al lateral en la época oscura de Pacheta, aquella en la que no daba con la tecla ni encontraba un once sobre el que crecer, las dudas nos invadían a todos. Hacía las veces de carrilero tras la lesión de Candela y hasta la irrupción de Álvaro Cuello, Manu Busto por delante para buscar la diagonal por dentro y que el andaluz tuviese metros por delante para aportar la profundidad que el cántabro no puede dar recluido en la banda. Ahora es el plan de emergencia para el míster, opción recurrente para remontar proponiendo algo más, asumiendo riesgos.

El equipo nació volcado a la diestra, Xavi Moré era el factor diferencial, el que daba sentido a todo, el futbolista en estado de gracia. Su lesión fue un palo, Jandrín cumplió su papel pero no decide como el catalán; Abasolo es un perfil completamente distinto, más asociación que verticalidad. El bloque empezó a buscar la izquierda para no perder la esencia, allí encontró a Nano. Potencia, zancada, arrancada, con metros por delante el andaluz es imparable, inconmensurable la vaselina ante el Celta B después de un sprint de más de 80 metros, ese tanto lo dice todo de su condición física y de su dulce para el gol. También desborda al 1vs1 en estático, Aitor pudo dar fe de ello en la jugada del 1-2 en el Anxo Carro.

Le sale cualquier cosa que intente, está en estado de grada, es la nueva referencia. La confianza a veces lo es todo, ante el Tenerife su zapatazo valió tres puntos de oro, un chut que el año pasado se hubiese ido al limbo. El Domingo en Miramar asustó a Queipo durante todo el choque, sembró de dudas al lateral para asestar el zarpazo al primer error. Gol de fe, de insistencia, de empuje, la acción de Nano es reflejo del espíritu del que Pacheta ha impregnado al vestuario, no dejan de insistir y exigen al rival hasta la extenuación. Vive su mejor momento en Oviedo, disfruta sobre el campo y se nota cuando se planta ante los medios en el Requexón, Nano está más suelto que hace un año, se atreve con todo y todo le sale porque cree en lo que hace.

Es el innegociable de Pacheta, sin sanción por el medio no se pierde ni un minuto. Ahora el Real Oviedo es un equipo volcado a la izquierda, recuperar la derecha será sinónimo de volver a ser temibles ante cualquiera. Mientras, Nano lo sujeta todo, se siente cómodo siendo protagonista. Vino para ascender y no renunciará a ello, su sitio es la LFP igual que el nuestro, los caminos no se separarán con un ascenso. Es el bastión del estilo, la bandera de Pacheta, nuestro ojito derecho. El puñal.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: Jonás Sánchez, ROCF.blogspot.com

27/2/12

Liberación en Miramar

Partido vital para quitarse el sambenito de no ganar a domicilio, para recuperar la confianza y la fe del oviedismo más que por el peligro de descolgarse de los cuatro primeros puestos. La Liga es larga, más de tres meses por delante en los que puede pasar cualquier cosa, cada fin de semana hay una guerra distinta de la que salen heridos unos y otros. Mensaje para los pesimistas, el todopoderoso Tenerife cayó en campo del colista, el Lugo se dejó dos puntos en el artificial de Vecindario y gracias, el Castilla sudó para empatar ante una Roda en inferioridad numérica. Dentro de siete días serán otros, nunca ganan los seis juntos.

Lo dijo bien claro Pacheta en la posterior rueda de prensa, el objetivo innegociable en Luanco era no encajar gol, principio básico para volver al ideario y a la solidez tras encajar siete tantos en los últimos tres partidos. Equipo rocoso, Martins y Rubiato en punta con Teo en banda derecha, alineación de intenciones: ponerse el mono de trabajo para sacar los puntos por la de malas, apretar bien arriba al Marino para que los de Quirós no saliesen cómodos desde atrás ni combinasen en mediocampo. Que el balón fuese más por el aire que por el verde, aprovechar la superioridad de centímetros del once carbayón ante un equipo más frágil en la disputa.

Vorágine de fútbol directo, Martins llevándose las disputas, el equipo volcado a la izquierda para que Nano apretase a Queipo en el 1vs1; superior el andaluz en potencia, zancada y velocidad. Un duelo que fue para el nuestro todo el partido, y que después dio lugar al 0-1, la inseguridad del lateral durante todo el choque le condenaron al error e inclinaron la balanza de un partido de 'gol partita'. Los azules, esta vez de blanco, encerraron al Marino a base de fútbol directo y presión, omnipresentes Aitor Sanz y Pelayo para triunfar en la segunda jugada y cortar cualquier atisbo de contragolpe luanquín. Apenas sufrió la inédita defensa de Pacheta, con Jorge Rodríguez después de cuatro meses de ausencia; el gallego demostró jerarquía, fue capataz de la línea sin ritmo de competición ni minutos en las piernas.

Situaciones de peligro, llegadas a tres cuartos, los de Pacheta infundían temor en la estrategia pero las ocasiones claras de gol no llegaban. Falta finalización, ni Martins ni Rubiato miraron a puerta, entre ambos suman tres goles en lo que va de Liga. Manu Busto lo vio desde el banquillo, el míster aclaró todo en rueda de prensa y es que el burgalés es más fiel a su plan que a la individualidad, poco le importa que el cántabro pueda decidir en una acción aislada que no jugará si no cree que el contexto sea el adecuado para su fútbol. Tras el descanso el Marino apretó, todo dependía del 'gol partita'. Entraron Óscar Martínez y Abasolo, ambos de dulce cara a puerta, al menos más que Rubiato y que Teo: el gallego es hombre de área, el vasco mojó ante Celta y Lugo, Paul era el elegido para la diagonal al segundo palo.

El primero de Nano y la autoexpulsión de Saavedra decidieron el choque, la rúbrica llegó con los de Quirós volcados en un imposible y es que en ningún momento llevaron peligro a la meta de Lledó. Difícil encontrar un partido en el que el Marino crease menos, no es plaza sencilla Miramar y es que en Luanco ya cayeron La Roda y Rayo B, empataron Lugo y Albacete y venció con sufrimiento el Castilla cuando el Marino ya estaba en inferioridad. Hay que valorar cada victoria porque luego repasas trayectorias y ves que pocas son fáciles, sacar tres puntos de Miramar tiene buen mérito, más haciéndolo sin conceder ocasiones.

Las posibilidades de éxito de un equipo las marca más la solidez que la brillantez, el equipo de Pacheta es un bloque que concede poco cuando está a su nivel y ahí es dónde se debe exigir. La propuesta siempre es la misma, el míster quiere que el balón dividido esté lo más lejos posible de Lledó para minimizar riesgos, aunque ello conlleve proponer menos en ataque. Cuando fallan los cimientos es cuando se derrumba la casa porque si no se es firme atrás tampoco expones nada de peso arriba y ya no hay argumentos. Pero se ha llegado hasta aquí con esta idea, se ha competido gratamente ante los rivales directos de esta manera y no se va a cambiar ahora.

El Domingo a solucionar el accidente del últmo partido en el Tartiere, que el Alcalá pague los platos rotos también por lo que pasó en la idea. Seguir ganando confianza, ir recuperando efectivos porque eso nos hará más fuertes. Cuantos más futbolistas tenga a su disposición Pacheta para afianzar un once, mayores serán las garantías para el mes de Junio. Ayer fue Jorge Rodríguez, Candela y Juanma deben ser los siguientes.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: Lne.es

21/2/12

Entrevista con Joaquín Vigueras

Joaquín Vigueras, conocido del oviedismo. De su mano llegaron al Tartiere futbolistas como Aulestia, Manu Busto, Jorge Perona, Rubén García, todos de calidad indiscutible; sin tanta fortuna pasó el defensa Richi la temporada pasada. Teo ha sido el último en llegar, sobre la bocina para sustituir a Xavi Moré hasta final de curso. Jandrín es otro de sus futbolistas, esperemos que también haga carrera en el Real Oviedo.

- Hola Joaquín, muchas gracias por dedicar tu tiempo a Ovieditis.
- Gracias a ti.

- ¿Cómo empezaste en el mundo de la representación de futbolistas?
- Empecé porque yo era el director deportivo del Lorca en Segunda B, y antes también había estado en secretarías técnicas. Pero no era lo que a mí me gustaba, y fue entonces cuando a raíz de conocer gente y tener contactos, me incliné más por la representación. Me saqué todos los títulos necesarios y también los que no eran necesarios, para estar bien preparado. Y así fue como empecé.

- Imagino que al ser una figura joven te puede resultar más fácil llegar al futbolista que a otros representantes.
- No tiene porqué. Pero sí es importante el cómo lo haces, la dedicación y el empeño que le pongas.

- ¿Tu relación con los jugadores es más personal que profesional, o al revés? ¿Son fáciles de compaginar ambas?
- Tiene que haber un poco de todo, pero sí que en el día a día me gusta tener buena relación con mis jugadores y que se sientan cercanos, como si fuésemos una familia. Creo que eso es lo que reclama el jugador; a parte de saber llevarlos profesionalmente, les gusta que también en el tema personal sepas cosas de su vida.

- Imagino que estas semanas post mercado de invierno son de desconexión. ¿Cerraste muchas operaciones aparte de la de Teo? ¿O los clubes notan también la crisis a la hora de hacer fichajes invernales?
- Nunca desconectas del todo, porque en esto del futbol va todo muy deprisa. Tienes que intentar conocer a todos los jugadores y siempre aparecen nuevos futbolistas. Con respecto a si me ha ido bien en el mercado de invierno: he cerrado varias cosas, pero la mayoría del trabajo ya se hizo en verano.

- Los móviles echan humo en época de fichajes. ¿Hay momentos en que debes priorizar unas operaciones a otras? ¿Cómo se toman esto futbolistas y clubes? ¿Cunde el nerviosismo? Porque en Primera se busca un contrato, pero en Segunda B se busca un trabajo, un sueldo…
- Se intenta trabajar durante el año para que el verano sea mas tranquilo, pero al final eso resulta imposible. La verdad que el móvil no para, intento no priorizar operaciones y sí sacarlas todas adelante ya que para mí todos los jugadores de mi empresa son igual de importantes. Tienes que saber llevar al jugador en verano porque sí que se ponen nerviosos, dependen de ti en gran parte y son fechas de tensión.

- Y durante el resto del año, ¿hacia dónde enfocas tu trabajo? Ves partidos, sigues a los tuyos, captas gente nueva…
- Durante el año se hace un seguimiento a los jugadores de mi empresa y se intenta captar a gente nueva, eso es lo que se suele hacer a lo largo de la temporada.

- Existe mucho recelo y desconfianza sobre la figura del representante entre el aficionado de a pie. ¿A qué crees que se debe?
- Esta profesión es difícil y nuestra figura no está bien vista para la mayoría, se piensan que nos llevamos mucho dinero sin hacer nada. Hay casos de todo tipo. Monchi, que es uno de los mejores directores deportivos de Europa, dijo un día en televisión que la culpa siempre es para el representante cuando un jugador sale mal. Y la culpa no es del representante, es de la secretaría técnica por firmarlo, porque cuando nosotros ofrecemos jugadores a los equipos, los que firman para bien y para mal son los clubs. Y yo estoy muy de acuerdo en eso ya que he estado a ambos lados.

- En categorías superiores el seguimiento es más sencillo, el director deportivo se interesa por un determinado jugador y empiezan los contactos. ¿En Segunda B también es así? ¿O vuestra función es más parecida a la del intermediario?
- Es lo mismo para todas las categorías, pero sí que es verdad que cuanto más grande es el club, más medios tienes para hacerse seguimiento a los jugadores. Pero es lo mismo a la hora de firmar a un jugador de Segunda B que de Primera.

- ¿Se ponen en contacto contigo directores deportivos para buscar un perfil concreto de jugador entre tus representados?
- Sí, normalmente cuando se interesan por algún jugador te llaman ellos o llaman al jugador para interesarse por su situación y para asegurarse también de quién es el representante de éste. Pero también yo informo a los directores deportivos de los jugadores que represento y sus posiciones para que le hagan un seguimiento.

- ¿Cuándo empezó la relación con José Manuel y el Real Oviedo?
- La relación empezó cuando el equipo asciende a Segunda B, ellos se interesan en varios jugadores míos, pero sobre todo en Manu Busto. Nos explican el proyecto, no fue una negociación fácil porque lo teníamos prácticamente cerrado con el Granada por aquel entonces, pero al final nos decantamos por el Oviedo por estructura, afición y porque creímos y confíamos en el proyecto.

- Y el Granada ahora en Primera y nosotros sin salir del pozo. ¿En algún momento, como representante, te arrepientes de haber echado para atrás una operación y firmar la otra? ¿Qué diferencia vistéis entre Real Oviedo y Granada para que al final Manu llegase aquí? Por aquél entonces ellos ya funcionaban como un club serio, con Pina al frente.
- Arrepentirnos no. Sin ir más lejos, este verano tuvo una oferta del Cádiz, que también lo ha cogido Pina, y le dijimos que no para renovar en Oviedo. Pero un poco de envidia sana sí, porque este equipo está en Primera y quién sabe si Manu estaría en él aún. Pero nada más.

- ¿Es fácil separar casos distintos de futbolistas a la hora de negociar con un mismo club? Por ejemplo, que lo que pasó con Aulestia en Oviedo no afecte en la renovación de Manu Busto (aunque la salida de Oinatz es posterior). Aquí entra la implicación personal que comentábamos antes.
- Son temas totalmente diferentes, la renovación de Manu se cierra después de la salida de Aulestia, pero hay que saber diferenciar cada caso y no mezclar unos jugadores con otros. Hay clubs en los que eso sí influye, pero al final en una negociación no se llega a un buen fin si las dos partes no están de acuerdo.

- ¿Crees que hemos arrojado algo de luz sobre la labor de un representante? ¿Qué les dirías a aquellos que os ven como una figura prescindible en el mundo del fútbol?
- Yo no les digo nada, solo puedo seguir trabajando, confiar en mi trabajo diario y saber que lo que la gente opine no es lo importante. Lo importante es ser legal y que los profesionales del mundo del fútbol valoren tu trabajo.

- Y ya la última, para mojarse. Para el ascenso a Segunda, ¿con quién vas?
- No tengo preferencias, pero sí me gustaría que asciendan aquellos equipos donde tengo jugadores representados. Va a ser imposible que asciendan todos, pero espero que los cuatro que lo consigan cuenten con jugadores representados por mí, sería muy buena noticia.

- Muchas gracias Joaquín por la entrevista y la disponibilidad. Ha sido un placer.
- Muchas gracias a ti, espero que os haya gustado.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h

19/2/12

Olvidar La Roda

Partido para hombres que dijo Pacheta, ganar en La Roda para romper el doble maleficio de vencer lejos del Tartiere y también el del horario matinal a domicilio. Salieron los azules dispuestos a mandar en el helado césped y ganar confianza desde el primer minuto. Lledó jugando en largo desde atrás, la defensa oviedista en mediocampo para encerrar a los locales en su área, acumular jugadores en pocos metros para tener más opciones en la segunda jugada, para que las contras de La Roda empezasen a muchos metros de nuestro área.

A los diez minutos llegó el ingenuo penalty de Teo, un defensa natural nunca habría lanzado la pierna sin saber lo que le viene por detrás. Pacheta pensó en él para abrir el campo y que Abasolo lanzase la diagonal hacia dentro y crease superioridad con Manu Busto, pero no pensó que cada ataque local acababa en el área y que allí un hombre de ataque es pura precipitación y riesgo. Una acción que condiciona el partido y también el juicio de valor. Hasta ese momento la salida del equipo era buena, gustaba, eso recogían todas las redes sociales; después llegaron las críticas al estilo y a los pelotazos de Lledó.

Error de alevines en la infracción y también en el gol. No es tolerable que tu portero detenga el penalty y el rechace lo gane un atacante con la suficiente picardía para entrar en carrera y ganarte el metro definitivo. Eso no se entrena, es oficio del futbolista y en los nuestros ninguno lo tuvo, no sólo Teo que fue el retratado. Otra vez a contracorriente, al equipo le costó sobreponerse como de costumbre y es que la falta de reacción es un mal endémico. Con el paso de los minutos los de Pacheta se encontraron, dos chuts de Manu Busto y Pelayo más una oportunidad de Abasolo hacían presagiar el empate, pero entonces llegó el mazazo del 2-0 a balón parado.

Detalles que marcan una trayectoria, como la semana pasada. Cuando el equipo sale bien te hacen el primero, cuando se recupera cae el segundo para enterrar cualquier opción. Falta frontal, la defensa siempre tiene la ventaja pero la línea azul se tira muy atrás, Pelayo pierde la marca y Aitor Sanz termina al borde del área pequeña defendiendo a dos hombres de 1’85. Error en cadena de todos, de marcaje, de concepto, no miremos a uno o dos futbolistas sino al conjunto. Entrenable, pero dominado durante todo el curso hasta hace un mes, cuando encajamos en Toledo. Ya no sale de cara, cada acercamiento contrario es prácticamente un gol. Todo viene de culo como a principio de temporada y toca levantarse de nuevo como hicimos entonces.

Pacheta movió todo al descanso, ya no tenía nada que perder. Teo era un flan, Álvaro el cambio recurrente para darle metros a Nano y devolver a Abasolo a su posición natural. Jandrín en la diestra, tuvo dos incursiones para la esperanza al comienzo pero entonces llegó la roja directa a Pascual. Seis minutos sobre el césped, la entrada de la impotencia pero también la de la inmadurez, por innecesaria y por dejar sólos a tus compañeros con un mundo por delante. Se acabó el mínimo resquicio de remontada, llegaron los minutos de la basura porque La Roda bajó revoluciones ante diez y los azules rondaban el área de Bocanegra. En esas se sacó el trencilla la roja directa para Negredo por considerar oportunidad manifiesta de gol un ataque en campo propio. La puntilla, por si había algo que rematar.

Un día para olvidar, una racha para apretar los dientes y salir cuanto antes pues llevamos cuatro puntos de los últimos quince en juego. El liderato del Castilla a cuatro partidos, éste se perdió en las primeras ocho jornadas pues no nos dejaron margen de error. El playoff quedará a cuatro puntos con trece jornadas por delante, nada perdido, todo por disputar. El Tenerife sumó una victoria en seis partidos entre Noviembre y Enero; el Albacete, dos entre Octubre y Diciembre; el Lugo lleva dos triunfos en los últimos once partidos. Nadie escapa a los baches, ninguno está a salvo, un equipo se puede caer en cualquier momento y dos victorias seguidas te meten entre los elegidos.

El estilo es el mismo que en Diciembre, la idea de Pacheta y el convencimiento también. No se puede pasar en dos semanas del éxtasis al suicidio, a los que hoy les faltó actitud se les llamó héroes en el Anxo Carro. Recurrir a la falta de ganas es el argumento simplista en la derrota, nada más lejos de la realidad. Un buen amigo es aquél que está a tu lado en los malos momentos, como afición tenemos que cumplir el mismo papel, como hemos hecho siempre. El míster nos lo había avisado, habría momentos duros y han llegado. No desfallecer, persistir, acudir en masa a Luanco para devorar al Marino y dar el paso todos juntos, unidos.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: OVDSport.es

12/2/12

Real Oviedo-Atleti B, la vida al revés

El fútbol y el destino son caprichosos e impredecibles, siempre ha sido así. Se cruzaban rachas en el Tartiere: nueve victorias consecutivas de los azules ante los suyos, nueve jornadas sin sumar los tres puntos los chicos de Milinko Pantic. Tratándose del Real Oviedo, no había otro final posible para el partido de esta tarde que el cambio de inercia, el fin de ambas tracyectorias. Llevaba el Atleti B tres goles a favor en estos últimos dos meses y medio; hoy hizo dos en el Tartiere con sólo tres llegadas al marco de Lledó. Destino cruel.

Salieron los de Pacheta dispuestos a mandar, apretar desde el inicio para remar a favor de corriente y disfrutar del Tartiere. Manu Busto siguió en el banquillo aunque durante la semana parecía que la rotación afectaría a Martins. Curiosamente, sin el cántabro, el Oviedo jugó por abajo, trenzó con más pausa que a lo largo del curso, tocó en corto en contraposición con el estilo directo de todo el año. El goteo era tímido pero incesante, Iago ya se dejaba notar en la portería colchonera pero su figura creció para salvar el gol de Álvaro tras rechace del larguero en chut de Martins. El 1-0 parecía cuestión de tiempo pero hoy no tocaba, hoy el mundo estaba al revés. A balón parado llegó el tanto visitante, igual que el otro día el empate del Lugo aunque esta vez Lledó encajó en libre directo.

El gol hizo daño, como lo hizo el de Quero el otro día en el Anxo Carro. Encajaron los azules cuando menos lo merecían, son tragos difíciles de digerir. Quince minutos de zozobra como en Lugo, el descanso fue una buena noticia para refrescar el cuerpo y serenar las ideas. Había que volver al camino inicial, la senda era la buena pero faltaba la puntería. Captaron el mensaje los jugadores, en la reanudación el acoso y derribo fue aún mayor sobre la meta de Iago. Hándicap en la defensa, Álvaro Cuello, Owona y Negredo amonestados, tuvo que ser Juanpa el que dejase su sitio a Teo por lesión. Jugar con dos extremos de laterales era demasiado arriesgado, eso frustró la entrada de Manu Busto por Álvaro para darle toda la banda a Nano; el sacrificado fue Martins para hacer fuerte la derecha con Teo y Abasolo.

No hubo mucha historia, el partido volcado hacia el fondo de los Symmachiarii, equipo y afición empujando ya con más corazón que cabeza. Si se abría la lata la victoria parecía hecha, pero el gol difícil siempre es el primero. Pascual se topó con el travesaño al igual que Martins en la primera parte, cada vez parecía más claro que no era el día oviedista. Una jornada propicia para terminar segundos se convertía en un drama. Pinchazos de Lugo en Luanco y del Rayo Vallecano B en el Carlos Belmonte, ahora el perseguidor inmediato del Castilla es un Tenerife que comenzaba el fin de semana fuera del playoff. Reflejo de la locura imperiante en el Grupo I.

En las postrimerías llegó el 0-2, demoledor para todo el Tartiere pero que ahorró sufrimiento al oviedismo, el gol que diese un punto parecía utópico porque simplemente hoy no tenía que llegar. Los de Pacheta son sextos, salen de los puestos de playoff por primera vez en muchas semanas, no tiene que cundir la alarma. El Tenerife está a tres puntos, el Lugo a dos, Albacete y Rayo B tan solo a uno. Seguía quedando un mundo en la victoria y también ahora en la derrota, catorce finales por delante son muchas. Y más en este grupo, en el que cada jornada supone un vuelco en los primeros puestos y en el que todos ceden puntos. Canarios y manchegos llevan mejor inercia, hace un mes ésos éramos nosotros; se trata de rachas, la rueda va dando vueltas y al final se trata de ser lo más regular posible.

El reto seguirá siendo el mismo, ganar el próximo partido. Ahora el paso adelante a domicilio es más vital que nunca, repetir en La Roda y Luanco la imagen que se dio en el Carlos Belmonte, Valdebebas o hace una semana en el Anxo Carro. Este equipo ha dado motivos para creer y merece nuestra confianza. Porque ya lo dijo Pacheta: “ir preparando a la gente porque esto va a ser muy jodido eh. Muy jodido y muy largo”.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: ROCF1926.blogspot.com

8/2/12

Capitán Jandrín, último exámen

Recambio de Xavi Moré tras la primera lesión del pucelano en el mes de Diciembre, fue de la partida en el Tourmalet ante Athletic en Copa del Rey, Tenerife y Rayo Vallecano B en Liga. Buenos minutos, el peligro vino de sus botas ante los leones en el Tartiere y también en La Catedral, tuvo las tres ocasiones para cambiar la eliminatoria. Cumplió el expediente, aportó trabajo, intensidad en la presión y retorno en fase defensiva, ensanchó el campo cuando los nuestros atacaban. No se le podía pedir más, la exigencia para Jandrín no podía ser igual que para Nano, Manu Busto o el propio Xavi Moré.

El extremo pucelano volvió a caer en Toledo, rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, adiós a la temporada. Jandrín y Abasolo quedaron como las alternativas de Pacheta. El refuerzo invernal era obligado porque no se podía afrontar el curso con sólo tres futbolistas de banda, menos siendo uno de ellos aún del filial. Llegó Teo desde Orihuela sobre la bocina, viene de ser titular en el segundo clasificado del Grupo III, buen futbolista. Paul fue el titular ante Celta B y Lugo, dos partidos y dos goles para que el vasco se ganase el indulto del Tartiere y del oviedismo. A Jandrín no le queda otra que volver a un Vetusta con el agua al cuello pero que enlaza por primera vez dos victorias consecutivas.

Alguno verá su retorno al filial como un paso atrás, como una muestra de la poca confianza de Pacheta y del cuerpo técnico en el chaval y en la cantera en general, pero nada más lejos de la realidad. Jandrín afronta la última etapa de su formación, la más importante, la que decidirá su futuro en el Real Oviedo. Ernesto no supo afrontarla, los fenómenos se la saltaron aunque los inicios de Michu y Adrián en el primer equipo también fueron a cuentagotas sin un Vetusta en el que foguearse. Es la llamada fase de “jugador clave”: Jandrín debe ser el líder del filial, jugador referencia en el campo y en la caseta, demostrar liderazgo y carácter para ser el timonel del Vetusta en pos de la salvación antes de ser por derecho propio jugador del primer equipo a todos los efectos.

Etapa de exigencia por tanto, es el momento de dar el paso adelante definitivo, ser diferencial en Tercera. Este Domingo fue de nuevo capitán ante el Pumarín en su retorno al filial, en la victoria azul bajo el aguacero, importante primer gol de Jairo Cárcaba. Llevar brazalete no es un gesto para la galería sino un detalle de responsabilidad, el mensaje para Jandrín es claro. El listón está más alto, no le estará permitido cumplir con el expediente ni ser uno más, ha de ser el futbolista que marque la diferencia por encima de cualquier otro; da igual que Chus Hevia ya tenga partidos en Segunda a sus espaldas. El jugador franquicia ha de ser Jandrín, eso le ha pedido Pacheta.

El gran Martí Perarnau explicó el periodo de formación de una joven promesa utilizando a Thiago Alcántara como ejemplo, su vuelta al filial del Barça fue el último episodio antes de su explosión en el Europeo Sub-21 y en la pretemporada culé. No pretendo comparar, el trabajo que se hace en La Masía no admite discursión respecto a lo que se hace en el Real Oviedo, aquí reina la improvisación y el día a día, no hay proyecto futuro ni a medio plazo tampoco. Jandrín y Thiago sí tienen cosas en común, idas y venidas con primer equipo y filial, esperanzas depositadas en ambos desde años antes de dar el salto, exigencia parecida a nivel individual y también del colectivo, la obligación azul en Segunda B es incluso mayor que la culé.

Si Pacheta no confiase en Jandrín no hubiese sido el elegido en Diciembre, ser titular en los dos partidos ante el Athletic dice mucho, el oviedismo llevaba años esperando un momento como ése y Jandrín estuvo allí cuando lo fácil era dar la alternativa a Abasolo. Pero cada cosa tiene su tiempo, acelerar el proceso de formación no ayuda en nada al chico, la presión de un ascenso a Segunda podía quemarle antes de tiempo, la grada no tiene contemplaciones cuando el objetivo está en juego. Pelayo es el espejo donde mirarse: es su cuarta campaña con los mayores desde que debutase de la mano de Raúl, la primera como titular indiscutible. Años de aprendizaje, de alternar titularidades con suplencias y grada, todo para curtirse y seguir creciendo.

La exigencia, con el filial y en Tercera, allí donde Jandrín ya tiró la puerta una vez. Ahí es donde debe hacerse hombre, donde debe pasar de chico a futbolista. Sin prisa pero sin pausa, entra en los meses clave. Si quiere ser futbolista del Real Oviedo ha de dar el paso adelante. No le valdrá con ser el mejor. Ahora toca ser el líder.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Foto: FutbolAsturiano.es

5/2/12

Anxo Carro, la guerra de los mundos

Partido para dignificar la Segunda B igual que lo está haciendo el Mirandés en Copa del Rey. Cualquiera que viese el partido de hoy en el Anxo Carro habrá pensado que estaba ante dos equipos de superior categoría, por intensidad, por fútbol y por ambición, también por el azul que teñía las gradas. El sistema injusto priva a la Segunda de subir el nivel, que de cuarenta equipos asciendan cuatro no tiene lógica, la reforma de las categorías es necesaria porque ahora mismo la competición no es viable ni económica ni deportivamente.

CD Lugo y Real Oviedo, segundo y tercero en el Anxo Carro, un punto entre ambos. Espadas en todo lo alto, dos estilos definidos, muy distintos pero igual de efectivos, la clasificación no engaña. Salieron los de Pacheta a meter miedo desde el primer segundo: el saque inicial acabó en patadón largo de Diego Rivas fruto de la presión de Martins. El senegalés con Óscar Martínez en el ataque para ser más efectivos en el desgaste, más intensos en la segunda jugada, para tener más opciones en la disputa. Manu Busto en el banquillo para salir a decidir los últimos 20’, ése era el plan.

Inicio calcado al de Valdebebas, jugada por banda derecha de Abasolo que acaba en gol de Óscar Martínez. El gallego es el oportunismo personificado, igual que en Vigo, igual que ante el Castilla, estuvo ahí para meter la puntera en el área pequeña y ponernos por delante. Pudo hacer el segundo desde cuarenta metros, tuvieron los azules triple ocasión tras saque de esquina, los de Quique Setién estaban desbordados por el vendaval oviedista. Se mascaba el 0-2, por eso hizo tanto daño el empate. Los futbolistas lo veían desde dentro tanto como los aficionados desde fuera, difícil de digerir ver las tablas en el marcador de nuevo.

Fue el momento de Lugo, su cuarto de hora para poner el partido de su lado. Apareció el ansia en los de Pacheta, la sobrexcitación por devolver el premio a los 2000 oviedistas desplazados y deshacer el empate. Esa ambición mal entendida lleva a una presión descoordinada, cada uno por su cuenta; las líneas se separan, se llega medio segundo tarde a la segunda jugada, el futbolista corre más para corregir el defecto táctico. Es un bucle con difícil salida, ahí el Lugo estuvo cómodo porque con espacios para recibir y girarse en zona de 3/4 son los mejores. Belencoso perfecto de espaldas, Rubén García maestro para llevar el cuero de un lado a otro, hicieron daño los de Quique Setién por derecha e izquierda con situaciones de 1vs1 e incluso 2vs1.

Pacheta mandó a los suyos atrás, defender en mediocampo azul, juntar líneas y regalar posesiones largas pero intrascendentes a los lucenses para volver a ser bloque y aumentar la confianza del colectivo, para cortar la hemorragia de llegadas al área de Lledó. La idea funcionó, poco a poco los azules fueron creciendo en el partido, Quero no fue tan peligroso como en los minutos locos de ida y vuelta, se volvieron a ganar segundas jugadas, tímidas llegadas de Abasolo y Owona por la derecha para volver a infundir respeto en el Lugo, para que la balanza volviese a equilibrarse cara a la segunda mitad.

Tras el descanso llegó el tanteo, minutos de desgaste por ambos equipos esperando el resquicio en el rival para hacer daño, solamente Martins llevó peligro a las áreas hasta que Nano apareció. En la primera mitad el peligro llegó por la derecha, no por desaparición del andaluz sino porque sus compañeros inclinaron el partido al otro costado. En su primer 1vs1 dejó en evidencia a Aitor, Rubiato arrastró al primer palo y Abasolo apareció en el segundo para hacer el 1-2. Repitió titularidad y repitió acierto goleador, un tanto para que su confianza vuele, Paul ya es uno más de la causa oviedista por el ascenso como son el resto de sus compañeros.

Minutos cómodos de los de Pacheta, Nano tuvo la sentencia pero su chut fue al travesaño, una vez más los detalles que marcan un partido. El míster dio entrada a Manu Busto con 20’ por delante para sentenciar con la fórmula Setién, con el Lugo estirado en busca del empate se abría el panorama para que el cántabro hiciese de las suyas a la espalda de Pita y Rubén García. Teo completaba el plan entrando por Abasolo, la idea de Pacheta era aumentar la renta y no defenderla, por eso no entró Juanpa para jugar con doble lateral. Los locales sólo achuchaban a balón parado, Lledó voló para evitar el empate pero el 2-2 llegó donde nunca puede hacerlo, tras saque de esquina. Mal defendido, Belencoso remató sin marca rodeado de cuatro azules, Álvaro y Lledó se estorbaron para atajar bajo la línea.

Habría que sufrir, el achuchón gallego era previsible pero el partido murió en área de Diego Rivas. La tuvieron Pelayo y Rubiato en el descuento: al chaval le estorbó Manu Busto para rematar desde la frontal, al segundo le faltó un compañero que entrase para desviar la trayectoria del cabezazo y llevar el tercero a la gloria. No dio tiempo a más. El empate hizo justicia aunque siguiendo el símil pugilístico, a los puntos la victoria hubiese tomado rumbo a Oviedo. Noventa minutos de intensidad, de emoción, de tensión, noventa minutos de fútbol total, todos nos hemos divertido a nuestra manera.

El panorama es el mismo, seguimos a un punto del segundo aunque con el Rayo B, elemento distorsionador, por el medio. El Real Oviedo compite en casa de los grandes, el Tartiere es un fortín. Todos han de visitar Vetusta salvo el Tenerife, nuestro Estadio dictará sentencia. Cada semana la tabla da vuelcos, se suceden los duelos directos, sigue quedando un mundo, se nos hará muy largo. Este equipo y su manera de competir es para ser optimistas, cada día confío más en el liderato aunque el Castilla esté a dos partidos de distancia. Amigos, abrochémonos los cinturones porque nos esperan emociones fuertes.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h
Fotos: LaVozdeAsturias.es, Lne.es

2/2/12

Entrevista al rival, Rubén García

Rubén García vuelve a cruzarse en nuestro camino, parece destinado a pelearnos un ascenso como ya debería haber ocurrido el curso pasado cuando militaba en el Real Unión. Con nosotros en nuestro primer año en Segunda B, las lesiones y la fragilidad defensiva de la idea de Pichi Lucas no le dejaron sacar todo lo que lleva dentro, corría por él y por sus compañeros. Mediocentro de toque, pausa y nervio, muchos creemos que formando pareja con Aitor Sanz podrían ser demoledores aunque ahora mismo Pelayo haya acabado con el debate en el centro del campo azul.

- Hola Rubén. Muchas gracias por tu tiempo una vez más. ¿Semana larga, ganas de que llegue el partido del Domingo?
- Muchas gracias a ti por acordarte de mí.,Pues si, se va a hacer larga la semana por la importancia que tiene el partido para todos y además, ante un rival muy especial para mi.

- ¿Cómo llega el vestuario del Lugo al duelo contra el Real Oviedo? Hace algunas semanas la distancia era amplia y sin embargo ahora está en juego el segundo puesto.
- Pues con tranquilidad, pero sabiendo de la importancia que tienen estos tres puntos y sabiendo que enfrente estará un rival que viene apretando muy fuerte.

- Seis equipos en seis puntos, ¿de verdad el futbolista no están tan nervioso como el aficionado? ¿Cómo soportar esto de aquí a Mayo?
- Es verdad, el grupo está muy apretado en los primeros puestos de la clasificación y esto será muy duro de aquí al final. Los futbolistas tenemos que estar preparados mentalmente para estas situaciones porque de lo contrario te puedes quedar descolgado; la clave es cuidarse en todos los aspectos para intentar estar al máximo nivel hasta el final de temporada.

- El Castilla sufre más desde que asaltamos Valdebebas, el Tenerife se ha reforzado en invierno y tiene el plus del cambio en el banquillo, Albacete y Rayo ‘B’ han vuelto fuertes de Navidad. ¿Cuál es el rival a batir del grupo para Lugo y Real Oviedo?
- La victoria del Oviedo en Valdebebas fue un golpe sobre la mesa por en la casa del lider, de allí salió muy beneficiado en todos los aspectos. El Tenerife es el gallito del grupo, y el Albacete es un bloque muy compacto y con mucha calidad. Creo que el Rayo es la revelación de la categoría; y para mí, el Castilla es el equipo a tener en cuenta porque tienen una plantilla llena de jugadores con mucha proyección y calidad, y que están peleando para llegar al primer equipo de todo un Real Madrid.

- Prioridad entrar en playoff, o prioridad el primer puesto. El cambio de jugar tres eliminatorias a poder subir solamente ganando una es abismal.
- Está claro que quedar primero te da muchas opciones de ascender, pero nosotros somos conscientes de que estamos peleando con equipos que hace poco tiempo estaban en Primera y tienen más de todo que nosotros; me refiero a más presupuesto, plantilla, masa social que arrastran y exigencia.

- Seguís siendo un equipo difícil de batir aunque ahora os cueste sacar los partidos adelante, demasiados empates. Se escapa un poco de la norma, igual que el inicio tan inmaculado de Liga que tuvistéis.
- Es cierto que tuvimos un inicio de temporada espectacular, pero últimamente estamos muy mermados por las lesiones y eso está condicionando nuestro rendimiento en las últimas semanas.

- ¿Cómo ves al Real Oviedo desde la distancia? Ha superado las dudas iniciales y ya todos creemos en el ascenso. Se vive lo mismo que con vosotros hace dos años, aunque quizá con más opciones de liderato.
- El Oviedo tiene un muy buen equipo y todos sabiamos que tarde o temprano estaria en los primeros puestos. Va de menos a más y es un equipo peligroso. Con respecto a mi año allí, la diferencia entre nuestro equipo y éste para pelear por el primer puesto es que aquel año había un rival que estaba por encima de los demás, como era el Alcorcón. Este año hay más igualdad.

- Después de tres enfrentamientos esta temporada (pretemporada, Copa del Rey y Liga) entre Lugo y Oviedo, ¿hay manera de que un equipo sorprenda al otro? ¿O nos conocemos demasiado?
- Es verdad que nos hemos enfrentado muchas veces y ya sabemos cómo jugamos unos y otros, pero en noventa minutos puede pasar de todo.

- ¿Se prepara el partido como si fuese uno más, o se respira algo especial en las casetas? Es duelo de playoff anticipado, más con lo apretada que está la clasificación.
- Tú lo dices, el del Domingo puede ser lo más parecido a un partido de playoff en lo que va de temporada. Si hay un ganador puede salir muy beneficiado moralmente del choque, está claro que es un partido importante.

- Dicen los entrenadores rivales, también el nuestro, que parar el fútbol directo de los azules es difícil, que te exige mucho en lo físico. ¿Cómo va a plantear el partido Quique Setién? ¿Cuál es la idea del Lugo cada Domingo?
- Nosotros tenemos que pensar en estar bien nosotros, en hacer nuestro fútbol que es lo que nos ha llevado a estar en los puestos de cabeza. Fútbol de toque, con paciencia, es un poco lo que el mister quiere: tener posesiones largas y mucha asociación entre la gente de arriba. El Oviedo es un equipo muy físico pero también con jugadores de mucha calidad y que marcan la diferencia.

- ¿Dónde estará la batalla en el Anxo Carro? ¿Qué duelo o qué factor puede decantar que el partido caiga de un lado o del otro?
- El que menos errores cometa puede llevarse el duelo. Pienso que será un partido muy igualado e intenso. El balon parado lo puede decidir.

- Hablemos de tus ex – compañeros en Oviedo. Jorge Rodríguez está a punto de volver después de meses lesionado, Xavi Moré ha dicho adiós a la temporada para nuestra desgracia cuando llevaba un curso pletórico. Manu Busto sigue siendo indiscutible, también Pelayo se ha destapado como llegador, que es algo que siempre comentamos.
- Lo de Xavi Moré es una auténtica pena, es un gran profesional y grandísima persona, una pena la verdad. Jorge va a aportar su granito de arena en este tramo final, seguro. Y de Manu qué puedo decir, el enano marca la diferencia, es calidad pura. Pelayo está en buena forma, ha madurado mucho y además tiene gol.

- ¿Mantienes contactos con compañeros de aquella plantilla? ¿Cómo les va?
- Sí, suelo hablar con Manu, Perona, Javi Barral, Gonzalo, Aulestia, Dani Hedrera, también con Ivan Ania ,con muchos. Fue un año muy bonito para mí, conocí a gente muy sana,viví en una ciudad espectacular y con un ambiente de fútbol increíble. Tengo muy buenos recuerdos de mi estancia en Oviedo.

- Muchas gracias de nuevo Rubén. Por el aprecio que te tengo espero que nos podamos ver las caras el año que viene Lugo y Real Oviedo en Segunda. Eso sí, nosotros como campeones de grupo y vosotros pasando tres eliminatorias. Para ahorrarme sufrimiento. ¿Lo firmas?
- Muchísimas gracias a ti de verdad, para mí es un placer hablar contigo. Sigo muy de cerca al Oviedo. Claro que lo firmaria, ¿quién no? Sería algo increible, poder ascender con el Lugo y que el Oviedo a su vez empiece a volver donde se merece. A partir del domingo os deseo lo mejor. Un abrazo muy fuerte para todo el oviedismo, espero que disfrutemos de un buen espectáculo el domingo.

Publicidad: Ovieditis es 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado cada Lunes de 17h a 18h