28/3/13

Empate, pero mejor sabor

1. Once inicial significativo en Valdebebas, con toda la confianza depositada en Iván Rubio y con Héctor Simón en la recámara para 'jugar' con el cansancio del primero. De vuelta Mantovani y Aitor Sanz, continuidad para Pepe Díaz en la izquierda y banquillo para un Xavi Moré que no pasa por su mejor momento. Quedan ocho semanas para recuperarle, y los 30' valiosos de hoy aportan mucho más que 60' sin ser diferencial.

2. Salen los de Granero cediendo iniciativa al Real Madrid 'C', regalando un tercio de campo y esperando a que los blancos pasasen línea de mediocampo para robar y lanzar la contra con Javi Casares. Menos espacios de la zaga a la espalda, menos riesgo en la salida de balón y más juego directo con Baquero lanzando la diagonal y Cervero impartiendo una lección de lo que debe hacer un '9' como él.

3. Diego y Manu Busto jugando a la misma altura, tapando 2vs2 la salida de Derik y Dani Suárez, e intentando que el cántabro fuese más continuador que hilo conductor. Pepe Díaz partiendo desde la izquierda pero sin buscar el duelo ante Joel, diagonal de fuera a dentro del cordobés mientras el equipo se volcaba a la derecha con Javi Casares como referencia. Más intenciones que peligro de un equipo que no asustaba pero que controlaba a su rival.

27/3/13

El cambio, Manu Busto

Referente al comienzo de temporada, ausente durante gran parte del curso por culpa de unas lesiones musculares que no le han dado tregua por el momento. Ausente en el gran momento del equipo entre Diciembre y Enero cuando la caza al líder era el único objetivo; también ausente en la crisis de resultados e imagen que acabó con los días de Sarriugarte como entrenador del Real Oviedo. Fue añorado como nunca, uno siempre se acuerda de los que no están cuando las cosas no salen.

Fue el abrelatas oviedista en los primeros partidos de Liga, con doblete en el debut en el Suárez Puerta y gol agónico ante el Fuenlabrada para el primer 'seis de seis' desde que comenzase nuestra andadura por la Segunda B. También vio puerta ante Alcalá y Ourense en el Tartiere, pichichi azul y referencia del colectivo hasta que una inoportuna gripe y una rotura de fibras le apartaron de un equipo que buscaba su identidad y su sitio en la tabla en aquellos meses de Otoño.

24/3/13

Corazón y vértigo

1. Sábado de fútbol en el Tartiere, horario poco habitual y ambiente más festivo de lo que la dinámica del equipo merece por la presencia del 'Capitan One' Michu para hacer el saque de honor. Historia viva del oviedismo, gracias a él (y al resto de canteranos que conforman nuestro poker mágico) el Requexón es conocido en el mundo futbolístico. Ejemplo de amor a unos colores y un escudo, su sola presencia debía servir como estímulo a una plantilla que centraba todas las miradas al no contar ya con su escudo Sarriugarte.

2. El inicio hace saltar todo por los aires, y eso que aún así el Tartiere tardó unos cuantos minutos en señalar a los suyos. Primer balón del Zamora en territorio azul, Orlando Quintana se queda a media salida y Sergio García la pone perfecta; vaselina impecable para el estupor de los 8.000 presentes en la Ería. Dos minutos de partido, 0-1 y los de Roberto Aguirre en un escenario con el que ni soñaban y que supieron manejar a la perfección durante la siguiente hora del choque.

13/3/13

Las prioridades de Granero

Miércoles completo en la agenda para José Carlos Granero. A primera hora, presentación ante la plantilla y primer entrenamiento con sus nuevos futbolistas para comenzar a preparar el vital partido en Butarque. Después, presentación oficial ante los medios en el Tartiere. Y por la tarde, segunda sesión con el equipo. El nuevo entrenador azul no pierde el tiempo, sabe que la semana es importante y cuantas más horas acumule con los jugadores, mejor.

Días revueltos en el cielo azul, tan solo en el Real Oviedo una decisión cuasi unánime, como lo era la destitución de Sarriugarte, puede acabar en una marejada institucional, además de ser pública y notoria por eso del dominio de las redes sociales en el entorno oviedista. Devolver normalidad, terminar con la tormenta y que la pelota vuelva a ser protagonista, serán los primeros pasos encargados a José Carlos Granero en sus inicios como nuevo jefe. En lo deportivo, cinco objetivos inmediatos, cinco metas para devolver la velocidad de crucero perdida hace mes y medio.

10/3/13

Sin retorno

1. Escenario de nuevo propicio para entrar de lleno en la lucha por el liderato. Oportunidad como ninguna, segunda derrota consecutiva del Tenerife, empates de Leganés y Fuenlabrada y 'hara-kiri' del Coruxo en O Vao ante el Real Madrid 'C'. Una victoria azul suponía triple empujón en la confianza de los nuestros: abrir brecha respecto a los perseguidores inmediatos; viajar a Leganés en siete días estando por encima de los de Pablo Alfaro; y acercarse a un Tenerife con dudas que ya sentiría el aliento oviedista en el cogote.

2. Sarriugarte recupera efectivos para el duelo ante el Caudal. Vuelven Diego Cervero y Manu Busto tras las lesiones musculares, también un Orlando Quintana que a partir de ya se adentra en la lucha por hacerse con la portería oviedista. Única baja de Álvaro Cuello, saliendo Javi Cantero de inicio. El lateral zurdo, además de haber adelantado a Lucien Owona en la rotación, era el único sustituto natural para el carril izquierdo.

7/3/13

Portería, empieza el juego

Orlando Quintana fue el refuerzo sorpresa en el mercado invernal, cuando empezó a sonar la baja de Mario Ruyales todos mirábamos al Vetusta para complementar a Dani Barrio, ninguno peinaba el mercado fuera de Oviedo ya que creíamos en la necesidad de una ficha senior para el lateral antes que para la portería. La idea de Sarriugarte iba por otro lado, creyó oportuno aumentar la competencia en el arco, fichar a alguien con experiencia en ascensos para ir sobre seguro en los meses de Mayo y Junio.

Dani Barrio como titular indiscutible para el técnico vasco desde la lesión de Mario Ruyales en la semana previa al inicio liguero en el Suárez Puerta. Hasta entonces, prioridad para el guardameta madrileño, con más minutos en pretemporada, más partidos, todo encaminado hacia un debut que nunca se produjo ya que la rotura del menisco de su rodilla izquierda le apartó los dos primeros meses del curso. Dani Barrio actuó en Liga y Copa, en la vuelta de Ruyales el equipo ya estaba en una sola competición y las rotaciones en portería no se plantean.

Su baja parecía clara, la limitación en el número de fichas senior condicionaba al cuerpo técnico, y para entrar antes debían dejar salir. Gastar dos fichas profesionales en la portería parecía un lujo prescindible, más cuando los nombres que sonaban para llegar en otros puestos no cubrían plaza Sub-23 con la excepción de Fran Sol. En la portería la limitación se marca en 25 años, todas las piezas parecían encajar para un fichaje secundario una vez que Dani Barrio se había afianzado en el once y conquistado la confianza de todos con sus méritos bajo palos.

4/3/13

Héctor Simón, el aspirante

Fichaje en el mercado invernal para solucionar las carencias en la sala de máquinas oviedista. Aitor Sanz y Gálder Cerrajería como la pareja indivisible para Sarriugarte, uno como referencia defensiva y el otro como el invitado sorpresa desde tercera línea para convertirse en referencia goleadora de los azules mientras Diego Cervero buscaba su punto justo. Pascual era la alternativa, con la llegada de Héctor Simón el canterano se fue al Vetusta en un movimiento inexplicable.

El catalán llegó a un equipo que adquiría velocidad, sumaba victorias (aún con el paréntesis de Gijón por el medio) para empezar a disputarle el liderato al Tenerife. Trayectoria en Segunda y pieza importante el curso anterior en el Sabadell, ese era el aval de Héctor Simón en su llegada a Oviedo. Insuficiente para empezar de inicio, Sarriugarte no repitió errores en la gestión de vestuario y el gerundense tuvo que esperar su oportunidad desde el banquillo, sumando minutos como recambio hasta poder entrar en el once.

Debutó en la última victoria convincente de los azules, aquel 4-0 en el Tartiere ante el Sanse y que ahora parece tan lejano. Héctor salió desde el banquillo, apenas quince minutos pero suficientes para demostrarnos su golpeo de balón de otra categoría, sirviendo en falta lateral el último tanto a Javi Cantero. Refuerzos llegados de Segunda para aumentar competencia interna, once titular establecido y dinámica ganadora para atacar de una vez por todas al liderato. En Alcalá se torció todo, esas sensaciones son ahora un mero recuerdo y es que el partido del Domingo ante el Caudal será en la lucha por aguantar el tercer puesto y no por escalar a lo más alto.