10/3/13

Sin retorno

1. Escenario de nuevo propicio para entrar de lleno en la lucha por el liderato. Oportunidad como ninguna, segunda derrota consecutiva del Tenerife, empates de Leganés y Fuenlabrada y 'hara-kiri' del Coruxo en O Vao ante el Real Madrid 'C'. Una victoria azul suponía triple empujón en la confianza de los nuestros: abrir brecha respecto a los perseguidores inmediatos; viajar a Leganés en siete días estando por encima de los de Pablo Alfaro; y acercarse a un Tenerife con dudas que ya sentiría el aliento oviedista en el cogote.

2. Sarriugarte recupera efectivos para el duelo ante el Caudal. Vuelven Diego Cervero y Manu Busto tras las lesiones musculares, también un Orlando Quintana que a partir de ya se adentra en la lucha por hacerse con la portería oviedista. Única baja de Álvaro Cuello, saliendo Javi Cantero de inicio. El lateral zurdo, además de haber adelantado a Lucien Owona en la rotación, era el único sustituto natural para el carril izquierdo.

3. Paco ante una reválida en el Tartiere, y el Caudal a confirmar en el mejor de los teatros que su segunda vuelta es de candidato a todo. El mejor visitante de la categoría, los mierenses son conocedores de sus virtudes y sus defectos, eso les hace fuertes. Salieron al Tartiere cediendo iniciativa, con dos líneas de cuatro por detrás del balón y Nacho Fernández como nexo de unión: barrendero de la zona media como pivote, tercer central cuando el balón llegaba a dominios de Xavi Moré o Javi Casares en las bandas.

4. El Caudal cedió iniciativa y posesión, pero no metros. Gonzalo y Pantiga lanzaban la línea arriba, el objetivo era defender lejos del área de Javi Díaz. Achique y presión en zona media a la recepción de Aitor Sanz y Cerrajería, los azules jugaban en inferioridad allí donde se decanta la balanza. Cervero en la descarga y Pepe Díaz rompiendo al espacio desde segunda línea, pero sin posibilidad de pase de nada sirve lo demás. Javi Casares abandonaba la atadura en banda izquierda sin fortuna, y el partido en impass.

5. El 1-0 llegó en acción imprevisible, por eso el fútbol levanta pasiones. Diego Cervero yendo al espacio, le gana la posición a Pantiga y supera la media salida de Javi Díaz con una vaselina perfecta. Infalible en su cita con el gol, doblete del emblema en su vuelta a los terrenos, nadie duda de que este chico está hecho de otra pasta. Los azules por delante, nuevo acto en el Tartiere ante un Caudal que debía cambiar el chip si quería sacar algo de la Ería.

6. Llegó la condena de Sarriugarte a balón parado, allí donde no se sufría en exceso hasta que llegó el Rayo 'B' y que casi se lleva botín en su visita a Oviedo gracias a una falta lateral. En el 1-1 el salto de Borja Navarro es impecable, va al remate con marca pero es capaz de ponerla en la escuadra de Dani Barrio. El 2-2 es un mazazo, balón muerto tras envío desde la derecha y Javi Sánchez que la empuja a placer. Un minuto después de haberse adelantado en el marcador, el empate fue un golpe definitivo.

7. Más de media hora por delante, 2-2 en el Tartiere pero el Caudal con un futbolista menos por la expulsión de Pantiga en la acción del penalty. Todo el tiempo del mundo para que no entrasen las prisas ni los agobios, para que el cuerpo técnico moviese sin prisa pero sin pausa el banquillo en busca de la carta ganadora que abriese el cerrojo de Paco. Los mierenses ya defendían en el balcón del área con todo, la primera misión era que el partido se les hiciese largo.

8. Manu Busto por Pepe Díaz, hombre por hombre sin cambio en la disposición. Era clave el cordobés para lanzar desmarques a la espalda de Gonzalo y Toyos, una manera más de crear dudas y de estirar la defensa numantina del Caudal. Entró Manu Busto, referencia para el balón parado y único capaz de dar ese pase imposible. Muchas semanas de inactividad, sin espacio entre líneas se volcó a la banda izquierda para buscar allí el 2vs1. Sus dos envíos a la barrera en falta directa, sintomáticos.

9. El partido demandaba la presencia de Héctor Simón, el cambio se hizo esperar. Aitor Sanz se fue entre aplausos de una afición que reconoce el esfuerzo y la actitud del capitán pero que también sabe que ahora mismo debe ser menos indiscutible que nunca. No fue la tarde tampoco del catalán. Sin movimiento de los hombres por delante de balón, ni receptores, Diego era el único que daba una alternativa pero el balón frontal era un paraíso para las tres torres del Caudal.

10. Una única ocasión para los de Sarriugarte en más de media hora en superioridad. Cervero recibe de espaldas dentro del área, se gira y se saca el zurdazo de la nada. Javi Díaz providencial, Paco puede estar tranquilo con la alternativa al lesionado Segura. Los de Mieres llevaron el peligro a la contra, y a punto estuvo Invernón de cumplir la profecía de los ex-oviedistas y de paso hacer saltar por los aires a los más de 9.000 fieles que poblaban el Tartiere.

y 11. Nueva oportunidad tirada por la borda, quien perdona lo paga y rara será una jornada tan propicia como esta para enganchar al oviedismo y al objetivo. La afición fue un clamor pidiendo la dimisión de Sarriugarte, el crédito del técnico se agotó tras sumar seis puntos de los últimos dieciocho posibles. Las semanas pasan, verse en playoff no puede obviar la realidad de un equipo que en lugar de ir a más tras el esfuerzo invernal, empeora sensaciones cada fin de semana.

Última hora: Sarriugarte destituido como entrenador del Real Oviedo.

Foto: Irma Collín