13/6/11

Planificación, el puzzle azul

Las semanas pasan, los movimientos se suceden y el rompecabezas de Pacheta comienza a aclararse. La renovación de Xavi Moré es inminente, el catalán dejó clara su intención de continuar incluso antes del final de Liga y será el siguiente que se comprometa con el Real Oviedo de manera oficial de cara a la temporada 2011/12. Será su tercera campaña, la irregularidad marcó las dos primeras y está ante el reto de ser diferencial durante todo el campeonato. En picos de forma Xavi Moré es jugador Top de la Segunda B; convertirle en regular es el desafío de Pacheta.

Quedan por atar las renovaciones de Jorge Rodríguez y Aitor Sanz. Ambos han mostrado su predispoción a formar parte del nuevo proyecto pero las posturas aún no están cercanas. El Club oferta a la baja, fijo más variable ante la escasez económica, los futbolistas quieren sacar el máximo posible. Juegan con las ofertas, Aitor dice que prioriza al Oviedo pero que escuchará a todos, es normal. Si el juego pasa a mayores la dirección deportiva no debe entrar en una subasta, nadie es insustituible y el compromiso puede llegar más lejos que la calidad.

El Club tampoco se para, filtra los nombres de Luciano, Goikoetxea o Barranco para presionar a los dos indecisos pero si ambos renuevan no habrá fichajes ni en el centro de la defensa ni en el mediocentro. Curioso que a final de curso se dijese que la retaguardia sería la línea con menos cambios cuando finalmente sólo continuarán Negredo, Jorge Rodríguez y Juanma. Escasez de efectivos, llegará un lateral diestro quedando seis jugadores para cuatro puestos y contando con la incógnita de Lucien Owona, del que Pacheta ha quedado prendado pero con nula experiencia a nivel competitivo. Visto el panorama se hace más difícil de entender que Gonzalo no siga en la disciplina azul, el burgalés podía ocupar el centro y los dos laterales.

El técnico cuenta con Jandrín y Pablo Espina para la pretemporada, ambos como alternativas a Xavi Moré y Nano en las bandas aunque no se descarta la llegada de otro extremo para completar el plantel. Es el último fichaje en la lista de prioridades, Pacheta debería esperar a ver a los chavales durante las primeras semanas para decidirse porque ambos están capacitados para dar el salto. Los dos Sub-23, aun con ficha del primer equipo podrían ir con el Vetusta en caso de no convocatoria con los mayores. El estilo Pacheta saca lo mejor de los extremos, les pone en el contexto adecuado para destacar; los guajes merecen la oportunidad por posibilidades y por rendimiento en el filial.

En la delantera faltan dos, Miguel estaba dispuesto a una rebaja de sueldo pero no al tijeretazo, y la dirección deportivo no piensa aumentar la oferta ya que por rendimiento en las dos campañas anteriores el Culebra no se ha ganado la continuidad. Manu Busto y Rubiato ya han renovado, el perfil de los dos que lleguen está por ver. Uno goleador, la gran inversión y prioridad de Pacheta para el plantel, se habla de Gorka Brit pero saldrán más nombres. El otro puede ser un ‘perfil Rubiato’, fuerte en la disputa y en el juego aéreo o por el contrario un futbolista rápido para correr al espacio y capaz de jugar en punta o en banda, dependerá del primer refuerzo en la delantera y de lo que den de sí Jandrín y Pablo Espina.

Dieciocho en plantilla, veinte contando a los dos chavales. El cupo máximo de fichas profesionales son 16, ahora mismo son diez a la espera de las renovaciones de Aitor y Jorge más tres fichajes por lo que no habrá limitación en las contrataciones. Plantilla corta, en defensa faltará un hombre si las lesiones o sanciones atacan; jugarse algo con Owona y Juanma como centrales titulares no parece suficiente. Es la apuesta de Pacheta, se ha ganado la confianza y hay que dársela. Las piezas van encajando.

5/6/11

La lucha mal entendida

La lucha salvó al Real Oviedo en 2003, rebelarse juntos contra el poder establecido para decirle a los cuatro vientos que sólo había uno, el auténtico. Ése es el poder de la afición azul, es capaz de combatir contra cualquiera y salir victorioso, de esta guerra también lo hará. Pero las batallas hay que seleccionarlas bien, no podemos confundir batalla con irracionalidad, no podemos rebelarnos contra cada decisión, no podemos convertirnos en unos políticos cualquiera diciendo que “no” a todo desde la oposición.

El primero que lo sufrió fue Miguel, más que su pasado esportinguista fue castigado por venir a ocupar el puesto de Cervero, la afición hecha jugador del Oviedo. El Culebra no tuvo culpa de que Diego quisiese estabilizarse a medio plazo ni de que Alberto le quisiera fuera del Club para debilitarnos; tampoco tiene la culpa de que Pacheta le ofrezca ahora un tercer año que no le quisieron dar a nuestro ídolo. Su nulo rendimiento deportivo hizo el resto, fue tachado de aldeano y antioviedista cuando a pesar de su pasado nunca tuvo una falta de respeto hacia nuestra entidad, y con más o menos suerte en el césped, siempre ha tenido un comportamiento profesional.

Ahora le toca el turno a Dani Barrio, masacrado incluso antes de firmar. Se ha mentido sobre sus palabras en diferentes redes sociales, se han tergiversado y sacado de contexto declaraciones a la hora de fichar por el Marino hace un año. Y todo por ser criado en Mareo. Señores, parte del oviedismo está perdiendo el norte y la descalificación siempre se oye más alto que el elogio, nos tiramos piedras contra nuestro propio tejado. La guerra no es contra ningún jugador sino contra el máximo accionista, el único en quien se debe personalizar es Alberto González.

Toda una vida en Gijón, entiendo que el chaval sea del Sporting. ¿Por qué va a ir reñido eso con profesionalismo y rendimiento como jugador oviedista? ¿No nos acordamos de Herrerita, de Bango, de Iván Iglesias? ¿De dónde llegó Granada en el verano de 2003? ¿Acaso no rindió a gran altura Caco Morán hasta que las lesiones le lastraron? Ahora, si se le recibe con insultos, malas palabras y descalificaciones, entiendo que el jugador no solamente no se involucre y no se empape de ningún sentimiento azul sino que se desentienda de sus obligaciones. Es lógico, todos obraríamos igual.

No se defiende a la cantera esportinguista, se defiende a los jugadores del Real Oviedo sean de donde sean. Cuando con su actitud no muestre respeto por los valores de nuestro escudo y nuestra camiseta, cuando con sus palabras insulte al Real Oviedo y su afición, podremos mostrar nuestro rechazo hacia él. Hasta entonces no, y por el momento Dani Barrio siempre ha sido respetuoso para con el Club y todos los que formamos parte de él así que lo único que se merece es ser bien recibido con ánimo y apoyo para conseguir el objetivo del ascenso a Segunda División.

Deportivamente, puede ser un buen fichaje. Un portero con futuro, con cualidades opuestas a las de Aulestia que aumentan la competencia por el puesto: seguridad por alto, juego de pies, sobriedad. Llegó al Marino y le quitó el puesto al intocable Guillermo, aquel al que muchos pedían para la portería azul hace pocos meses. Algo bueno tendrá el chaval, vamos a dejarle trabajar y ver de lo que es capaz.

Es el talibanismo mal enfocado el que está fraccionando al oviedismo. El talibanismo que convoca manifestaciones pre-partido, el que mueve redes sociales, el que invade los mails de los medios de comunicación para tener eco nacional, es el bueno; es el que une, el que lucha y el que sirve para llegar a la salvación del Real Oviedo. El que dispara a todo lo que se mueve divide, pierde la fuerza de su poder; he llegado a leer acusaciones de apoyo a Alberto González por valorar como buena la norma de los nuevos contratos con una parte fija y una variable en función de objetivos individuales y colectivos. Recapacitemos todos, estamos a tiempo.

Foto: RealOviedo.es

2/6/11

Primeros movimientos

Tercera semana sin fútbol en el Real Oviedo, las decisiones están tomadas pero los movimientos son con pies de plomo. Las tensiones de tesorería ya son un terremoto en las arcas, por primera vez desde 2003 el Club no cumplirá sus obligaciones con la plantilla el 30-J y Alberto González les ha ofrecido los ya familiares pagarés como garantía. Garantizar el futuro es la prioridad, hay algo que no cuadra: si los retrasos se recuperarán con el dinero de los abonos para la nueva temporada, ¿con qué se pagarán los nuevos sueldos? Señor González, tenga dignidad y váyase, no negocie con sus acciones, deje el camino libre y permítanos seguir viviendo.

Pascual fue la primera renovación, Negredo, Aitor Sanz, Xavi Moré y Manu Busto serán los siguientes para asegurar la columna vertebral del bloque. Llegan los contratos por objetivos, una parte fija y otra variable en función de la consecución de objetivos individuales y colectivos. Medida reclamada desde hace años, algunos la consideran utópica pero está a la orden del día en el mundo del fútbol y es la única manera de resguardarse ante un descalabro como el de este curso.

El sueldo base suele suponer un 60-70% del total, los contratos que tenían de la temporada pasada son un buen punto de partida. Obviamente el futbolista no se va arriesgar a una reducción drástica, muchos de los objetivos individuales son de fácil cumplimiento para conseguir llegar a un 75-80% del total: partidos jugados, presencia en convocatorias. En los colectivos hay escalas, no se trata de un todo o nada en función del ascenso. Si el Club juega Copa del Rey o playoffs tiene unos ingresos, el futbolista también. Y sí, con el ascenso el futbolista recibe un plus que hace que sus emolumentos asciendan respecto al curso anterior; rentable para jugador y entidad.

La crisis no escapa al fútbol, el equipo raro es el que lleva los pagos al día. El futbolista prefiere asegurarse que no firmar algo que no se le pueda garantizar. Suspeditarlo a los éxitos deportivos es la manera de asegurarse el beneficio para el futbolista. La medida es acertada pero no nos engañemos, es una imposición y no una convicción. Alberto González no tiene dinero, los pagarés a la plantilla y las deudas con Hacienda y Seguridad Social son las primeras consecuencias. No hay proyecto ni viabilidad económica, suspedita la supervivencia al fallo judicial en el litigio con el Principado de Asturias. Cada día que pasa con este señor al frente, el Real Oviedo pierde vida.

La dirección deportiva va acometiendo fichajes a pesar de no estar cerradas las renovaciones. Dani Barrio el primero, el guardameta viene a ponerle las cosas difíciles a Aulestia. Iván Candela será el segundo; el lateral zurdo era una vieja aspiración azul, llega procedente de la Ponferradina. José Manuel ha enumerado las prioridades; faltarán un lateral diestro, un volante zurdo y un delantero centro que será la inversión potente. Lucien Owona será el otro central de la primera plantilla a espera de solucionar los permisos necesarios para su inscripción.