7/1/10

El desborde tiene un nombre: entrevista a Xavi Moré

Jugador diferencial en Segunda B, referencia del ataque oviedista en el último mes y medio. Su gol en Valdebebas será recordado como el que anotó Xavi Hernández en un campo familiar para Moré, el de Zorrilla, para salvarle la cabeza a Louis Van Gaal. Con el catalán sobre el campo, Pichi Lucas dispone de un hombre de banda que aporta profundidad por la derecha, desborde, uno contra uno ... su fútbol es el remedio a las defensas cerradas que plantean los rivales.

Con un sólo gesto demuestra que la categoría se le queda pequeña, en un control orientado deja ver más calidad técnica que muchos de los jugadores a los que se enfrenta. Es un lujo tenerle en el Real Oviedo, y también en Ovieditis.

- Hola Xavi. Muchas gracias por dedicar tu tiempo a Ovieditis, es un placer.
- “Igualmente, aquí me tenéis para lo que queráis.”

- La derrota del Domingo fue dura, se hicieron méritos para al menos empatar pero en cambio nos trajimos un 3-0 para casa. ¿Cómo está el vestuario?
- “Fue un resultado engañoso y abusivo para los méritos que hicimos, pero claro, en el fútbol lo que cuenta es el gol y hoy por hoy nos cuesta un poco crear ocasiones claras, y el otro día las que tuvimos no las aprovechamos. De todos modos no fue una derrota que doliese como otras porque ante el Universidad jugamos muy bien y dominamos prácticamente todo el partido. Seguimos en la línea ascendente del último mes y medio, que es realmente lo que importa.”

- Se marcó el partido ante el Universidad como clave para asaltar los primeros puestos y como el momento idóneo para dar un golpe encima de la mesa. Ahora estamos obligados a ganar todo en lo que queda de Tourmalet (Toledo, Guadalajara, Alcorcón y Atleti ‘B’) si queremos seguir la estela de los de arriba.
- “Hombre, ganar todo sería fabuloso. Es difícil porque todos son equipos punteros, pero si queremos estar arriba como tú bien dices hay que intentarlo, o por lo menos puntuar en todos; eso nos dejaría seguir la estela de los cuatro primeros. Tenemos que estar tranquilos (afición, prensa, consejo, equipo), muy tranquilos, porque mientras sigamos ahí agazapados tendremos posibilidades de entrar y como bien hemos comprobado todos, en la primera vuelta tras un inicio nada esperanzador hemos remontado el vuelo y estamos sextos. Esto es una maratón y no llega el que más esprinta sino el que mejor regula.”

- Personalmente estás en un momento dulce, te estás convirtiendo en la principal baza atacante y se te ve con mucha confianza.- “La verdad es que me encuentro muy bien físicamente y sobre todo de cabeza, que creo que es lo principal en un jugador. Los extremos también tenemos rachas y ahora mismo tengo mucha confianza en el uno contra uno.”

- Llegaste a Oviedo de repente, tu nombre no había salido en casi ningún medio cuando nos enteramos de tu fichaje. ¿Cómo fueron esas negociaciones? ¿Qué otras ofertas tenías?
- “Fueron unas semanas bastante difíciles para mí personalmente, lo pasé bastante mal. Contactaron conmigo a mediados de Julio y yo les comenté que el Oviedo era mi primera opción (por potencial social y deportivo) y que esperaría su contestación. Tenía varias ofertas, por qué no decirlo, mejores económicamente, pero la solera de un equipo como el Oviedo, su campo y su afición tiraban mucho. Por una razón o por otra, la respuesta del club se demoró mucho y yo en ese momento ya había rechazado varias propuestas por recalar aquí, así que me empecé a poner bastante nervioso. Dos días antes de firmar por el Oviedo estuve a punto de hacerlo por otro equipo, pero el director deportivo (hablamos de primeros de agosto) me aseguró que todo estaba hecho. Esperé y cumplió su palabra. Fue un mal trago pero no hay de lo que esté más orgulloso que la decisión de jugar en el Real Oviedo, en este equipo me siento jugador de Primera.”

- Extraña verte en Segunda B cuando tanto en Valladolid como sobre todo en Castellón demostraste tener nivel de sobra para jugar al menos en Segunda División. ¿Crees que el hecho de debutar en Valladolid con tu padre como entrenador ha perjudicado a tu carrera? O al menos, a tu etapa como blanquivioleta.
- “En Valladolid no creo que me influyese mucho pero sí en la etapa en la que coincidimos en Castellón, en esa temporada me pesó como una losa ser el hijo del entrenador y bajé bastante mi nivel; además la afición no se portó muy bien conmigo. Con todo ello, habiendo jugado 80 partidos en Segunda División no tuve la oportunidad de seguir en ella y terminé recalando en el Pontevedra.”

- Los comienzos aquí fueron difíciles; llegaste sin haber realizado pretemporada y encima te encontraste con problemas físicos antes del comienzo de Liga. Debutaste ante el Atleti ‘B’ y también jugaste ante el filial del Racing, pero después desapareciste de la última convocatoria de Raúl y la primera de Fermín cuando parecía que estabas cogiendo el ritmo competitivo. ¿Qué pasó, hubo algún otro tipo de problema? Nadie entendió que no entrases en el equipo en esos partidos.
- “Los primeros momentos fueron difíciles. No realicé pretemporada y a la semana me pasó factura con una roturilla en los isquiotibiales. Se juntaron el hambre con las ganas de comer. Me acababan de fichar, no jugaba, no podía entrenar y la gente preguntaba por mí... Cuando me recuperé de la lesión tocaba coger la forma y coincidió con aquellos partidos que mencionas, el no jugarlos fue una decisión consensuada con el cuerpo técnico para no forzar la máquina, ya que se jugó miercoles - domingo. No hubo problema alguno con Fermín ni con Raúl, al que le debo mucho de mi presencia en este club, él apretó mucho para que yo viniese.”



- El equipo fue a más a partir del momento en que mejoraste tu rendimiento, y la recompensa fue el gol en Valdebebas; el punto de inflexión de la temporada a mi juicio. Hemos cogido inercia ganadora a pesar del último traspié en Las Palmas. ¿Con qué objetivo se afronta la segunda vuelta?
- “Yo creo que el objetivo es el de la regularidad, puedes perder o ganar pero que la tónica sea el buen juego y las victorias. Como he comentado anteriormente, no hay que ponerse nerviosos, quedan 19 partidos de los que tenemos que sacar 34 ó 35 puntos, algo que veo muy factible vista la progresión del equipo.”

- Ahora que nos hemos enfrentado a todos los equipos del grupo, ¿cuál crees que es el más peligroso?
- “Yo creo que es el Alcorcón, ha sido de los pocos equipos que ha venido al Tartiere a jugar y a ganar. Otros equipos teóricamente fuertes se han metido atrás y han decepcionado. Quizá el Puertollano sea la sorpresa.”

- Desde la llegada de Pichi Lucas el equipo ha mejorado en el trato con la pelota, la fluidez en el juego es mayor y se crea más peligro, pero aún así nos sigue costando hacer gol. ¿Qué crees que falta ante la meta contraria? El Domingo hubo porcentajes de más del 60% de posesión pero apenas se chutó a puerta.
- “El equipo es con diferencia el que más juego despliega en el campo de toda la categoría, pero la pegada arriba hasta ahora está siendo nuestra asignatura pendiente. Si el domingo pasado hubiésemos marcado un gol el partido hubiera sido nuestro seguro, el Universidad estaba metido atrás y les hubierámos doblegado. La realidad es que no fue así y el Uni con dos únicas llegadas en la segunda nos marcó dos goles.”

- Se supone que ante el Toledo Miguel volverá al once, o al menos a la convocatoria. Como extremo que eres, te vendrá de perlas tener una referencia como él en el área, ya lo vimos en tu debut en pretemporada ante el Marino de Luanco. ¿En qué crees que gana el equipo con su presencia?
- “Tener un jugador como Miguel en el área cuando se centra es un seguro de vida. Nos da mucha llegada por bandas ya que se impone a las defensas y abarca mucho espacio, e incluso en ocasiones hace buenos los centros que no lo son. Se volverá a complementar con Manu, Rayco o Jandro a la perfección.”

- Compites por un puesto como titular con Jandro, que por exigencias ha jugado muchos minutos como punta. ¿Qué puedes decirnos de él como compañero, como jugador y como rival por la titularidad?
- “Jandro es una persona genial, la verdad es que tener compañeros como él es un privilegio. Competimos teóricamente por el mismo puesto pero para nada ello ha deteriorado nuestra relación, todo lo contrario: es uno de los compañeros con los que mejor me llevo, y como he dicho, una buenísima persona tanto dentro como fuera del terreno de juego. Me parece un jugador muy interesante y además joven, tiene un buen futuro por delante.”



- La polivalencia es un grado, y más en categorías donde la lista de convocados se reduce a 16. Jandro apreta por banda derecha, ¿te encontrarías cómodo jugando en banda izquierda a pierna cambiada? ¿Qué te parecería jugar en esa posición?
- “Sí que me encuentro cómodo en banda izquierda, he jugado bastante en esa posición. Pero mi experiencia me dice que bajo el nivel en la izquierda, sobre todo a la hora de desbordar, aunque es interesante buscar el recorte hacia dentro para disparar a puerta. La verdad es que con tal de jugar juego hasta de central (risas).”

- Tanto Gonzalo como Rubén destacaron el buen ambiente y la implicación del vestuario. ¿Podrías decirnos quién es para ti el líder del grupo por una parte, y con quién tienes mejor relación por otro?
- “Hombre, por defecto Mario como capitán tira mucho del vestuario, su veteranía hace que tire del grupo tanto en los buenos momentos como en los difíciles. Después Gonzalo, Jorge, Ania o Curro, que son jugadores con mucha experiencia. Personalmente, me llevo muy bien con Ruben González, Jorge Rodríguez, Curro y Jandro.”

- Para finalizar, mándale un mensaje a la afición.
- “El mensaje que le mando es de tranquilidad y paciencia; cuando hay que estar entre los cuatro primeros es al final de Liga, y de nada sirve meterse ahora si luego te desinflas al finalizar la temporada. También decirles que nos vamos a meter en Play-off seguro.”

- Muchas gracias por la entrevista Xavi. Es un lujo tener en el blog a alguien que le marcó un gol a Casillas rompiendo la cintura de Roberto Carlos (risas). Sigue como hasta ahora, eres uno de los intocables y uno de los jugadores que nos da esperanzas para lograr el ascenso.