30/1/10

Llega la hora de la verdad

El ansiado delantero ya está en Oviedo, la carencia en ataque finiquitada al menos por el momento. Ahora serán las actuaciones del jugador quienes deban zanjar el debate sobre la falta de gol del Real Oviedo.

El mercado no está cerrado, la baja de Larrea obliga a buscar un lateral derecho y los rumores apuntan a un trueque con el Celta con el defensa diestro Campillo y nuestro Nacho Méndez. La baja federativa que permita inscribir al nuevo fichaje está por decidir, todo hace indicar que será Sergio Villanueva quien abandone la nave azul o en su defecto se quede sin ficha.

Jorge Perona, nacido futbolísticamente en La Masía. Internacional en las categorías inferiores de la Roja (Sub-15, 16, 17, 18 y 19), Campeón de Europa de Selecciones con 16 años y máximo goleador de ése torneo y del Europeo Sub-18. Coetáneo de Pepe Reina, Andrés Iniesta, Víctor Valdés, Sergio García, Mikel Arteta y tantos otros, apuntaba maneras en el filial azulgrana e incluso llegó a debutar con el primer equipo del Barça en un par de amistosos, pero la suerte no le acompañó. Época turbulenta, baile de entrenadores que no querían arriesgar con los canteranos; todo ello hizo que una de las perlas de La Masía se tuviese que buscar las habichuelas en otro sitio.

En el Hércules no dispuso de muchas oportunidades y fue en el Lorca donde empezó a dar el rendimiento que se le presuponía. Clave en el ascenso a Segunda, problemas con el entonces entrenador Unay Emery le restaron continuidad y le devolvieron a Segunda ‘B’, donde promedió al menos una decena de goles por temporada en el filial del Levante, en el Alcoyano, y de nuevo en el Lorca. Los impagos descendieron al Club a Tercera y Perona fichó por el Sangonera, donde llevaba 11 tantos en lo que va de Liga.

Ahora llega a Oviedo dispuesto a ser la pieza que falta en el once de Pichi Lucas para dar ese salto de cualidad que permita competir de tú a tú por el ascenso. Es un delantero rápido, exquisita técnica y manejo de balón, golpea bien con ambas piernas. No es un killer nato ni un ‘9’ a la antigua usanza como se pedía desde varios sectores de la afición, pero para hacer goles no hace falta ser un depredador del área como Santillana, ésa no es la única receta para la gloria.

Volverá a formar pareja con Manu Busto como ya hiciera en Lorca. Ganaremos velocidad, rápidez en la circulación, movilidad … Jorge Perona puede aportar mucho a la delantera del Real Oviedo. Volverá a sentirse futbolista de élite, sensaciones que no tiene desde que abandonó La Masía puesto que en el Hércules nunca fue referencia. Mucha suerte chaval, espero que demuestres todo lo que llevas dentro.

Jorge no entrará en la lista ante el Atleti ‘B’, convocarle sin haber entrenado con la plantilla no tendría sentido alguno. Partido importantísimo, el vestuario debe aislarse del mercado, olvidarse de las altas y de las bajas para pensar únicamente en el choque del Domingo. Tres puntos vitales: ganando y haciendo bueno el 0-1 provisional de Toledo, el Real Oviedo se colocaría entre los cuatro primeros con permiso del Leganés. Llega la hora de la verdad, cada jornada será una batalla, todos se juegan algo y los puntos se venderán muy caros. Sumar de tres en tres en el Tartiere será obligado, arañar algo fuera con asiduidad nos llevará a puestos de playoff.

Volverá Rubén García, también Gonzalo será de la partida. Queda la duda de si Invernón recuperará su puesto en el once o si Pichi Lucas dará continuidad a Iván Ania en banda izquierda. El resto sin cambios, mismo once y mismo esquema que en Alcorcón, Jandro repetirá como delantero centro una semana más.



Nos visitará un viejo conocido, llega el día del retorno de Antonio Rivas. No nos abandonó en 2003, peleó como el que más para configurar una plantilla que saliese a competir y defender el escudo del Real Oviedo dignamente. Lo consiguió, nos ascendió en el segundo intento y será recordado por todos como el entrenador azul en los años de unión y de lucha por la supervivencia. Nunca le podremos agradecer lo suficiente lo que hizo por nosotros, demostrarle nuestro cariño antes y después del partido del Domingo es lo menos que podemos hacer. Pero cuando la pelota comienze a rodar sobre el césped del Tartiere, Don Antonio será un rival más en nuestro camino para volver a Segunda División y nuestras fuerzas deberán ir única y exclusivamente en una sola dirección.

Es el momento, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguir el ascenso. Si el objetivo no se consigue que no sea por no haberlo intentado hasta el final con todo lo que tenemos. Juntos podemos.