21/11/10

Real Oviedo 2-2 Cultural: nos vamos al pozo

Inicio de despropósitos, la tuvo Quique en mano a mano con Aulestia a los 25 segundos de partido y un minuto después Calzado evitó el gol de Miguel tras remate de cabeza. Fragilidad defensiva en los dos equipos, ambos demostraron el por qué de sus posiciones en la tabla y anticiparon que su lucha de aquí a final de Liga no será otra que la salvación agónica de categoría.

Sólo en un factor del juego el Real Oviedo ha mejorado respecto a la temporada pasada y ese es el balón parado ofensivo. Negredo y López Ramos ya habían mojado en la estrategia, hoy fue el turno de Pelayo en jugada característica, apareciendo en el primer palo llegando desde atrás para anticiparse al defensor estático de esa zona. Minuto seis, los azules por delante y todas las condiciones perfectas para nadar a favor de corriente y vislumbrar un partido tranquilo ante un rival débil.

José Manuel cambió el dibujo, 4-2-3-1 con Manu Busto por detrás de Miguel y dos extremos haciendo ancho el campo, Nano en izquierda y Jandrín en derecha. Buen debut del chaval, el único con el atrevimiento para encarar en el 1vs1, tuvo unas cuantas acciones dignas de mención a pesar de no estar el campo en condiciones para llevar el balón pegado al pie y encarar. Además, participó en la jugada del segundo gol con su pase a Aitor Sanz y se ganó la continuidad en el primer equipo. Las maneras del chaval son la única nota positiva del empate ante la Cultural, que se solapan con el mal partido de Manu Busto en su posición preferida.

El Oviedo renunció al balón, precipitación en el pase, la posesión era de los leoneses. Líneas muy separadas, Busto presionando a los centrales y Miguel por detrás en tierra de nadie, Pelayo salía y Aitor Sanz se quedaba, el equipo roto. Vergara recibía entre líneas como quería, la Cultural llegaba fácil al área de un inspirado Aulestia que salvó el marcador unas cuantas veces antes del descanso. En ataque atasco, Gonzalo y Richi incapaces de dar salida ni profundidad en los carriles, Nano sin desborde, el único que metió una marcha más fue Jandrín con Miguel siendo amenaza en el juego aéreo.

Misma tónica en la reanudación y empate de Mena en el rechace tras parada de Aulestia en el penalty. Inexplicable que el árbitro señalase pena máxima cuando Miguel no hace siquiera un gesto raro con las manos y el colegiado está a menos de dos metros de la jugada; como inexplicable que en un partido limpio haya tres expulsados, dos por parte oviedista. Nada justifica el resultado porque de hecho la Cultural mereció más premio, pero el nivel de los árbitros en esta categoría además de ser lamentable empieza a ser muy preocupante. Demos gracias de la autoexpulsión de Marín tras el 1-1 porque los de José Manuel estaban 'grogy' siendo once contra once.

Esta vez no hubo ni tiempo de desaprovechar la superioridad numérica porque Pelayo se fue a la caseta diez minutos más tarde. Falcón entró por Miguel, antes lo había hecho Perona por Nano. Despertaron los azules tras quedarse con diez, sólo con actitud lograron meter una marcha más y Perona hizo el segundo tras gran jugada de Jandrín y de Aitor Sanz. Salvable el partido del madrileño, en la tónica de sus últimas actuaciones pero insuficiente para un jugador que venía de ser indiscutible en el Unión de Irún. Fichó para marcar diferencias y cumplir no vale, lástima que si el equipo no acompaña él no pueda demostrar más.

Quedaba dejar correr el reloj, que pasase el tiempo y esperar la sentencia en una contra con Perona y Jandrín. El chaval tuvo que dejar su puesto cuando por fin iba a disponer de espacios; Manu siguió a pesar de no haber demostrado nada, los galones pesaron. Pudo llegar el tercero pero el cántabro se enredó antes de dar el último pase. Ahora mismo vive de rentas, tiene que aparecer ya y demostrar lo que demostró la temporada pasada, sobre todo porque no tiene recambio ni relevo en la plantilla ni tampoco en el filial.

Repetimos final de partido ante Peña Sport y La Muela, hoy tocó de nuevo el déja vù del Lemona. Centro lateral desde la derecha del ataque y Santi Santos que remata en el punto de penalty ganando el salto a Aitor. José Manuel metió centímetros con cuatro centrales desde que cogió las riendas pero el error es el mismo, endémico igual que la estrategia defensiva. Casi ni lo esperaba la Cultural, no tenían fe en el empate a pesar de haberse quedado con nueve el Oviedo por roja a Gonzalo. De nuevo regalo de un conjunto frágil, muy frágil. El Tartiere ya no es un fortín y los rivales conocen la debilidad, vienen a hacer sangre.

Empiezan los paralelismos con la 06/07, me negaba a creerlo. No se ve luz al final del túnel y lo peor de todo es que queda la sensación de que en Mayo perdimos una oportunidad única de volver a la LFP cuando lo teníamos todo de cara. Maldita aquella derrota en Tenerife cuando el Alcorcón estaba a tiro y maldita la eliminatoria ante el Pontevedra. No sólo el futuro pinta muy negro, también el presente.

Foto: RealOviedo.es