27/11/11

Pelayo ya es Don, victoria épica

No hay rival que se entregue sin luchar, no hay victoria sin sufrimiento, no hay triunfo sin una pizca de épica. Llegó el Montañeros como colista a la capital del Principado pero tuvo que aparecer Pelayo en el descuento para devolvernos a los tiempos de Pichi Lucas en los que ganar en la prolongación era un hábito. El Tartiere estalló como en las mejores ocasiones, un gol que vale su peso en oro por los puntos pero también en lo anímico. Se recorta distancia con Tenerife y Lugo, se sobrepasa al Albacete y se vuelve a puestos de playoff antes de visitar al Castilla. Ganar así sabe mejor, una victoria que une aún más a vestuario y afición, al final todos somos adictos al sufrimiento.

Alineación esperada, Manu Busto no tuvo descanso y Owona se quedó en el banquillo, en parte por prevenir riesgos en vistas de una quinta amarilla de cara al Tourmalet con Castilla y Tenerife, y en parte como toque de atención de Pacheta. Falcón fue el elegido para sustituir a Aitor Sanz pero la suerte no quiere verle disfrutando de azul, rotura muscular a los cuatro minutos de partidos y el toledano abandonando el césped del Tartiere entre lágrimas, inconsolable. Al traste el plan de Pacheta para recuperarle, Pascual se encuentra con la oportunidad porque Pelayo será baja en Valdebevas por acumulación de amarillas, ahora el mediocentro es una incógnita para el resto del curso. La duda es si Falcón podrá recuperarse anímicamente del mazazo, cada vez se hace más difícil levantarse cuando caes tantas veces y ahora sus compañeros deben arroparle más que nunca.

Partido trabado, el Oviedo nunca estuvo cómodo porque el Montañeros se sabía la lección y porque los de Pacheta volvieron a estar erráticos donde no suelen estarlo. No ganaron la segunda jugada, no fueron capaces de ser verticales porque acumularon pérdidas y errores no forzados en el pase, aquellos que no se pueden trabajar, los que en un día normal van a donde quieres pero que te condenan si tienes el día tonto. Pelayo ya iba a lo suyo, llegando desde segunda línea, fue el único capaz de llevar peligro a la portería gallega en una primera mitad insulsa y para el olvido que el aficionado no recordará. El Montañeros no dio señales de vida pero los azules se atascaban en zona de 3/4, Xavi no tuvo metros por delante y Manu estaba siempre rodeado.

Tras la reanudación se abrió la lata, los de Pacheta hicieron lo más difícil y tocaba nadar a favor de corriente, llevar el partido a terreno azul. Vital no darle alas al Montañeros ni darle la manija pronto, llegó el efecto contrario. Los gallegos empataron a los cinco minutos, desde ahí fueron lanzados igual que lo fuimos nosotros hace una semana en Getafe tras el gol de Aitor Sanz y hasta que llegó el carrusel de expulsiones. Se soltaron los chicos de José Manuel, brillantes en el juego asociativo, se atrevieron a mandar la pelota abajo y llegar tocando; no acreditaron su condición de colista sino que fueron más valiente que ninguno. Siempre estuvo Lledó preparado, Rafa también salvó a los suyos en un par de ocasiones.

El partido estaba loco, de ida y vuelta, Nano ya hacía las veces de carrilero para ser profundos pero eso conlleva riesgos en defensa. El Montañeros las tuvo, Quique se deshizo de Lledó pero perdió ángulo para el golpeo y el balón se paseó por el área pequeña azul, cualquiera podía llevarse el gato al agua aunque el ansia jugaba en contra de los de Pacheta y el reloj corría a favor de los gallegos. El Tartiere puso lo que faltaba, empujó a los jugadores como si no hubiese mañana y estos respondieron. Llegó la estrategia en el descuento, el Real Oviedo es poderoso en el juego aéreo, lo demuestra y lo sabe. Saque de esquina de Manu Busto, todas las miradas puestas en Negredo y Juanma pero fue Pelayo el héroe, hizo el segundo con el corazón tras una melé en el área de Rafa para llevar el delirio al Tartiere.

24 puntos de los últimos 33 en juego, quinta victoria consecutiva en la Ería, de nuevo en puestos de playoff y con Tenerife y Lugo cada vez más cerca. El Domingo volvemos a Valdebevas, allí comenzó el primer sueño de volver a la LFP con Pichi Lucas en el banquillo. El RM Castilla esta vez es la referencia, jugadores que en unos meses serán importantes en Primera División, quizá a las órdenes de José Mourinho, nunca se sabe. Será duro, muy duro, pero también bonito. Esto ya no lo para nadie, tiene que ser el año.

Publicidad: Ovieditis es el nuevo 'patrocinador' del espacio dedicado al Real Oviedo en el programa 'Asturias en juego' de Radio Vavel, en el que se repasará toda la actualidad futbolística del Principado todos los Lunes de 17h a 18h.