18/11/12

Atleti 'B' 1-1 Real Oviedo

1. Semana triunfal del oviedismo, probablemente la más importante en sus 86 años de historia. La afición salva al Club, alcanzar los dos millones de euros con la aportación del pequeño accionista escapa a toda lógica pero esto es el Real Oviedo. Carlos Slim se convierte en máximo accionista con aportación similar, Arturo Elías queda prendado del oviedismo y su gente. Empieza una nueva era, la humildad debe seguir siendo la bandera del proyecto.

2. Toda la atención centrada en la ampliación de capital, el equipo pudo trabajar alejado de los focos pero como el que no quiere la cosa Sarriugarte se plantó en el Cerro del Espino sin Xavi Moré, Javi Casares ni Manu Busto. Álvaro Cuello e Iván Rubio en banda derecha para facilitar la salida de balón y volcar al colectivo a ese costado, Íker Alegre pegado a la izquierda para la diagonal hacia dentro. Ése era el plan de Félix para ganar al Atlético 'B' pero solamente en un chispazo de asociación de Cuello y Rubio con Señé pudimos acercarnos al gol.

3. El filial colchonero quiere el balón, no sabe jugar sin él. Dominador desde el inicio, dueño de la posesión; no le importó a un Real Oviedo intenso en la presión y que quiso ahogar a los de Santaelena en el inicio. Poco duró la presión alta y la igualdad en la disputa porque los rojiblancos se hicieron dueños y señores de un partido que por momentos parecía un rondo magnificado, con el precoz Oliver Torres como estrella sobre la que orbitar todo el fútbol colchonero.

4. Talento inmenso, futbolista que ya sería diferencial en muchos equipos de Primera pero al que Simeone quiere llevar con pies de plomo, alejarle de los focos para evitar quemar etapas de su formación. Alterna oportunidades en el primer equipo con suplencias en el filial, el Atlético sigue el modelo Barça y es que cuando el chaval frecuenta una semana con los grandes acto seguido se sienta en el banquillo con los pequeños. Gran trabajo en el día a día, para construir un futbolista hace falta más que talento. Oliver Torres está llamado a marcar una época en el fútbol español.

5. Los de Sarriugarte a merced del filial, Oliver Torres recibiendo a la espalda de Aitor Sanz o de sus propios centrales, libertad total de acción y maniobra para oxigenar a los suyos y mover de un lado a otro. El Real Oviedo perseguía sombras por el intercambio de posiciones constante de los locales. Pedro encerrado en el córner, 2vs1 de Álvaro Cuello e Iván Rubio pero el extremo logra salir con facilidad; barrido de Gerard para sacar de sitio a Mantovani y regalarle el pasillo, 1-0 de manual.

6. Incapacidad manifiesta en la transición defensa-ataque, ningún futbolista capaz de salida y continuidad, cuando recibía Señé lo hacía a cincuenta metros del área de Bono. El equipo pedía a gritos a Pascual, Sarriugarte tiró de él tras el descanso pero sacrificando al que podía ser su único socio. Nueva decisión incomprensible de un técnico que partido a partido va perdiendo la confianza de la grada. Marcador en contra, obligación del resultado, quitar al único futbolista diferente en zona de 3/4 no parece el mejor remedio.

7. Salió Jandro en banda derecha, más tarde también Aquino en la izquierda. Los azules tenían espacio para correr pero eran incapaces de salir, el Atleti presionaba con cuatro y cinco futbolistas tras pérdida para evitar que Pascual lanzase a los suyos. Oliver Torres pasó de moverse por toda la zona ancha a instalarse en el balcón del área para buscar la sentencia. Con un amago de cadera dejó clavado a David Fernández, la mala definición con pierna diestra y Dani Barrio evitaron el segundo y definitivo.

8. A quien estuviese viendo al Atleti 'B' por primera vez le extrañaría su puesto en la tabla. Un equipo que juega tan bien a fútbol no puede rozar los puestos de descenso. El estilo y la ambición innegociables, los de Santaelena seguían ahogando en campo propio a los de Sarriugarte en el minuto 80. Nunca cedieron metros a pesar de la ventaja cuando lo fácil hubiese sido tirarse atrás y jugar con la dificultad oviedista para llevar la manija y abrir una defensa cerrada. Ningún futbolista de la zona de 3/4 hubiese triunfado en el empeño.

9. Talento y propuesta de muchos quilates, bisoñez extrema. Un balón largo de Dani Barrio que César deja botar para que Aquino le pille la espalda al central y marque a placer ante la media salida de Bono. De la nada el Real Oviedo hacía un tanto; o mejor dicho, de la nada el Atleti 'B' lo recibía. Empate inmerecido, esto es la Segunda B. Pudieron los azules llevarse los tres puntos con el único chut a puerta de David Fernández en el 93'.

y 10. Punto inmerecido sabe mejor. Pero el bosque no debe impedir ver los árboles. El Real Oviedo sigue siendo un equipo sin identidad, que regala muchos minutos de partido y que no aprovecha su potencial. Las decisiones de Sarriugarte le condenan, el crédito se va restando. El vaso a la mitad, verlo medio vacio o medio lleno será cuestión de mentalidad pero la impresión es que el equipo pierde oportunidades cada jornada que pasa.

Foto: Irma Collín