28/8/10

Pre-partido Real Oviedo - UD Logroñés

Vuelve la Liga al Carlos Tartiere, comienza un playoff de 38 jornadas para el Real Oviedo en el que la única meta es finalizar en cabeza, otra cosa no vale. Será un camino largo, duro, habrá altibajos, una nueva batalla. Pichi Lucas necesitará más que nunca de una plantilla larga y esta temporada la tiene. Alternativas en todos los puestos, variantes tácticas y de dibujo ... está ante su reválida como estratega y técnico.

Nos visita la UD Logroñés, aspirante al playoff y que llega a Oviedo después de cargarse en Copa del Rey al Alavés en Mendizorroza con gol de nuestro querido Diego Cervero. Se merece nuestro homenaje, nuestro recibimiento, nuestro aplauso y admiración, pero siempre antes y después del partido. Cuando el balón esté en juego para mí será un rival al que temeré por su gran calidad y al que no le desearé nada bueno en lo deportivo, ni siquiera con el partido decidido si es que llega a estarlo. Repito, espero que todo el Carlos Tartiere reciba a Don Diego Cervero como se merece, que le otorgue el homenaje que se merece un símbolo del oviedismo.



Priorizar Liga o Copa, no hay debate. Lo importante es el fin de semana, lo del miércoles podrá llegar a ser un premio pero sin merecer la pena poner en riesgo los tres puntos de cada Domingo. Ante el Eibar hubo partido de 120 minutos, una barbaridad a estas alturas de temporada. Las rotaciones son obligadas para ganar al Logroñés, no para vencer al Murcia. Repetir once condena al fracaso, las pilas durarían poco, no se pueden repetir los errores de la temporada pasada como ocurrió ante Toledo primero y Ciudad de Lorquí después. Pichi Lucas debe empezar a demostrar desde ya que sabe manejar una plantilla larga.

Aulestia indiscutible, no hay alternativa y tampoco parecen buscarla. El miércoles estuvo impecable por alto y seguro en todas sus acciones a pesar de las molestias, quizá para demostrar que no es necesario el fichaje de otro primer espada para la portería. Defensa de cuatro para Víctor Díaz, Gonzalo, López Ramos y Juanma. El sevillano carece de alternativa una vez Artabe ha sido convocado con el Vetusta. Acabó muerto el miércoles y está por ver si es capaz de aguantar 90 minutos al máximo con otro partido copero a la vista. Gonzalo y López Ramos como centrales, uno descansado y sin problemas físicos, el otro para aprovechar el perfil zurdo en la zaga. Juanma será de la partida, no debería tener problemas para jugar el partido completo pues ha completado la pretemporada con el Rayo Vallecano; el ritmo lo irá cogiendo con el paso de los minutos. Aportará profundidad por banda izquierda y frescura, debe acoplarse lo antes posible a sus compañeros pues parece que será el dueño del carril izquierdo.

Prioridad para mañana, eliminar el trivote. Con él se renuncia a la profundidad por banda y se condena a Víctor Díaz a vivir en soledad, a ser lateral y extremo a la vez, a sufrir el 2vs1 en defensa. Imprescindible volver al 4-4-1-1 con Jandro como titular para ayudar en defensa, para corroborar el buen partido que hizo ante el Eibar y para no cargar de minutos las piernas de Xavi Moré tras sus molestias; la hora del catalán llegará ante el Murcia. Nano en banda izquierda para ensanchar el campo y desbordar, buscar situaciones de 1vs1 en ambas bandas será la prioridad azul con Manu Busto atrayendo las ayudas defensivas por el centro.

Castells y Aitor Sanz deberían formar la pareja de medioscentros. Descansado el primero, también ha completado la pretemporada con su anterior equipo así que está capacitado para la exigencia de noventa minutos. Perfil defensivo, todoterreno, incansable, perfecto para cubrir las espaldas de un Aitor Sanz más justito en preparación pero imprescindible en el Tartiere si el Real Oviedo no quiere quedarse a las primeras de cambio sin salida de balón por abajo. Él debe ser el timón del equipo y Pichi Lucas lo sabe. Falcón y Pelayo en la recámara, cualquiera puede salir aunque el primero demostró ante los armeros ir un paso por delante.

Los riojanos mantienen la columna vertebral de la temporada pasada y han solidificado el centro del campo con Natxo Fernández y Guira. Ambos guardaespaldas de Óscar Arpón, veterano curtido en mil batallas al que la calidad no abandona. Es el '10', creador y lanzador, velocidad en bandas con Borrell y Del Moral y rematador puro en Diego. Dos líneas de cuatro juntitas atrás, Arpón liberado y Cervero en punta. Tras robo apertura a banda para buscar la espalda de los laterales y el 1vs1. Reválida para Víctor Díaz y Juanma, tendrán que demostrar que aparte de su proyección ofensiva dominan el aspecto defensivo.

Buscar la portería de Rubio desde la primera jugada para evitar por todos los medios que el partido llegue 0-0 al minuto 60. Los azules bajarán en lo físico y el desgaste siempre es mayor cuando tienes que crear que cuando toca replegar, juntar líneas y destruir. Los de Pichi Lucas deben jugar sus cartas y 'alargar' el partido no es una de ellas porque a los que repitan en el once les pesarán las piernas;. La frescura física y mental van de la mano, si uno no va el otro tampoco, es una cadena. Por eso serán claves las rotaciones en cinco o seis hombres, meter savia fresca lleva a competir en igualdad de condiciones; tener a un par de futbolistas desconectados es darle demasiada ventaja al rival.

Vital comenzar ganando. Sumar de tres en tres al principio es marcar la pauta, estar en el tren de cabeza. Nadar a contracorriente desgasta, la remontada en la segunda vuelta exige mucho y después se paga, ya lo sabemos. Estar entre los privilegiados desde el primer momento es el primer paso para no fallar en el playoff, la regularidad es todo.