23/4/10

Bienvenido a casa, Yeray Ortega

El Domingo vuelve a casa un oviedista, un ejemplo de amor por una camiseta, de implicación, de pasión, de sentimiento, de orgullo, valor y garra. Vendrá a defender otro escudo aunque por dentro lleve grabado a fuego el del Real Oviedo.

En la ida no pudo disfrutar, sufrió incluso más que nosotros al transformar el gol del empate. Que ahora no sea así, que goce de cada minuto en Oviedo porque estará con los suyos, es uno más. El Tartiere deberá ponerse en pie para recibirle igual que él lo hará para saludarnos a todos nosotros.

Os dejo con un grande, con un símbolo y un ejemplo para grandes y pequeños, para futbolistas y afición. Con todos ustedes, Yeray Ortega.

- Imagino que ésta será la semana más lenta de toda la temporada para ti. Falta poco para volver a casa.
- Joder y tan larga. Desde que el Domingo terminó mi partido estoy contando las horas para volver. Tengo más nervios que el día del Coruxo, con eso lo digo todo (risas).

- ¿Nervioso por pisar de nuevo el Tartiere, por salir por ese túnel, por saludar a tantos amigos? La única diferencia será que te cambiarás en el otro vestuario.
- Muchos, por todo lo que me rodea ahora mismo. Va a ser muy grande este partido para mi, volver al Tartiere, jugar delante de tantos amigos, de una afición a la que pertenezco porque soy uno más … me sé todas y cada una de las canciones de Symmachiarii. Espero no equivocarme de vestuario (risas). Es que va a ser la …

- ¿Has hablado algo con Jandro sobre el partido, o evitarás el contacto con él esta semana? Sois amigos pero el Domingo también seréis rivales.
- (Risas) No he hablado aún con él, pero no le considero un rival ni mucho menos. Jugaremos uno contra el otro pero nada de rivalidad. Aún recuerdo cuando Borrero (mi entrenador) vino a jugar al Tartiere con el Benidorm (Copa Federación) y estuvimos todo el partido hablando y puteándonos en plan risa. Es bonito jugar contra un amigo.

- ¿Algún tipo de apuesta canalla con algún amigo sobre el partido? Estos días tendrás el móvil echando humo.
- El móvil no echa humo porque no tengo (no imaginas lo feliz que soy), pero el Facebook está ardiendo (risas). La verdad es que todo el mundo me está metiendo caña con el partido: los del Vecindario diciéndome que no celebre los goles del Oviedo si cae alguno porque me matan (les doy la chapa a diario con el RO), y los de Oviedo diciendome “relájate ho” (risas). Todo el mundo me está apoyando, saben que soy muy oviedista pero todos entienden que siendo como soy tengo que morir por mis compañeros.

- Dijiste en nuestra anterior entrevista que cuando llegase el partido de vuelta no iba a suceder lo que en la ida, que en el Tartiere lejos de agobiarte ibas a disfrutar del regreso a casa y de tu gente. ¿Serás capaz de evadirte de todo el ambiente durante los noventa minutos?
- No podría evadirme de nada ni queriendo, y además no quiero (risas). Voy a disfrutar del ambiente a tope, cuando Symachiarii cante seré el único del Vecindario que se motive más, cuando la gente grite y sufra yo también sufriré, porque aunque vaya a pelear por la victoria del Vecindario soy del Real Oviedo; sé que suena raro pero es así. Voy a morir para que gane el Vecindario pero mi corazón es azul y como aficionado del Oviedo que soy siempre quiero que gane mi equipo. Quien me conoce sabe que no miento, me partiré la cara por mi equipo, el Vecindario (risas), pero seré el primero en mirar Futbolme en el vestuario para ver cuántos puntos le saca mi Oviedín al quinto.

- El Real Oviedo está obligado si no quiere comprometer no ya la segunda plaza sino el puesto de playoff. Vosotros apenas tenéis opciones matemáticas de clasificaros para la Copa del Rey. ¿De verdad quieres estropearnos la fiesta?
- Como ya te dije antes, ni se me pasa por la cabeza quedar fuera del playoff, bastante nos ha costado estar tan cerca de Segunda. Esta semana, además, el Universidad lo tiene complicado en el campo de la Gimnástica (no todos los equipos pueden llevar 3000 personas al Malecón); además tienen que venir al Tartiere. El Atlético ‘B’ juega con el Puertollano, así que pase lo que pase la cosa no cambiará mucho. El Oviedo la semana que viene jugará contra el Lanzarote, que si pierde el próximo partido ante el Villanovense estará descendido. Como ves, estoy bien informado (risas).

- Para la mayoría de tus compañeros jugar en un Estadio como el Carlos Tartiere será una experiencia única, y ganar al único invicto en casa sería un broche de oro a la buena temporada que habéis hecho. ¿Cómo afrontáis el partido?
- Sobre todo los más jóvenes disfrutarán mucho con el Tartiere, espero que no se asusten (risas). Ya les he contado muchas batallas de las que viví ahí y están flipando con los videos que tengo en el ipod. La temporada ha sido buena sobre todo teniendo en cuenta todos los problemas que tuvimos al empezar; ha sido duro pero somos como una familia, estamos todo el día de buen rollo y todos vamos al frente porque el que tenemos al lado, eso es muy importante en un vestuario. Sobre el partido, nos lo tomamos como un día para disfrutar, los deberes están hechos y eso es un arma de doble filo. No tendremos presión ni para lo bueno ni para lo malo, así que igual al no tener esa tensión de necesitar los puntos nos pasan por encima, o por el contrario, si empezamos a tocar como nos gusta podemos bailar a cualquiera. Que nadie se confíe, si no es por los cuatro atracos consecutivos que nos han pegado ahora estaríamos luchando por meternos en playoff, así que cuidado.

- Seguro que sabéis cómo hacer daño a los azules, al menos sobre la práctica. Además para Raúl Borrero serás un ojeador brutal porque siempre que puedes ves los partidos del Oviedo. ¿Qué destacarías de los de Pichi Lucas?
- (Risas) Eso no lo dudes, he visto todos los partidos que los horarios me han dejado, y todas las semanas habló con mucha gente que ha esado en el Tartiere viendo el partido que tocase y discutimos sobre el mismo. De todos modos Borrero no me pregunta porque sabe que le mentiría (risas). Él tiene sus informadores y además respeta mis sentimientos.
En estos momentos el Oviedo ya es un equipo hecho, con todo lo que eso implica: saben a lo que juegan, se conocen más, tienen un potencial ofensivo enorme. Manu, Curro, Jandro, Rayco, Perona (que la rompía en la Sangonera) … todos ellos son muy ofensivos y por eso parece que flojeen atrás, pero si quieres ir a por los rivales tiene que asumir riesgos. A veces parece que fallan los de atrás pero no es así, hay muy buenos defensas y además se ha notado la baja de Gonzalo, que es el jefe de la zaga. Un equipo es un conjunto. Individualmente destacaría a dos jugadores. Primero Manu Busto, muchos de los que al principio le criticaban ahora me dan la razón; jugué contra él el año pasado y era una cosa de locos, es un jugador impresionante: desborda, tiene buen tiro, gol, le pega impresionante a balón parado (que se lo pregunten a los de la Aldea) … es muy completo. El otro es Aulestia, un portero muy rápido y bueno en los mano a mano, muy ágil, con grandes reflejos, es muy complicado hacerle gol. Que me lo digan a mí, que me las tapó de todos los colores en la primera vuelta. Además, no se olvida lo que hizo en el Ayuntamiento, qué grande (risas).

- Ante el Cacereño os inventásteis un gol a los diez segundos como aquel de la pareja Joseba Llorente-Víctor en el Valladolid. ¿Cómo se os ocurrió? Y sobre todo, ¿el pase con la derecha?
- Se nos ocurrió sobre la marcha. Ya lo habíamos hecho en algún entrenamiento, pero ese día me di cuenta de que la defensa estaba adelantada, y como en el césped artificial el balón se frena cuando está seco, había más posibilidades de que saliese. Le dije a Yoni que me la diese y se fuese rápido a por el central derecho, que recordaba que era más lento y que se lo podía comer en velocidad. Eso lo hicimos. La sorpresa fue que después de amagar con darla atrás, cuando quise girarme para la izquierda me cayó uno rápido encima (que no suele pasar en el saque de inicio), así que la pisé para mi derecha y le pegué por encima; el central se la comió y el portero estaba agarrando el larguero así que salió tarde, y Yoni, que está que la rompe, se la metió por abajo. 10 segundos, fue corto pero graciocísimo, y la celebración ni te digo (risas).

- Conocemos del Vecindario la gran temporada que habéis consumado, obviamente sabemos también de tú calidad. Pero el resto del equipo es algo desconocido para nosotros. ¿Qué nos puedes contar de la Unión Deportiva?
- Sobre todo somos una familia, eso es muy, muy importante para luchar por un objetivo durante un año. Al equipo, por los jugadores que tenemos (aunque hay alguno lesionado), lo que mejor le viene es jugar por abajo y tocarla. Creamos muchísimas ocasiones en cada partido (recordar el partido de ida), y cuando no tenemos el día contamos con la suerte de que la gente de arriba somos rápido y buscamos muy bien la espalda de la defensa contrario, solemos tener algún mano a mano con el portero cada partido. Individualmente, aunque no me gusta no nombrar a todos porque son muy buenos (ya que son los míos (risas)), podría destacar la temporada de mi hermano ‘el negro’, lleva quince goles y la está rompiendo, rápido, con calidad, con dos cojones y con gol, lo quiero siempre a mi lado. Luego os sorprenderéis de un medio que tenemos, cómo corre, trabaja y juega más que el resto de futbolistas que hay sobre el campo aún teniendo 37 tacos; es impresionante lo competitivo que es. Luego Poncho que tiene mucha calidad, los tiros y centros de Ciani, la contundencia de Dorta atrás, los jóvenes que vienen pegando fuerte. Somos un equipo muy apañadito.

- El partido es el Domingo a las 12 de la mañana. Imagino que querrás enseñarles a tus compañeros el ambiente que hay en la capital un Sábado por la noche, ¿no? Y mira, si después no llegáis en condiciones para jugar … mala suerte.
- Ya me gustaría a mí (risas), pero estaré tan poco rato y encima teniendo que ir a buscar diez cajas a casa de Waldo, que no tendré tiempo para nada (risas). Saluda a la gente del Locar de mi parte (risas).

- Te servirá también la visita para ir calentando motores para el playoff de ascenso. Los que no vivimos en Asturias nos vamos a dejar el sueldo en vuelos para cada uno de los tres partidos que jugaremos en el Tartiere jeje.
- Joder ya te digo, voy a tener más puntos en la Iberia Plus que en la clasificación (risas). No pienso perdérmelo. Ya tengo hasta casa, la de Vili, y la mejor cocinera de Oviedo, Cova, su mujer. Así que aunque ellos aún no lo saben sólo me gastaré pasta en vuelos (risas).

- Por último Yera, sólo quiero decirte que BIENVENIDO A CASA, y desearte a ti y a tu equipo muy mala suerte para el partido del Domingo y lo mejor a partir de las 14.00h de ese día. Un abrazo azul.
- Muchas gracias, y nos vemos en el playoff. Todo el que quiera invitarme a algo que sepán que estás invitados a invitarme (risas). Un abrazo familia, nos vemos en un par de días. Más azul que los pitufos, Yeray.