16/2/10

El dueño del carril zurdo: entrevista a Javi Barral

Dueño de la banda izquierda, el buen momento azul coincide con su continuidad en el once tras haber pasado por altibajos a lo largo de la temporada. Vino desde Alcorcón para dar el salto con el Real Oviedo, fue designado como uno de los mejores laterales zurdos de toda la categoría el curso pasado.

Gran carrilero, también nos soluciona la papeleta como central zurdo si es necesario. Le gusta subir la banda, aquí se prodiga menos pero su vocación ofensiva es conocida. Trata bien al balón, es una opción más en la salida limpia desde atrás, el ataque lo comienzan ellos. No descuida la retaguardia, superarle en el 1vs1 es complicado para cualquier extremo de 2ªB.

- Hola Javi. Muchas gracias por atender a Ovieditis y concedernos tu tiempo.
- “No hay de qué, para eso estamos.”

- De nuevo victoria sufrida hasta el final. ¿Por qué se llega a esos límites cuando en el minuto 7 ya se gana 2-0? ¿Queréis que lleguemos vivos al playoff de ascenso o no?
- “(Risas). La verdad es que es cierto que estamos sufriendo demasiado, incluso cuando cogemos una ventaja que parece clara; pero bueno, lo importante era sacar los partidos adelante como fuera, y a partir de ahora comenzar a mejorar algunas cosas para no pasar esos apuros y no tener problemas para estar en estos puestos de playoff a final de temporada.”

- El equipo va a más, vive un momento dulce y lo que antes parecía un objetivo lejano ahora está al alcance de la mano. ¿Qué ha pasado para que se produjese este cambio con respecto a hace tres meses?
- “Lejano no creo que pareciera, al menos nosotros tuvimos claro, incluso cuando peor hemos estado, que debíamos estar entre los cuatro primeros. Pero es cierto que el equipo no terminaba de sacar los resultados esperados, y eso podía generar un poco de desconfianza. Ahora tiene que ser todo lo contrario y no tenemos que perder la dinámica positiva que hemos cogido.”

- Tenemos 45 minutos difíciles en Toledo. Ellos saldrán a muerte, al 200%; el ambiente será hostil. En los últimos partidos el equipo sale enchufadísimo y tiene facilidad para hacer gol en los primeros minutos, algo que vendría muy bien el Jueves ¿Cómo hay que plantear esta segunda parte?
- “Va a ser complicado, porque es una situación diferente a un partido normal y tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Da la sensación de que tenemos los tres puntos ganados y aún queda mucho por pelear, que en 45 minutos puede pasar de todo (me acuerdo de los 7 minutos del Real Madrid-Real Sociedad). Ellos saldrán muy fuertes porque van por detrás en el marcador, y la mejor manera para frenarles es que vean que en cualquier jugada podríamos rematar el partido.”

- Ellos podrán hacer tres cambios y nosotros sólo uno; tendrán muchas más variantes para tan poco tiempo. ¿Alguna vez has vivido alguna situación parecida?
- “No creo que les beneficie demasiado porque un futbolista que juegue 20 minutos no tiene que estar mejor que uno que juega 45. ¿Haber vivido algo parecido? Una vez en juveniles nos suspendieron un partido cuando quedaban 10 minutos, y el resultado se quedó igual, así que firmo que esta vez pase lo mismo, aunque significaría volver a sufrir (risas).”

- La rutina pre-partido deberá ser distinta: calentamiento más largo y más exigente de lo habitual. La activación deberá ser máxima desde que bajéis del autobús. ¿Ya os ha comentado algo el cuerpo técnico?
- “No nos han comentado nada aún, ya habrá tiempo. Supongo que hablarán entre ellos qué es lo más adecuado, y nosotros haremos lo que nos manden. De todas formas, no creo que el calentamiento varíe mucho porque en un partido normal también calientas para salir ya al 100% desde el primer minuto.”


- Puede ser una semana de nueve puntos si se remata en Toledo y se consigue la victoria a domicilio en Cáceres. ¿Sería el momento de mirar al primer puesto?
- “Primero tenemos que sacar el partido de Toledo, y luego ya pensaremos en el Cacereño. El primer puesto es algo que ahora parece complicado, pero nosotros tenemos que intentar sumar el mayor número de puntos posibles, para que, si hubiese alguna posibilidad intentar pelear la primera plaza con el Alcorcón, que la verdad que está muy fuerte y nos será difícil quitarle esa plaza tan importante.”

- No paramos de repetir que hay que ir partido a partido, y es cierto. Pero después de lo que hemos pasado nos es imposible no hacer cálculos y cábalas. ¿Cómo se vive eso en el vestuario? ¿Sois capaces de dejar de lado la calculadora?
- “Nosotros está claro que vemos cómo vive la gente cada partido, y la ilusión que se genera en cuanta las cosas van saliendo bien. Pero sí creo que somos conscientes de lo que tenemos que hacer cada semana, sin pensar demasiado en lo que venga más adelante. Aunque ya te he dicho antes que si preguntas a cada miembro de la plantilla, todos estamos convencidos que vamos a entrar en el playoff.”

- Los inicios fueron difíciles para el equipo y para ti. Entrabas y salías del once, alternabas el banquillo con el puesto de central y el del lateral. Así es difícil dar el máximo. ¿En algún momento pensaste que te podías llegar a arrepentir de abandonar Alcorcón? Aquí no tenías la continuidad esperada y ellos eliminaban al Madrid en Copa mientras se colocaban en la parte alta de la tabla cuando nosotros deambulábamos por la zona media-baja.
- “Nunca me arrepiento de las decisiones que tomo, sean más o menos acertadas. Y en este caso menos aún, porque el Real Oviedo no se asemeja a ningún otro club de esta categoría, y vine aquí para vivir como mínimo un playoff (ojalá sea el ascenso). He pasado momentos difíciles, sobre todo cuando con la marcha de Raúl dejé de entrar en el once. Yo fiché gracias a él porque le había tenido de entrenador durante dos años y me conocía muy bien. Pero confiaba en que trabajando duro me volvería a llegar una oportunidad. Así fue, y ahora a seguir apretando porque en el fútbol si no estás a tope cada partido, cuando te quieres dar cuenta estás de nuevo fuera.”

- Ahora la cosa ha cambiado en todos los aspectos. Entraste en el once para no salir, el entrenador apuesta por ti y le da la oportunidad a Artabe en el centro con tal de no moverte de la banda. Cada vez se te ve con más seguridad, sobre todo a la hora de incorporarte al ataque.
- “Bueno, la verdad que me considero un lateral bastante ofensivo, pero esta temporada no estoy interviniendo tanto en ese aspecto como en otros equipos (en Alcorcón parecía extremo (risas)). También se debe a las características de las plantillas, y en este caso nosotros tenemos gente muy desequilibrante arriba, y a veces es mejor que los de atrás guardemos algo más la posición para mantener el equilibrio.”

- El fútbol es un estado de ánimo. El equipo tiene confianza y ahora cada vez que llega a zona de 3/4 crea muchísimo peligro cuando ése fue el déficit durante el resto de la temporada. ¿Es algo que habéis trabajado mucho durante los entrenamientos?
- “Ya te digo; ahora cada vez que atacamos se ve esa sensación de que va a pasar algo, quizás porque haya más confianza, sí. Está claro que todo se trabaja, pero luego somos los jugadores los que tenemos que reflejarlo en el campo.”

- A cambio, la defensa está más expuesta y recibe muchos más goles que a principio de temporada, aunque soy de los que piensa que las ocasiones recibidas son más o menos las mismas que entonces. ¿Es algo que os preocupa en el vestuario, o créeis que es una simple racha?
- “No. Intentamos mejorarlo, pero la verdad es que los goles recibidos son más por fallos puntuales que por un mal trabajo defensivo. Además, muchas veces para tener mayor potencial arriba tienes que descuidar un poco la parte de atrás. Así que no creo que tengamos que estar especialmente preocupados aunque claro que tenemos que mejorarlo.”

- ¿Qué nos puedes decir de tu compañero Ernesto? Tienes en él a un ‘rival’ por el puesto en el futuro aunque ambos podrías ser compatibles si uno adelanta su posición.
- “Ernesto creo que tiene muy buen futuro, tiene unas cualidades muy buenas, y mejorando algunas cosas, que está a tiempo, puede llegar a ser un lateral de muy buen nivel. Compatibles … eso ya es más complicado; al menos en mi caso no me veo jugando en una posición más adelantada, quizás él sí, no lo sé, pero bueno, eso ya es pensar demasiado lejos. Si seguimos compitiendo por el puesto será buena señal porque significará que ambos seguimos en este club.”


- El vestuario es una piña, se os ve en cada celebración, en cada acción, todo son apoyos. ¿Tan importante es la unión de la caseta, o es una frase hecha más?
- “Es cierto. Está claro que las cosas pueden ir bien aunque no haya buen ambiente en el equipo, pero si lo hay es mucho más fácil ya que se nota en cada entrenamiento y en cada partido. Y eso junto a la unión con la afición es importantísimo, y se ha notado sobre todo en algunos partidos como el del Atlético de Madrid.”

- Siempre suelo preguntar en las entrevistas cuál es el compañero que más destaca técnicamente, o como líder espiritual del grupo, así que contigo voy a cambiar. ¿Cuál es el más bromista de la plantilla?
- “(Risas). ¡Hay unos cuantos! Yo me río mucho con Dani y con Manu, pero hay alguno más que tampoco se queda corto.”

- Por último Javi, mándale un mensaje a esa afición que siempre está con vosotros.
- “Quién soy yo para decirles nada (risas). Sólo que disfruten del buen momento que tenemos ahora, y que no tengo duda de que nos apoyarán igual que siempre en algunos momentos que vengan más complicados, que seguro que alguno tenemos. Que estén seguros que por nuestra parte vamos a dar todo lo que esté en nuestra mano para conseguir el objetivo que todos queremos.”

- Muchas gracias por tu tiempo y tu atención, de verdad. Ha sido un auténtico placer.
- “Gracias a ti Nacho.”

Fotos: Álvaro Campo y Magazine Oviedista