7/9/09

No avivemos el fuego

Estoy un poco desconectado de la actualidad oviedista, llevo una semana en el exilio sin conectarme asiduamente y parece que sean meses por la cantidad de cosas que han pasado y que están pasando después de únicamente dos partidos, uno de Copa del Rey y uno de Liga.

Es cierto que las cosas no han empezado como todos deseábamos; es más, está saliendo todo prácticamente al revés, con 1 punto de 6 posibles en Liga y la eliminación en 2ªronda de la Copa del Rey ante el Ciudad de Lorquí el pasado miércoles. Tampoco la imagen del equipo es la adecuada, porque las derrotas pueden ser entendibles o aceptables, pero los errores infantiles, la falta de actitud y la penosa imagen de todo el equipo (que incluye a jugadores y cuerpo técnico, no a unos sí y a otros no), no lo son.

Pero, a pesar de este negro inicio de temporada, ¿por qué instalamos el nivel de DEF-CON 4 en el oviedismo cuando sólo llevamos dos semanas de competición? ¿Por qué hablamos de que ciertos jugadores le hacen la cama al entrenador, o de que el míster no está capacitado para lograr el ascenso a Segunda? ¿Por qué incluso se llega a insinuar que es el Consejo quien 'apremia' a algunos jugadores para que bajen su rendimiento? Una cosa es que no hagamos autocrítica, no se analizen errores y se tape todo con la típica excusa de "es un equipo nuevo, hay que darle tiempo", y otra muy distinta, disparar a todos lados y en todas direcciones, cargándonos lo que debe ser el comienzo de un año ilusionante.

Un jugador puede tener despistes sin necesidad de que le esté haciendo la cama a su propio entrenador (Dani Hedrera). Y si así fuese, ¿por qué Raúl sigue poniéndole como titular a sabiendas de que significa tirar piedras contra su propio tejado?



Espero volver a la normalidad del Foro Oviedista y de Ovieditis en pocos días. Deseo que la cosa esté más calmada entonces porque de nada sirve hacer análisis en caliente, y mucho menos como se están haciendo ahora mismo. No pido un cese de las críticas porque está claro que las cosas no se están haciendo bien ni desde el banquillo ni en el terreno de juego, pero os dejaré un dato para que os déis cuenta de que no se debe tirar todo por la borda por un mal arranque: el Barça de Pep Guardiola comenzó la Liga 08/09 con 1 punto de 6 posibles, idéntico al Real Oviedo de la 09/10.